Cer­can­do a Vene­zue­la por Igna­cio Ramo­net

La lle­ga­da al poder, en Vene­zue­la, del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez el 2 de febre­ro de 1999 coin­ci­dió con un acon­te­ci­mien­to mili­tar trau­má­ti­co para Esta­dos Uni­dos: la clau­su­ra de su prin­ci­pal ins­ta­la­ción mili­tar en la región, la base Howard, situa­da en Pana­má, cerra­da en vir­tud de los Tra­ta­dos Torri­jos-Car­ter (1977).

En sus­ti­tu­ción, el Pen­tá­gono eli­gió cua­tro loca­li­da­des para con­tro­lar la región: Man­ta en Ecua­dor, Coma­la­pa en El Sal­va­dor y las islas de Aru­ba y Cura­zao (de sobe­ra­nía holan­de­sa).

A sus ‑por decir­lo así- ‘tra­di­cio­na­les’ misio­nes de espio­na­je, aña­dió nue­vos come­ti­dos ofi­cia­les a estas bases (vigi­lar el nar­co­trá­fi­co y com­ba­tir la inmi­gra­ción clan­des­ti­na hacia Esta­dos Uni­dos), y otras tareas encu­bier­tas: luchar con­tra los insur­gen­tes colom­bia­nos; con­tro­lar los flu­jos de petró­leo y mine­ra­les, los recur­sos en agua dul­ce y la bio­di­ver­si­dad. Pero des­de el prin­ci­pio sus prin­ci­pa­les obje­ti­vos fue­ron: vigi­lar Vene­zue­la y des­es­ta­bi­li­zar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

Des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, el Secre­ta­rio nor­te­ame­ri­cano de Defen­sa, Donald Rums­feld, defi­nió una nue­va doc­tri­na mili­tar para enfren­tar al “terro­ris­mo inter­na­cio­nal”. Modi­fi­có la estra­te­gia de des­plie­gue exte­rior, fun­da­da en la exis­ten­cia de enor­mes bases dota­das de nume­ro­so per­so­nal. Y deci­dió reem­pla­zar esas mega­ba­ses por un núme­ro mucho más ele­va­do de Foreign Ope­ra­ting Loca­tion (FOL, Sitio Ope­ra­cio­nal Pre­po­si­cio­na­do) y de Coope­ra­ti­ve Secu­rity Loca­tions (CSL, Sitio Com­par­ti­do de Segu­ri­dad) con poco per­so­nal mili­tar pero equi­pa­do con tec­no­lo­gías ultra­mo­der­nas de detec­ción.

Resul­ta­do: en poco tiem­po, la can­ti­dad de ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en el extran­je­ro se mul­ti­pli­có, alcan­zan­do la insó­li­ta suma de 865 bases de tipo FOL o CSL des­ple­ga­das en 46 paí­ses. Jamás en la his­to­ria, una poten­cia mul­ti­pli­có de tal modo sus pues­tos mili­ta­res de con­trol para implan­tar­se a tra­vés del pla­ne­ta.

En Amé­ri­ca Lati­na, el redes­plie­gue de bases ya per­mi­tió que la de Man­ta (Ecua­dor) cola­bo­ra­se en el falli­do gol­pe de Esta­do del 11 de abril de 2002 con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez. A par­tir de enton­ces, una cam­pa­ña mediá­ti­ca diri­gi­da por Washing­ton empie­za a difun­dir fal­sas infor­ma­cio­nes sobre la pre­ten­di­da pre­sen­cia en ese país de célu­las de orga­ni­za­cio­nes como Hamás, Hez­bo­lá y has­ta Al Qae­da.

Con el pre­tex­to de vigi­lar tales movi­mien­tos, y en repre­sa­lia con­tra el gobierno de Cara­cas que puso fin, en mayo de 2004, a medio siglo de pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en Vene­zue­la, el Pen­tá­gono amplia el uso de sus bases mili­ta­res en las islas de Aru­ba y Cura­zao, situa­das muy cer­ca de las cos­tas vene­zo­la­nas, don­de últi­ma­men­te se han incre­men­ta­do las visi­tas de buques de gue­rra esta­dou­ni­den­ses.

Lo cual ha sido recien­te­men­te denun­cia­do por el Pre­si­den­te Chá­vez: “Es bueno que Euro­pa sepa que el impe­rio nor­te­ame­ri­cano está arman­do has­ta los dien­tes, lle­nan­do de avio­nes de gue­rra y de bar­cos de gue­rra las islas de Aru­ba y Cura­zao. (…). Estoy acu­san­do al Rei­no de los Paí­ses Bajos de estar pre­pa­ran­do, jun­to al impe­rio yan­qui, una agre­sión con­tra Vene­zue­la” (1).

En 2006, se empie­za a hablar en Cara­cas de “socia­lis­mo del siglo XXI”, nace la Alian­za Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas (ALBA) y Hugo Chá­vez es reele­gi­do pre­si­den­te. Washing­ton reac­cio­na impo­nien­do un embar­go sobre la ven­ta de armas a Vene­zue­la, bajo el pre­tex­to de que Cara­cas “no cola­bo­ra sufi­cien­te­men­te en la gue­rra con­tra el terro­ris­mo”. Los avio­nes F‑16 de las fuer­zas aéreas vene­zo­la­nas se que­dan sin pie­zas de recam­bio. Ante esa situa­ción, las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas esta­ble­cen un acuer­do con Rusia para dotar a su fuer­za aérea de avio­nes Sukhoi. Washing­ton denun­cia un pre­sun­to “rear­ma­men­to masi­vo” de Vene­zue­la, omi­tien­do recor­dar que los prin­ci­pa­les pre­su­pues­tos mili­ta­res de Amé­ri­ca Lati­na son los de Bra­sil, Colom­bia y Chi­le.

Y que, cada año, Colom­bia reci­be una ayu­da mili­tar esta­dou­ni­den­se de 630 millo­nes de dóla­res (unos 420 millo­nes de euros).

A par­tir de ahí, las cosas se ace­le­ran. El 1 de mar­zo de 2008, ayu­da­das por la base de Man­ta, las fuer­zas colom­bia­nas ata­can un cam­pa­men­to de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) situa­do en el inte­rior del terri­to­rio de Ecua­dor. Qui­to, en repre­sa­lia, deci­de no reno­var el acuer­do sobre la base de Man­ta que ven­ce en noviem­bre de 2009. Washing­ton res­pon­de, el mes siguien­te, con la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta (des­ac­ti­va­da en 1948, hace sesen­ta años…) cuya misión es vigi­lar la cos­ta atlán­ti­ca de Amé­ri­ca del Sur. Un mes más tar­de, los Esta­dos sud­ame­ri­ca­nos, reu­ni­dos en Bra­si­lia, repli­can crean­do la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), y, en mar­zo de 2009, el Con­se­jo de Defen­sa Sur­ame­ri­cano.

Unas sema­nas des­pués, el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá anun­cia que la base de Man­ta será relo­ca­li­za­da en Palan­que­ro, Colom­bia.

En junio, con el apo­yo de la base esta­dou­ni­den­se de Soto Cano, se pro­du­ce el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras con­tra el Pre­si­den­te Manuel Zela­ya quien había con­se­gui­do inte­grar a su país en el ALBA. En agos­to, el Pen­tá­gono anun­cia que dis­pon­drá de sie­te nue­vas bases mili­ta­res en Colom­bia. Y en octu­bre, el pre­si­den­te con­ser­va­dor de Pana­má, Ricar­do Mar­ti­ne­lli, admi­te que ha cedi­do a Esta­dos Uni­dos el uso de cua­tro nue­vas bases mili­ta­res.

De ese modo, Vene­zue­la y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na se ven rodea­das por nada menos que tre­ce bases esta­dou­ni­den­ses, situa­das en Colom­bia, Pana­má, Aru­ba y Cura­zao, así como por los por­ta­avio­nes y navíos de gue­rra de la IV Flo­ta. El Pre­si­den­te Oba­ma pare­ce haber deja­do manos libres al Pen­tá­gono. Todo anun­cia una agre­sión inmi­nen­te. ¿Con­sen­ti­rán los pue­blos que un nue­vo cri­men con­tra la demo­cra­cia se come­ta en Amé­ri­ca Lati­na?

(Publi­ca­do en Le Mon­de Diplo­ma­ti­que)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *