Un par­ti­do xenó­fo­bo logra impo­ner sus plan­tea­mien­tos en Vic

La loca­li­dad bar­ce­lo­ne­sa de Vic ha abier­to la caja de los true­nos. Bajo el escu­do de la nece­si­dad de “poner orden”, la cor­po­ra­ción muni­ci­pal, lide­ra­da por CiU y apo­ya­da por PSC y ERC, ha anun­cia­do que no empa­dro­na­rá a los inmi­gran­tes sin pape­les si no han ini­cia­do los trá­mi­tes para regu­la­ri­zar su situa­ción
Es una medi­da insó­li­ta que recha­zan la mayo­ría de los alcal­des de la zona y que no se entien­de sin la pre­sen­cia en el con­sis­to­rio de Vic de Pla­ta­for­ma per Cata­lun­ya (PxC), la segun­da fuer­za local, que defien­de sin pudor plan­tea­mien­tos xenó­fo­bos (ya pro­pu­so limi­tar el padrón a los sin pape­les 2003) y que está lide­ra­da por Josep Angla­da, vice­pre­si­den­te pro­vin­cial en Bar­ce­lo­na de Fuer­za Nue­va

El alcal­de de Vic, Josep Maria Vila d’Abadal (UDC), con­si­de­ra dema­gó­gi­co atri­buir a Angla­da una influen­cia en la polí­ti­ca local, mien­tras que el por­ta­voz socia­lis­ta, Josep Bur­ga­ya, nie­ga rotun­da­men­te que el edil ultra mar­que la agen­da polí­ti­ca “por­que no tie­ne ni el mono­po­lio ni el cono­ci­mien­to real de la inmi­gra­ción”. El ter­cer bra­zo del equi­po de gobierno, ERC, ase­gu­ra que gobier­na sin dejar­se lle­var por los extre­mis­mos de “los que recla­man liqui­dar a los inmi­gran­tes y los que abo­gan por abrir com­ple­ta­men­te las puer­tas”, en refe­ren­cia a PxC e ICV, res­pec­ti­va­men­te.

Des­de las direc­cio­nes de los par­ti­dos impli­ca­dos, las reac­cio­nes a la nega­ti­va a empa­dro­nar inmi­gran­tes han sido más que tími­das. CiU decli­nó comen­tar­la, el PSC la cali­fi­có de dis­cu­ti­ble y ERC ase­gu­ra que “no la ve bien”. El anun­cio de la PxC de con­cu­rrir a las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas echa­rá muy pro­ba­ble­men­te al tras­te el pac­to táci­to de los par­ti­dos cata­la­nes de no uti­li­zar el tema de la inmi­gra­ción como arma elec­to­ral. Esa es la prin­ci­pal baza de que dis­po­ne Angla­da, y ya sabe que fun­cio­na por­que lo ha com­pro­ba­do en Vic, pero tam­bién en otras pobla­cio­nes como Man­lleu, El Ven­drell o Cer­ve­ra, don­de tam­bién obtu­vo con­ce­ja­les. PxC augu­ra que pue­de obte­ner entre cua­tro y ocho dipu­tados en el Par­la­men­to cata­lán.

Ade­más de polé­mi­co y de dudo­sa lega­li­dad, el acuer­do del Ayun­ta­mien­to de Vic supo­ne una rup­tu­ra con la polí­ti­ca de inte­gra­ción de la inmi­gra­ción que lle­vó a cabo duran­te 17 años el alcal­de de Unió Jacint Codi­na, has­ta el pun­to de que se uti­li­za­ra como mode­lo a seguir cuan­do acor­dó dis­tri­buir a los hijos de los nue­vos veci­nos entre todas las escue­las del muni­ci­pio, fue­sen públi­cas o pri­va­das.

Los alcal­des de la zona temen que la expul­sión de los inmi­gran­tes de Vic les aca­be crean­do un pro­ble­ma en sus muni­ci­pios, y la mayo­ría de ellos recha­zan el acuer­do adop­ta­do en Vic. El alcal­de de Call­de­ne­tes, Jau­me Mas (ERC), pre­fie­re no opi­nar has­ta tener más infor­ma­ción y con­si­de­ra que la medi­da no se pue­de adop­tar de mane­ra ais­la­da.

Miquel Ari­sa, del PSC y alcal­de de Cen­te­lles, con­si­de­ra la medi­da “más bien des­acer­ta­da” y reco­no­ce no enten­der los moti­vos de Vic para lle­var­la a cabo. Ari­sa ase­gu­ra que en su muni­ci­pio con­ti­nua­rán con el sis­te­ma actual de empa­dro­na­mien­to. Ni un ápi­ce se cam­bia­rá tam­po­co en Roda de Ter, según con­fir­ma su alcal­de, el inde­pen­dien­te Anto­ni Llach. Un sis­te­ma, sub­ra­ya, pac­ta­do a prin­ci­pios de 2009 en una reu­nión con dis­tin­tos alcal­des de la zona, entre ellos el de Vic, que aho­ra se ha des­di­cho.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *