Las pen­sio­nes: Un deba­te fal­so. por Ezker Aber­tza­lea

Por enési­ma vez el deba­te de las pen­sio­nes vuel­ve a estar sobre la mesa. Por enési­ma vez el deba­te será un frau­de.

La per­ma­nen­te ofen­si­va del Ban­co de Espa­ña y de la ban­ca pri­va­da res­pec­to al ago­ta­mien­to del sis­te­ma públi­co de repar­to tra­ta de sacar pro­ve­cho de una situa­ción como la actual en la que los pre­su­pues­tos públi­cos se redu­cen como con­se­cuen­cia de la fis­ca­li­dad des­igual e injus­ta y el vacia­mien­to de las arcas públi­cas como con­se­cuen­cia del dine­ro entre­ga­do para el reca­te de la cuen­ta de resul­ta­dos de los ban­cos.

Estas cues­tio­nes sin embar­go tra­tan de ser elu­di­das cuan­do se habla del sis­te­ma públi­co de pen­sio­nes; los pro­ble­mas de la finan­cia­ción se tras­la­dan auto­má­ti­ca­men­te a la par­te del gas­to y como con­se­cuen­cia a la reduc­ción de las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias y las pres­ta­cio­nes.

Hoy con un sis­te­ma finan­cie­ro en cri­sis, con una exi­gen­cia de liqui­dez por par­te de los ban­cos para evi­tar el apa­lan­ca­mien­to finan­cie­ro, no es extra­ño que un día si y otro tam­bién nos hablen del negro futu­ro de las pen­sio­nes públi­cas y se anun­cie revi­sión del Pac­to de Tole­do.

Cuan­do se habla en el esta­do espa­ñol de refor­mas del sis­te­ma de pen­sio­nes, de una mane­ra o de otra se con­clu­ye que hay que aumen­tar los requi­si­tos para el acce­so a una pen­sión, aumen­to del perío­do de coti­za­cio­nes o redu­cir la cuan­tía.

Pero el pro­ble­ma, no es bási­ca­men­te un pro­ble­ma de via­bi­li­dad del sis­te­ma públi­co, es y aquí está la tram­pa un pro­ble­ma pro­vo­ca­do por la vora­ci­dad del sis­te­ma finan­cie­ro que recla­ma el con­trol del aho­rro públi­co y el sala­rio dife­ri­do en for­ma de pen­sio­nes, para poder seguir dis­po­nien­do de un cau­dal finan­cie­ro que poder inver­tir otra vez en los mer­ca­dos espe­cu­la­ti­vos. Es en defi­ni­ti­va arrui­nar el mode­lo públi­co, meter el mie­do en el cuer­po para pri­va­ti­zar el sis­te­ma.

Ya el Pac­to de Tole­do dejó abier­ta la puer­ta de par en par a los sis­te­mas mix­tos y a par­tir de ahí se han ido dan­do dife­ren­tes refor­mas para empeo­rar el sis­te­ma de repar­to y favo­re­cer el de capi­ta­li­za­ción. Las suce­si­vas refor­mas han inci­di­do en ello:

  • 2001.- Sepa­ra­ción de las fuen­tes de finan­cia­ción. Sis­te­ma con­tri­bu­ti­vo y no con­tri­bu­ti­vo.
  • 2003.- Incor­po­ra­ción del argu­men­to fun­da­men­tal de los pri­va­ti­za­do­res. Poner el acen­to en el cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co.
  • 2006.- Retra­sar la edad jubi­la­ción (refor­ma con­tra­to de rele­vo). Ampliar la ofer­ta de la reduc­ción de las coti­za­cio­nes empre­sa­ria­les. Ampliar el perío­do para el cálcu­lo de la pen­sión.
  • 2007. Ofen­si­va en toda esca­la con­tra el sis­te­ma de repar­to de la mano del BE, del BBVA y la Fede­ra­ción de Cajas, entre otros.
  • El sis­te­ma es insos­te­ni­ble por cues­tio­nes demo­grá­fi­cas.
  • Hay que redu­cir la cuan­tía de las pen­sio­nes y for­ta­le­cer el sis­te­ma com­ple­men­ta­rio pri­va­do.
  • Apli­car cri­te­rios finan­cie­ros en la ges­tión del fon­do de reser­va
  • Ampliar la edad jubi­la­ción a los 70 años.

Pero toda esta bate­ría de argu­men­tos se basan en una enor­me men­ti­ra que no tie­ne en cuen­ta:

  • Que las pre­vi­sio­nes a 50 años en el neo­li­be­ra­lis­mo es una fala­cia. BBVA y BE se atre­ven a pro­nos­ti­car el colap­so del sis­te­ma, cuan­do no tie­nen ni idea de cua­les serán sus resul­ta­dos eco­nó­mi­cos en el 2010.
  • ¿Por qué el con­cep­to de défi­cit se apli­ca a las pen­sio­nes y no se apli­ca por ejem­plo al ejér­ci­to, a la casa del rey, a las infra­es­truc­tu­ras…?. Aquí cuan­do hay défi­cit se com­pen­sa con dine­ro públi­co. ¿Por­qué las pen­sio­nes no?.
  • En los cálcu­los de los exper­tos no inclu­yen los incre­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad que harán que aun­que haya un mayor por­cen­ta­je de pre­cep­to­res los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y de mejo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad harán per­fec­ta­men­te fac­ti­ble el sis­te­ma de repar­to públi­co.
  • Cuan­do el sis­te­ma finan­cie­ro está en cri­sis se saca dine­ro de deba­jo de las pie­dras en los últi­mos dos años nada menos que 150.000 millo­nes de euros. Si el sis­te­ma de pen­sio­nes estu­vie­ra en cri­sis por­qué no se pue­de sacar.
  • El esta­do espa­ñol es uno de los pocos cuyo sis­te­ma de pen­sio­nes no se finan­cia tam­bién con pro­su­pues­tos públi­cos.
  • Y lo más esper­pén­ti­co de todo es que los Fon­dos de Pen­sio­nes pro­pues­tos como alter­na­ti­va por los exper­tos finan­cie­ros han demos­tra­do antes y aho­ra espe­cial­men­te con la cri­sis su impo­si­bi­li­dad para garan­ti­zar las pen­sio­nes.

Nues­tra posi­ción ante este nue­vo fal­so deba­te y ante la refor­ma del Pac­to de Tole­do es cla­ra y rotun­da:

  • No vamos a acep­tar mas recor­tes.
  • Pero ade­más de eso hay que supe­rar una estra­te­gia de resis­ten­cia y mar­car obje­ti­vos pro­pios en esta mate­ria. El deba­te social es un deba­te que sobre todo incum­be a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vas­cos y a la capa­ci­dad de deci­sión de nues­tras mayo­rías.
  • Exi­gi­mos a los gobier­nos de la CAV y de Nava­rra el blin­da­je de las pen­sio­nes públi­cas de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vas­cos y que la orde­na­ción y ges­tión de las mis­mas se reali­cen bajo con­trol de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes.
  • Exi­gi­mos que las deci­sio­nes que haya que tomar­se en esta mate­ria se hagan des­de la volun­tad de las mayo­rías reales en nues­tro terri­to­rio.
  • Exi­gi­mos la nego­cia­ción de un mode­lo pro­pio de sis­te­ma de segu­ri­dad social des­de las nece­si­da­des de nues­tro teji­do eco­nó­mi­co y social.
  • Exi­gi­mos un plan de cho­que para que se deje de jugar con el mie­do y la alar­ma social para bene­fi­cio de unos pocos.
  • El sis­te­ma de repar­to es via­ble, fac­ti­ble y nece­sa­rio y se tie­ne que cons­truir par­tien­do de nues­tra reali­dad eco­nó­mi­ca y socio-labo­ral. Las pen­sio­nes, nues­tro sala­rio dife­ri­do, lo tene­mos que ges­tio­nar las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vas­cos aquí y aho­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *