Chi­na ame­na­za a Esta­dos Uni­dos con emplear la mis­ma tác­ti­ca que Washing­ton uti­li­za con­tra sus enemi­gos por JM Alvarez

El Depar­ta­men­to de Defen­sa de EEUU ha auto­ri­za­do a la empre­sa Lockheed, la ven­ta a Tai­wán de un núme­ro inde­ter­mi­na­do de misi­les Patriots. El anun­cio ha sido con­fir­ma­do por la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en Tai­pei, capi­tal de la isla cuya sobe­ra­nía recla­ma Chi­na des­de que los nacio­na­lis­tas del dic­ta­dor Chiang Kai-Shek (o Jiang Jieshi), fue­ron derro­ta­dos por los comu­nis­tas en 1949 y se refu­gia­ron allí, inven­tan­do un Esta­do fic­ti­cio apo­ya­dos por Washington.

La ven­ta de esos misi­les, for­ma par­te de un paque­te de armas por un mon­tan­te supe­rior a los seis mil millo­nes de dóla­res. Dicho paque­te fue apro­ba­do en 2008 por el Gobierno que pre­si­día el geno­ci­da Geor­ge Bush; aho­ra su suce­sor, Barack Obma el Pre­mio Nobel de la Gue­rra, le ha dado luz verde.El volu­men de esta ope­ra­ción evi­den­cia, entre otras cosas, la enor­me hipo­cre­sía de la dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta esta­dou­ni­den­se, que puso el gri­to en el cie­lo cuan­do Vene­zue­la com­pró en Rusia cien mil rifles AK-47.Poco les fal­tó enton­ces para deno­mi­nar­los «armas de des­truc­ción masiva».

En una rue­da de pren­sa cele­bra­da en Pekín, un por­ta­voz de la can­ci­lle­ría chi­na cri­ti­có el acuer­do y afir­mó que EEUU debe ser cons­cien­te del gra­ve paso que ha dado. Pero lo mejor ha lle­ga­do des­pués: El vice­al­mi­ran­te Yang Yi, reve­ló que, empre­sas de EEUU que expor­tan armas a Tai­wán tam­bién quie­ren ven­der­las a la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y, sin citar­las por sus nom­bres, apos­ti­lló que su Gobierno podría adop­tar medi­das suple­men­ta­rias san­cio­nan­do a aque­llas que comer­cien con Tai­wán, una estra­te­gia en la que EEUU es un con­su­ma­do espe­cia­lis­ta, pues la uti­li­za, des­de tiem­po inme­mo­rial, con­tra paí­ses que con­si­de­ran “hos­ti­les”.

Si tene­mos en cuen­ta la posi­ción, cada día más pode­ro­sa, de Chi­na en todos los ámbi­tos (sobre­to­do el eco­nó­mi­co) y le suma­mos los estra­gos que está cau­san­do en EEUU la cri­sis capi­ta­lis­ta, más de un oli­gar­ca de ese país, esta­rá mesán­do­se los cabe­llos ante seme­jan­te- y ate­rra­do­ra- pers­pec­ti­va que tar­de o tem­prano lle­ga­rá, pues no hay impe­rio que mil años dure ni eco­no­mía que lo resista.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.