Anto­nio Basa­goi­ti y Sta. tere­sa de Jesús por J.M. Alva­rez

Anto­nio Basa­goi­ti, pre­si­den­te del PP del País Vas­co, desea la muer­te de los pre­sos de ETA sin des­car­tar ni uno solo, sean “bue­nos” o sean “malos”. Esa ha sido su reac­ción al cono­cer las medi­das que los pre­sos de la orga­ni­za­ción van a ini­ciar para denun­ciar las veja­cio­nes car­ce­la­rias que son el pan de cada día de todos los reclu­sos dís­co­los, polí­ti­cos o comu­nes y que se extien­den has­ta sus fami­lia­res. Para la cade­na de emi­so­ras COPE (la de los obis­pos, esos que pre­go­nan el amor al pró­ji­mo), el pro­ble­ma se redu­ce a que Basa­goi­ti care­ce de pelos en la len­gua. No tie­ne pelos en la len­gua, es ver­dad, pero tam­po­co memo­ria.

Pare­ce poco salu­da­ble anhe­lar la des­apa­ri­ción físi­ca de alguien. En el año 2004, su corre­li­gio­na­ria de par­ti­do Loyo­la de Pala­cio, le deseó la muer­te al ex man­da­ta­rio cubano Fidel Cas­tro, hoy el vie­jo coman­dan­te sigue vivo (con acha­ques pro­pios de la edad) y Loyo­la subió al cie­lo, sólo dos años des­pués de su mani­fies­to. La cita “si escu­pes para arri­ba te cae­rá enci­ma” se hizo reali­dad enton­ces. Así de cruel es la vida, nun­ca mejor dicho.

Anto­nio Basa­goi­ti ase­gu­ra no dar­le pena la gen­te de ETA (está en su dere­cho) por­que el colec­ti­vo de pre­sos va a ini­ciar una huel­ga de ham­bre, y ha rema­cha­do lo siguien­te: “Por mí, como si se ponen todos con Ote­gi el pri­me­ro, y lle­gan has­ta el final”. En fin. Apro­ve­chan­do que salie­ron a relu­cir tér­mi­nos celes­tia­les, glo­ria eter­na, amor al pró­ji­mo y cosas así, estoy segu­ro de que pocos se ape­na­rían si a Basagoiti‑, cris­tiano apos­tó­li­co romano- le die­ra por emu­lar a San­ta Tere­sa de Jesús, y mar­cha­ra a tie­rra de infie­les en bús­que­da del mar­ti­rio.

Por for­tu­na para San­ta Teresa,-una niña cuan­do ges­tó la idea- a ella se lo impi­die­ron sus mayo­res, pero don Anto­nio está bien cre­ci­di­to, y como cree en la supe­rio­ri­dad racial y moral de las Espa­ñas, podría dar­se una vuel­te­ci­ta por Afga­nis­tán, e inten­tar apre­sar al Mulá Omar (vas­cos pre­sos, tie­ne a cen­te­na­res), o morir en el inten­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *