Un par­ti­do xenó­fo­bo logra impo­ner sus plan­tea­mien­tos en Vic

La loca­li­dad bar­ce­lo­ne­sa de Vic ha abier­to la caja de los true­nos. Bajo el escu­do de la nece­si­dad de “poner orden”, la cor­po­ra­ción muni­ci­pal, lide­ra­da por CiU y apo­ya­da por PSC y ERC, ha anun­cia­do que no empa­dro­na­rá a los inmi­gran­tes sin pape­les si no han ini­cia­do los trá­mi­tes para regu­la­ri­zar su situación
Es una medi­da insó­li­ta que recha­zan la mayo­ría de los alcal­des de la zona y que no se entien­de sin la pre­sen­cia en el con­sis­to­rio de Vic de Pla­ta­for­ma per Cata­lun­ya (PxC), la segun­da fuer­za local, que defien­de sin pudor plan­tea­mien­tos xenó­fo­bos (ya pro­pu­so limi­tar el padrón a los sin pape­les 2003) y que está lide­ra­da por Josep Angla­da, vice­pre­si­den­te pro­vin­cial en Bar­ce­lo­na de Fuer­za Nueva

El alcal­de de Vic, Josep Maria Vila d’Abadal (UDC), con­si­de­ra dema­gó­gi­co atri­buir a Angla­da una influen­cia en la polí­ti­ca local, mien­tras que el por­ta­voz socia­lis­ta, Josep Bur­ga­ya, nie­ga rotun­da­men­te que el edil ultra mar­que la agen­da polí­ti­ca “por­que no tie­ne ni el mono­po­lio ni el cono­ci­mien­to real de la inmi­gra­ción”. El ter­cer bra­zo del equi­po de gobierno, ERC, ase­gu­ra que gobier­na sin dejar­se lle­var por los extre­mis­mos de “los que recla­man liqui­dar a los inmi­gran­tes y los que abo­gan por abrir com­ple­ta­men­te las puer­tas”, en refe­ren­cia a PxC e ICV, respectivamente.

Des­de las direc­cio­nes de los par­ti­dos impli­ca­dos, las reac­cio­nes a la nega­ti­va a empa­dro­nar inmi­gran­tes han sido más que tími­das. CiU decli­nó comen­tar­la, el PSC la cali­fi­có de dis­cu­ti­ble y ERC ase­gu­ra que “no la ve bien”. El anun­cio de la PxC de con­cu­rrir a las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas echa­rá muy pro­ba­ble­men­te al tras­te el pac­to táci­to de los par­ti­dos cata­la­nes de no uti­li­zar el tema de la inmi­gra­ción como arma elec­to­ral. Esa es la prin­ci­pal baza de que dis­po­ne Angla­da, y ya sabe que fun­cio­na por­que lo ha com­pro­ba­do en Vic, pero tam­bién en otras pobla­cio­nes como Man­lleu, El Ven­drell o Cer­ve­ra, don­de tam­bién obtu­vo con­ce­ja­les. PxC augu­ra que pue­de obte­ner entre cua­tro y ocho dipu­tados en el Par­la­men­to catalán.

Ade­más de polé­mi­co y de dudo­sa lega­li­dad, el acuer­do del Ayun­ta­mien­to de Vic supo­ne una rup­tu­ra con la polí­ti­ca de inte­gra­ción de la inmi­gra­ción que lle­vó a cabo duran­te 17 años el alcal­de de Unió Jacint Codi­na, has­ta el pun­to de que se uti­li­za­ra como mode­lo a seguir cuan­do acor­dó dis­tri­buir a los hijos de los nue­vos veci­nos entre todas las escue­las del muni­ci­pio, fue­sen públi­cas o privadas.

Los alcal­des de la zona temen que la expul­sión de los inmi­gran­tes de Vic les aca­be crean­do un pro­ble­ma en sus muni­ci­pios, y la mayo­ría de ellos recha­zan el acuer­do adop­ta­do en Vic. El alcal­de de Call­de­ne­tes, Jau­me Mas (ERC), pre­fie­re no opi­nar has­ta tener más infor­ma­ción y con­si­de­ra que la medi­da no se pue­de adop­tar de mane­ra aislada.

Miquel Ari­sa, del PSC y alcal­de de Cen­te­lles, con­si­de­ra la medi­da “más bien des­acer­ta­da” y reco­no­ce no enten­der los moti­vos de Vic para lle­var­la a cabo. Ari­sa ase­gu­ra que en su muni­ci­pio con­ti­nua­rán con el sis­te­ma actual de empa­dro­na­mien­to. Ni un ápi­ce se cam­bia­rá tam­po­co en Roda de Ter, según con­fir­ma su alcal­de, el inde­pen­dien­te Anto­ni Llach. Un sis­te­ma, sub­ra­ya, pac­ta­do a prin­ci­pios de 2009 en una reu­nión con dis­tin­tos alcal­des de la zona, entre ellos el de Vic, que aho­ra se ha desdicho.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.