Anto­nio Basa­goi­ti y Sta. tere­sa de Jesús por J.M. Alvarez

Anto­nio Basa­goi­ti, pre­si­den­te del PP del País Vas­co, desea la muer­te de los pre­sos de ETA sin des­car­tar ni uno solo, sean “bue­nos” o sean “malos”. Esa ha sido su reac­ción al cono­cer las medi­das que los pre­sos de la orga­ni­za­ción van a ini­ciar para denun­ciar las veja­cio­nes car­ce­la­rias que son el pan de cada día de todos los reclu­sos dís­co­los, polí­ti­cos o comu­nes y que se extien­den has­ta sus fami­lia­res. Para la cade­na de emi­so­ras COPE (la de los obis­pos, esos que pre­go­nan el amor al pró­ji­mo), el pro­ble­ma se redu­ce a que Basa­goi­ti care­ce de pelos en la len­gua. No tie­ne pelos en la len­gua, es ver­dad, pero tam­po­co memoria.

Pare­ce poco salu­da­ble anhe­lar la des­apa­ri­ción físi­ca de alguien. En el año 2004, su corre­li­gio­na­ria de par­ti­do Loyo­la de Pala­cio, le deseó la muer­te al ex man­da­ta­rio cubano Fidel Cas­tro, hoy el vie­jo coman­dan­te sigue vivo (con acha­ques pro­pios de la edad) y Loyo­la subió al cie­lo, sólo dos años des­pués de su mani­fies­to. La cita “si escu­pes para arri­ba te cae­rá enci­ma” se hizo reali­dad enton­ces. Así de cruel es la vida, nun­ca mejor dicho.

Anto­nio Basa­goi­ti ase­gu­ra no dar­le pena la gen­te de ETA (está en su dere­cho) por­que el colec­ti­vo de pre­sos va a ini­ciar una huel­ga de ham­bre, y ha rema­cha­do lo siguien­te: “Por mí, como si se ponen todos con Ote­gi el pri­me­ro, y lle­gan has­ta el final”. En fin. Apro­ve­chan­do que salie­ron a relu­cir tér­mi­nos celes­tia­les, glo­ria eter­na, amor al pró­ji­mo y cosas así, estoy segu­ro de que pocos se ape­na­rían si a Basagoiti‑, cris­tiano apos­tó­li­co romano- le die­ra por emu­lar a San­ta Tere­sa de Jesús, y mar­cha­ra a tie­rra de infie­les en bús­que­da del martirio.

Por for­tu­na para San­ta Teresa,-una niña cuan­do ges­tó la idea- a ella se lo impi­die­ron sus mayo­res, pero don Anto­nio está bien cre­ci­di­to, y como cree en la supe­rio­ri­dad racial y moral de las Espa­ñas, podría dar­se una vuel­te­ci­ta por Afga­nis­tán, e inten­tar apre­sar al Mulá Omar (vas­cos pre­sos, tie­ne a cen­te­na­res), o morir en el intento.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.