Entre vis­ta a Ati­lio Boron «El Impe­rio se sien­te amen­za­do y res­pon­de cada vez con más vio­len­cia»

Sobre las manio­bras de los paí­ses ricos fren­te a las nacio­nes emer­gen­tes en la Cum­bre Cli­má­ti­ca de Copenha­gue (8−18 de diciem­bre) y la «nue­va» polí­ti­ca de Oba­ma en Amé­ri­ca Lati­na habló la perio­dis­ta Mano­la Roma­lo (Frank­furt, Ale­ma­nia) con el socio­lo­go Ati­lio Borón, pro­fe­sor de teo­ría polí­ti­ca de la Facul­tad de Cien­cias Socia­les de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires. Ati­lio Borón es inves­ti­ga­dor del Con­se­jo Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas (CONICET) de Argen­ti­na y direc­tor del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les (PLED). Ha publi­ca­do recien­te­men­te «Cri­sis civi­li­za­to­ria y ago­nía del Impe­rio. Diá­lo­go con Fidel Cas­tro» y «El lado oscu­ro del Impe­rio» (Ed. Luxem­burg, Bue­nos Aires, 2009).

Mano­la Roma­lo: A pesar de que el Pro­to­co­lo de Kyo­to no ha alcan­za­do su obje­ti­vo de redu­cir las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono a nivel mun­dial, en la Cum­bre de Copenha­gue los paí­ses ricos pre­ten­den que las nacio­nes emer­gen­tes hagan un esfuer­zo suple­men­ta­rio. ¿Cuá­les son las ver­da­de­ras apues­tas?

Ati­lio Borón: El pro­ble­ma prin­ci­pal ha sido cau­sa­do por un patrón de con­su­mo que es total­men­te irra­cio­nal y pre­da­to­rio. Pero ese patrón es inhe­ren­te al capi­ta­lis­mo como sis­te­ma pues es la expre­sión de un modo de pro­duc­ción igual­men­te irra­cio­nal. Cam­biar­lo supo­ne aban­do­nar el capi­ta­lis­mo y cons­truir un sis­te­ma éti­ca, social y eco­nó­mi­ca­men­te supe­rior, algo que ni remo­ta­men­te pasa por la cabe­za de los líde­res del mun­do desa­rro­lla­do. Por eso afir­mo que no habrá solu­ción a la cri­sis eco­ló­gi­ca del pla­ne­ta, algo que nos colo­ca al bor­de de un sui­ci­dio colec­ti­vo, en la medi­da en que no se reem­pla­ce un sis­te­ma eco­nó­mi­co-social que con­si­de­ra a hom­bres y muje­res y a la natu­ra­le­za, como sim­ples insu­mos para la ince­san­te gene­ra­ción de ganan­cias. Tal sis­te­ma es invia­ble y su aban­dono por otro más humano y con­gruen­te con el medio ambien­te es sólo cues­tión de tiem­po. Por otra par­te, pro­po­ner que los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, los más pobres, hagan un esfuer­zo suple­men­ta­rio es una inmo­ra­li­dad: ¡Quie­nes con­de­na­ron al 80% de la huma­ni­dad a la pobre­za, la mise­ria, el ham­bre y la enfer­me­dad quie­ren aho­ra que, más enci­ma, no con­su­man la ener­gía que nece­si­tan para desa­rro­llar­se! Es una pro­pues­ta escan­da­lo­sa. Lo que hay que hacer, en lo inme­dia­to, es res­trin­gir el con­su­mo y el derro­che del Nor­te en vez de impe­dir que los afri­ca­nos, los pue­blos del Asia meri­dio­nal y de Amé­ri­ca Lati­na acce­dan a un mayor bien­es­tar que, en las con­di­cio­nes actua­les, sig­ni­fi­ca mayor con­su­mo de ener­gía. Pero, en lo inme­dia­to, lo úni­co que sal­va­rá al pla­ne­ta es la abo­li­ción del capi­ta­lis­mo y la ins­tau­ra­ción de un modo de pro­duc­ción y una for­ma civi­li­za­to­ria supe­rior, un nue­vo socia­lis­mo.

Des­pués de haber apo­ya­do el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Manuel Zela­ya, el lau­rea­do Pre­mio Nobel de la Paz, Barak Oba­ma, ha reco­no­ci­do las elec­cion­des frau­du­len­tas en Hon­du­ras, mien­tras los mili­ta­res con­ti­núan ase­si­nan­do a miem­bros de la Resis­ten­cia. ¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne ese retorno de Washing­ton a su poli­ti­ca “tra­di­cio­nal” en Amé­ri­ca Lati­na?

Es una ver­da­de­ra des­gra­cia para Amé­ri­ca Lati­na y para el mun­do. Esto sig­ni­fi­ca que Washing­ton aban­do­na la polí­ti­ca que tími­da­men­te había adop­ta­do como con­se­cuen­cia del ascen­so de las luchas popu­la­res en Amé­ri­ca Lati­na des­de fina­les del siglo XX. Éstas die­ron lugar a la apa­ri­ción de gobier­nos como los de Chá­vez, Evo, Correa, posi­bi­li­ta­ron la super­vi­ven­cia de la revo­lu­ción cuba­na, la rea­li­za­ción del Foro Social Mun­dial de Por­to Ale­gre, etc y, ade­más, la apa­ri­ción de gobier­nos de cen­tro-izquier­da que como pro­duc­to de aquel impul­so popu­lar se enfren­ta­ron al impe­ria­lis­mo y derro­ta­ron el ALCA. En este nue­vo con­tex­to ideo­ló­gi­co-poli­ti­co Esta­dos Uni­dos tuvo que poner fin a su tra­di­cio­nal poli­ti­ca de ava­lar regí­me­nes de fac­to, pero aho­ra esa polí­ti­ca ha sido aban­do­na­da. Lo de Hon­du­ras es el pri­mer ensa­yo gene­ral. Ya están el el mis­mo “death row” (“tra­yec­to­rio de la muer­te”) Gua­te­ma­la y Para­guay, paí­ses con una situa­ción ins­ti­tu­cio­nal pare­ci­da a la de Hon­du­ras, con un eje­cu­ti­vo jaquea­do por otras ins­tan­cias del Esta­do: el legis­la­ti­vo y el poder judi­cial y gobier­nos que se acer­can al ALBA (Alian­za Boli­va­ria­na para nues­tras Ame­ri­cas), etc. Pron­to lo esta­rán otros. En la con­yun­tu­ra actual el impe­rio se recar­ga (ver Socia­list Regis­ter 2004 y 2005, dos núme­ros anua­les sobre el Empi­re Reloa­ted) y asu­me una pos­tu­ra cada vez más agre­si­va: las sie­te bases mili­ta­res en Colom­bia, la reac­ti­va­ción de la Cuar­ta Flo­ta, el apo­yo a gol­pes mili­ta­res, la apro­ba­ción de elec­cio­nes frau­du­len­tas y las ame­na­zas de Hillary Clin­ton a Vene­zue­la y a Boli­via por des­aro­llar rela­cio­nes comer­cia­les con Irán. Se acer­can malos tiem­pos para Amé­ri­ca Lati­na e, indi­rec­ta­men­te para el res­to del mun­do. El Impe­rio se sien­te ame­na­za­do y res­pon­de cada vez con mayor vio­len­cia.

A pesar de que Colom­bia con­ti­núa sien­do el prin­ci­pal pro­duc­tor y expor­ta­dor de dro­gas en la región, Washing­ton ha fir­ma­do con el pre­si­den­te Álva­ro Uri­be un acuer­do para ins­ta­lar a par­tir de julio de 2009 sie­te bases mili­ta­res. ¿Cuál es la razón?

La razón no es el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co, como se dice. De hecho, ¡los dos paí­ses en don­de más cre­ció la pro­duc­ción y expor­ta­ción de nar­có­ti­cos son Afga­nis­tán y Colom­bia! Los dos ocu­pa­dos mili­tar­men­te por Esta­dos Uni­dos. Esto sur­ge de un infor­me de Nacio­nes Uni­das que repro­du­ci­mos en el libro escri­to con Andrea Vlahu­sic (“El lado oscu­ro del Impe­rio”, Bue­nos Aires, 2009) y que demues­tra que si algo hace la pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en esas áreas es orga­ni­zar de mejor mane­ra la pro­duc­ción y expor­ta­ción de nar­có­ti­cos, no com­ba­tir­los. Hay que recor­dar que lo mis­mo hicie­ron los ingle­ses con la gue­rra de opio en Chi­na en el siglo XIX. Por eso, el obje­ti­vo ver­da­de­ro de las bases y del gran des­plie­que mili­tar nor­te­ame­ri­cano es con­tro­lar el con­ti­nen­te sud­ame­ri­cano, por­que allí se encuen­tra la mitad del agua dul­ce del pla­ne­ta, la mitad de toda la bio­di­ver­si­dad, gran­des reser­vas de petró­leo y gas, toda cla­se de mine­ra­les pre­cio­sos y estra­té­gi­cos, gran capa­ci­dad de pro­duc­ción de ali­men­tos, etc. Ese es el obje­ti­vo ver­da­de­ro. Por eso, des­de las bases de Colom­bia pre­ten­den lle­gar has­ta el extre­mo Sur de la Pata­go­nia, com­ple­tan­do el con­trol del espa­cio aéreo (que EE.UU. y tie­ne) y el con­trol de los mares, que tam­bién tie­ne con la IV Flo­ta.

Dan­do a sus pue­blos la posi­bi­li­dad de deci­dir ‑y par­ti­ci­par en- las poli­ti­cas de sus gobier­nos, los paí­ses del ALBA han pro­ta­go­ni­za­do un giro a la izquier­da úni­co en el mun­do. Fren­te a la cri­sis exa­cer­ba del capi­ta­lis­mo en su fase neo­li­be­ral, ¿qué ele­men­to de sal­va­guar­dia pro­po­ne el socia­lis­mo del siglo XXI?

El socia­lis­mo del siglo XXI plan­tea que ante una cri­sis como ésta, que será de muy lar­ga dura­ción, es nece­sa­rio refun­dar nues­tras socie­da­des a lo lar­go de las siguen­tes líneas: pri­me­ro, cons­truir un modo de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca­men­te sus­ten­ta­ble, por eso la rei­vin­di­ca­ción de la “Madre natu­ra­le­za”, la “Pacha­ma­ma” de Evo Mora­les. Por eso tam­bién, en la Cons­ti­tu­ción de Ecua­dor se esta­ble­ce que la madre natu­ra­le­za es un suje­to de dere­cho, radi­cal inno­va­ción en el pen­sa­mien­to jurí­di­co. Segun­do: recons­truir la socie­dad median­te radi­ca­les polí­ti­cas de redis­tri­bu­ción de la pro­prie­dad, la rique­za y los ingre­sos, en el enten­di­do que nin­gu­na socie­dad es via­ble en el lar­go pla­zo, cuan­do se pola­ri­za en un 10% riquí­si­mo y un 90% pau­pé­rri­mo, indi­gen­te y mise­ra­ble. En ese sen­ti­do hay que decir que el capi­ta­lis­mo no sólo es insos­te­ni­ble eco­ló­gi­ca­men­te sino tam­bién social­men­te. Es un sis­te­ma que des­tru­ye las socie­da­des sobre las cua­les repo­sa. Ter­ce­ro: recrean­do un orden polí­ti­co genui­na­men­te demo­crá­ti­co y no en la far­sa de la demo­cra­cia libe­ral. Se requie­re una demo­crá­cia par­ti­ci­pa­ti­va, pro­ta­gó­ni­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *