Colom­bia: Esta­do de Dere­cho o Esta­do en des­gas­te? por Athe­may Sterling

Afir­ma­ba que muchas accio­nes que se apre­cian sobre el com­por­ta­mien­to esta­tal en el
tema de los dere­chos huma­nos, advier­te como ten­den­cia un des­gas­te cre­cien­te del
Esta­do en vez de un for­ta­le­ci­mien­to de él.
Lo indi­ca­ba en el recin­to del Salón de Gober­na­do­res en una impor­tan­te sesión
 ofi­cial del Comi­té Ope­ra­ti­vo Depar­ta­men­tal de Dere­chos Huma­nos de la Gobernación
del Valle del Cau­ca (1) del cual hago par­te como abo­ga­do y Direc­tor del Comité
Per­ma­nen­te por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en Colom­bia , en pre­sen­cia también
de inte­gran­tes per­ma­nen­tes de él: del Señor Dr. Julián Cabre­ra Sub­se­cre­ta­rio de
Gobierno Depar­ta­men­tal, de la Ofi­ci­na de la Vice­pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, de la
Comi­sión de Recon­ci­lia­ció n, de los Res­pon­sa­bles de Dere­chos Huma­nos del DAS, el
Ejér­ci­to, la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación, la Poli­cía, la Per­so­ne­ría, Centrales
Obre­ras, Orga­ni­za­cio­nes de DDHH, dele­ga­dos de afro des­cen­dien­tes, de indígenas,
entre otras, y con la meri­to­ria pre­sen­cia del Dr. Daniel Atche­bro de la ONU y de
Dele­ga­dos de la OEA en Cali.
El Comi­té Ope­ra­ti­vo Depar­ta­men­tal de Dere­chos Huma­nos ads­cri­to a la Secre­ta­ría de
Gobierno Depar­ta­men­tal es un esce­na­rio legal, mix­to, hete­ro­gé­neo de gran importancia
que nació de ini­cia­ti­va com­par­ti­da entre el Gobierno Depar­ta­men­tal ante­rior y las
orga­ni­za­cio­nes, abo­ga­dos y acti­vis­tas defen­so­res de Dere­chos Huma­nos, instancia
jurí­di­ca­men­te váli­da, nece­sa­ria y meri­to­ria que coad­yu­va para que la interlocución
entre el Esta­do y la comu­ni­dad sea un pun­to de par­ti­da para la paz y con­vi­ven­cia de
la región.
Por eso lo valo­ra­mos, como una pro­pues­ta de lo que aho­ra lla­man polí­ti­cas públicas,
aún a sabien­das que ahí no está la reso­lu­ción defi­ni­ti­va de los des­afue­ros que se
come­ten, sino en la solu­ción polí­ti­ca al actual con­flic­to social y arma­do que
afron­ta Colom­bia hace ya casi un siglo, y que hoy los colom­bia­nos aspi­ra­mos se
resuel­va polí­ti­ca­men­te para ter­mi­nar esta gue­rra e injus­ti­cia social que imperan
absur­da­men­te como polí­ti­ca de Esta­do. Es toda una com­ple­ji­dad lle­na de sus propias
con­tra­dic­cio­nes en lo fác­ti­co y en sus expre­sio­nes jurí­di­cas. Es la realidad
obje­ti­va, que ocu­rre inde­pen­dien­te a la volun­tad y con­cien­cia de los con­ciu­da­da­nos y
per­so­nas que habi­tan como nacio­na­les y extran­je­ros en este terri­to­rio colom­biano tan
rico, que por ejem­plo es uno de los úni­cos diez que posee en su terri­to­rio, órbita
geo­es­ta­cio­na­ria pro­pia, situa­ción que le agre­ga a nues­tro con­tex­to un gran valor
geo­po­lí­ti­co, mili­tar y eco­nó­mi­co, no sólo regional
sino a nivel mundial.
II
Afir­ma­ba por ejem­plo coin­ci­den­cias que en épo­ca pre­té­ri­ta y tam­bién aho­ra, en
pro­vi­den­cias judi­cia­les algu­nos ope­ra­do­res judi­cia­les colo­can como producción
teó­ri­co- jurí­di­cas pro­pias, par­tes de infor­mes de inte­li­gen­cia como ela­bo­ra­ción de
sus Des­pa­chos, sin la inves­ti­ga­ción a fon­do para que coin­ci­da la ver­dad del
expe­dien­te, de la ver­dad judi­cial con lo que lla­man la ver­dad ‑ver­dad o verdad
his­tó­ri­ca como tam­bién se expre­sa, para al final reco­no­cer en otra pro­vi­den­cia que
hubo erro­res no sólo de for­ma sino de carác­ter mate­rial, un error que lle­va al
des­gas­te del Esta­do, a pro­fun­di­zar la cri­sis de la jus­ti­cia, y otras veces a la
impu­ni­dad. Este es un pro­ble­ma de fon­do que está para resol­ver. Pues la cues­tión no
sólo es la pér­di­da pau­la­ti­na del prin­ci­pio libe­ral de la divi­sión e inde­pen­den­cia de
los pode­res, sino de que­rer con­ver­tir la jus­ti­cia como arma de gue­rra, que
aná­lo­ga­men­te sería como con­ver­tir una ambu­lan­cia de la misión
médi­ca en un tan­que mili­tar. Es toda una catás­tro­fe que se resol­ve­rá en el mar­co de
la mis­ma solu­ción polí­ti­ca del actual con­flic­to social y arma­do colombiano.
III
De igual mane­ra indi­ca­ba que era sin­to­má­ti­co, en la para­do­ja, que muchos de los
mon­ta­jes judi­cia­les coin­ci­dían en el tiem­po con pan­fle­tos ame­na­zan­tes de muer­te y a
veces con aten­ta­dos y la mis­ma pér­di­da de la vida de colom­bia­nos y colom­bia­nas, con
deli­tos y otros hechos anó­ma­los; situa­ción que con­tras­ta, afor­tu­na­da­men­te, con la
acción cons­ti­tu­cio­nal de defen­sa de los dere­chos cuan­do la Fis­ca­lía, por otro lado,
ha pues­to al des­cu­bier­to crí­me­nes de Esta­do como los cono­ci­dos fal­sos posi­ti­vos, que
no son más que la prác­ti­ca del con­cur­so de hechos puni­bles de la desaparición
for­za­da con las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les come­ti­das por la apo­lo­gía de una
polí­ti­ca de esta­do que va en con­tra­vía al Dere­cho Inter­na­cio­nal y al Derecho
Interno, cuan­do la polí­ti­ca de Esta­do debie­ra ser de pre­va­len­cia por la paz y no
por la gue­rra como lo pre­cep­túa el cons­ti­tu­cio­nal 22 que afir­ma de mane­ra expresa
que la paz es un dere­cho y un deber de obligatorio
cumplimiento.
IV
 
Es una cues­tión a resol­ver en el mar­co de la solu­ción polí­ti­ca al actual conflicto
social y arma­do colom­biano que se afron­ta actual­men­te, pues como afir­ma­ba el jurista
Car­los Lozano Gui­llén en el Colo­quio Inter­na­cio­nal, Encuen­tro nacio­nal e
inter­na­cio­nal en pro del Inter­cam­bio Huma­ni­ta­rio que desa­rro­lla­mos más de cin­co mil
per­so­nas de Colom­bia y del exte­rior en la Uni­ver­si­dad San­tia­go de Cali, ante
pre­gun­ta de un Dipu­tado Boli­viano. Mani­fes­ta­ba el Direc­tor del Sema­na­rio VOZ, que
este con­flic­to actual, es uno de los tan­tos con­flic­tos que hemos teni­do en Colombia,
pasan­do por el mis­mo con­flic­to colo­nial que se resol­vió con la pri­me­ra e inconclusa
inde­pen­den­cia en 1819, y que aho­ra en este siglo XXI, en esta eta­pa, de lo que se
tra­ta es resol­ver­lo median­te la solu­ción polí­ti­ca, y no median­te la gue­rra, lid que
no sólo desan­gra al país sino que lo empo­bre­ce, y lo peor, lo colo­ca al servicio
gue­rre­ris­ta de los EEUU y del enri­que­ci­mien­to de las
mul­ti­na­cio­na­les y del capi­tal finan­cie­ro nacio­nal e internacional. 
Con­flic­to actual que se suma a la his­to­ria de la can­ti­dad de con­flic­tos que nuestro
Escri­tor Gabriel Gar­cía Már­quez sim­bó­li­ca­men­te des­cri­be como las múl­ti­ples guerras
civi­les que ha afron­ta­do Colom­bia, inclui­da la lla­ma­da Gue­rra de los Mil Días, que
tuvo como colo­fón la ane­xión de Pana­má a los EEUU en 1903, el del nacimiento
dolo­ro­so del movi­mien­to sin­di­cal con la cono­ci­da ”Huel­ga y Matan­za de las Bananeras”
por par­te del Terro­ris­mo de Esta­do en ese enton­ces en 1928, y el de aho­ra que
tam­bién ini­ció en su pri­me­ra eta­pa con la inje­ren­cia de los EEUU en la IX
Con­fe­ren­cia Pan­ame­ri­ca­na rea­li­za­da en Bogo­tá en 1948 con el agra­van­te del asesinato
de Jor­ge Elié­cer Gai­tán, el domi­nio bur­gués terra­te­nien­te expre­sa­do no sólo a nivel
eco­nó­mi­co, sino con la res­tric­ción de la demo­cra­cia, en ese momen­to con soporte
cons­ti­tu­cio­nal del deno­mi­na­do Esta­do de Sitio, hoy con el nom­bre de Esta­do de
Excep­ción y lla­ma­do por otros como polí­ti­ca de
Segu­ri­dad Nacio­nal y aho­ra como Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca. Eta­pas don­de se pro­du­jo el
geno­ci­dio polí­ti­co come­ti­do por agen­tes esta­ta­les y para­mi­li­ta­res con­tra cer­ca de
cin­co mil inte­gran­tes de la Unión Patrió­ti­ca y el Par­ti­do Comu­nis­ta Colombiano,
caso que está sien­do abo­ca­do por el Sis­te­ma Inter­ame­ri­cano de Dere­chos Huma­nos de
la OEA.
Y la eta­pa actual con el mayor núme­ro de des­pla­za­dos está lle­van­do a Colom­bia a
ocu­par un des­hon­ro­so pri­mer lugar jun­to a las des­apa­ri­cio­nes for­za­das y ejecuciones
extra­ju­di­cia­les, muer­te sis­te­má­ti­ca de sin­di­ca­lis­tas y lucha­do­res populares,
millo­nes de colom­bia­nos en el exi­lio for­za­do, más de la mitad de la pobla­ción en la
fran­ja de la pobre­za abso­lu­ta y una ter­ce­ra par­te en la línea de la indigencia,
con­fi­gu­rán­do­se una gran catás­tro­fe huma­ni­ta­ria y social que sólo podrá ser resuelta
median­te la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to y dese­chan­do la gue­rra como méto­do de
resol­ver las contradicciones.
V
Las cau­sas de estos con­flic­tos exis­tie­ron des­de antes que hubie­se gue­rri­lla y
siem­pre estu­vie­ron acom­pa­ña­dos de accio­nes cri­mi­na­les para­mi­li­ta­res, recuér­de­se a
los Chu­la­vi­tas pro­ge­ni­to­res de los pája­ros o chus­me­ros narra­dos en “Cón­do­res no
entie­rran todos los días” o las “Muje­res de la muer­te” del escri­tor tulue­ño y
exgo­ber­na­dor del Valle Gus­ta­vo Álva­rez Gar­dea­za­bal, por ejem­plo; y en todos ellos
siem­pre pre­va­le­cía por acción, omi­sión y/​o sumi­sión la com­pla­cen­cia del Estado
Colom­biano con los EEUU , como pre­ten­de igual­men­te aho­ra agu­di­zar este con­flic­to, no
sólo a nivel interno sino en la región, con otra agre­sión a nues­tra soberanía
colo­can­do a Colom­bia al ser­vi­cio mili­tar geo­es­tra­té­gi­co de los EEUU con la
impo­si­ción de sie­te bases béli­cas, como si qui­sié­ra­mos gue­rra, en un momen­to que la
his­to­ria y la socie­dad bus­ca cons­truir paz con jus­ti­cia social. Es todo un
des­pro­pó­si­to ade­más de jurí­di­co, his­tó­ri­co que la historia
nun­ca absol­ve­rá. Defen­der los Dere­chos Huma­nos es indi­car estos plan­tea­mien­tos como
ele­men­tos no sólo de refle­xión sino para aunar esfuer­zos pro­gra­má­ti­cos de las
dife­ren­tes expre­sio­nes del movi­mien­to popu­lar lati­no­ame­ri­cano, en el mar­co de la
con­tra­dic­ción aún por resol­ver en Amé­ri­ca: mon­roís­mo o anfictionismo.
VI
Así como el tiem­po exis­te no debi­do a que se ten­ga reloj, así mis­mo es la
demo­cra­cia, ella exis­te aun­que no haya elec­cio­nes para refe­ren­dos ama­ña­dos, por esa
razón, no bas­ta creer que un refe­ren­do para una reelec­ción vali­de una democracia,
pues ella mis­ma exis­te siem­pre y cuan­do se le deje andar sin cri­mi­na­li­zar la
pro­tes­ta y expre­sión popu­la­res y que haya paz con jus­ti­cia social, para que el
ejer­ci­cio de los dere­chos sea real y no sólo for­mal; el tiem­po es real y el reloj
exis­te es por­que exis­te el tiem­po y no al con­tra­rio, la demo­cra­cia exis­te no porque
haya sola­men­te elec­cio­nes, sino como expre­sión de ella en toda su com­ple­ji­dad y en
medio de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes y situa­cio­nes tan­to obje­ti­vas como subjetivas.
Lo que aspi­ra la socie­dad es poder ejer­cer los dere­chos para que ver­da­de­ra­men­te haya
demo­cra­cia y jus­ti­cia social. Es decir que haya paz con jus­ti­cia social y no
con­ti­nuar en gue­rra con injus­ti­cia social en un Esta­do de demo­cra­cia real de todos y
para todos que sea capaz de pro­mo­ver, defen­der y garan­ti­zar el ejer­ci­cio de todos
los dere­chos que pre­ven­ga y fini­qui­te la des­igual­dad y la exclusión.
VII
Para el fas­cis­mo y el impe­ria­lis­mo los defen­so­res de dere­chos huma­nos son un
pro­ble­ma de segu­ri­dad nacio­nal, así se demos­tró hace un año día inter­na­cio­nal de los
Dere­chos Huma­nos cuan­do fui libe­ra­do lue­go de la deten­ción arbi­tra­ria (3) a la cual
fui some­ti­do por las tena­zas del terro­ris­mo de Esta­do en los EEUU por el sólo hecho
según el impe­ria­lis­mo de ser opo­si­tor polí­ti­co al actual régi­men polí­ti­co que
gobier­na a Colom­bia, y por denun­ciar la polí­ti­ca gue­rris­ta de los EEUU, despropósito
jurí­di­co del Impe­ria­lis­mo al decla­rar­me pro­ble­ma de segu­ri­dad nacio­nal como se ha
con­ti­nua­do hoy con otros defen­so­res y perio­dis­tas alter­na­ti­vos, defen­so­res de
dere­chos huma­nos a quie­nes se les prohí­be pisar terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano por no
com­par­tir la gue­rra que los EEUU ins­pi­ran e impo­nen, como las bases mili­ta­res en
Colom­bia, que exi­gi­mos sean reti­ra­das inmediatamente.
 
Este ali­jo de dos regí­me­nes gue­rre­ris­tas ya es con­si­de­ra­do por la comunidad
inter­na­cio­nal por coin­ci­dir en su polí­ti­ca de Esta­do, en con­si­de­rar enemi­go de la
segu­ri­dad nacio­nal, a quien opi­ne con­tra­rio a los gober­nan­tes de turno, pien­se con
la demo­cra­cia, defien­da los dere­chos huma­nos, luche por la paz con jus­ti­cia social,
edu­que e inves­ti­gue para el pro­gre­so de los pue­blos, sea perio­dis­ta alternativo,
pro­pug­ne por la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to social y arma­do colombiano.
Es como si ser patrio­ta que defien­de la sobe­ra­nía nacio­nal, sien­do buen hijo de la
patria fue­ra un pro­ble­ma de segu­ri­dad nacio­nal, que debe ser ade­más de
estig­ma­ti­za­do, ame­na­za­do, dete­ni­do, otras veces des­apa­re­ci­do y has­ta ejecutado
extrajudicialmente.
Eso era lo que sen­tía la mis­ma tar­de, noche y madru­ga­da del 22 de junio de 2008
cuan­do con el pre­tex­to de habér­se­me revo­ca­do la visa diz­que por ser un pro­ble­ma de
segu­ri­dad nacio­nal se me dete­nía sin fór­mu­la de jui­cio por un ága­pe poli­ci­vo que me
con­du­jo a la deten­ción a pesar que yo exi­gía protección.
Dete­ni­do y uni­for­ma­do de rojo, agre­di­do en mis fun­cio­nes de abo­ga­do defen­sor de
dere­chos huma­nos cuan­do iba hacia Washing­ton a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de
Dere­chos Huma­nos de la OEA, vio­len­ta­do en mi salud con secue­las que aún padezco,
pero que no logra­ron des­ho­jar mi con­cien­cia (2) como lo digo en un poe­ma escri­to en
esa maz­mo­rra con esti­lo de alta seguridad.
VIII
Hoy con­ti­núa la agre­sión con otros perio­dis­tas y defen­so­res de DDHH que nos oponemos
a la gue­rra y al terro­ris­mo de esta­do, que coin­ci­di­mos en la defen­sa de las 
liber­ta­des demo­crá­ti­cas y de la paz con jus­ti­cia social y por la sali­da polí­ti­ca al
con­flic­to social y arma­do que los regí­me­nes de EEUU y Colom­bia quie­ren agu­di­zar con
las bases mili­ta­res que se nos impu­so, quie­ren ellos que se con­ti­núe en gue­rra y con
injus­ti­cia social. Es toda un per­ver­si­dad que la his­to­ria nun­ca absolverá.
Luis Ernes­to Alma­rio, Her­nan­do Cal­vo Ospi­na, Paul Emi­le Dupret, el sus­cri­to Athemay
Ster­ling y Miguel Ángel Bel­trán y otros que segu­ra­men­te sus nom­bres no conocemos,
espe­ra­mos repa­ra­ción inte­gral por par­te del Esta­do Colom­biano y de los EEUU y que se
creen las con­di­cio­nes polí­ti­cas, jurí­di­cas, admi­nis­tra­ti­vas, socia­les, psicológicas
y demás para que no se repi­tan estas accio­nes de terro­ris­mo de Esta­do transnacional.
 Athe­may Ster­ling 30 de Diciem­bre de 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *