Trotsky no exis­te por Manuel M. Nava­rre­te

Intro­duc­ción

Si en este pla­ne­ta exis­ten recur­sos para todos pero muchos mue­ren de ham­bre, y eso es con­se­cuen­cia direc­ta del capi­ta­lis­mo, y sólo pode­mos des­truir el capi­ta­lis­mo orga­ni­zán­do­nos, enton­ces se hace impres­cin­di­ble pasar revis­ta al pano­ra­ma de la izquier­da orga­ni­za­da, es decir, de la úni­ca opo­si­ción exis­ten­te al capi­ta­lis­mo y el ham­bre. Pasan­do revis­ta, lo pri­me­ro que nos lla­ma­rá la aten­ción será la infi­ni­ta divi­sión y sub­di­vi­sión de estas fuer­zas, en cier­tas oca­sio­nes moti­va­da por bases pro­gra­má­ti­cas (por ejem­plo, la divi­sión que exis­te entre Izquier­da Uni­da y la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria), pero en otras debi­da a pre­jui­cios mutuos o, peor si cabe, a dis­tin­tas lec­tu­ras de hechos his­tó­ri­cos del pasa­do (como en el caso de dicha izquier­da extra­par­la­men­ta­ria, que se encuen­tra frac­cio­na­da has­ta la impo­ten­cia polí­ti­ca).
¿Recuer­dan aque­lla esce­na de La vida de Brian? Brian le pre­gun­ta a unos hom­bres si son del Fren­te Judai­co Popu­lar y estos le con­tes­tan: “¡Vete a la mier­da! ¿Fren­te Judai­co Popu­lar? Somos del Fren­te Popu­lar de Judea” (http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​h​M​v​c​j​z​E​K​TMw). Pues así se sien­te uno muchas veces, como en una pelí­cu­la de los Monty Python, como si estu­vié­ra­mos insen­si­bi­li­za­dos con­tra el hecho de que no se nos pue­de tomar en serio; y todo por con­fun­dir, como decía Galeano hace unos días, uni­dad con una­ni­mi­dad, polí­ti­ca con reli­gión, diver­gen­cia con here­jía.
Es curio­so ras­trear el ori­gen del enfren­ta­mien­to que, en el seno del islam, se desa­rro­lla entre sun­ni­tas y chii­tas. Resul­ta que Maho­ma no dejó un suce­sor ofi­cial, así que, a su muer­te, sus segui­do­res Alí y Mua­wi­ya se enfren­ta­ron entre ellos, sien­do derro­ta­do el pri­me­ro. Mas de mil años des­pués, sus par­ti­da­rios con­ti­núan divi­di­dos, y a par­tir de una sim­ple pelea suce­so­ria han inven­ta­do imbri­ca­das teo­rías por las que enfren­tar­se. Algo pare­ci­do suce­de hoy día con el enfren­ta­mien­to que, en el seno del mar­xis­mo-leni­nis­mo, sepa­ra a trots­kis­tas y esta­li­nis­tas. Resul­ta que los comu­nis­tas nos encon­tra­mos insen­sa­ta­men­te divi­di­dos por el enfren­ta­mien­to (en muchos sen­ti­dos per­so­nal) que tuvie­ron dos hom­bres hace 80 años, en una mera pelea suce­so­ria a la muer­te de Lenin.
Por supues­to, si el pro­pó­si­to de este tra­ba­jo fue­ra otro, debe­ría ahon­dar en el estu­dio de los con­di­cio­nan­tes his­tó­ri­cos que relle­nan de con­te­ni­do una pelea suce­so­ria, como codi­fi­ca­ción his­tó­ri­ca de los con­flic­tos socia­les. Sin embar­go, sería una sim­pli­fi­ca­ción inge­nua del mar­xis­mo decir que Alí y Mua­wi­ya se enfren­ta­ron para defen­der sus res­pec­ti­vos idea­les. ¿Es que para el mar­xis­mo no exis­ten la ambi­ción per­so­nal entre las moti­va­cio­nes de los per­so­na­jes his­tó­ri­cos? ¿Es idea­lis­mo alu­dir a un enfren­ta­mien­to per­so­nal? Pues­tos a hacer metá­fo­ras for­za­das al esti­lo del mar­xis­mo dog­má­ti­co y vul­gar, ¿por qué no ver en el supues­to enfren­ta­mien­to polí­ti­co una super­es­truc­tu­ra, cuya base fue­ra una lucha por el poder tras la muer­te de Lenin? Pode­mos ana­li­zar, por ejem­plo, qué fac­to­res mate­ria­les han moti­va­do que en unos paí­ses el trots­kis­mo haya teni­do arrai­go a pos­te­rio­ri y en otros no (o inclu­so ana­li­zar fac­to­res como la psi­co­lo­gía de masas, la nece­si­dad de una figu­ra “dife­ren­te” a lo que real­men­te se alcan­zó en la URSS y la insa­tis­fac­ción con­se­cuen­te). Pero eso sigue sin expli­car lo acon­te­ci­do en el Par­ti­do Bol­che­vi­que duran­te los años 20 del siglo XX.
Una supera­ción dia­léc­ti­ca
Hoy en día, y menos por evo­lu­ción que por des­apa­ri­ción polí­ti­ca, que­dan pocos esta­li­nis­tas (al menos “esta­li­nis­tas” que se reco­noz­can en dicha deno­mi­na­ción y que den cul­to a la ima­gen del per­so­na­je his­tó­ri­co); en cam­bio, pode­mos encon­trar bas­tan­tes acti­vis­tas y par­ti­dos que se reco­no­cen como “trots­kis­tas” y, en fun­ción de ello, se divi­den de otros par­ti­dos (e inclu­so entre sí, celo­sos por ver quién efec­túa la exé­ge­sis más orto­do­xa de los tex­tos del pro­fe­ta arma­do y lue­go des­ar­ma­do).
Sin embar­go, Trotsky no exis­te, ni Sta­lin tam­po­co. Y no sólo por­que ambos hayan muer­to y no pue­dan venir, por tan­to, aquí a “hacer­nos” la revo­lu­ción; sino por­que de hecho nun­ca exis­tie­ron (en las ver­sio­nes icó­ni­cas que sus res­pec­ti­vos segui­do­res nos han lega­do). Ni Sta­lin fue el glo­rio­so padre infa­li­ble de la revo­lu­ción, ni Trotsky el ada­lid anti­bu­ro­crá­ti­co y anti­rre­pre­si­vo que se nos quie­re ven­der.
No se tra­ta de negar el des­ta­ca­do papel de Trotsky duran­te la Revo­lu­ción Rusa, ni su des­tre­za como teó­ri­co y escri­tor; tam­po­co se tra­ta de jus­ti­fi­car las fala­cias ver­ti­das con­tra él duran­te los Pro­ce­sos de Mos­cú de 1936 – 38, su cruel ase­si­na­to (o el de sus hijos) u otros crí­me­nes come­ti­dos. Para mí no se tra­ta de jugar a “trots­kis­tas” y “esta­li­nis­tas”. Si algún día esto pudo sig­ni­fi­car algo y la gen­te pudo morir por ello, hoy no es más que una pelea de bar que divi­de nues­tras pro­pias fuer­zas. De lo que se tra­ta es de hacer una modes­ta refle­xión, escri­ta por un com­pa­ñe­ro más de los que está can­sa­do de cier­tos cli­chés que ya sólo sir­ven para per­der cre­di­bi­li­dad, en eter­nos deba­tes que no afec­tan a la vida de (ni intere­san a) nadie. Por­que un estu­dio serio y sose­ga­do de la his­to­ria aca­ba por des­acre­di­tar el mani­queís­mo. Y por­que nues­tra tác­ti­ca aho­ra debe ser el reagru­pa­mien­to de las fuer­zas anti­ca­pi­ta­lis­tas que no se hayan inte­gra­do en el sis­te­ma.
¿Real­men­te tene­mos un obje­ti­vo dife­ren­te? A nivel de pro­pues­tas con­cre­tas y den­tro de la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria, ¿hay tan­ta dife­ren­cia entre los par­ti­dos “trots­kis­tas” y los “esta­li­nis­tas”? ¿No abo­gan ambos por la cons­truc­ción de una socie­dad lo más demo­crá­ti­ca posi­ble, que evi­te repe­tir los erro­res de la expe­rien­cia sovié­ti­ca, pero que emu­le sus logros? Si la úni­ca dife­ren­cia es a nivel de inter­pre­ta­ción del pasa­do his­tó­ri­co (es más, a nivel de con­cep­tua­li­za­ción de dicho jui­cio: “defec­tuo­so pero acep­ta­ble por ser mejor” ver­sus “mejor pero defec­tuo­so e inacep­ta­ble”), ¿vale la pena divi­dir­se por ello? Enton­ces, se me dirá, ¿para qué tra­tar este tema, por qué hablar de ello? Por­que para mí no se tra­ta de callar­lo, ni de olvi­dar­lo, ni de “sus­ti­tuir­lo” por otra cosa. Para mí no se tra­ta de matar­los a todos, sino de tra­gár­se­los vivos, es decir, de efec­tuar una supera­ción dia­léc­ti­ca y crí­ti­ca de ambas ten­den­cias. Como diría Apo­lli­nai­re, no pode­mos lle­var a todos sitios el cadá­ver de nues­tro padre, pero como diría Gabriel Ares­ti, de lo que se tra­ta es de que la casa de nues­tro padre siga en pie.
La inexis­ten­cia de Trotsky
En 1919 Trotsky pro­mul­gó el Decre­to de Rehe­nes, orde­nan­do secues­trar a la fami­lia de todo ofi­cial que deser­ta­ra del ejér­ci­to. Indig­na­do por el hecho de que no se cum­plie­ra su orden, en tele­gra­ma al Con­se­jo Mili­tar Revo­lu­cio­na­rio de Ser­pu­jov, Trotsky insis­ti­ría: “la mala con­duc­ta o la trai­ción pro­vo­ca­rá el arres­to de sus fami­lias” (aún en 1939, poco antes de ser ase­si­na­do, Trotsky segui­rá defen­dien­do el sis­te­ma de rehe­nes en el artícu­lo Su moral y la nues­tra). En mar­zo de 1921 lan­zó a 50.000 sol­da­dos del Ejér­ci­to Rojo con­tra los obre­ros de Krons­tadt, des­pués de que estos se suble­va­ran con­tra el Esta­do socia­lis­ta al que acu­sa­ban, para­do­jas de la his­to­ria, de “buro­cra­tis­mo” (entre sus rei­vin­di­ca­cio­nes esta­ban la liber­tad de pala­bra y de pren­sa para todos los par­ti­dos obre­ros o anar­quis­tas, la libe­ra­ción de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos socia­lis­tas, la reac­ti­va­ción de los soviets sin inje­ren­cias del Par­ti­do, etc.) La repre­sión de Krons­tadt se sal­da­ría con cen­te­na­res de fusi­la­mien­tos. En el X Con­gre­so de los bol­che­vi­ques, cele­bra­do tam­bién en 1921, Trotsky pro­pu­so la total subor­di­na­ción de los sin­di­ca­tos al Esta­do, el Par­ti­do y el Ejér­ci­to. Es más, ya en su docu­men­to Tesis sobre la tran­si­ción entre la gue­rra y la paz, había pro­pues­to Trotsky el lla­ma­do “comu­nis­mo de gue­rra”, es decir, una mili­ta­ri­za­ción total de la pobla­ción, de modo que el Esta­do deci­die­ra dón­de debía tra­ba­jar cada per­so­na, del mis­mo modo que el Ejér­ci­to Rojo deci­día dón­de debía ubi­car­se cada sol­da­do. En con­tra de dicha pro­pues­ta se creó la Pla­ta­for­ma de los Diez, com­pues­ta, entre otros, por Lenin y Sta­lin. La pro­pues­ta de Trotsky fue recha­za­da por el con­gre­so, por 336 votos con­tra 50. En este X Con­gre­so, ade­más, Trotsky votó a favor de la prohi­bi­ción de las frac­cio­nes den­tro del Par­ti­do Bol­che­vi­que.
Los ejem­plos podrían ser innu­me­ra­bles. ¿Trotsky anti­bu­ro­crá­ti­co? Pero, es más, ¿Lenin anti­bu­ro­crá­ti­co? ¿Y cómo se hacía la polí­ti­ca enton­ces? Por ejem­plo, cuan­do se deci­de fir­mar la Paz de Brest-Litovsk, ¿se con­vo­ca un refe­rén­dum para que las masas popu­la­res deci­dan demo­crá­ti­ca­men­te? ¿O la reali­dad es que se reúnen en una mesa sie­te líde­res del Par­ti­do y allí lo deci­den? Como denun­cia­ron los con­se­jis­tas (dura­men­te cri­ti­ca­dos por Lenin, que les atri­buía una “enfer­me­dad infan­til”), el con­trol obre­ro sólo tuvo una exis­ten­cia efec­ti­va en Rusia duran­te ape­nas unos meses. Ya en diciem­bre de 1917 se crea el Vesenkha (Con­se­jo Supre­mo de la Eco­no­mía Nacio­nal), com­pues­to de comi­sa­rios polí­ti­cos y exper­tos nom­bra­dos por el Par­ti­do. Un decre­to del 3 de mar­zo esta­ble­ce que en las empre­sas nacio­na­li­za­das se some­te­rán “todas las decla­ra­cio­nes y deci­sio­nes del comi­té de fábri­ca o de taller, o de la comi­sión de con­trol, a la apro­ba­ción del con­se­jo eco­nó­mi­co admi­nis­tra­ti­vo”. Lenin lo escri­bi­rá cla­ra­men­te: “hemos pasa­do del con­trol obre­ro a la crea­ción del Vesenkha”. Tam­bién en mar­zo de 1918 se pro­mul­ga la Cons­ti­tu­ción Sovié­ti­ca, que cen­tra­li­za el poder en detri­men­to de los soviets (con­se­jos obre­ros). Y en el VIII Con­gre­so (1919) Lenin dirá: “los soviets que, según el pro­gra­ma, son órga­nos de gobierno por los tra­ba­ja­do­res, son en reali­dad órga­nos de gobierno para los tra­ba­ja­do­res, ejer­ci­do por la capa avan­za­da del pro­le­ta­ria­do y no por las masas tra­ba­ja­do­ras”. Como escri­bió John Reed, “A pesar de la auto­no­mía local, los decre­tos del comi­té Cen­tral Eje­cu­ti­vo y las órde­nes de los dele­ga­dos son váli­dos para todo el país”. Por lo que res­pec­ta al plu­ri­par­ti­dis­mo, toda­vía en mar­zo de 1922, Lenin escri­bía en el Infor­me polí­ti­co del Comi­té Cen­tral al undé­ci­mo con­gre­so del Par­ti­do que “las mani­fes­ta­cio­nes públi­cas de men­che­vis­mo son pena­das con la muer­te por nues­tros tri­bu­na­les” (por no hablar de la repre­sión con­tra los anar­quis­tas, que pue­de con­sul­tar­se en Vse­vo­lod Volin). Rosa Luxem­bur­go fue muy cri­ti­ca con la recién acon­te­ci­da Revo­lu­ción Rusa, escri­bien­do que esta dic­ta­du­ra debe ser obra de la cla­se y no de una peque­ña mino­ría que diri­ge en nom­bre de la cla­se”, por­que “aho­gan­do la vida polí­ti­ca en todo el país, es inevi­ta­ble que la vida en los soviets mis­mos esté cada vez más para­li­za­da. Sin elec­cio­nes gene­ra­les, sin liber­tad ili­mi­ta­da de pren­sa y de reu­nión, sin lucha libre entre las opi­nio­nes, la vida se mue­re en todas las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, se con­vier­te en una vida apa­ren­te don­de la buro­cra­cia es el úni­co ele­men­to acti­vo”. Vale la pena recor­dar que Rosa Luxem­bur­go murió en enero de 1919, es decir, casi una déca­da antes del acce­so de Sta­lin al poder. Una línea pare­ci­da defen­de­ría por esas mis­mas fechas la Opo­si­ción Obre­ra, enca­be­za­da por Ale­xan­dra Kollon­tai. ¿Y qué hay de la diso­lu­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Rusa, en enero de 1918, tras haber­se con­vo­ca­do unas elec­cio­nes el 12 de noviem­bre ante­rior que per­die­ron los bol­che­vi­ques (Socia­lis­tas Revo­lu­cio­na­rios, 17.100.000 votos y 380 dipu­tados; Bol­che­vi­ques, 9.800.000 y 168 dipu­tados)?
Des­de lue­go, todas estas medi­das han de ver­se en su con­tex­to. Es más, pro­ba­ble­men­te la mayo­ría de ellas fue­ran deci­sio­nes acer­ta­das y, por des­gra­cia, nece­sa­rias. Pero una cosa es decir que qui­zá fue­ran nece­sa­rias, y otra muy dis­tin­ta decir que eran bue­nas en sí mis­mas. Lo que no se pue­de hacer es mani­pu­lar la his­to­ria, como si antes de 1924 (fecha de la muer­te de Lenin) la Unión Sovié­ti­ca fue­ra un paraí­so y des­de enton­ces un infierno. De hecho, en todas las líneas de fuer­za lo que exis­te es con­ti­nui­dad, tan­to en las luces como en las som­bras, y el mito del “cor­te de 1924” es una com­ple­ta arbi­tra­rie­dad caren­te de rigor. Es pro­ba­ble que mis pala­bras dejen estu­pe­fac­tos a aque­llos que se han acos­tum­bra­do a cier­ta mane­ra de razo­nar (de no razo­nar, quie­ro decir), según la cual si eres par­ti­da­rio de un régi­men, debes jus­ti­fi­car todas y cada una de sus accio­nes, negan­do todos aque­llos aspec­tos que sean nega­ti­vos o inclu­so cues­tio­na­bles. Tam­bién pue­de ser que otros se estén dan­do cuen­ta de cosas que jamás se habían plan­tea­do. No es una cues­tión de inte­li­gen­cia; ni siquie­ra de eru­di­ción. Sen­ci­lla­men­te se tra­ta de pro­mo­ver que, en nues­tras orga­ni­za­cio­nes, los mili­tan­tes pien­sen por sí mis­mos, en lugar de ense­ñar­les una retahí­la que han de repe­tir como borre­gos. Por lo demás, admi­to estar hacién­do­le el deba­te a los sec­to­res atra­sa­dos de estos movi­mien­tos, que (nadie lo nie­ga) cuen­tan con teó­ri­cos de altu­ra, pero ¿para qué deba­tir en las altu­ras, mien­tras la for­ma­ción media de los mili­tan­tes per­pe­túa el esti­lo de cli­ché, el divi­sio­nis­mo y los fal­sos deba­tes, impo­si­bi­li­tan­do, como deci­mos, la gene­ra­ción de una alter­na­ti­va que a la gen­te de la calle le sue­ne creí­ble?
Otros mitos sor­pren­den­tes
Hay más mitos: por ejem­plo, el mito de la iden­ti­dad entre Lenin y Trotsky. La reali­dad, ava­la­da por toda la his­to­rio­gra­fía sol­ven­te sobre el perio­do, es que Lenin y Trotsky man­tu­vie­ron un for­tí­si­mo anta­go­nis­mo polí­ti­co duran­te años. En Nues­tras tareas polí­ti­cas (1904) Trotsky recha­zó la con­cep­ción del par­ti­do que pro­pug­na­ra por Lenin en su obra de 1902 Qué hacer. Para Trotsky, Lenin era“el diri­gen­te del ala reac­cio­na­ria de nues­tro par­ti­do” y su con­cep­ción del par­ti­do supo­nía un “sis­te­ma de sus­ti­tu­ción polí­ti­ca” de la cla­se obre­ra. No en vano Trotsky era en aque­lla épo­ca un diri­gen­te de los men­che­vi­ques. No estoy, ade­más, des­con­tex­tua­li­zan­do nin­gu­na fra­se, por­que esa obra ente­ra, al igual que el Infor­me de la dele­ga­ción sibe­ria­na (tam­bién de 1904), son furi­bun­dos ata­ques con­tra la polí­ti­ca de Lenin. Pero toda­vía en febre­ro de 1917, Lenin afir­ma­ba, en car­ta a Inés Armand, lo siguien­te: ¡Así es Trotsky! Siem­pre fiel a si mis­mo, se revuel­ve, hace tram­pas, fin­ge ser izquier­dis­ta y ayu­da a la dere­cha cuan­do pue­de”. Y en la últi­ma car­ta al con­gre­so de Lenin, que se ha veni­do con­si­de­ran­do su “tes­ta­men­to polí­ti­co” (a pesar de que Trotsky estu­vo tan intere­sa­do como Sta­lin en que no salie­ra a la luz), Lenin (que ante todo ‑y debe­rían tomar nota nues­tros par­ti­cu­la­res “chii­tas y sun­ni­tas”- tra­ta­ba de evi­tar una esci­sión en el par­ti­do) afir­ma­ba que Trotsky esta­ba “dema­sia­do enso­ber­be­ci­do y dema­sia­do atraí­do por el aspec­to pura­men­te admi­nis­tra­ti­vo de los asun­tos”. Para­dó­ji­co en quien se ha con­si­de­ra­do a sí mis­mo el pala­dín de la lucha anti­bu­ro­crá­ti­ca; aun­que no tan­to si con­si­de­ra­mos, como Otto Rüh­le, que “Trotsky no quie­re reco­no­cer que él fue uno de los fun­da­do­res de la buro­cra­cia rusa”. Lo que que­da cla­ro en ese “tes­ta­men­to” es que, para Lenin, nin­guno de sus suce­so­res está a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Eso por no hablar de las agrias dife­ren­cias entre Lenin y Trotsky acer­ca de la Paz de Brest-Litovsk, que Trotsky se nega­ba a fir­mar (a pesar de la pro­me­sa de los bol­che­vi­ques a las masas: dar­les “paz y pan”).
Tam­bién es un mito que real­men­te exis­tie­ran dife­ren­cias polí­ti­cas entre Trotsky y Sta­lin duran­te los años 20. La crí­ti­ca lite­ra­ria actual con­si­de­ra que la tra­di­cio­nal (por ejem­plo Menén­dez Pela­yo) se equi­vo­ca­ba al con­si­de­rar que el cul­te­ra­nis­mo de Gón­go­ra y el con­cep­tis­mo de Que­ve­do eran dos ten­den­cias opues­tas; como acla­ra Ble­cua, en reali­dad esta­mos ante una fal­sa dico­to­mía, por­que, aun­que sus cabe­ci­llas se odia­ran mutua­men­te, son movi­mien­tos afi­nes y con raí­ces com­par­ti­das. Algo simi­lar ocu­rre con el trots­kis­mo y el esta­li­nis­mo. La esce­ni­fi­ca­ción de una supues­ta polé­mi­ca entre “socia­lis­mo en un solo país” y “revo­lu­ción per­ma­nen­te” no resis­te un aná­li­sis crí­ti­co. Dada la derro­ta de la revo­lu­ción ale­ma­na, no exis­tían más que dos posi­bi­li­da­des: o aco­me­ter la cons­truc­ción del socia­lis­mo en la URSS, o enviar al Ejér­ci­to Rojo a impo­ner el socia­lis­mo piso­tean­do Euro­pa. Si Trotsky no pro­po­nía esto segun­do, ¿era sen­ci­lla­men­te un derro­tis­ta? Es sor­pren­den­te que nadie con­tes­te nun­ca a esta sen­ci­lla pre­gun­ta, pero obvia­men­te se tra­ta de una fal­sa dico­to­mía: se pue­de com­pa­ti­bi­li­zar per­fec­ta­men­te la cons­truc­ción del socia­lis­mo con una polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria.
Más tar­de, Trotsky com­pi­la­rá sus ideas en La revo­lu­ción per­ma­nen­te (1930), afir­man­do, por ejem­plo, lo siguien­te: Un país colo­nial o semi­co­lo­nial, cuyo pro­le­ta­ria­do resul­te aún insu­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do para agru­par en torno suyo a los cam­pe­si­nos y con­quis­tar el poder, se halla por ello mis­mo impo­si­bi­li­ta­do para lle­var has­ta el fin la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca”. No sólo es una fra­se derro­tis­ta, dog­má­ti­ca y eta­pis­ta (¿no cul­pa­ban a Sta­lin de eso?), sino que, ade­más, si esta es la teo­ría de la revo­lu­ción per­ma­nen­te, la mis­ma his­to­ria del siglo XX le qui­ta la razón. De hecho, todas las revo­lu­cio­nes, no ya demo­crá­ti­cas sino en muchos casos inclu­so socia­lis­tas, que se han pro­du­ci­do des­de la escri­tu­ra de este tex­to has­ta la actua­li­dad se han dado en paí­ses colo­nia­les o semi­co­lo­nia­les (Yugos­la­via y Alba­nia, 1945; Corea del Nor­te, 1948; Chi­na, 1949; Boli­via, 1952; Cuba, 1959; Arge­lia, 1962; Viet­nam, 1975; Nica­ra­gua, 1979… y podría­mos incluir el Chi­le de Allen­de y la Vene­zue­la de Chá­vez), sien­do pro­ta­go­ni­za­das no por el pro­le­ta­ria­do indus­trial (inexis­ten­te o insig­ni­fi­can­te en esos paí­ses, y en la mayo­ría de los paí­ses del mun­do), sino por el cam­pe­si­na­do (con fre­cuen­cia orga­ni­za­do en gue­rri­llas). Si como Marx en la Crí­ti­ca del pro­gra­ma de Gotha pen­sa­mos que cada paso del movi­mien­to efec­ti­vo es más impor­tan­te que una doce­na de pro­gra­mas”, ¿a quién creer, a nues­tros ojos, o a un libro escri­to hace 8 déca­das?
Sepa­rar la paja del grano
Sin embar­go, así nos va. La his­to­ria se ana­li­za ad hoc, por­que cada cual inten­ta jus­ti­fi­car a su per­so­na­je his­tó­ri­co favo­ri­to. Si Sta­lin (en lugar de Lenin) hubie­ra pro­pues­to la NEP, el trots­kis­mo diría que las con­ce­sio­nes al capi­ta­lis­mo de la NEP supo­nían una trai­ción a la revo­lu­ción. Como fue al con­tra­rio; como lo que hizo Sta­lin fue dete­ner la NEP para colec­ti­vi­zar y pla­ni­fi­car toda la eco­no­mía, se que­jan de que esta colec­ti­vi­za­ción fue­ra for­zo­sa. Por acti­va o por pasi­va, la con­clu­sión ha de ser siem­pre la mis­ma, por­que está pre­fa­bri­ca­da. Sin embar­go, Trotsky pro­po­nía exac­ta­men­te lo mis­mo: colec­ti­vi­zar, sin haber espe­ci­fi­ca­do en nin­gu­na par­te que dicha colec­ti­vi­za­ción debie­ra hacer­se de mane­ra sólo volun­ta­ria. Por tan­to, las accio­nes de Trotsky, aun­que fue­ran extre­ma­da­men­te repre­si­vas o buro­crá­ti­cas, se jus­ti­fi­can como nece­si­da­des impues­tas por las durí­si­mas cir­cuns­tan­cias (la gue­rra civil, por ejem­plo); y no les fal­ta razón al hacer­lo. Sin embar­go, se actúa como si las cir­cuns­tan­cias de la épo­ca de Sta­lin fue­ran una espe­cie de idi­lio, a pesar de que estas cir­cuns­tan­cias supu­sie­ran la mayor colec­ti­vi­za­ción de toda la his­to­ria huma­na y una de las mayo­res inva­sio­nes tam­bién de toda la his­to­ria (que aca­ba­ría pro­vo­can­do 25 millo­nes de bajas sovié­ti­cas). Sin el menor rigor meto­do­ló­gi­co, se afir­ma que todo lo bueno es gra­cias a la eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da, y todo lo malo por cul­pa de Sta­lin. A pesar de que el buro­cra­tis­mo exis­tía antes y exis­ti­ría des­pués de Sta­lin, se deno­mi­na a este fenó­meno “esta­li­nis­mo”, tér­mino del que, ade­más, se abu­sa de mane­ra sim­plis­ta para refe­rir­se a todos aque­llos comu­nis­tas que no sean trots­kis­tas. De hecho, cuan­do cae la URSS en 1991, se coro­na a Trotsky como el pro­fe­ta o futu­ró­lo­go que supo pre­ver­lo. ¿No se equi­vo­ca­ba por un siglo ente­ro de revo­lu­cio­nes enca­be­za­das por el cam­pe­si­na­do de paí­ses semi­co­lo­nia­les, pero acier­ta cuan­do la URSS cae en el 91?
Lo peor de esta mane­ra de enfo­car las cosas, de este mar­xis­mo anqui­lo­sa­do, es que impi­de sepa­rar la paja del grano, e impo­si­bi­li­ta hacer la crí­ti­ca seria que en efec­to nece­si­ta­mos y que, aun rei­vin­di­can­do con orgu­llo los logros del socia­lis­mo, debe hablar del cam­bio de para­dig­ma que no se dio en la Unión Sovié­ti­ca y que en el futu­ro sólo podrá dar­se toman­do ejem­plo lo que los revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos deno­mi­nan Poder Popu­lar.
Con­tra la cita des­con­tex­tua­li­za­da
Has­ta aquí he habla­do de la for­ma de enten­der el mar­xis­mo que con­si­de­ro inope­ran­te y esté­ril. Tra­ta­ré aho­ra de opo­ner una alter­na­ti­va, expo­nien­do qué es lo que yo defien­do.
Esta for­ma de enten­der el mar­xis­mo miti­fi­ca y rehú­ye el aná­li­sis con­cre­to de la cir­cuns­tan­cia con­cre­ta, apos­tan­do por repe­tir fór­mu­las del pasa­do y hacer un cal­co mimé­ti­co de la expe­rien­cia rusa, inclu­so aun­que este­mos ante cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas o geo­grá­fi­cas com­ple­ta­men­te dife­ren­tes. Algo así como poner­se un abri­go de pie­les en pleno verano sevi­llano por­que, de estar en Rusia, sería nece­sa­rio. Como diría Sal­va­dor Allen­de, cada país tie­ne su pro­pia vía al socia­lis­mo. Pero la izquier­da del Esta­do espa­ñol, qui­zá exclu­yen­do a la izquier­da aber­tza­le (véan­se para ello los aná­li­sis de Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak), sigue tenien­do cier­ta ten­den­cia a la esco­lás­ti­ca.
Cada sec­ta esgri­me su cita des­con­tex­tua­li­za­da para jus­ti­fi­car su polí­ti­ca. Pero todo el mun­do sabe que con un poco de tiem­po y habi­li­dad pue­den bus­car­se citas al uso de Marx o Lenin para jus­ti­fi­car algo o lo con­tra­rio. Si estás a favor del Fren­te Popu­lar, acu­des a La lucha de cla­ses en Fran­cia, don­de Marx defien­de la posi­bi­li­dad de una alian­za del pro­le­ta­ria­do con sec­to­res de la bur­gue­sía, para derro­tar a la aris­to­cra­cia ale­ma­na. Si estás en con­tra, encon­tra­rás, y ade­más en la mis­ma obra, que Marx recha­za toda alian­za de cla­se cuan­do habla de Fran­cia, por­que allí ya se ha hecho la revo­lu­ción bur­gue­sa. Si quie­res jus­ti­fi­car la apues­ta por Comi­sio­nes Obre­ras, des­con­tex­tua­li­zas La enfe­mer­dad infan­til del izquier­dis­mo en el comu­nis­mo, de Lenin; si te opo­nes a ella pue­des alu­dir al aná­li­sis sin­di­cal del II Con­gre­so de la III Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta (o a la mis­ma crea­ción de Comi­sio­nes Obre­ras, en detri­men­to del sin­di­ca­to ver­ti­cal OSE). Fal­ta siem­pre un cono­ci­mien­to ope­ra­ti­vo de las obras de Marx, Lenin y otros, que impli­ca asi­mis­mo el cono­ci­mien­to exac­to de las coyun­tu­ras polí­ti­cas con­cre­tas en que dichas obras fue­ron con­ce­bi­das, así como la con­si­de­ra­ción del mar­co des­de el que par­ti­mos noso­tros. Todo esto se sus­ti­tu­ye por el feti­chis­mo de la cita des­con­tex­tua­li­za­da que pre­si­de aná­li­sis y tex­tos, en una bata­lla de fra­ses infan­til y pater­na­lis­ta que no invi­ta a pen­sar por uno mis­mo.
Cam­biar lo que deba ser cam­bia­do
En mi opi­nión, debe­mos tomar de cada autor lo que nos intere­se: de Trotsky, de Sta­lin, de Mao, de Althus­ser, de Man­del, de Grams­ci, de Mariá­te­gui, de Rosa Luxem­bur­go, del Che Gue­va­ra (e inclu­so de auto­res anar­quis­tas, como Mala­tes­ta)… O los acep­ta­mos a todos, o bus­ca­mos figu­ras más inclu­yen­tes, que no dejen fue­ra a la mitad de los comu­nis­tas. No se pue­de pre­di­car “la uni­dad de los comu­nis­tas” de otro modo. Debe­mos apren­der de todos ellos y de muchos más, pero siem­pre enfren­tán­do­nos a nues­tra reali­dad con­cre­ta. Sobre todo, debe­mos efec­tuar una reapro­pia­ción crí­ti­ca del mar­xis­mo, con el obje­ti­vo irre­nun­cia­ble de la colec­ti­vi­za­ción de los medios de pro­duc­ción. No es eso lo que hay que supe­rar; sin embar­go, cada uno de los líde­res de cada una de las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas han efec­tua­do una reapro­pia­ción crí­ti­ca de sus pre­de­ce­so­res.
Supe­rar es adap­tar las tesis fun­da­men­ta­les del mar­xis­mo a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. De no haber supe­ra­do a Marx (o, al menos, a la lec­tu­ra de Marx que efec­tua­ba su tiem­po), Lenin no habría podi­do hacer nin­gu­na revo­lu­ción en Rusia; habría adop­ta­do la tesis del intro­duc­tor del mar­xis­mo en Rusia, Geor­gi Ple­ja­nov, según la cual había que espe­rar a que se pro­du­je­ra un desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, a que sur­gie­ran las “con­di­cio­nes obje­ti­vas” (un pro­le­ta­ria­do indus­trial moderno), etc. Toman­do las obras más divul­ga­das, esa era efec­ti­va­men­te la tesis más mar­xia­na, la más ape­ga­da a la doc­tri­na del bar­bu­do ale­mán (aun­que en rigor, el pro­pio Marx de la vejez, por ejem­plo en 1882, fecha de su pre­fa­cio a la edi­ción rusa del Mani­fies­to comu­nis­ta, ha supe­ra­do ya al joven Marx, eco­no­mi­cis­ta y eta­pis­ta, de 1848; y admi­te, aho­ra sí, la posi­bi­li­dad de una revo­lu­ción en Rusia antes que en los paí­ses indus­tria­les). Más allá de Ple­ja­nov, Lenin le dio la vuel­ta a deter­mi­na­dos aspec­tos de este pri­mer mar­xis­mo eco­no­mi­cis­ta en El desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Rusia (1899), don­de expu­so la “teo­ría del esla­bón más débil”, que tra­ta­ba de demos­trar la pro­ba­bi­li­dad de que la cade­na del impe­ria­lis­mo se rom­pie­ra no por Ale­ma­nia, sino por el esla­bón más débil: Rusia. Tam­bién mati­za de mane­ra impor­tan­te la tesis mar­xia­na de la “auto­eman­ci­pa­ción del pro­le­ta­ria­do”, argu­yen­do en el ya alu­di­do Qué hacer lo siguien­te: Los obre­ros no podían tener con­cien­cia social­de­mó­cra­ta. Esta sólo podía ser traí­da des­de fue­ra. (…) La cla­se obre­ra está en con­di­cio­nes de ela­bo­rar exclu­si­va­men­te con sus pro­pias fuer­zas sólo una con­cien­cia tra­deu­nio­nis­ta, es decir, la con­vic­ción de que es nece­sa­rio agru­par­se en sin­di­ca­tos”, si bien años más tar­de acla­ra­rá que exa­ge­ró esta pos­tu­ra por­que la polé­mi­ca con los eco­no­mi­cis­tas le obli­ga­ba a hacer exce­si­va fuer­za en esa direc­ción, como para ende­re­zar un bas­tón tor­ci­do. Tal vez el con­cep­to de auto­eman­ci­pa­ción en Marx sólo pue­da com­pren­der­se correc­ta­men­te como una afir­ma­ción a una esca­la his­tó­ri­ca, supe­rior; con todo, es inne­ga­ble que el leni­nis­mo refuer­za la impor­tan­cia del fac­tor sub­je­ti­vo.

El mar­xis­mo como crea­ción heroi­ca
Si Lenin supera a Marx (o a “cier­to” Marx), noso­tros debe­mos supe­rar a Lenin y supe­rar­los a todos, como ya hemos dicho. Marx defen­día que la ideo­lo­gía está con­di­cio­na­da por los lími­tes de cada épo­ca. Apli­can­do la meta­dia­léc­ti­ca, el pro­pio Marx está con­di­cio­na­do por su épo­ca: el siglo XIX, la épo­ca del posi­ti­vis­mo. Marx come­te un cra­so error: el euro­cen­tris­mo. Como recor­da­ba en un artícu­lo recien­te el coman­dan­te de las FARC-EP Jesús San­trich, comen­tan­do el libro de Nes­tor Kohan Marx en su (ter­cer) mun­do, Marx hizo un aná­li­sis muy defi­cien­te de la figu­ra de Simón Bolí­var, ata­can­do al Liber­ta­dor por haber eman­ci­pa­do a Lati­noa­mé­ri­ca del impe­ria­lis­mo… un impe­ria­lis­mo que habría ace­le­ra­do la lle­ga­da de la eta­pa capi­ta­lis­ta, la crea­ción de un pro­le­ta­ria­do indus­trial y, por tan­to, el socia­lis­mo. Por no hablar de Engels, que fes­te­jó así la con­quis­ta de Cali­for­nia por par­te de EE UU: “Es en inte­rés de su pro­pio desa­rro­llo que Méxi­co esta­rá en el futu­ro bajo la tute­la de los Esta­dos Uni­dos. (…) ¿O aca­so es una des­gra­cia que la mag­ní­fi­ca Cali­for­nia haya sido arran­ca­da a los pere­zo­sos mexi­ca­nos, que no sabían que hacer con ella?”
Hay que ser dia­léc­ti­cos, hay que reno­var el mar­xis­mo cons­tan­te­men­te; el mar­xis­mo no pue­de sonar a una cosa muy vie­ja lle­na de pol­vo. El comu­nis­mo debe ser un movi­mien­to teó­ri­co-prác­ti­co en cons­tan­te cues­tio­na­mien­to de sí mis­mo. Como dijo Mariá­te­gui, “el socia­lis­mo lati­no­ame­ri­cano no debe ser cal­co ni copia, sino crea­ción heroi­ca”. El euro­peo tam­po­co, aña­di­ría­mos noso­tros. Hay que supe­rar el euro­cen­tris­mo, el dog­ma­tis­mo, la des­his­to­ri­za­ción, la peda­go­gía de la repe­ti­ción, el sec­ta­ris­mo, la cita mecá­ni­ca, la extra­po­la­ción de expe­rien­cias… Para ello, pro­pon­go leer a aque­llos auto­res reno­va­do­res del mar­xis­mo, que prac­ti­can un mar­xis­mo abier­to, anti­dog­má­ti­co, adap­ta­do al mun­do actual, como Nes­tor Kohan, Car­los Fer­nán­dez Liria, Luis Ale­gre Zaho­ne­ro, San­tia­go Alba Rico, Slo­vaj Zizek, Terry Eagle­ton, Mar­ta Har­nec­ker (que ha sabi­do evo­lu­cio­nar des­de el DIAMAT hacia el mar­xis­mo abier­to), James Petras, Car­lo Fra­bet­ti, Iña­ki Gil de San Vicen­te… Pode­mos dife­rir en muchas cosas; apro­ve­char otras; pero, al menos, esta­re­mos crean­do, esta­re­mos pen­san­do nues­tra pro­pia reali­dad… en lugar de repe­tir fór­mu­las del pasa­do.
Con­tra el mono­azu­lis­mo qui­jo­tes­co y la van­guar­dia
Sin este enfo­que reno­va­dor, anti­dog­má­ti­co; sin este comu­nis­mo del siglo XXI es impo­si­ble com­pren­der expe­rien­cias como la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na de Vene­zue­la o el Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co, sen­ci­lla­men­te por­que son espa­cios anti­im­pe­ria­lis­tas que per­mi­ten cre­cer y acu­mu­lar fuer­zas para la lucha por el socia­lis­mo; pro­ce­sos de inte­gra­ción que nos intere­sa que avan­cen, aun con sus con­tra­dic­cio­nes o pecu­lia­ri­da­des. De ahí que los sec­to­res más orto­do­xos del trots­kis­mo y el esta­li­nis­mo no com­pren­dan la nece­si­dad de apo­yar estos pro­ce­sos socia­les.
El mar­xis­mo anqui­lo­sa­do nos lle­va al obre­ris­mo mono­azu­lis­ta (cal­co qui­jo­tes­co de Marx; enfo­que que, en el mun­do actual, devie­ne irreal y que, ade­más, pasa por alto que casi todas las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas han sido cam­pe­si­nas) y al van­guar­dis­mo (cal­co no menos qui­jo­tes­co de Lenin, que lle­va a las orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas a dispu­tar­se la direc­ción de los movi­mien­tos, diná­mi­ca que aca­ba por des­truir­los). Debe­mos, por un lado, par­ti­ci­par en los movi­mien­tos socia­les, no sólo en el movi­mien­to obre­ro; y, por otro, poner nues­tras orga­ni­za­cio­nes, su capa­ci­dad logís­ti­ca y su expe­rien­cia orga­ni­za­ti­va al ser­vi­cio de las luchas, en lugar de inten­tar lide­rar­las.
Por otra par­te, ceñir­se a un solo autor, divi­dir­nos por mati­ces, pue­de ser una nece­si­dad en otras cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas; pero en una situa­ción de extre­mo replie­gue, de sub­sun­ción real en el capi­tal, sólo nos lle­va a la ridí­cu­la sopa de letras que des­cri­bi­mos al ini­cio de este escri­to, situa­ción más pro­pia de los Monty Python que de la reali­dad mis­ma.
Con­clu­sión
No se tra­ta, en suma, de unir­se con quien sea y para lo que sea. Se tra­ta de iden­ti­fi­car la ver­da­de­ra bre­cha, que no es entre trots­kis­tas y esta­li­nis­tas, sino entre los que deci­den pac­tar con el sis­te­ma y entre quie­nes deci­den (quie­nes deci­di­mos) rom­per toda cola­bo­ra­ción con el mis­mo. Se tra­ta, ade­más, de saber iden­ti­fi­car cuál es nues­tro papel aquí y aho­ra, lo que supo­ne una supera­ción dia­léc­ti­ca, crí­ti­ca y crea­ti­va del lega­do teó­ri­co de los clá­si­cos del mar­xis­mo. Se tra­ta, por últi­mo, de renun­ciar a la jer­ga, a todo ese cau­dal de ter­mi­no­lo­gía deci­mo­nó­ni­ca que sólo con­si­gue espan­tar y que jamás podrá enca­jar en el mun­do sub­je­ti­vo del ciu­da­dano medio. Sólo así, y en el seno del movi­mien­to obre­ro y de los movi­mien­tos socia­les, podre­mos recons­truir unos hábi­tos de actua­ción polí­ti­ca que dejen de dar la impre­sión de una dispu­ta extra­ña, sec­ta­ria y mar­gi­nal; que resul­ten creí­bles para cual­quie­ra, para la gen­te de a pie. De lo con­tra­rio, nos arries­ga­mos a que el comu­nis­mo se con­vier­ta en algo pare­ci­do a lo que el Mac­beth de William Sha­kes­pea­re afir­ma­ba acer­ca de la vida: “it is a tale, told by an idiot, full of sound and fury, sig­nif­ying nothing”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *