Los afli­gi­dos cri­mi­na­les del régi­men uri­bis­ta por Miguel Mármol

Esto son las FARC. El nár­co­trá­fi­can­te es el esta­do colombiano

Tras dar­se a cono­cer el comu­ni­ca­do del Blo­que Sur de las FARC-EP, con fecha 24 de diciem­bre de 2009, en el cual ésta orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria acep­ta ser res­pon­sa­ble del ajus­ti­cia­mien­to del gober­na­dor del Caque­tá, Luis Fran­cis­co Cue­llar, Uri­be y sus voce­ros, afli­gi­dos, con­do­li­dos y com­pun­gi­dos, una vez más, con la ayu­da de fal­si­me­dia, lan­za­ron un sin­nú­me­ro de acu­sa­cio­nes, mal­di­cio­nes y ame­na­zas con­tra la insurgencia. 

“Ban­di­dos, cíni­cos, cobar­des, mato­nes, men­ti­ro­sos, terro­ris­tas” son algu­nos de los tér­mi­nos uti­li­za­dos por estos per­so­na­jes que, como bue­nos mani­pu­la­do­res de con­cien­cias que son, con estas pala­bras pre­ten­den nue­va­men­te con­fun­dir a las per­so­nas, apa­re­cien­do ellos como ami­gos de la paz, mien­tras pre­sen­tan a la gue­rri­lla como res­pon­sa­ble de la violencia. 

Una vez más quie­ren impo­ner a todas las per­so­nas su dis­cur­so a tra­vés del cual se pre­sen­ta a las FARC-EP como una orga­ni­za­ción delin­cuen­cial, lo cual tie­ne ade­más como obje­ti­vo el jus­ti­fi­car no sólo la per­se­cu­ción con­tra las y los inte­gran­tes de ésta orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, sino con­tra quie­nes se soli­da­ri­zan con su cau­sa a nivel mundial. 

Los medios al ser­vi­cio de la oli­gar­quía colom­bia­na y del régi­men nar­co­pa­ra­mi­li­tar uri­bis­ta, con­jun­ta­men­te con sus alia­dos mediá­ti­cos en el con­ti­nen­te y el mun­do ente­ro, han mani­fes­ta­do su indig­na­ción por el hecho “bru­tal” come­ti­do por las FARC-EP. Sobre los víncu­los de Luis Fran­cis­co Cue­llar con el nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, cau­san­te de masa­cres de cam­pe­si­nos colom­bia­nos en la mis­ma zona don­de este per­so­na­je era gober­na­dor, no dicen nada. 

Los muer­tos que hay que llo­rar son sólo aque­llos que per­te­ne­cen al círcu­lo de la oli­gar­quía colom­bia­na. Los cam­pe­si­nos cor­ta­dos en peda­ci­tos por las moto­sie­rras de los para­mi­li­ta­res no mere­cen ni una sola lágri­ma, a no ser que sir­van para los pro­pó­si­tos de mani­pu­la­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca del uribismo.

Si en Colom­bia no exis­tie­ra un con­flic­to arma­do, la muer­te de Cue­llar, bajo las cir­cuns­tan­cias en que se dio, no se hubie­ra pro­du­ci­do. Pero la reali­dad colom­bia­na es dis­tin­ta. Allí hay una gue­rra. Y, lamen­ta­ble­men­te, hay hechos que muchas veces sin ser pre­via­men­te pla­ni­fi­ca­dos, pue­den suce­der. Este es el caso del ajus­ti­cia­mien­to del gober­na­dor del Caque­tá que, ante la arre­me­ti­da mili­tar orde­na­da por Uri­be “para res­ca­tar­lo a san­gre y fue­go”, tuvo que ser eje­cu­ta­do por el coman­do gue­rri­lle­ro que lo hizo pri­sio­ne­ro para juz­gar­lo por corrup­to y por sus rela­cio­nes con el paramilitarismo. 

Para con­fun­dir a las per­so­nas sólo bas­ta con infor­mar sobre este hecho en for­ma super­fi­cial, acom­pa­ñán­do­lo de ele­men­tos sen­sa­cio­na­lis­tas para lograr que la gen­te se emo­cio­ne y sien­ta como que fue­ra la muer­te de un ser cer­cano lo suce­di­do con Luis Fran­cis­co Cuellar. 

¡Las FARC son ase­si­nas!, repi­ten una y otra vez. 

Pero cuan­do el ejér­ci­to colom­biano lan­za ata­ques crue­les, fero­ces y mor­tí­fe­ros con­tra los cam­pa­men­tos de las FARC-EP don­de mue­ren gue­rri­lle­ros, como en el caso del coman­dan­te Raúl Reyes, o el ata­que al fren­te 43 de ésta orga­ni­za­ción don­de murie­ron 45 insur­gen­tes en días recien­tes, no dudan en cali­fi­car­lo como un acto legí­ti­mo para com­ba­tir a quie­nes ellos lla­man “terro­ris­tas”. Per­so­na­jes tan huma­nos como el minis­tro de Defen­sa de Colom­bia, Gabriel Sil­va o su ante­ce­sor, el mafio­so Juan Manuel San­tos, gozan, ríen y se retuer­cen de satis­fac­ción por cada gue­rri­lle­ro abatido. 

¿No es eso cinis­mo? ¿No es hipo­cre­sía com­pun­gir­se por la muer­te de uno de sus alle­ga­dos y lle­nar­se la boca hablan­do de la paz, cuan­do se rego­ci­jan con la muer­te de sus enemi­gos? ¿No es eso doble moral? Y de nin­gu­na mane­ra sig­ni­fi­ca esto que a las y los revo­lu­cio­na­rios no les daría gus­to que el mun­do se libre de per­so­na­jes tan nefas­tos como Uri­be. ¡Por supues­to que no! 

Lo que debe que­dar cla­ro es el gra­do de mani­pu­la­ción que lle­van ade­lan­te los pro­pa­gan­dis­tas del uri­bis­mo para que­dar ellos como san­tos o man­sas palo­mas y hacer ver a los otros como los bár­ba­ros. Esta posi­ción cíni­ca la dejó cla­ra Uri­be al decla­rar que “hay que aca­bar con todos esos ban­di­dos para que el país pue­da vivir en paz”. Es la lógi­ca de los paci­fi­ca­do­res, des­de la épo­ca del colo­nia­lis­mo. Lo que cabe pre­gun­tar es ¿quién paci­fi­ca a esos pacificadores?

Ya hay voces hones­tas, como las de la agru­pa­ción “Colom­bia­nos por la Paz”, que han caí­do en el jue­go dis­cur­si­vo de los segui­do­res de Goeb­bels, al seña­lar que el acto de las FARC es injus­ti­fi­ca­ble des­de todo pun­to de vis­ta. De igual mane­ra se equi­vo­can cuan­do expre­san la nece­si­dad de bus­car los meca­nis­mos nece­sa­rios para huma­ni­zar la guerra. 

En pri­mer lugar, no se tra­ta de jus­ti­fi­car el ajus­ti­cia­mien­to de Cue­llar por par­te de la insur­gen­cia faria­na, sino de com­pren­der las cir­cuns­tan­cias que rodean a este hecho y, sobre­to­do la ter­que­dad del régi­men uri­bis­ta de negar­se a con­cre­tar un acuer­do huma­ni­ta­rio para posi­bi­li­tar el inter­cam­bio de pri­sio­ne­ros. Uri­be ha sido tan indo­len­te que, una vez que que­dó libre Ingrid Betan­court y los agen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos, no le ha impor­ta­do para nada la suer­te que corran los otros pri­sio­ne­ros en manos de las FARC-EP como se demues­tra con las tra­bas que ha pues­to para la libe­ra­ción del cabo Mon­ca­yo y el sol­da­do Cal­vo. En segun­do lugar habría que recor­dar a ésta dig­na agru­pa­ción de colom­bia­nas y colom­bia­nos, entre las que des­ta­ca la figu­ra de la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba, las pala­bras del Coman­dan­te Manuel Maru­lan­da cuan­do al ser inte­rro­ga­do sobre la huma­ni­za­ción de la gue­rra dijo que la mejor mane­ra de hacer­lo es aca­bar con ella.

Y no han sido las FARC-EP las que no han que­ri­do aca­bar con la gue­rra, sino la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo yan­qui, que hoy cuen­ta con sie­te bases mili­ta­res en Colom­bia, quie­nes des­ti­nan millo­nes de dóla­res para con­ti­nuar en el con­flic­to, ade­más de opo­ner­se tajan­te­men­te a lle­var ade­lan­te un acuer­do que posi­bi­li­te des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social, la demo­cra­ti­za­ción de una socie­dad domi­na­da por una mino­ría de explotadores. 

¡Tras de ladro­nes, bufo­nes!, dijo Uri­be a las FARC-EP. Su escu­pi­ta­jo le cayó en la cara al pre­si­den­te nar­co­pa­ra­mi­li­tar. Sólo bas­ta con recor­dar cómo fue reele­gi­do con la ayu­da de los para­mi­li­ta­res o como sos­tu­vo reunio­nes en el “Para­cio” de Nari­ño con esos cri­mi­na­les. Y la lis­ta de bufo­na­das es exten­sa, como las decla­ra­cio­nes per­ma­nen­tes de que las FARC-EP van a ser derro­ta­das. El bufón mayor, Álva­ro Uri­be, está deses­pe­ra­do por reele­gir­se. En días pasa­dos decla­ró que para su segun­da reelec­ción “deja todo en manos de dios”, cuan­do es sabi­do que tra­ba­ja con las mis­mas fuer­zas que le per­mi­tie­ron ante­rior­men­te par­ti­ci­par para una nue­va elec­ción presidencial. 

Y como son ver­da­de­ros bufo­nes, andan preo­cu­pa­dos por un video que dicen que no han vis­to, pero que saben de que se tra­ta, don­de las y los rea­li­za­do­res expo­nen una cara dis­tin­ta a la que la pro­pa­gan­da de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo pre­sen­tan sobre las FARC-EP. 

El docu­men­tal “FARC-EP, la insur­gen­cia del siglo XXI” ha empe­za­do a reco­rrer el mun­do. Y, en cier­ta for­ma, Uri­be y su bufón menor, Gabriel Sil­va, están con­tri­bu­yen­do a ello gra­cias a sus declaraciones. 

¿Por qué están tan molestos? 

El film es un gol­pe a la fabri­ca­ción del con­sen­so que la indus­tria mediá­ti­ca pre­ten­de lograr sobre la ima­gen de las FARC-EP. 

En este docu­men­tal, rea­li­za­do en la sel­va colom­bia­na, se expo­ne la cali­dad huma­na de las y los com­ba­tien­tes faria­nos, su entre­ga a la cau­sa revo­lu­cio­na­ria, su capa­ci­dad para enfren­tar las difi­cul­ta­des, su alto nivel de pre­pa­ra­ción físi­ca y mili­tar, su dedi­ca­ción al estu­dio y el desa­rro­llo de acti­vi­da­des cul­tu­ra­les. De igual mane­ra se pue­de apre­ciar la pre­sen­cia de jóve­nes, hom­bres y muje­res, que con deci­sión com­ba­ten para cons­truir la Nue­va Colombia. 

No se tra­ta de una expo­si­ción adu­la­do­ra de las FARC-EP, que la pre­sen­ta como un mun­do idí­li­co. El aná­li­sis dia­léc­ti­co se hace pre­sen­te al con­ju­gar no sólo la expo­si­ción de los ele­men­tos pro­pios de la sub­je­ti­vi­dad huma­na, de su psi­quis, sino tam­bién de las con­di­cio­nes mate­ria­les de exis­ten­cia, de las rela­cio­nes socia­les exis­ten­tes en el seno de la socie­dad colom­bia­na, el papel inter­ven­cio­nis­ta de los EE.UU., las cau­sas reales gene­ra­do­ras de la vio­len­cia. Al con­tra­rio de las basu­ras pro­du­ci­das por fal­si­me­dia para deni­grar a las FARC-EP, el film hace un estu­dio de la tota­li­dad, inter­re­la­cio­nan­do cada hecho, enten­dién­do­los como pro­ce­sos y no como suce­sos suel­tos, descontextualizados. 

Allí se pue­de com­pren­der, de la voz de una coman­dan­te gue­rri­lle­ra, las razo­nes por las cua­les en las filas de las FARC-EP las muje­res, sin ser obli­ga­das a ello, deben prac­ti­car el abor­to cuan­do por deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias que­dan emba­ra­za­das, pese a que exis­te edu­ca­ción sexual y cono­ci­mien­to de méto­dos anti­con­cep­ti­vos por par­te de las y los com­ba­tien­tes faria­nos. Los men­ti­ro­sos y paca­tos como Sil­va no entien­den que las con­di­cio­nes de lucha en las que se des­en­vuel­ven las muje­res gue­rri­lle­ras, les impe­le, en cier­ta for­ma, a que ten­gan que renun­ciar, en algu­nos casos, a su maternidad. 

Lo que due­le a los segui­do­res de Ram­bo o de Ter­mi­na­tor, es que en el docu­men­tal se mues­tre el ver­da­de­ro papel que tie­nen las muje­res en la insur­gen­cia como com­ba­tien­tes, como tra­ba­ja­do­ras, como camaradas. 

Eso les fas­ti­dia, así como el hecho de pre­sen­tar a una gue­rri­lla que rea­li­za tra­ba­jo agrí­co­la, que pro­du­ce sus pro­pios ali­men­tos, demos­tran­do la fala­cia de que viven de la dro­ga, cuan­do en el vídeo se escu­cha a una her­mo­sa com­ba­tien­te faria­na expli­car que las FARC-EP plan­tean no una polí­ti­ca repre­si­va sobre este tema, sino una polí­ti­ca edu­ca­ti­va, a la vez que en for­ma abier­ta seña­lan que se debe­ría lega­li­zar la dro­ga para aca­bar con las mafias del nar­co­trá­fi­co, expo­nien­do ade­más la nece­si­dad de lle­var a cabo una polí­ti­ca de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos que posi­bi­li­te a los cam­pe­si­nos tener una vida dife­ren­te, con mejo­res con­di­cio­nes de existencia. 

Y les due­le asi­mis­mo ver a una gue­rri­lle­ra­da con una moral ele­va­da, sóli­da en sus prin­ci­pios, con con­vic­cio­nes pro­fun­das, con un alto gra­do de orga­ni­za­ción y, sobre todo, ale­gre, lle­na de humor. 

Los inqui­si­do­res del régi­men uri­bis­ta tra­ta­rán de impe­dir que el docu­men­tal “FARC-EP, la insur­gen­cia del siglo XXI” sea vis­to en el mundo. 

Por el momen­to dicen que los apa­ra­tos de inte­li­gen­cia colom­bia­nos, bajo las órde­nes estric­tas de Uri­be, con­jun­ta­men­te con la Inter­pol, con la CIA y el Mos­sad están inves­ti­gan­do en los archi­vos poli­cia­les del mun­do para des­cu­brir quie­nes son los tales Die­go Rive­ra, Fri­da Kah­lo, Julius Fucik, así como un tal Ale­jo Car­pen­tier, de quien dicen sería un peli­gro­so agen­te del G2 cubano. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.