Juan­jo Rego, pre­so vas­co, hos­pi­ta­li­za­do urgen­te­men­te por un ata­que al cora­zón

¿Es que no va a para­ra la polí­ti­ca de exter­mi­nio con los pre­sos vas­cos? ¿No van a libe­rar, como dice la ley a los pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos?

El pre­so donos­tia­rra Juan­jo Rego se encuen­tra en el hos­pi­tal de Palen­cia tras sufrir uns infar­to al cora­zón.

Etxe­rat ha efec­tua­do hoy una com­pa­re­cen­cia masi­va hoy en el fron­tón de Usur­bil. Duran­te la mis­ma, los repre­sen­tan­tes de la aso­cia­ción han valo­ra­do muy posi­ti­va­men­te la mani­fes­ta­ción del pasa­do sába­do en Bil­bao.

Jun­to a ello, han remar­ca­do la gra­ve­dad de la situa­ción que pade­ce Juan­jo Rego, pre­so donos­tia­rra con una enfer­me­dad gra­ve e incu­ra­ble, y que ha sido hos­pi­ta­li­za­do en Valla­do­lid tras sufrir un infar­to al cora­zón.

HABLA UN MIEMBRO DE ETXERAT

Iñi­go Alkain (miem­bro de Etxe­rat):

«Maña­na se cum­pli­rá una sema­na de la cele­bra­ción de la mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción que lle­nó las calles de Bil­bao. Se tra­tó de la esce­ni­fi­ca­ción de un enor­me tsu­na­mi soli­da­rio y, por tan­to, que­re­mos dar las gra­cias a todos los hom­bres y muje­res que toma­ron par­te en la mis­ma. Casi 45.000 per­so­nas lle­na­ron las calles de Bil­bao y exi­gie­ron el res­pe­to de los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­dos. Entre todos, fui­mos capa­ces de repre­sen­tar los deseos de la socie­dad vas­ca en las calles.

Pero, des­gra­cia­da­men­te, la lec­tu­ra no pue­de ser com­ple­ta­men­te posi­ti­va. La prohi­bi­ción de la mani­fes­ta­ción lla­ma­da por Etxe­rat supo­ne un botón de mues­tra de la gra­ve­dad de la situa­ción en la que vivi­mos. En la prác­ti­ca, la medi­da repre­si­va pre­ten­de plas­mar la ile­ga­li­za­ción de la aso­cia­ción de fami­lia­res y ami­gos. Al pare­cer, ese es su obje­ti­vo y para ello abri­rán nue­vos espa­cios de impu­ni­dad. Pre­ten­den hacer invi­si­ble la dura reali­dad que viven los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas. Pero, deben de tener cla­ro que noso­tros y noso­tras no vamos a renun­ciar a la línea de la denun­cia y la inter­pe­la­ción. No vamos a dejar nun­ca solos y solas a nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das.

Una nue­va situa­ción a la que tene­mos que hacer fren­te a tra­vés de pasos prác­ti­cos y efec­ti­vos. Nues­tro obje­ti­vo es con­se­guir com­pro­mi­sos con­cre­tos que superen una y otra vez dichas prohi­bi­cio­nes. La defen­sa de los dere­chos de los y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas ha de ser una cons­tan­te en las calles. La socie­dad vas­ca tie­ne que seguir dicien­do no a la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te.

El Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cas Vas­cas ha anun­cia­do que ini­cia una nue­va fase de lucha. En defen­sa de sus dere­chos, a tra­vés de múl­ti­ples medios, van a lle­var a cabo dife­ren­tes luchas. Se encuen­tran en las con­di­cio­nes más difí­ci­les: Dis­per­sa­dos, con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles, en más de 40 casos con la apli­ca­ción de la Cade­na Per­pe­tua sobre sus espal­das, inten­tos de cacheo y humi­lla­ción para entrar en los vis a vis, ais­la­mien­to, sole­dad, ame­na­zas, gol­pes, vio­la­ción cons­tan­te de las comu­ni­ca­cio­nes o unos tras­la­dos abso­lu­ta­men­te arbi­tra­rios.

Duran­te las últi­mas sema­nas hemos teni­do dos noti­cias que prue­ban la mag­ni­tud real de la gra­ve­dad de la situa­ción: Por un lado, el inten­to de sui­ci­dio pro­ta­go­ni­za­do por el pre­so bil­baíno Igor Gon­zá­lez en la pri­sión de Gra­na­da. Por otra par­te, el pre­so polí­ti­co donos­tia­rra Juan­jo Rego ha sido ingre­sa­do en al hos­pi­tal de Valla­do­lid tras sufrir un ata­que al cora­zón. Rego es uno de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos que pade­ce una enfer­me­dad gra­ve e incu­ra­ble.

La fal­ta de asis­ten­cia sani­ta­ria, la deja­dez de la direc­ción de las pri­sio­nes y, en defi­ni­ti­va, que la apli­ca­ción de la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te pone en ries­go a dia­rio la vida de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­dos.

Es hora de aca­bar con todo esto. Con el lema que lle­nó las calles de Bil­bao el pasa­do sába­do en las manos, en 2010 vamos a pedir com­pro­mi­sos reales y rea­li­za­bles. En ese camino, no vamos a parar has­ta que los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das sean res­pe­ta­dos.

En ade­lan­te, vamos a seguir en con­tac­to con los agen­tes socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cos que repre­sen­tan a la mayo­ría de la socie­dad vas­ca. En bus­ca de com­pro­mi­sos con­cre­tos y el tra­ba­jo en común. Vamos a tocar todas las puer­tas que sean nece­sa­rias, tan­to en Eus­kal Herria como en el extran­je­ro. No vamos a des­can­sar has­ta que los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das sean res­pe­ta­dos.»

Tan solo aña­dir des­de La Hai­ne-Eus­kal Herria, que segun la ley espa­ño­la, que ellos mis­mo incum­plen, los pre­sos­con dolen­cias y enfer­me­da­des gra­ves deben ser libe­ra­dos de inme­dia­to y recor­da­mos el tra­to de favor reci­bi­do por los miem­bros de falan­ge y Tra­dic­cion y los de las ban­das cri­mi­na­les GAL, BVE etc.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *