Es tiem­po de hablar de paz por Abdu­llah Öca­lan

Salu­do con gran res­pe­to a todos los lec­to­res de «Il Mani­fes­to» y a las ami­gas y ami­gos de Ita­lia. Mi agra­de­ci­mien­to par­ti­cu­lar a «Il Mani­fes­to», que me brin­da de esta mane­ra la posi­bi­li­dad de expre­sar mis opi­nio­nes.

Ita­lia tie­ne para mí un sig­ni­fi­ca­do par­ti­cu­lar, no sólo por­que en 1998 la bús­que­da de una solu­ción demo­crá­ti­ca de la cues­tión kur­da me lle­vó a Roma, sino tam­bién por la gran con­si­de­ra­ción que ten­go de la his­to­ria ita­lia­na y de las luchas de libe­ra­ción que allí se han desa­rro­lla­do. En mi libro más recien­te, titu­la­do «La demo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra de Orien­te Medio», he dedi­ca­do algu­nas pági­nas a este tema. Espe­ro que pron­to ten­dré la opor­tu­ni­dad de com­par­tir­lo con los lec­to­res. En pri­me­ra per­so­na, qui­zás, una comu­ni­ca­ción direc­ta no será nun­ca posi­ble, a raíz de mi ais­la­mien­to.

De la con­ju­ra inter­na­cio­nal que des­de Roma me ha lle­va­do a la isla de Imra­li qui­sie­ra hablar en otra oca­sión. No sólo para dis­cu­tir sobre el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co de este acon­te­ci­mien­to para los kur­dos, sino tam­bién sobre las estruc­tu­ras de poder del sis­te­ma glo­bal y el carác­ter de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Pien­so que eso podría inte­re­sar tam­bién a la par­te pro­gre­sis­ta de la opi­nión públi­ca euro­pea. Yo mis­mo he reci­bi­do ense­ñan­zas his­tó­ri­cas de la odi­sea que duran­te tres meses me lle­vó a Ate­nas, Mos­cú y Roma.

El con­cep­to cen­tral que se pue­de encon­trar en mis libros más recien­tes es el de «espí­ri­tu moderno capi­ta­lis­ta», que en esta mi aven­tu­ra he cono­ci­do de cer­ca, jun­to a sus mil y una más­ca­ras y arma­du­ras. Si no hubie­ra sido así, no habría lle­ga­do nun­ca a las con­clu­sio­nes a las que he lle­ga­do. Qui­zás me habría que­da­do aga­rra­do a un sen­ci­llo nacio­na­lis­mo de tipo esta­ta­lis­ta o, al final, habría lle­ga­do a ser par­te de un movi­mien­to clá­si­co de izquier­da, como muchos antes que yo. Como per­so­na orien­ta­da hacia la cien­cias socia­les, no quie­ro sacar una con­clu­sión defi­ni­ti­va, toda­vía ten­go la con­vic­ción de que nun­ca habría podi­do lle­gar a mis aná­li­sis actua­les.

Sin embar­go, que­rría sub­ra­yar una con­clu­sión fun­da­men­tal. La ver­da­de­ra fuer­za del espí­ri­tu moderno capi­ta­lis­ta no se encuen­tra ni en su dine­ro ni en sus armas. Su ver­da­de­ra fuer­za es repre­sen­ta­da por la capa­ci­dad de sofo­car como por arte de magia en su pro­pio libe­ra­lis­mo todas las uto­pías, inclui­da la uto­pía más recien­te y fuer­te, la del socia­lis­mo. Mien­tras no con­si­ga­mos enten­der cómo la huma­ni­dad ente­ra pue­de ser rete­ni­da en el vér­ti­go del libe­ra­lis­mo, inclu­so la más cons­cien­te escue­la de pen­sa­mien­to no podrá ser otra cosa que un laca­yo del capi­ta­lis­mo, y qué decir de la posi­bi­li­dad de com­ba­tir­lo.

Jun­to al pue­blo kur­do, lucho no sólo por nues­tra iden­ti­dad y nues­tra exis­ten­cia. Nues­tra bata­lla está diri­gi­da tam­bién con­tra la ideo­lo­gía domi­nan­te del espí­ri­tu moderno capi­ta­lis­ta, y bus­ca lle­var en Meso­po­ta­mia, la cuna de la huma­ni­dad, una con­tri­bu­ción para la crea­ción de una alter­na­ti­va que noso­tros lla­ma­mos «espí­ri­tu moderno demo­crá­ti­co».

En un con­tex­to de para­noia glo­bal de terro­ris­mo, las ten­ta­ti­vas del Esta­do tur­co de mar­car nues­tra lucha demo­crá­ti­ca como «terro­ris­ta» para noso­tros no son otra cosa que el jue­go de pro­pa­gan­da que ya cono­ce­mos des­de hace tiem­po. La men­ta­li­dad del Esta­do tur­co de negar has­ta hoy al pue­blo kur­do los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les está muy cer­ca de la men­ta­li­dad auto­ri­ta­ria y tam­bién fas­cis­ta que en el siglo XX se implan­tó en Ale­ma­nia e Ita­lia.

Tam­bién hoy el Esta­do tur­co prac­ti­ca un geno­ci­dio polí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral con los kur­dos, fren­te a lo cual el pue­blo kur­do opo­ne una resis­ten­cia dura y orga­ni­za­da. Ante el nacio­na­lis­mo cho­vi­nis­ta y fas­cis­toi­de que mien­tras tan­to lle­va a cabo una cul­tu­ra de lin­cha­mien­to allí don­de viven los kur­dos, sigo en mi bús­que­da de una solu­ción paci­fi­ca y demo­crá­ti­ca. Des­de 1993 has­ta hoy he hecho nume­ro­sas pro­pues­tas y pasos con­cre­tos. El alto el fue­go uni­la­te­ral de 1999, el año de la cri­sis, man­te­ni­do a pesar de los diver­sos ata­ques, el reti­ro de la gue­rri­lla del terri­to­rio de Tur­quía y las dele­ga­cio­nes de paz sim­bó­li­cas des­de Euro­pa y des­de los mon­tes Kan­dil son sólo una peque­ña par­te de las ten­ta­ti­vas de paz. El hecho de que tam­bién en 2009 las armas calla­ran uni­la­te­ral­men­te y una dele­ga­ción de gue­rri­lle­ros lla­ga­ra a Tur­quía des­de los mon­tes Kan­dil debe ser­vir como prue­ba de la con­ti­nui­dad y de la per­se­ve­ran­cia de mis ten­ta­ti­vas de paz.

No obs­tan­te, la acti­tud del Esta­do tur­co no ha cam­bia­do. Nues­tros esfuer­zos hacia la paz con­ti­núan sien­do minus­va­lo­ra­dos y son con­si­de­ra­dos como signo de debi­li­dad. Con­ti­núan las ope­ra­cio­nes mili­ta­res y los ata­ques con­tra la pobla­ción. Todas las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les siguen gri­tan­do: «Liqui­dad­los». La manio­bra diver­si­va más enga­ño­sa la está lle­van­do a cabo el actual Gobierno del AKP, que quie­re hacer creer a los esta­dos euro­peos que tra­ba­ja para la demo­cra­ti­za­ción y la solu­ción del cues­tión kur­da.

Es el mis­mo Gobierno que ha hecho leyes gra­cias a las cua­les las pri­sio­nes tur­cas están lle­nas de niños kur­dos y hace poco, en Sir­nak, cin­co niños han sido con­de­na­dos a 305 años de cár­cel. Gra­cias a este Gobierno ha sido posi­ble prohi­bir el Par­ti­do para una Socie­dad Demo­crá­ti­ca (DTP). Y es siem­pre este Gobierno el que humi­lla a los kur­dos, lle­ván­do­se espo­sa­dos a los alcal­des kur­dos que ellos han ele­gi­do, evo­can­do imá­ge­nes de depor­ta­cio­nes en cam­pos de con­cen­tra­ción. El pue­blo kur­do no deja­rá nun­ca de luchar por sus dere­chos fun­da­men­ta­les. Segui­rá orga­ni­zán­do­se para con­se­guir la dig­ni­dad y una vida libre. Gana­rá la liber­tad luchan­do a tra­vés de medios demo­crá­ti­cos, pero, tam­bién, revin­di­can­do el dere­cho a la auto­de­fen­sa. No ten­go la menor duda. A modo de con­clu­sión de este pri­mer artícu­lo escri­to a comien­zo del año nue­vo, deseo al pue­blo ita­liano un feliz 2010. Oja­lá este año pue­da lle­var a la libe­ra­ción de los pue­blos, de las cla­ses y del sexo opri­mi­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *