Los maoís­tas recu­pe­ran la ini­cia­ti­va en Nepal mien­tras cre­ce la inje­ren­cia de India por Alber­to Cruz

Los maoís­tas nepa­líes han recu­pe­ra­do la ini­cia­ti­va polí­ti­ca en Nepal des­pués de haber sido des­alo­ja­dos del Gobierno el pasa­do mes de mayo por una coa­li­ción de 22 par­ti­dos, sumi­sos a las pre­sio­nes de India, ante la pre­ten­sión de que aban­do­na­se la jefa­tu­ra del Ejér­ci­to un gene­ral que sis­te­má­ti­ca­men­te se había veni­do negan­do a cum­plir uno de los aspec­tos más cru­cia­les del pro­ce­so de paz: la incor­po­ra­ción al Ejér­ci­to de los com­ba­tien­tes maoís­tas.

Cuan­do des­pués de lograr un con­tun­den­te triun­fo en las elec­cio­nes de mayo de 2008 for­ma­ron gobierno, los maoís­tas se mar­ca­ron un pla­zo de seis meses para que dicha incor­po­ra­ción fue­se efec­ti­va. La pre­ten­sión maoís­ta, ava­la­da por los dife­ren­tes acuer­dos fir­ma­dos y que se han con­ver­ti­do en papel moja­do una vez que los com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción que­da­ron acan­to­na­dos en 7 gran­des cam­pa­men­tos y en otros 21 más peque­ños y sus armas guar­da­das en con­te­ne­do­res bajo con­trol de la ONU, era que uno de sus coman­dan­tes fue­se nom­bra­do Gene­ral de Divi­sión del nue­vo Ejér­ci­to y varios otros bri­ga­die­res. El grue­so de com­ba­tien­tes debe­ría incor­po­rar­se en pleno para que así se eli­mi­na­se de raíz la posi­bi­li­dad de un gol­pe reac­cio­na­rio, se subor­di­na­sen los mili­ta­res al poder civil y se con­vir­tie­se ese nue­vo Ejér­ci­to en una herra­mien­ta más del cam­bio social. Otros ex gue­rri­lle­ros podrían que­dar incor­po­ra­dos a las fuer­zas de poli­cía y a las de fron­te­ras. Sin embar­go, nada de ello ha sido posi­ble por la resis­ten­cia del Ejér­ci­to, que cuen­ta con el aval del res­to de par­ti­dos polí­ti­cos, de India y de la tan traí­da y lle­va­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, es decir, las poten­cias capi­ta­lis­tas con Esta­dos Uni­dos e India a la cabe­za.

El Par­ti­do Comu­nis­ta Uni­fi­ca­do de Nepal (maoís­ta), ha veni­do lan­zan­do des­de enton­ces la con­sig­na de “supre­ma­cía del poder civil” pues­to que acu­sa al pre­si­den­te, el dere­chis­ta Ram Baran Yadav, his­tó­ri­co diri­gen­te del Con­gre­so nepa­lí, y al res­to de miem­bros del gabi­ne­te de ple­gar­se a las pre­sio­nes del Ejér­ci­to y aho­ra, al cons­ta­tar que no hay la más míni­ma posi­bi­li­dad de enten­di­mien­to con las dos prin­ci­pa­les for­ma­cio­nes que sos­tie­nen al nue­vo gobierno: los dere­chis­tas del Con­gre­so Nepa­lí y los social­de­mó­cra­tas –por ser bené­vo­lo en el cali­fi­ca­ti­vo- del Par­ti­do Comu­nis­ta de Nepal-Uni­fi­ca­ción Mar­xis­ta Leni­nis­ta, ha deci­di­do dar un paso más con­vo­can­do una huel­ga gene­ral de tres días (20−23 de diciem­bre), masi­va­men­te segui­da en todo el país, como colo­fón a una serie de accio­nes de masas como la toma de tie­rras de terra­te­nien­tes en una dece­na de dis­tri­tos y a la pro­cla­ma­ción de 12 esta­dos autó­no­mos basa­dos en cri­te­rios étni­cos.

Nepal como patio tra­se­ro de India

La gota que ha col­ma­do el vaso de la pacien­cia maoís­ta ha sido el hecho de que India ha deci­di­do –con la apro­ba­ción de los EEUU‑, de for­ma abier­ta, impe­dir el retorno maoís­ta al Gobierno de Nepal, pese a con­tar con el 40% de los esca­ños en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y haber vis­to, una y otra vez, cómo los altos man­dos del Ejér­ci­to de Nepal incum­plen los acuer­dos de paz fir­ma­dos en 2006 negán­do­se a que los com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción se incor­po­ren al nue­vo Ejér­ci­to.

En polí­ti­ca no hay casua­li­da­des. Así, India y EEUU se han inter­cam­bia­do pape­les en su polí­ti­ca anti­co­mu­nis­ta y han acen­tua­do su inje­ren­cia en Nepal pre­sio­nan­do a los par­ti­dos bur­gue­ses para que no acep­ten las pre­ten­sio­nes maoís­tas, cali­fi­ca­das de “extre­mis­tas y revo­lu­cio­na­rias”, y que ha lle­va­do a que los más sig­ni­fi­ca­dos diri­gen­tes del PCN-UML, como el pri­mer minis­tro y el minis­tro de Defen­sa, hayan lan­za­do una cam­pa­ña de ame­na­zas y bra­va­tas (“que vuel­van a la sel­va”, ha dicho el secre­ta­rio gene­ral de los social­de­mó­cra­tas) con la nada ocul­ta pre­ten­sión de pro­vo­car un enfren­ta­mien­to arma­do a medio pla­zo.

Las ame­na­zas se van con­cre­tan­do. Por una par­te, India ha acep­ta­do una reu­nión ofi­cial de Sonia Gandhi, emble­má­ti­ca figu­ra del Con­gre­so Nacio­nal Indio, Man­mohan Singh, pri­mer minis­tro, y otros altos fun­cio­na­rios del gobierno indio con el derro­ca­do rey Gya­nen­dra y el con jefe del Ejér­ci­to de Nepal, Chha­tra Man Sing Gurung quien, a su vez, ha sido nom­bra­do “gene­ral hono­rí­fi­co” del Ejér­ci­to de India con lo que se da car­ta de natu­ra­le­za y res­pal­do polí­ti­co a la nega­ti­va del Ejér­ci­to de Nepal a cum­plir con los Acuer­dos de Paz, espe­cial­men­te en lo que se refie­re a la incor­po­ra­ción de los ex gue­rri­lle­ros a las Fuer­zas Arma­das. The Asia Times y The Nepal Tele­graph se hicie­ron eco de una infor­ma­ción según la cual rey y gene­ral se habrían reu­ni­do en Nue­va Delhi con la aquies­cen­cia india (1), cada vez más preo­cu­pa­da por el retorno al poder de los maoís­tas y una incli­na­ción pro-chi­na de la polí­ti­ca exte­rior de Nepal.

Por otra par­te, el encar­ga­do de nego­cios esta­dou­ni­den­se en Nepal, Randy Berry, –el nue­vo emba­ja­dor aún no ha pre­sen­ta­do sus car­tas cre­den­cia­les- ha hecho públi­co un comu­ni­ca­do (2) en el que se mani­fies­ta la “preo­cu­pa­ción extre­ma” por las accio­nes maoís­tas, men­cio­nan­do “la obs­truc­ción del Par­la­men­to, la decla­ra­ción de esta­dos autó­no­mos y la con­ti­nua toma de tie­rras” como “incom­pa­ti­bles con el pro­ce­so de paz, el impe­rio de la ley y las prác­ti­cas demo­crá­ti­cas”. Como es lógi­co, ni una pala­bra de la nega­ti­va a incor­po­rar a los ex gue­rri­lle­ros al Ejér­ci­to, el pun­to cla­ve de los acuer­dos de paz.

En Nepal nadie pone en duda que India cuen­ta con el bene­plá­ci­to de EEUU en su polí­ti­ca inje­ren­cis­ta. A fin de cuen­tas, Nepal for­ma par­te del “patio tra­se­ro” de India y un asen­ta­mien­to del pro­gra­ma maoís­ta sig­ni­fi­ca­ría un ejem­plo para los maoís­tas indios (naxa­li­tas) en unos momen­tos en los que el Gobierno indio está dis­pues­to a lan­zar una ofen­si­va total con­tra los bas­tio­nes naxa­li­tas (3).

India está lle­van­do la pre­sión has­ta el extre­mo del no retorno: finan­cia a los 22 par­ti­dos polí­ti­cos que han for­ma­do la coa­li­ción anti­maoís­ta para des­ban­car­les del Gobierno, alien­ta el sen­ti­mien­to monár­qui­co de una par­te de la pobla­ción (espe­cial­men­te en el esta­do de Terai), ha reanu­da­do la ven­ta de mate­rial mili­tar al Ejér­ci­to ‑al que tra­di­cio­nal­men­te ha entre­na­do y abas­te­ci­do- en una cla­ra vio­la­ción de los acuer­dos de paz y ha hecho algo aún más peli­gro­so al anun­ciar la cons­truc­ción de un aeró­dro­mo en el dis­tri­to de Sukhet, bas­tión de los maoís­tas y cer­cano a la fron­te­ra con Chi­na. Este empla­za­mien­to no está ele­gi­do al azar: pone de mani­fies­to la deci­sión india y de los pro-indios nepa­líes de cor­tar la pene­tra­ción chi­na en Nepal pues­to que el país del Hima­la­ya es un pasa­je natu­ral que une Chi­na con el Asia meri­dio­nal.

Es evi­den­te que el Ejér­ci­to de Nepal quie­re ajus­tar cuen­tas con los maoís­tas tras la derro­ta sufri­da en los 10 años que duró la gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da des­en­ca­de­na­da por el PCUN (m) y que ha apren­di­do de los erro­res pasa­dos. La ins­ta­la­ción del aeró­dro­mo, que será de uso pre­fe­ren­te para heli­cóp­te­ros, indi­ca que va a hacer de ellos el prin­ci­pal ins­tru­men­to de la lucha con­tra­in­sur­gen­te, garan­ti­zan­do el abas­te­ci­mien­to de bases ais­la­das y en terreno enemi­go (4) si hay un retorno a la lucha arma­da por par­te de los maoís­tas.

Sin embar­go, no es pro­ba­ble que ello ocu­rra, aun­que los maoís­tas saben que la situa­ción ha lle­ga­do a tal extre­mo que hace prác­ti­ca­men­te impo­si­ble que retor­nen al poder por las bue­nas. India está apos­tan­do cla­ra­men­te por la “ines­ta­bi­li­dad con­tro­la­da” en Nepal por­que es la úni­ca for­ma de man­te­ner fue­ra de este país a Chi­na, que había ini­cia­do una apro­xi­ma­ción a Nepal tras el triun­fo maoís­ta en las elec­cio­nes en abril de 2008, algo con lo que nadie con­ta­ba. Que el pri­mer minis­tro maoís­ta visi­ta­se Chi­na en vez de India como pri­me­ra sali­da al exte­rior, que fue­se reci­bi­do por el pre­si­den­te chino Hu Jin­tiao y que Chi­na hicie­se visi­ble su inte­rés por “invo­lu­crar­se en el desa­rro­llo de Nepal”, de for­ma espe­cial en los recur­sos hídri­cos –una fuen­te de rique­za que vie­ne sien­do explo­ta­da por India (5)- des­ató todas las alar­mas en India y el ini­cio de la cam­pa­ña de ale­ja­mien­to de los maoís­tas del gobierno.

No obs­tan­te, la des­ca­ra­da inje­ren­cia india y el enro­que de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y pro indios alre­de­dor del Ejér­ci­to –el actual minis­tro de Defen­sa, ha dicho que “no hay espa­cio para el EPL en el Ejér­ci­to” (6)- ha dado a los maoís­tas una opor­tu­ni­dad de oro para vol­ver a pre­sen­tar­se como los patrio­tas que tra­di­cio­nal­men­te se opo­nen a dos fac­to­res alta­men­te impo­pu­la­res en Nepal: la monar­quía e India. Al mis­mo tiem­po, ponen en duda la sin­ce­ri­dad de los deno­mi­na­dos “par­ti­dos demo­crá­ti­cos” a la hora de some­ter­se a la sobe­ra­nía popu­lar.

El retorno a las accio­nes de masas

Es por ello que los maoís­tas han deci­di­do impul­sar una serie de accio­nes de masas para demos­trar su fuer­za. Comen­za­ron con una serie de mani­fes­ta­cio­nes en el mes de noviem­bre, con­vir­tién­do­se en las más masi­vas des­de las que pro­vo­ca­ron la caí­da de la monar­quía en el año 2006, lle­gan­do a blo­quear por dos días el com­ple­jo guber­na­men­tal en el cen­tro de Kat­man­dú (7). Siguie­ron con la toma de tie­rras en el dis­tri­to de Kai­laa­li (región occi­den­tal de Nepal) que fue repri­mi­da por el Gobierno –cua­tro ocu­pan­tes y un poli­cía muer­tos- y ante la reac­ción guber­na­men­tal amplia­ron las zonas de ocu­pa­ción de tie­rras: Tanahun, Kavre, Pal­pa, Bara, Nawal­pa­ra­si… toman­do como obje­ti­vos las per­te­ne­cien­tes a terra­te­nien­tes del Con­gre­so Nepa­lí y de sig­ni­fi­ca­dos monár­qui­cos. En para­le­lo, ini­cia­ron la pro­cla­ma­ción de 13 esta­dos autó­no­mos como el de Newa, que com­pren­de la capi­tal, Kat­man­dú, y los dis­tri­tos de Bhak­ta­pur y Lalit­pur, con la pre­ten­sión de hacer cum­plir uno de los aspec­tos de la Cons­ti­tu­ción pro­vi­sio­nal y evi­tar que la reac­ción lo incum­pla: la estruc­tu­ra fede­ral de Nepal. La pre­sión de las bases, en este sen­ti­do, era muy fuer­te por­que con­si­de­ra­ban que de no actuar aho­ra la inje­ren­cia india y esta­dou­ni­den­se refor­za­ría a los par­ti­dos bur­gue­ses y éstos con­ver­ti­rían los aspec­tos más pro­gre­sis­tas de la Cons­ti­tu­ción en papel moja­do. Ade­más, la crea­ción de los esta­dos autó­no­mos fede­ra­les era una vie­ja con­sig­na de los maoís­tas duran­te los años de insurgencia.Y todo ello ha cul­mi­na­do con la pro­cla­ma­ción de una huel­ga gene­ral de tres días, masi­va­men­te segui­da en todo el país como ha teni­do que reco­no­cer el pro­pio gobierno (8).

¿Por qué los maoís­tas han deci­di­do dar estos pasos des­pués de haber apos­ta­do por el “jue­go demo­crá­ti­co”? En pri­mer lugar, han lle­ga­do a la con­clu­sión que no es posi­ble lle­gar a acuer­do alguno, ni siquie­ra obli­gar a que se cum­pla lo fir­ma­do, con for­ma­cio­nes polí­ti­cas que depen­den, como el pez del agua, de India para sub­sis­tir. Es lo que en docu­men­tos inter­nos se cali­fi­ca como “fre­nar el expan­sio­nis­mo indio”. En segun­do lugar, por­que el males­tar interno den­tro del PCUN (m) se extien­de como una man­cha de acei­te ante lo que con­si­de­ran “exce­si­vas con­ce­sio­nes” ante la bur­gue­sía, espe­cial­men­te en lo que ata­ñe a la tar­dan­za en lo refe­ren­te a la inte­gra­ción de los com­ba­tien­tes en el Ejér­ci­to. En ter­cer lugar, por­que el peli­gro de una esci­sión den­tro del par­ti­do es algo más que una ame­na­za pues­to que un des­ta­ca­men­to de 120 com­ba­tien­tes en pleno ha aban­do­na­do las ins­ta­la­cio­nes de la ONU para for­mar un nue­vo EPL y un nue­vo PCN (m) (9).

Los maoís­tas no están dis­pues­tos a vol­ver a la lucha arma­da, pero tam­po­co a con­ti­nuar dan­do lar­gas a una situa­ción que se les iba de las manos, espe­cial­men­te cuan­do aún tie­ne que redac­tar­se la nue­va Cons­ti­tu­ción y la fecha pre­vis­ta para ello es el 28 de mayo de 2010. Sin ellos no es posi­ble, pues­to que se nece­si­tan los dos ter­cios de los votos (hay que recor­dar que los maoís­tas tie­nen el 40% de los esca­ños en el Par­la­men­to pro­vi­sio­nal) para la apro­ba­ción del nue­vo tex­to. Por lo tan­to, al apos­tar por la “supre­ma­cía civil” lo que están dicien­do es que son los úni­cos capa­ces de lle­var a buen puer­to el pro­ce­so en un gobierno de uni­dad nacio­nal bajo su lide­raz­go.

Los car­te­les y la ico­no­gra­fía maoís­ta que se pue­de ver hoy en Nepal repre­sen­tan a un PCUN (m) exten­dien­do las dos manos: la dere­cha repre­sen­ta la supre­ma­cía civil, la cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Popu­lar, el cum­pli­mien­to de los acuer­dos de paz, la sal­va­guar­da de la nación fren­te al expan­sio­nis­mo indio y el gobierno de coa­li­ción nacio­nal; la izquier­da repre­sen­ta la defen­sa de la cla­se, etnia, géne­ro, regio­nes y las cues­tio­nes de los dalit (los pobres entre los pobres, los into­ca­bles en el sis­te­ma de cas­tas hin­dú).

India y el PCUN (m) son las dos fuer­zas deci­si­vas hoy en Nepal. Para los pri­me­ros, los maoís­tas inten­tan cam­biar el equi­li­brio geo­po­lí­ti­co del poder en el sur de Asia al per­mi­tir la pene­tra­ción de Chi­na. Para los segun­dos, India quie­re “Sik­ki­mi­zar” Nepal –en refe­ren­cia a lo que hizo India en los pri­me­ros años de la déca­da de 1970 en Sik­kim, un rei­no inde­pen­dien­te en el Hima­la­ya que se negó a for­mar par­te de la India inde­pen­di­za­da de Gran Bre­ta­ña y que por ello tuvo que hacer fren­te a la ines­ta­bi­li­dad fomen­ta­da por India duran­te casi 30 años has­ta que, final­men­te, una inter­ven­ción de este país para “res­ta­ble­cer el orden” ter­mi­nó con la ane­xión pura y sim­ple de Sik­kim- y evi­tar de esta for­ma la cons­ti­tu­ción de una demo­cra­cia popu­lar en Nepal, aun­que sea a tra­vés de méto­dos demo­crá­ti­cos y cons­ti­tu­cio­na­les.

El pano­ra­ma está tan calien­te que en un nada usual plan­tón de la ONU, su secre­ta­rio gene­ral, Ban ki-Moon, hizo lle­gar un infor­me al Con­se­jo de Segu­ri­dad en el que recla­ma la for­ma­ción “desea­ble y nece­sa­ria” de “un gobierno de uni­dad nacio­nal para garan­ti­zar la pro­mul­ga­ción opor­tu­na de la nue­va Cons­ti­tu­ción del país y para el éxi­to de la inte­gra­ción y reha­bi­li­ta­ción del per­so­nal del Ejér­ci­to maoís­ta” (10).

Esta obser­va­ción lógi­ca de Ban ki-Moon fue con­si­de­ra­da como una “inje­ren­cia” por par­te del pri­mer minis­tro (recor­de­mos, vin­cu­la­do al PCN-UML) y sus socios de la coa­li­ción de 22 par­ti­dos anti-maoís­tas, lo que pone de mani­fies­to el talan­te de los “demó­cra­tas” nepa­líes sólo expli­ca­ble por su depen­den­cia y sumi­sión hacia India.

Los meses veni­de­ros serán cru­cia­les para el futu­ro de Nepal. El PCUN (m) tie­ne que rea­li­zar una con­ven­ción nacio­nal en enero de la que sal­drá la línea polí­ti­ca a adop­tar y se verá si la actual direc­ción es capaz de dise­ñar una estra­te­gia plau­si­ble que sea capaz de con­ven­cer a sus cua­dros y mili­tan­tes de la nece­si­dad de con­ti­nuar con la actual “fase de desa­rro­llo pací­fi­co de la revo­lu­ción”. De hecho, y coin­ci­dien­do con esta cita casi con­gre­sual, ha con­vo­ca­do una huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da para el 24 de enero “si no se dan pasos para rec­ti­fi­car la deci­sión incons­ti­tu­cio­nal del pre­si­den­te y se for­ma un Gobierno nacio­nal”, según ha dicho el secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do, Push­pa Kamal Dahal, “Pachan­dra”.

India tam­bién se mue­ve y en estos meses tie­ne pre­vis­to ini­ciar una ofen­si­va a gran esca­la con­tra los bas­tio­nes maoís­tas (naxa­li­tas), espe­cial­men­te en Chhat­tis­gar, y de su éxi­to o fra­ca­so depen­de­rá su acti­tud inje­ren­cis­ta, de mayor o menor gra­dua­ción, en Nepal. Y hay un fac­tor que no hay que des­cui­dar en todo este table­ro: Chi­na. La riva­li­dad entre India y Chi­na pue­de encon­trar en Nepal un lugar idó­neo para medir fuer­zas y pro­vo­car un con­flic­to más amplio en la zona.

Notas:

(1) The Asia Times y The Nepal Tele­graph, 9 de diciem­bre de 2009.

(2) The Kath­man­du Post, 12 de diciem­bre de 2009.

(3) Alber­to Cruz, “La izquier­da en India y su auto­pis­ta hacia el infierno” http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​511

(4) En el mes de agos­to de 2005 las fue­ras del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción asal­ta­ron la base de Kali­kot (sudoes­te del país) pro­vo­can­do la muer­te de 159 sol­da­dos y cap­tu­ran­do a otros 52. Este gol­pe se con­vir­tió en el prin­ci­pal desas­tre sufri­do por el Ejér­ci­to en los 10 años que duró la gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da y el ansia de revan­cha y ven­gan­za sigue laten­te entre los man­dos.

(5) Alber­to Cruz, “Los aspec­tos geo­po­lí­ti­cos de la cri­sis en Nepal”,

http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​489

(6) The Hima­la­yan Times, 22 de noviem­bre de 2009.

(7) AFP, 13 de noviem­bre de 2009.

(8) Kan­ti­pur, 22 de noviem­bre de 2009.

(9) The Hima­la­yan Times, 26 de octu­bre de 2009.

(10) Infor­me del Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU sobre Nepal. S/​2009/​553.

Alber­to Cruz es perio­dis­ta y escri­tor.

Fuen­te: http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​689

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *