Colom­bia se trans­for­ma en la mayor fuer­za arma­da de Suramérica

Ernes­to Tamara.

El apa­ra­to y la polí­ti­ca mili­tar colom­bia­na pare­cen desa­rro­llar­se con inde­pen­den­cia de lo que, al menos públi­ca­men­te, mani­fies­ta el pre­si­den­te Álva­ro Uri­be. Sin des­men­tir­lo o retrac­tar­lo direc­ta­men­te, el pre­si­den­te Uri­be se ha mani­fes­ta­do de mane­ra dife­ren­te a su minis­tro de Defen­sa, Gabriel Sil­va, al sos­te­ner que “Yo no auto­ri­zo, y lo digo muy cla­ra­men­te, mien­tras yo sea pre­si­den­te el país no pue­de tener una estra­te­gia, un dis­cur­so de agre­sión internacional».

Sin embar­go, el minis­tro de Defen­sa, había mani­fes­ta­do ante­rior­men­te que el ejér­ci­to de su país esta­ba dis­pues­to a ata­car bases gue­rri­lle­ras en otros paí­ses, coin­ci­dien­do con la denun­cia de que algu­nos jefes de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) esta­rían en terri­to­rio vene­zo­lano. En vís­pe­ras de fin de año, tras­cen­dió ade­más un docu­men­to ela­bo­ra­do por ese minis­te­rio, don­de se pro­po­ne refor­zar y moder­ni­zar el arma­men­to para enfren­tar “agre­sio­nes” exte­rio­res de paí­ses con “aspi­ra­cio­nes expan­sio­nis­tas ideo­ló­gi­cas y terri­to­ria­les” que ame­na­zan a Colombia.

Poco antes Vene­zue­la había denun­cia­do el ingre­so de un avión no tri­pu­la­do espía des­de terri­to­rio colom­biano. Y que sobre­vo­ló ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res cer­ca de la fron­te­ra. El minis­tro de Defen­sa colom­biano, no negó direc­ta­men­te el hecho, y sólo bro­meó que los sol­da­dos vene­zo­la­nos habían vis­to “el tri­neo de Papá Noel”, ya que según él, los avio­nes no tri­pu­la­dos colom­bia­nos son más chi­cos que los des­crip­tos por las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas que hicie­ron la denuncia.

El minis­tro Sil­va, en una entre­vis­ta al dia­rio El Tiem­po de Bogo­tá –que des­pués reve­la­ría el docu­men­to de Defen­sa- vol­vió a insis­tir en la nece­si­dad de aumen­tar la capa­ci­dad mili­tar del país para defen­der­se de ata­ques exter­nos, y aun­que no men­cio­nó direc­ta­men­te a Vene­zue­la, dijo que se tra­ta­ba de un país vecino que esta­ba adqui­rien­do equi­pa­mien­to militar.

Sin embar­go, el mis­mo minis­tro, unos días antes, anun­ció que su país pla­nea refor­zar la pre­sen­cia mili­tar en su fron­te­ra con Vene­zue­la con la cons­truc­ción de una nue­va base y la acti­va­ción inme­dia­ta de dos bata­llo­nes aéreos en otros pun­tos de la frontera.

El minis­tro de Defen­sa, Gabriel Sil­va, infor­mó que la nue­va base será cons­trui­da en la penín­su­la de la Gua­ji­ra, en el extre­mo nor­te del país, cer­ca al muni­ci­pio de Naza­ret, y alber­ga­rá a cer­ca de mil hombres.

Al mis­mo tiem­po, el coman­dan­te del ejér­ci­to, gene­ral Óscar Gon­zá­lez, anun­ció la acti­va­ción de seis bata­llo­nes de avia­ción y uno de fuer­zas espe­cia­les, dos de ellos en la fron­te­ra con Vene­zue­la.

Argu­men­tan­do la nece­si­dad de cons­truir la nue­va ins­ta­la­ción mili­tar fron­te­ri­za, Sil­va mani­fes­tó que nin­gún esta­do pue­de eva­dir las «obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les de per­se­guir el terro­ris­mo, enfren­tar el cri­men y bus­car que sean cas­ti­ga­dos aque­llos que han come­ti­do deli­tos, no impor­ta dón­de se ocul­ten o se res­guar­den». Casi al mis­mo tiem­po denun­ció la pre­sen­cia de líde­res de las FARC en terri­to­rio venezolano.

Sil­va tam­bién dejó entre­ver que no des­car­ta un ata­que a una posi­ble base gue­rri­lle­ra en terri­to­rio vene­zo­lano. Al comen­tar las denun­cias vene­zo­la­nas de que Colom­bia pre­pa­ra un ata­que simi­liar al rea­li­za­do en Ecua­dor en mar­zo de 2008 para ase­si­nar a Raúl Reyes y otros 20 gue­rri­lle­ros y visi­tan­tes al cam­pa­men­to de las FARC, Sil­va dió vuel­ta la denun­cia y sos­tu­vo que los vene­zo­la­nos sólo deben preo­cu­par­se si exis­te esa pre­sen­cia de la gue­rri­lla en Venezuela.

El gobierno de Colom­bia ha reite­ra­do en varias opor­tu­ni­da­des que líde­res gue­rri­lle­ros de las FARC se escon­den en Vene­zue­la, pero sin espe­ci­fi­car un lugar concreto.

Colom­bia tie­ne el mayor ejér­ci­to de Suramérica

El núme­ro de efec­ti­vos incor­po­ra­dos a las Fuer­zas Arma­das de Colom­bia ha ido cre­cien­te en for­ma cons­tan­te des­de la déca­da del 50, y aún más rápi­do en los años 90, pese a que todos coin­ci­den que la capa­ci­dad de las gue­rri­llas sobre­vi­vien­tes (FARC y ELN) ha decrecido.

En 1948, cuan­do suce­dió el ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán había 10.000 mili­ta­res. En 1974 ya eran 50.675 para subir has­ta 85.900 en 1984, en el perío­do que comen­za­ron las nego­cia­cio­nes de paz para la des­mo­vi­li­za­ción de varias orga­ni­za­cio­nes arma­das. Para 1994 había 120.000 efec­ti­vos que se ele­va­ron a 160.000 en las pri­me­ras fases del Plan Colom­bia. Para junio de 2009, según datos ofi­cia­les, las tres ramas de las fuer­zas arma­das con­ta­ban con un total de 285.554 efec­ti­vos (superan­do a Bra­sil), a los que deben sumar­se 142.000 policías.

Los paí­ses veci­nos, Vene­zue­la, Ecua­dor y Pana­má (con quie­nes tie­ne fron­te­ras) tie­nen unas fuer­zas arma­das muy infe­rio­res en núme­ro. Vene­zue­la ape­nas alcan­za los 60.000 efec­ti­vos, y está lejos de tener el gra­do de pre­pa­ra­ción de los mili­ta­res colom­bia­nos, acti­vos en la luca con­tra­in­sur­gen­te des­de la déca­da del 50.

Por otra par­te, des­de la apli­ca­ción del deno­mi­na­do Plan Colom­bia, en agos­to de 2000, por el cual Esta­dos Uni­dos pro­por­cio­na equi­pa­mien­to, ayu­da en ase­so­res e inte­li­gen­cia, mer­ce­na­rios, entre­na­mien­to y ase­so­res en el terreno, las fuer­zas arma­das colom­bia­nas han reci­bi­do has­ta fines de 2008, unos 6.000 millo­nes de dóla­res en ayu­da mili­tar, a lo que debe sumar­se lo obte­ni­do por el “impues­to de gue­rra” a las mayo­res for­tu­nas del país, y que en este año que comien­za, recau­da­rá unos mil millo­nes de dólares.

Des­pués de las bases, más militarización

Cuan­do toda­vía se man­tie­ne la polé­mi­ca en la región por el acuer­do para el uso de sie­te bases mili­ta­res por tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nos en dis­tin­tos pun­tos de la geo­gra­fía colom­bia­na, se dió a cono­cer un docu­men­to del Minis­te­rio de Defen­sa de Bogo­tá don­de se esta­ble­ce la hipó­te­sis de un “ata­que exte­rior” al que no iden­ti­fi­ca direc­ta­men­te, pero que sugie­re sea Vene­zue­la, y pro­po­ne una reade­cua­ción y reamar­men­to de las fuer­zas arma­das para enfren­tar ese peli­gro externo.

El infor­me de la Direc­ción de Estu­dios Sec­to­ria­les del Minis­te­rio de Defen­sa, que se ocu­pa de ana­li­zar los retos y ame­na­zas para la Fuer­za Públi­ca en los pró­xi­mos años pro­po­ne reaco­mo­dar las fuer­zas arma­das y adqui­rir equi­pa­mien­to para enfren­tar esa posi­ble agre­sión exterior.

«Tenien­do en cuen­ta el cam­bio en el entorno estra­té­gi­co regio­nal, la ten­den­cia a la pola­ri­za­ción polí­ti­ca y las aspi­ra­cio­nes expan­sio­nis­tas mani­fes­ta­das por algu­nos paí­ses, tan­to en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos como terri­to­ria­les, sur­ge la nece­si­dad de hacer un mayor énfa­sis en la pro­tec­ción de la sobe­ra­nía nacio­nal», dice el informe.

Y agre­ga que «es pre­vi­si­ble que acto­res exter­nos apro­ve­chen ele­men­tos rema­nen­tes de la con­fron­ta­ción arma­da inter­na para ade­lan­tar sus accio­nes» en con­tra de la sobe­ra­nía colombiana.

El docu­men­to fue pre­sen­ta­do en octu­bre al Minis­te­rio de Defen­sa, pero recién se cono­ció la últi­ma sema­na de diciem­bre. Pre­ci­sa­men­te en ese inter­me­dio, el minis­tro de Defen­sa, Gabriel Sil­va, se des­pa­chó en varias opor­tu­ni­da­des con­tra Vene­zue­la, iden­ti­fi­can­do el blan­co de la nue­va estra­te­gia militar.

El docu­men­to con­vo­ca a una rápi­da inver­sión en nue­vos equi­pos mili­ta­res, advir­tien­do de los peli­gros que pro­vo­ca­ría esa inac­ción. “Fren­te a un con­tex­to hemis­fé­ri­co cam­bian­te, el país asu­me un ries­go al no for­ta­le­cer su capa­ci­dad disua­si­va. Los cos­tos de un con­flic­to externo son mucho más altos que el cos­to de esa capacidad”.

Los ana­lis­tas mili­ta­res sugie­ren no seguir invir­tien­do en equi­pa­mien­to para la lucha con­tra­in­sur­gen­te, sino aten­der el fren­te externo.

«El efec­to de estas deci­sio­nes (prio­ri­zar el con­flic­to interno) fue un incre­men­to de la bre­cha exis­ten­te con res­pec­to a los paí­ses veci­nos, que ade­más de estar ali­nea­dos ideo­ló­gi­ca­men­te en una ten­den­cia con­tra­ria a la que osten­ta Colom­bia han veni­do for­ta­le­cien­do sus apa­ra­tos mili­ta­res», dice el docu­men­to. «Sin que sig­ni­fi­que entrar en una carre­ra arma­men­tis­ta, Colom­bia debe adqui­rir una capa­ci­dad disua­si­va creí­ble que le per­mi­ta con­ven­cer a un adver­sa­rio poten­cial que en caso de una agre­sión el cos­to a pagar sobre­pa­sa los even­tua­les bene­fi­cios del ataque».

Asi­mis­mo pre­sen­tan lo que serían las prio­ri­da­des a la hora de com­prar equi­pa­mien­to, aun­que algu­nas de las cosas men­cio­na­das las reci­ben de las tro­pas y ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos que esta­rán en las bases colombianas.

«Se debe avan­zar en el for­ta­le­ci­mien­to de las capa­ci­da­des de vigi­lan­cia, con­trol de fron­te­ras y moni­to­reo sate­li­tal, así como las de movi­li­dad, con­tra­mo­vi­li­dad y cober­tu­ra (…) Com­prar equi­pos con­tra armas quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas y de defen­sa aérea, inclu­yen­do armas, equi­pos de vigi­lan­cia y aler­ta tem­pra­na». Tam­bién se habla repo­ten­ciar avio­nes y fra­ga­tas, adqui­rir capa­ci­dad defen­si­va fren­te a blin­da­dos y has­ta de una reor­ga­ni­za­ción de las Fuer­zas Mili­ta­res: pasar de las Divi­sio­nes y Coman­dos Con­jun­tos a «tea­tros de ope­ra­cio­nes que se acti­va­rían solo en caso de agre­sión externa».

El docu­men­to, al igual que el gobierno, par­te de la pre­mi­sa que para el 2014 el con­flic­to interno esta­rá supe­ra­does decir, que habrán derro­ta­do mili­tar­men­te a las FARC y ELN- aun­que admi­ten un aumen­to de la delin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co. En este terreno pro­po­nen refor­zar la poli­cía, e ins­truir a las fuer­zas mili­ta­res para que esta­blez­can bases en el inte­rior del país para dar segu­ri­dad y con­fian­za a nue­vos asen­ta­mien­tos poblacionales.

El docu­men­to esta­ble­ce tam­bién con­ti­nuar con el envío de misio­nes al exte­rior (como las exis­ten­tes en Hai­tí y Sinaí) y el envío de tro­pas a Afga­nis­tán que se nego­cia actual­men­te con Espa­ña y Esta­dos Unidos.

Por otra par­te, el dia­rio El Tiem­po, de la fami­lia del vice­pre­si­den­te Fran­cis­co San­tos, reve­ló hace poco las prio­ri­da­des de inver­sión con la recau­da­do por el “impues­to de gue­rra”. Con ese impues­to, el gobierno espe­ra recau­dar unos 10,4 billo­nes de pesos entre el 2011 y el 2014 (5.800 millo­nes de dóla­res apro­xi­ma­da­men­te) El dia­rio bogo­tano reve­ló cua­tro líneas de acción: la segu­ri­dad ciu­da­da­na, la capa­ci­dad disua­si­va míni­ma, el sos­te­ni­mien­to y pro­fun­di­za­ción de la Polí­ti­ca de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca, y la ade­cua­ción del Sec­tor Defen­sa al post con­flic­to. Según el perió­di­co, habrá énfa­sis en el refor­za­mien­to de los fren­tes urba­nos de segu­ri­dad y la crea­ción de pues­tos de poli­cía en pobla­cio­nes que nun­ca habían con­ta­do con este ser­vi­cio y en las que actual­men­te se desa­rro­lla en el Plan Con­so­li­da­ción. El minis­te­rio ana­li­za el incre­men­to de pie de fuer­za, que sería solo para la Poli­cía inicialmente.

En la línea de capa­ci­dad disua­si­va míni­ma se está ana­li­zan­do la com­pra de equi­pos de alta tec­no­lo­gía (tan­to en inte­li­gen­cia como arma­men­to) para enfren­tar «posi­bles ame­na­zas exter­nas». Otra suma, des­ti­na­da al sos­te­ni­mien­to y pro­fun­di­za­ción de la deno­mi­na­da “Polí­ti­ca de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca”, que inclu­ye inver­sión en movi­li­dad, comu­ni­ca­cio­nes y pre­sen­cia social en la fron­te­ra. En este cam­po, habrá una inver­sión impor­tan­te en la adqui­si­ción de aero­na­ves. En el tema del post con­flic­to, se tra­ta­rá el bien­es­tar social de los sol­da­dos que sal­gan pensionados.

Mili­ta­res de Bra­sil en aler­ta temprana

Más allá de las decla­ra­cio­nes de uno y otro lado de la fron­te­ra, los hechos demues­tran que Colom­bia se ha con­ver­ti­do en una base mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na, con el mayor ejér­ci­to de la región, un ejér­ci­to ade­más en per­ma­nen­te com­ba­te, y con acce­so a tec­no­lo­gía de espio­na­je que le pro­por­cio­na su aliado.

La adver­ten­cia de la cre­cien­te influen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en la región, a tra­vés de Colom­bia, no ha sido sólo una denun­cia del pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chávez.

Un docu­men­to de la Inte­li­gen­cia mili­tar de Bra­sil, del año 2007, aler­ta sobre la hipó­te­sis de con­flic­to en la zona del Ama­zo­nas, con una poten­cia mili­tar supe­rior, en cla­ra alu­sión a los Esta­dos Uni­dos. Dos años antes, mili­ta­res bra­si­le­ños visi­ta­ron Viet­nam para cono­cer las téc­ni­cas de resis­ten­cia y gue­rra de gue­rri­llas con­tra una fuer­za mili­tar supe­rior y extranjera.

Un docu­men­to, atri­bui­do al Gru­po de Tra­ba­jo del Ama­zo­nas (GTAM), equi­po com­pues­to por repre­sen­tan­tes de la Agen­cia Bra­si­le­ña de Inte­li­gen­cia y de los órga­nos de segu­ri­dad, y reve­la­do por el dia­rio Jor­nal do Bra­sil de Rio en Janei­ro en enero de 2007, advier­te que las rei­vin­di­ca­cio­nes indí­ge­nas, ONG con­tro­la­das por extran­je­ros y la cre­cien­te influen­cia de Esta­dos Uni­dos sobre paí­ses cer­ca­nos al Ama­zo­nas “ponen en ries­go la segu­ri­dad nacional”.

Ya enton­ces los mili­ta­res bra­si­le­ños adver­tían que «un ele­men­to rela­ti­va­men­te nue­vo en mate­ria de segu­ri­dad en la región ama­zó­ni­ca bra­si­le­ña es la cre­cien­te pre­sen­cia de ase­so­res mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y la ven­ta de equi­pa­mien­tos sofis­ti­ca­dos a las fuer­zas arma­das colom­bia­nas”. En este aná­li­sis no está pre­sen­te el acuer­do para el uso de sie­te bases mili­ta­res por sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en terri­to­rio colombiano.

Los auto­res del infor­me seña­lan que la pre­sen­cia de tro­pas Un docu­men­to de la Inte­li­gen­cia mili­tar de Bra­sil, del año 2007, aler­ta sobre la hipó­te­sis de con­flic­to en la zona del Ama­zo­nas, con una poten­cia mili­tar supe­rior, en cla­ra alu­sión a los Esta­dos Uni­dos. Dos años antes, mili­ta­res bra­si­le­ños visi­ta­ron Viet­nam para cono­cer las téc­ni­cas de resis­ten­cia y gue­rra de gue­rri­llas con­tra una fuer­za mili­tar supe­rior y extran­je­ra.nor­te­ame­ri­ca­nas, que ya se cons­ta­ta en Guya­na, en aquel enton­ces en la base de Man­ta en Ecua­dor, Perú, «podrá expan­dir­se a otros paí­ses sud­ame­ri­ca­nos para trans­for­mar la lucha con­tra las dro­gas (y con­tra las FARC y el ELN) en una embes­ti­da mili­tar no sólo colom­biano-nor­te­ame­ri­ca­na. El plan pro­ba­ble­men­te es par­te de la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos para ase­gu­rar su pre­sen­cia mili­tar en la región andino-ama­zó­ni­ca y en el Cono Sur, alre­de­dor de Bra­sil». El docu­men­to denun­cia tam­bién acti­vi­da­des de espio­na­je en esa vas­ta zona de casi 8 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos que lin­da con Colom­bia, Vene­zue­la, Perú y Boli­via, y advier­te sobre la can­ti­dad de extran­je­ros en esa región.

Pero, esta preo­cu­pa­ción por una inter­ven­ción mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na en la zona del Ama­zo­nas no es nueva.

Según el coro­nel reti­ra­do del ejér­ci­to bra­si­le­ño Geral­do Cavag­na­ri, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Cam­pi­nas, con­sul­ta­do enton­ces por el dia­rio argen­tino La Nación, Bra­sil se vie­ne pre­pa­ran­do des­de fines de los 90 para resis­tir una inva­sión en el Ama­zo­nas. «Hace 10 años que se desa­rro­lla en el Ama­zo­nas la Estra­te­gia de la Resis­ten­cia, que se basa en una gue­rra irre­gu­lar en medio de la sel­va, fun­da­da en una hipó­te­sis de con­flic­to de inva­sión de algu­na poten­cia, que nun­ca es des­car­ta­da», dijo el exper­to militar.

´El coro­nel sos­tu­vo que sólo Esta­dos Uni­dos tie­ne capa­ci­dad para inva­dir el Ama­zo­nas bra­si­le­ño. «Sin embar­go, ocu­par­la es muy difí­cil. Ellos no tie­nen capa­ci­dad para ocu­par. Las fuer­zas arma­das de Bra­sil están bien estruc­tu­ra­das en el Ama­zo­nas», apuntó.

A fines de 2004, una comi­sión ofi­cial de mili­ta­res bra­si­le­ños visi­tó Viet­nam. La comi­ti­va, inte­gra­da por coro­ne­les y tenien­tes coro­ne­les, visi­tó Hanoi, Ho Chi Min (anti­gua Sai­gón) y la pro­vin­cia de Cu Chi, don­de se con­ser­van 250 kiló­me­tros de túne­les cons­trui­dos duran­te la gue­rra con Esta­dos Uni­dos, con el obje­ti­vo de hacer “inter­cam­bios sobre doc­tri­na de resis­ten­cia”, según reve­ló enton­ces el perio­dis­ta Raúl Zibechi.

En una nota publi­ca­da en mayo de 2005, Zibe­chi recor­dó que en la pági­na web del ejér­ci­to bra­si­le­ño el gene­ral Clau­dio Bar­bo­sa Figuei­re­do, jefe del Coman­do Mili­tar de la Ama­zo­nia, ase­gu­ra que Bra­sil va a enfren­tar accio­nes simi­la­res a las que suce­die­ron en Viet­nam, y aho­ra en Irak, en caso de un con­flic­to que invo­lu­cre a la Ama­zo­nia. “La estra­te­gia de la resis­ten­cia no difie­re mucho de la gue­rra de gue­rri­llas y es un recur­so que el ejér­ci­to no duda­rá en adop­tar ante una posi­ble con­fron­ta­ción con un país o gru­po de paí­ses con poten­cial eco­nó­mi­co y béli­co mayor que Brasil”.

En la región, sólo Esta­dos Uni­dos tie­ne un poten­cial eco­nó­mi­co y béli­co supe­rior a Brasil.

Fuen­te ANNCOL

Aná­li­sis Polí­ti­co – Social, Nacio­nal e Inter­na­cio­nal de Vene­zue­la y el Res­to del Mundo

Direc­tor: Die­go Oli­ve­ra. Jefe De Redac­ción: Miguel Guaglianone

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.