Oba­ma, el hom­bre de paja de la Tri­la­te­ral por Ali­zia Stürtze

De pron­to, cuan­do tenía­mos la aten­ción con­cen­tra­da en Irak y en Pakis­tán-Afga­nis­tán y en la posi­ble aper­tu­ra de nue­vos fren­tes de gue­rra en Sudán, o Irán… ocu­rre un extra­ño inten­to de sabo­ta­je navi­de­ño con­tra un avión usame­ri­cano en Detroit, y nos encon­tra­mos súbi­ta­men­te con Yemen con­ver­ti­do en la base cen­tral de ope­ra­cio­nes de Al Qae­da y, en con­se­cuen­cia, en el nue­vo obje­ti­vo de la gue­rra glo­bal con­tra el terror. De este modo, el falli­do aten­ta­do del nige­riano, cali­fi­ca­do en un prin­ci­pio de «hecho ais­la­do», se trans­mu­ta en pocas horas en la excu­sa per­fec­ta para poner en mar­cha la maqui­na­ria de pro­pa­gan­da impe­ria­lis­ta y repe­tir juga­da: gene­rar la his­te­ria entre la pobla­ción y des­atar una nue­va cam­pa­ña con­tra el «terro­ris­mo islá­mi­co», cen­trán­do­la esta vez en Yemen, país con­tra cuya pobla­ción civil Oba­ma había ya orde­na­do ante­rior­men­te mor­tí­fe­ros ata­ques con avio­nes sin pilo­to y misi­les de cru­ce­ro, y don­de, siguien­do el ejem­plo de Pakis­tán y Afga­nis­tán, se entre­nan, dicen, terro­ris­tas (como el fra­ca­sa­do «pone­bom­bas») y se pla­nean ata­ques con­tra el civi­li­za­do Occi­den­te. El impe­ria­lis­mo con­si­gue así legi­ti­mar un nue­vo cam­po de bata­lla y jus­ti­fi­car la expan­sión de su inter­ven­ción mili­tar «pre­ven­ti­va» en Orien­te Medio y Asia Cen­tral, el Cuerno de Áfri­ca… Y, de paso, el recien­te Nobel de la Paz ya tie­ne una gue­rra más de su esti­lo, menos farra­go­sa que la de Afga­nis­tán, y más limi­ta­da y en la som­bra. El 1 de diciem­bre de 2009, ya anun­ció en West Point que sus pró­xi­mos pasos con­tra Al Qae­da iban a ser Yemen y Soma­lia que, por cier­to, tam­bién lle­va tiem­po sufrien­do ata­ques yan­quis con­tra su pobla­ción civil.

Así, va que­dan­do cada vez más cla­ro que, muy a pesar de los Oba­ma-manía­cos, el famo­so «gran cam­bio» ha sido puro espe­jis­mo: Barack man­tie­ne el embar­go a Cuba, Guan­tá­na­mo y los «tri­bu­na­les espe­cia­les»; apo­ya el gol­pe de Hon­du­ras; garan­ti­za el no enjui­cia­mien­to a los agen­tes de la CIA invo­lu­cra­dos en tor­tu­ras a pri­sio­ne­ros; sus­ten­ta dic­ta­du­ras como la de Uri­be en Colom­bia o la de Ali Saleh en Yemen; aumen­ta las ayu­das a Israel, a quien per­mi­te seguir esta­ble­cien­do asen­ta­mien­tos ile­ga­les; y, en tér­mi­nos gene­ra­les, y por mucho que sus equi­pos de ima­gen hayan rebau­ti­za­do «la gue­rra glo­bal con­tra el terror» de Bush como las eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­das «ope­ra­cio­nes de con­tin­gen­cia exte­rior», sigue una polí­ti­ca exte­rior que, en pala­bras de James Petras, «supera las pos­tu­ras béli­cas» del ante­rior presidente.

El diri­gen­te negro está resul­tan­do ser un negro de betún, una «cebra blan­ca con rayas negras», un hom­bre de paja, que exhi­be en su dis­cur­so la inso­por­ta­ble retó­ri­ca mesiá­ni­ca, el insu­fri­ble len­gua­je reli­gio­so, que ha domi­na­do la polí­ti­ca exte­rior yan­qui duran­te más de un siglo para jus­ti­fi­car su inter­ven­cio­nis­mo de pue­blo ele­gi­do por Dios para lide­rar el mun­do, inclui­do el dere­cho al uso indis­cri­mi­na­do y uni­la­te­ral de la fuer­za. En sus decla­ra­cio­nes con­tra el terro­ris­mo, nada fun­da­men­tal le dife­ren­cia de Bush. Y es que la elec­ción de este «Bush light» no ha sido sino el lif­ting que nece­si­ta­ba USA para garan­ti­zar la con­ti­nui­dad de su hege­mo­nía impe­rial al ser­vi­cio de un régi­men plu­to­crá­ti­co. Oba­ma es un «sal­va­dor» de pega, pero con Oba­ma nos han meti­do un gol… Dicen que su rele­vo será mujer.

En ese con­tex­to de nece­sa­rio cam­bio de ima­gen y de estra­te­gia, le ha toca­do la chi­na a un país atra­sa­do como Yemen que, «casual­men­te», tie­ne impor­tan­tes yaci­mien­tos de hidro­car­bu­ros y una loca­li­za­ción geo­es­tra­té­gi­ca­men­te vital, es fron­te­ra con el alia­do sau­dí enfren­ta­do a Irán por la hege­mo­nía en la zona y, sobre todo, se ha con­ver­ti­do en socio comer­cial pre­fe­ren­te de Pekín y ha fir­ma­do millo­na­rios acuer­dos mili­ta­res con Rusia de cara a redu­cir su depen­den­cia de Washing­ton. Chi­na y Rusia tie­nen un reno­va­do inte­rés en el Orien­te Medio, lo que pue­de uti­li­zar en su pro­ve­cho el dic­ta­dor yeme­ní Saleh, pero que indu­da­ble­men­te preo­cu­pa a Brze­zins­ki, el famo­so cofun­da­dor de la Tri­la­te­ral, que es quien ha diri­gi­do los hilos del ascen­so de Oba­ma y esta­ble­ci­do las pau­tas de su polí­ti­ca, inclui­da esta cam­pa­ña mili­tar con­tra Yemen, para que ejer­za de avan­za­di­lla yan­qui en la penín­su­la ará­bi­ga. De hecho, para com­pren­der quién man­da, no hay más que com­pro­bar el ele­va­do núme­ro de miem­bros de la Comi­sión Tri­la­te­ral que ha «colo­ca­do» el nue­vo pre­si­den­te en pues­tos cla­ve de su admi­nis­tra­ción, así como el ultra­de­re­chis­mo de muchos de sus consejeros.

Oba­ma, The Post­mo­dern Coup», «Oba­ma: Tri­la­te­ral Com­mis­sion End­ga­me», «The Making of a Pre­si­dent», «The True Story of the Bil­der­berg Group»… Son ya muchos y demos­tra­da­men­te fia­bles los mate­ria­les que se acu­mu­lan en torno al pro­ta­go­nis­mo de Brze­zins­ki y la Tri­la­te­ral en el dise­ño, lan­za­mien­to y finan­cia­ción de Oba­ma. Del mis­mo modo que son nume­ro­sos y de cali­dad los libros y artícu­los que des­en­mas­ca­ran los pla­nes cum­pli­dos y por cum­plir de esos aspi­ran­tes al domi­nio total del pla­ne­ta, entre los que se inclu­yen tam­bién los selec­tos miem­bros del Gru­po Bil­der­berg y los del Coun­cil on Foreign Rela­tions (CFR) que con­cen­tran infor­ma­ción y poder eco­nó­mi­co, polí­ti­co, mili­tar, mediá­ti­co, edu­ca­cio­nal, ideo­ló­gi­co… y vehi­cu­li­zan deci­sio­nes de tre­men­do cala­do como el modo de ges­tio­nar una cri­sis como la actual, pro­vo­ca­da para rees­truc­tu­rar un sis­te­ma en el que les sobran los dere­chos de la inmen­sa mayo­ría (inclui­dos los de cier­tas cla­ses medias), para lo cual es siem­pre útil mon­tar­se una «mor­tí­fe­ra» pan­de­mia, ate­mo­ri­zar con un glo­bal y des­al­ma­do terro­ris­mo que requie­re fas­cis­tas medi­das de con­trol pobla­cio­nal y gene­ra esta­dos poli­cia­les… y, para que todo no sea tan nega­ti­vo, mien­tras el paro aumen­ta, hablar­nos de unos green shoots (que la minis­tra espa­ño­la de Eco­no­mía ha tra­du­ci­do, polí­glo­ta ella, por «bro­tes ver­des») que nos den un poco de espe­ran­za en el futuro.

Todos los medios y think tanks que tra­ba­jan para el sis­te­ma se empe­ñan en decir­nos que no exis­ten tales pla­nes ocul­tos, que no exis­te una cons­pi­ra­ción glo­bal mon­ta­da por socie­da­des secre­tas como el Gru­po Hil­der­berg o la Tri­la­te­ral, que la reali­dad actual es exce­si­va­men­te com­ple­ja como para que la mane­jen unos pocos… pero la reali­dad demues­tra que son muy pocos los que mar­can las pau­tas eco­nó­mi­cas, mili­ta­res y socia­les a seguir y sufrir por la gran mayo­ría. Esa mino­ría es la que pac­tó la inten­si­fi­ca­ción de la explo­ta­ción mun­dial del tra­ba­jo, el giro mul­ti­na­cio­nal del capi­ta­lis­mo hacia el lla­ma­do neo­li­be­ra­lis­mo y la gue­rra per­ma­nen­te. Esa mino­ría es la que pac­tó el camino para con­se­guir que rene­gue­mos de nues­tras liber­ta­des y dere­chos indi­vi­dua­les y socia­les, en base a una supues­ta gran ame­na­za o cri­sis. Esa mino­ría es la que per­mi­tió la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria y los frau­des ban­ca­rios. Esa mino­ría es la que impul­só el acce­so a la pre­si­den­cia de Oba­ma y de otros altos man­da­ta­rios. Esa mino­ría es la que, por «gue­rras inter­pues­tas», quie­re ir limi­tan­do el cre­cien­te poder de Chi­na y Rusia, miem­bros de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai que, entre otros obje­ti­vos, inclu­ye el de ser­vir de con­tra­pe­so a la OTAN y EEUU y evi­tar con­flic­tos que «per­mi­tie­ran» la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se en regio­nes limí­tro­fes con ambas potencias.

Que, en polí­ti­ca inter­na­cio­nal, Barack Oba­ma esté yen­do jus­to por el camino con­tra­rio al que con su Yes, we can dijo que iba a empren­der no es, pues, casua­li­dad, por­que, en lo esen­cial, es cau­ti­vo de la oli­gar­quía domi­nan­te. Como en su momen­to expre­só el minis­tro bri­tá­ni­co de Defen­sa Denis Hea­ley, repi­tien­do lo ante­rior­men­te mani­fes­ta­do por Roo­se­velt, «los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les no ocu­rren por casua­li­dad. Se hace que ocu­rran… y la mayo­ría de ellos los orga­ni­zan y ges­tio­nan quie­nes mane­jan los hilos».

Es algo que los pue­blos y tra­ba­ja­do­res explo­ta­dos y opri­mi­dos de este mun­do nun­ca debe­ría­mos olvidar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.