Cer­can­do a Vene­zue­la por Igna­cio Ramonet

La lle­ga­da al poder, en Vene­zue­la, del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez el 2 de febre­ro de 1999 coin­ci­dió con un acon­te­ci­mien­to mili­tar trau­má­ti­co para Esta­dos Uni­dos: la clau­su­ra de su prin­ci­pal ins­ta­la­ción mili­tar en la región, la base Howard, situa­da en Pana­má, cerra­da en vir­tud de los Tra­ta­dos Torri­jos-Car­ter (1977).

En sus­ti­tu­ción, el Pen­tá­gono eli­gió cua­tro loca­li­da­des para con­tro­lar la región: Man­ta en Ecua­dor, Coma­la­pa en El Sal­va­dor y las islas de Aru­ba y Cura­zao (de sobe­ra­nía holandesa).

A sus ‑por decir­lo así- ‘tra­di­cio­na­les’ misio­nes de espio­na­je, aña­dió nue­vos come­ti­dos ofi­cia­les a estas bases (vigi­lar el nar­co­trá­fi­co y com­ba­tir la inmi­gra­ción clan­des­ti­na hacia Esta­dos Uni­dos), y otras tareas encu­bier­tas: luchar con­tra los insur­gen­tes colom­bia­nos; con­tro­lar los flu­jos de petró­leo y mine­ra­les, los recur­sos en agua dul­ce y la bio­di­ver­si­dad. Pero des­de el prin­ci­pio sus prin­ci­pa­les obje­ti­vos fue­ron: vigi­lar Vene­zue­la y des­es­ta­bi­li­zar la Revo­lu­ción Bolivariana.

Des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, el Secre­ta­rio nor­te­ame­ri­cano de Defen­sa, Donald Rums­feld, defi­nió una nue­va doc­tri­na mili­tar para enfren­tar al “terro­ris­mo inter­na­cio­nal”. Modi­fi­có la estra­te­gia de des­plie­gue exte­rior, fun­da­da en la exis­ten­cia de enor­mes bases dota­das de nume­ro­so per­so­nal. Y deci­dió reem­pla­zar esas mega­ba­ses por un núme­ro mucho más ele­va­do de Foreign Ope­ra­ting Loca­tion (FOL, Sitio Ope­ra­cio­nal Pre­po­si­cio­na­do) y de Coope­ra­ti­ve Secu­rity Loca­tions (CSL, Sitio Com­par­ti­do de Segu­ri­dad) con poco per­so­nal mili­tar pero equi­pa­do con tec­no­lo­gías ultra­mo­der­nas de detección.

Resul­ta­do: en poco tiem­po, la can­ti­dad de ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en el extran­je­ro se mul­ti­pli­có, alcan­zan­do la insó­li­ta suma de 865 bases de tipo FOL o CSL des­ple­ga­das en 46 paí­ses. Jamás en la his­to­ria, una poten­cia mul­ti­pli­có de tal modo sus pues­tos mili­ta­res de con­trol para implan­tar­se a tra­vés del planeta.

En Amé­ri­ca Lati­na, el redes­plie­gue de bases ya per­mi­tió que la de Man­ta (Ecua­dor) cola­bo­ra­se en el falli­do gol­pe de Esta­do del 11 de abril de 2002 con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez. A par­tir de enton­ces, una cam­pa­ña mediá­ti­ca diri­gi­da por Washing­ton empie­za a difun­dir fal­sas infor­ma­cio­nes sobre la pre­ten­di­da pre­sen­cia en ese país de célu­las de orga­ni­za­cio­nes como Hamás, Hez­bo­lá y has­ta Al Qaeda.

Con el pre­tex­to de vigi­lar tales movi­mien­tos, y en repre­sa­lia con­tra el gobierno de Cara­cas que puso fin, en mayo de 2004, a medio siglo de pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en Vene­zue­la, el Pen­tá­gono amplia el uso de sus bases mili­ta­res en las islas de Aru­ba y Cura­zao, situa­das muy cer­ca de las cos­tas vene­zo­la­nas, don­de últi­ma­men­te se han incre­men­ta­do las visi­tas de buques de gue­rra estadounidenses.

Lo cual ha sido recien­te­men­te denun­cia­do por el Pre­si­den­te Chá­vez: “Es bueno que Euro­pa sepa que el impe­rio nor­te­ame­ri­cano está arman­do has­ta los dien­tes, lle­nan­do de avio­nes de gue­rra y de bar­cos de gue­rra las islas de Aru­ba y Cura­zao. (…). Estoy acu­san­do al Rei­no de los Paí­ses Bajos de estar pre­pa­ran­do, jun­to al impe­rio yan­qui, una agre­sión con­tra Vene­zue­la” (1).

En 2006, se empie­za a hablar en Cara­cas de “socia­lis­mo del siglo XXI”, nace la Alian­za Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas (ALBA) y Hugo Chá­vez es reele­gi­do pre­si­den­te. Washing­ton reac­cio­na impo­nien­do un embar­go sobre la ven­ta de armas a Vene­zue­la, bajo el pre­tex­to de que Cara­cas “no cola­bo­ra sufi­cien­te­men­te en la gue­rra con­tra el terro­ris­mo”. Los avio­nes F‑16 de las fuer­zas aéreas vene­zo­la­nas se que­dan sin pie­zas de recam­bio. Ante esa situa­ción, las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas esta­ble­cen un acuer­do con Rusia para dotar a su fuer­za aérea de avio­nes Sukhoi. Washing­ton denun­cia un pre­sun­to “rear­ma­men­to masi­vo” de Vene­zue­la, omi­tien­do recor­dar que los prin­ci­pa­les pre­su­pues­tos mili­ta­res de Amé­ri­ca Lati­na son los de Bra­sil, Colom­bia y Chile.

Y que, cada año, Colom­bia reci­be una ayu­da mili­tar esta­dou­ni­den­se de 630 millo­nes de dóla­res (unos 420 millo­nes de euros).

A par­tir de ahí, las cosas se ace­le­ran. El 1 de mar­zo de 2008, ayu­da­das por la base de Man­ta, las fuer­zas colom­bia­nas ata­can un cam­pa­men­to de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) situa­do en el inte­rior del terri­to­rio de Ecua­dor. Qui­to, en repre­sa­lia, deci­de no reno­var el acuer­do sobre la base de Man­ta que ven­ce en noviem­bre de 2009. Washing­ton res­pon­de, el mes siguien­te, con la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta (des­ac­ti­va­da en 1948, hace sesen­ta años…) cuya misión es vigi­lar la cos­ta atlán­ti­ca de Amé­ri­ca del Sur. Un mes más tar­de, los Esta­dos sud­ame­ri­ca­nos, reu­ni­dos en Bra­si­lia, repli­can crean­do la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), y, en mar­zo de 2009, el Con­se­jo de Defen­sa Suramericano.

Unas sema­nas des­pués, el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá anun­cia que la base de Man­ta será relo­ca­li­za­da en Palan­que­ro, Colombia.

En junio, con el apo­yo de la base esta­dou­ni­den­se de Soto Cano, se pro­du­ce el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras con­tra el Pre­si­den­te Manuel Zela­ya quien había con­se­gui­do inte­grar a su país en el ALBA. En agos­to, el Pen­tá­gono anun­cia que dis­pon­drá de sie­te nue­vas bases mili­ta­res en Colom­bia. Y en octu­bre, el pre­si­den­te con­ser­va­dor de Pana­má, Ricar­do Mar­ti­ne­lli, admi­te que ha cedi­do a Esta­dos Uni­dos el uso de cua­tro nue­vas bases militares.

De ese modo, Vene­zue­la y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na se ven rodea­das por nada menos que tre­ce bases esta­dou­ni­den­ses, situa­das en Colom­bia, Pana­má, Aru­ba y Cura­zao, así como por los por­ta­avio­nes y navíos de gue­rra de la IV Flo­ta. El Pre­si­den­te Oba­ma pare­ce haber deja­do manos libres al Pen­tá­gono. Todo anun­cia una agre­sión inmi­nen­te. ¿Con­sen­ti­rán los pue­blos que un nue­vo cri­men con­tra la demo­cra­cia se come­ta en Amé­ri­ca Latina?

(Publi­ca­do en Le Mon­de Diplomatique)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.