Los maoís­tas recu­pe­ran la ini­cia­ti­va en Nepal mien­tras cre­ce la inje­ren­cia de India por Alber­to Cruz

Los maoís­tas nepa­líes han recu­pe­ra­do la ini­cia­ti­va polí­ti­ca en Nepal des­pués de haber sido des­alo­ja­dos del Gobierno el pasa­do mes de mayo por una coa­li­ción de 22 par­ti­dos, sumi­sos a las pre­sio­nes de India, ante la pre­ten­sión de que aban­do­na­se la jefa­tu­ra del Ejér­ci­to un gene­ral que sis­te­má­ti­ca­men­te se había veni­do negan­do a cum­plir uno de los aspec­tos más cru­cia­les del pro­ce­so de paz: la incor­po­ra­ción al Ejér­ci­to de los com­ba­tien­tes maoístas.

Cuan­do des­pués de lograr un con­tun­den­te triun­fo en las elec­cio­nes de mayo de 2008 for­ma­ron gobierno, los maoís­tas se mar­ca­ron un pla­zo de seis meses para que dicha incor­po­ra­ción fue­se efec­ti­va. La pre­ten­sión maoís­ta, ava­la­da por los dife­ren­tes acuer­dos fir­ma­dos y que se han con­ver­ti­do en papel moja­do una vez que los com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción que­da­ron acan­to­na­dos en 7 gran­des cam­pa­men­tos y en otros 21 más peque­ños y sus armas guar­da­das en con­te­ne­do­res bajo con­trol de la ONU, era que uno de sus coman­dan­tes fue­se nom­bra­do Gene­ral de Divi­sión del nue­vo Ejér­ci­to y varios otros bri­ga­die­res. El grue­so de com­ba­tien­tes debe­ría incor­po­rar­se en pleno para que así se eli­mi­na­se de raíz la posi­bi­li­dad de un gol­pe reac­cio­na­rio, se subor­di­na­sen los mili­ta­res al poder civil y se con­vir­tie­se ese nue­vo Ejér­ci­to en una herra­mien­ta más del cam­bio social. Otros ex gue­rri­lle­ros podrían que­dar incor­po­ra­dos a las fuer­zas de poli­cía y a las de fron­te­ras. Sin embar­go, nada de ello ha sido posi­ble por la resis­ten­cia del Ejér­ci­to, que cuen­ta con el aval del res­to de par­ti­dos polí­ti­cos, de India y de la tan traí­da y lle­va­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, es decir, las poten­cias capi­ta­lis­tas con Esta­dos Uni­dos e India a la cabeza.

El Par­ti­do Comu­nis­ta Uni­fi­ca­do de Nepal (maoís­ta), ha veni­do lan­zan­do des­de enton­ces la con­sig­na de “supre­ma­cía del poder civil” pues­to que acu­sa al pre­si­den­te, el dere­chis­ta Ram Baran Yadav, his­tó­ri­co diri­gen­te del Con­gre­so nepa­lí, y al res­to de miem­bros del gabi­ne­te de ple­gar­se a las pre­sio­nes del Ejér­ci­to y aho­ra, al cons­ta­tar que no hay la más míni­ma posi­bi­li­dad de enten­di­mien­to con las dos prin­ci­pa­les for­ma­cio­nes que sos­tie­nen al nue­vo gobierno: los dere­chis­tas del Con­gre­so Nepa­lí y los social­de­mó­cra­tas –por ser bené­vo­lo en el cali­fi­ca­ti­vo- del Par­ti­do Comu­nis­ta de Nepal-Uni­fi­ca­ción Mar­xis­ta Leni­nis­ta, ha deci­di­do dar un paso más con­vo­can­do una huel­ga gene­ral de tres días (20−23 de diciem­bre), masi­va­men­te segui­da en todo el país, como colo­fón a una serie de accio­nes de masas como la toma de tie­rras de terra­te­nien­tes en una dece­na de dis­tri­tos y a la pro­cla­ma­ción de 12 esta­dos autó­no­mos basa­dos en cri­te­rios étnicos.

Nepal como patio tra­se­ro de India

La gota que ha col­ma­do el vaso de la pacien­cia maoís­ta ha sido el hecho de que India ha deci­di­do –con la apro­ba­ción de los EEUU‑, de for­ma abier­ta, impe­dir el retorno maoís­ta al Gobierno de Nepal, pese a con­tar con el 40% de los esca­ños en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y haber vis­to, una y otra vez, cómo los altos man­dos del Ejér­ci­to de Nepal incum­plen los acuer­dos de paz fir­ma­dos en 2006 negán­do­se a que los com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción se incor­po­ren al nue­vo Ejército.

En polí­ti­ca no hay casua­li­da­des. Así, India y EEUU se han inter­cam­bia­do pape­les en su polí­ti­ca anti­co­mu­nis­ta y han acen­tua­do su inje­ren­cia en Nepal pre­sio­nan­do a los par­ti­dos bur­gue­ses para que no acep­ten las pre­ten­sio­nes maoís­tas, cali­fi­ca­das de “extre­mis­tas y revo­lu­cio­na­rias”, y que ha lle­va­do a que los más sig­ni­fi­ca­dos diri­gen­tes del PCN-UML, como el pri­mer minis­tro y el minis­tro de Defen­sa, hayan lan­za­do una cam­pa­ña de ame­na­zas y bra­va­tas (“que vuel­van a la sel­va”, ha dicho el secre­ta­rio gene­ral de los social­de­mó­cra­tas) con la nada ocul­ta pre­ten­sión de pro­vo­car un enfren­ta­mien­to arma­do a medio plazo.

Las ame­na­zas se van con­cre­tan­do. Por una par­te, India ha acep­ta­do una reu­nión ofi­cial de Sonia Gandhi, emble­má­ti­ca figu­ra del Con­gre­so Nacio­nal Indio, Man­mohan Singh, pri­mer minis­tro, y otros altos fun­cio­na­rios del gobierno indio con el derro­ca­do rey Gya­nen­dra y el con jefe del Ejér­ci­to de Nepal, Chha­tra Man Sing Gurung quien, a su vez, ha sido nom­bra­do “gene­ral hono­rí­fi­co” del Ejér­ci­to de India con lo que se da car­ta de natu­ra­le­za y res­pal­do polí­ti­co a la nega­ti­va del Ejér­ci­to de Nepal a cum­plir con los Acuer­dos de Paz, espe­cial­men­te en lo que se refie­re a la incor­po­ra­ción de los ex gue­rri­lle­ros a las Fuer­zas Arma­das. The Asia Times y The Nepal Tele­graph se hicie­ron eco de una infor­ma­ción según la cual rey y gene­ral se habrían reu­ni­do en Nue­va Delhi con la aquies­cen­cia india (1), cada vez más preo­cu­pa­da por el retorno al poder de los maoís­tas y una incli­na­ción pro-chi­na de la polí­ti­ca exte­rior de Nepal.

Por otra par­te, el encar­ga­do de nego­cios esta­dou­ni­den­se en Nepal, Randy Berry, –el nue­vo emba­ja­dor aún no ha pre­sen­ta­do sus car­tas cre­den­cia­les- ha hecho públi­co un comu­ni­ca­do (2) en el que se mani­fies­ta la “preo­cu­pa­ción extre­ma” por las accio­nes maoís­tas, men­cio­nan­do “la obs­truc­ción del Par­la­men­to, la decla­ra­ción de esta­dos autó­no­mos y la con­ti­nua toma de tie­rras” como “incom­pa­ti­bles con el pro­ce­so de paz, el impe­rio de la ley y las prác­ti­cas demo­crá­ti­cas”. Como es lógi­co, ni una pala­bra de la nega­ti­va a incor­po­rar a los ex gue­rri­lle­ros al Ejér­ci­to, el pun­to cla­ve de los acuer­dos de paz.

En Nepal nadie pone en duda que India cuen­ta con el bene­plá­ci­to de EEUU en su polí­ti­ca inje­ren­cis­ta. A fin de cuen­tas, Nepal for­ma par­te del “patio tra­se­ro” de India y un asen­ta­mien­to del pro­gra­ma maoís­ta sig­ni­fi­ca­ría un ejem­plo para los maoís­tas indios (naxa­li­tas) en unos momen­tos en los que el Gobierno indio está dis­pues­to a lan­zar una ofen­si­va total con­tra los bas­tio­nes naxa­li­tas (3).

India está lle­van­do la pre­sión has­ta el extre­mo del no retorno: finan­cia a los 22 par­ti­dos polí­ti­cos que han for­ma­do la coa­li­ción anti­maoís­ta para des­ban­car­les del Gobierno, alien­ta el sen­ti­mien­to monár­qui­co de una par­te de la pobla­ción (espe­cial­men­te en el esta­do de Terai), ha reanu­da­do la ven­ta de mate­rial mili­tar al Ejér­ci­to ‑al que tra­di­cio­nal­men­te ha entre­na­do y abas­te­ci­do- en una cla­ra vio­la­ción de los acuer­dos de paz y ha hecho algo aún más peli­gro­so al anun­ciar la cons­truc­ción de un aeró­dro­mo en el dis­tri­to de Sukhet, bas­tión de los maoís­tas y cer­cano a la fron­te­ra con Chi­na. Este empla­za­mien­to no está ele­gi­do al azar: pone de mani­fies­to la deci­sión india y de los pro-indios nepa­líes de cor­tar la pene­tra­ción chi­na en Nepal pues­to que el país del Hima­la­ya es un pasa­je natu­ral que une Chi­na con el Asia meridional.

Es evi­den­te que el Ejér­ci­to de Nepal quie­re ajus­tar cuen­tas con los maoís­tas tras la derro­ta sufri­da en los 10 años que duró la gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da des­en­ca­de­na­da por el PCUN (m) y que ha apren­di­do de los erro­res pasa­dos. La ins­ta­la­ción del aeró­dro­mo, que será de uso pre­fe­ren­te para heli­cóp­te­ros, indi­ca que va a hacer de ellos el prin­ci­pal ins­tru­men­to de la lucha con­tra­in­sur­gen­te, garan­ti­zan­do el abas­te­ci­mien­to de bases ais­la­das y en terreno enemi­go (4) si hay un retorno a la lucha arma­da por par­te de los maoístas.

Sin embar­go, no es pro­ba­ble que ello ocu­rra, aun­que los maoís­tas saben que la situa­ción ha lle­ga­do a tal extre­mo que hace prác­ti­ca­men­te impo­si­ble que retor­nen al poder por las bue­nas. India está apos­tan­do cla­ra­men­te por la “ines­ta­bi­li­dad con­tro­la­da” en Nepal por­que es la úni­ca for­ma de man­te­ner fue­ra de este país a Chi­na, que había ini­cia­do una apro­xi­ma­ción a Nepal tras el triun­fo maoís­ta en las elec­cio­nes en abril de 2008, algo con lo que nadie con­ta­ba. Que el pri­mer minis­tro maoís­ta visi­ta­se Chi­na en vez de India como pri­me­ra sali­da al exte­rior, que fue­se reci­bi­do por el pre­si­den­te chino Hu Jin­tiao y que Chi­na hicie­se visi­ble su inte­rés por “invo­lu­crar­se en el desa­rro­llo de Nepal”, de for­ma espe­cial en los recur­sos hídri­cos –una fuen­te de rique­za que vie­ne sien­do explo­ta­da por India (5)- des­ató todas las alar­mas en India y el ini­cio de la cam­pa­ña de ale­ja­mien­to de los maoís­tas del gobierno.

No obs­tan­te, la des­ca­ra­da inje­ren­cia india y el enro­que de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y pro indios alre­de­dor del Ejér­ci­to –el actual minis­tro de Defen­sa, ha dicho que “no hay espa­cio para el EPL en el Ejér­ci­to” (6)- ha dado a los maoís­tas una opor­tu­ni­dad de oro para vol­ver a pre­sen­tar­se como los patrio­tas que tra­di­cio­nal­men­te se opo­nen a dos fac­to­res alta­men­te impo­pu­la­res en Nepal: la monar­quía e India. Al mis­mo tiem­po, ponen en duda la sin­ce­ri­dad de los deno­mi­na­dos “par­ti­dos demo­crá­ti­cos” a la hora de some­ter­se a la sobe­ra­nía popular.

El retorno a las accio­nes de masas

Es por ello que los maoís­tas han deci­di­do impul­sar una serie de accio­nes de masas para demos­trar su fuer­za. Comen­za­ron con una serie de mani­fes­ta­cio­nes en el mes de noviem­bre, con­vir­tién­do­se en las más masi­vas des­de las que pro­vo­ca­ron la caí­da de la monar­quía en el año 2006, lle­gan­do a blo­quear por dos días el com­ple­jo guber­na­men­tal en el cen­tro de Kat­man­dú (7). Siguie­ron con la toma de tie­rras en el dis­tri­to de Kai­laa­li (región occi­den­tal de Nepal) que fue repri­mi­da por el Gobierno –cua­tro ocu­pan­tes y un poli­cía muer­tos- y ante la reac­ción guber­na­men­tal amplia­ron las zonas de ocu­pa­ción de tie­rras: Tanahun, Kavre, Pal­pa, Bara, Nawal­pa­ra­si… toman­do como obje­ti­vos las per­te­ne­cien­tes a terra­te­nien­tes del Con­gre­so Nepa­lí y de sig­ni­fi­ca­dos monár­qui­cos. En para­le­lo, ini­cia­ron la pro­cla­ma­ción de 13 esta­dos autó­no­mos como el de Newa, que com­pren­de la capi­tal, Kat­man­dú, y los dis­tri­tos de Bhak­ta­pur y Lalit­pur, con la pre­ten­sión de hacer cum­plir uno de los aspec­tos de la Cons­ti­tu­ción pro­vi­sio­nal y evi­tar que la reac­ción lo incum­pla: la estruc­tu­ra fede­ral de Nepal. La pre­sión de las bases, en este sen­ti­do, era muy fuer­te por­que con­si­de­ra­ban que de no actuar aho­ra la inje­ren­cia india y esta­dou­ni­den­se refor­za­ría a los par­ti­dos bur­gue­ses y éstos con­ver­ti­rían los aspec­tos más pro­gre­sis­tas de la Cons­ti­tu­ción en papel moja­do. Ade­más, la crea­ción de los esta­dos autó­no­mos fede­ra­les era una vie­ja con­sig­na de los maoís­tas duran­te los años de insurgencia.Y todo ello ha cul­mi­na­do con la pro­cla­ma­ción de una huel­ga gene­ral de tres días, masi­va­men­te segui­da en todo el país como ha teni­do que reco­no­cer el pro­pio gobierno (8).

¿Por qué los maoís­tas han deci­di­do dar estos pasos des­pués de haber apos­ta­do por el “jue­go demo­crá­ti­co”? En pri­mer lugar, han lle­ga­do a la con­clu­sión que no es posi­ble lle­gar a acuer­do alguno, ni siquie­ra obli­gar a que se cum­pla lo fir­ma­do, con for­ma­cio­nes polí­ti­cas que depen­den, como el pez del agua, de India para sub­sis­tir. Es lo que en docu­men­tos inter­nos se cali­fi­ca como “fre­nar el expan­sio­nis­mo indio”. En segun­do lugar, por­que el males­tar interno den­tro del PCUN (m) se extien­de como una man­cha de acei­te ante lo que con­si­de­ran “exce­si­vas con­ce­sio­nes” ante la bur­gue­sía, espe­cial­men­te en lo que ata­ñe a la tar­dan­za en lo refe­ren­te a la inte­gra­ción de los com­ba­tien­tes en el Ejér­ci­to. En ter­cer lugar, por­que el peli­gro de una esci­sión den­tro del par­ti­do es algo más que una ame­na­za pues­to que un des­ta­ca­men­to de 120 com­ba­tien­tes en pleno ha aban­do­na­do las ins­ta­la­cio­nes de la ONU para for­mar un nue­vo EPL y un nue­vo PCN (m) (9).

Los maoís­tas no están dis­pues­tos a vol­ver a la lucha arma­da, pero tam­po­co a con­ti­nuar dan­do lar­gas a una situa­ción que se les iba de las manos, espe­cial­men­te cuan­do aún tie­ne que redac­tar­se la nue­va Cons­ti­tu­ción y la fecha pre­vis­ta para ello es el 28 de mayo de 2010. Sin ellos no es posi­ble, pues­to que se nece­si­tan los dos ter­cios de los votos (hay que recor­dar que los maoís­tas tie­nen el 40% de los esca­ños en el Par­la­men­to pro­vi­sio­nal) para la apro­ba­ción del nue­vo tex­to. Por lo tan­to, al apos­tar por la “supre­ma­cía civil” lo que están dicien­do es que son los úni­cos capa­ces de lle­var a buen puer­to el pro­ce­so en un gobierno de uni­dad nacio­nal bajo su liderazgo.

Los car­te­les y la ico­no­gra­fía maoís­ta que se pue­de ver hoy en Nepal repre­sen­tan a un PCUN (m) exten­dien­do las dos manos: la dere­cha repre­sen­ta la supre­ma­cía civil, la cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Popu­lar, el cum­pli­mien­to de los acuer­dos de paz, la sal­va­guar­da de la nación fren­te al expan­sio­nis­mo indio y el gobierno de coa­li­ción nacio­nal; la izquier­da repre­sen­ta la defen­sa de la cla­se, etnia, géne­ro, regio­nes y las cues­tio­nes de los dalit (los pobres entre los pobres, los into­ca­bles en el sis­te­ma de cas­tas hindú).

India y el PCUN (m) son las dos fuer­zas deci­si­vas hoy en Nepal. Para los pri­me­ros, los maoís­tas inten­tan cam­biar el equi­li­brio geo­po­lí­ti­co del poder en el sur de Asia al per­mi­tir la pene­tra­ción de Chi­na. Para los segun­dos, India quie­re “Sik­ki­mi­zar” Nepal –en refe­ren­cia a lo que hizo India en los pri­me­ros años de la déca­da de 1970 en Sik­kim, un rei­no inde­pen­dien­te en el Hima­la­ya que se negó a for­mar par­te de la India inde­pen­di­za­da de Gran Bre­ta­ña y que por ello tuvo que hacer fren­te a la ines­ta­bi­li­dad fomen­ta­da por India duran­te casi 30 años has­ta que, final­men­te, una inter­ven­ción de este país para “res­ta­ble­cer el orden” ter­mi­nó con la ane­xión pura y sim­ple de Sik­kim- y evi­tar de esta for­ma la cons­ti­tu­ción de una demo­cra­cia popu­lar en Nepal, aun­que sea a tra­vés de méto­dos demo­crá­ti­cos y constitucionales.

El pano­ra­ma está tan calien­te que en un nada usual plan­tón de la ONU, su secre­ta­rio gene­ral, Ban ki-Moon, hizo lle­gar un infor­me al Con­se­jo de Segu­ri­dad en el que recla­ma la for­ma­ción “desea­ble y nece­sa­ria” de “un gobierno de uni­dad nacio­nal para garan­ti­zar la pro­mul­ga­ción opor­tu­na de la nue­va Cons­ti­tu­ción del país y para el éxi­to de la inte­gra­ción y reha­bi­li­ta­ción del per­so­nal del Ejér­ci­to maoís­ta” (10).

Esta obser­va­ción lógi­ca de Ban ki-Moon fue con­si­de­ra­da como una “inje­ren­cia” por par­te del pri­mer minis­tro (recor­de­mos, vin­cu­la­do al PCN-UML) y sus socios de la coa­li­ción de 22 par­ti­dos anti-maoís­tas, lo que pone de mani­fies­to el talan­te de los “demó­cra­tas” nepa­líes sólo expli­ca­ble por su depen­den­cia y sumi­sión hacia India.

Los meses veni­de­ros serán cru­cia­les para el futu­ro de Nepal. El PCUN (m) tie­ne que rea­li­zar una con­ven­ción nacio­nal en enero de la que sal­drá la línea polí­ti­ca a adop­tar y se verá si la actual direc­ción es capaz de dise­ñar una estra­te­gia plau­si­ble que sea capaz de con­ven­cer a sus cua­dros y mili­tan­tes de la nece­si­dad de con­ti­nuar con la actual “fase de desa­rro­llo pací­fi­co de la revo­lu­ción”. De hecho, y coin­ci­dien­do con esta cita casi con­gre­sual, ha con­vo­ca­do una huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da para el 24 de enero “si no se dan pasos para rec­ti­fi­car la deci­sión incons­ti­tu­cio­nal del pre­si­den­te y se for­ma un Gobierno nacio­nal”, según ha dicho el secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do, Push­pa Kamal Dahal, “Pachan­dra”.

India tam­bién se mue­ve y en estos meses tie­ne pre­vis­to ini­ciar una ofen­si­va a gran esca­la con­tra los bas­tio­nes maoís­tas (naxa­li­tas), espe­cial­men­te en Chhat­tis­gar, y de su éxi­to o fra­ca­so depen­de­rá su acti­tud inje­ren­cis­ta, de mayor o menor gra­dua­ción, en Nepal. Y hay un fac­tor que no hay que des­cui­dar en todo este table­ro: Chi­na. La riva­li­dad entre India y Chi­na pue­de encon­trar en Nepal un lugar idó­neo para medir fuer­zas y pro­vo­car un con­flic­to más amplio en la zona.

Notas:

(1) The Asia Times y The Nepal Tele­graph, 9 de diciem­bre de 2009.

(2) The Kath­man­du Post, 12 de diciem­bre de 2009.

(3) Alber­to Cruz, “La izquier­da en India y su auto­pis­ta hacia el infierno” http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​511

(4) En el mes de agos­to de 2005 las fue­ras del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción asal­ta­ron la base de Kali­kot (sudoes­te del país) pro­vo­can­do la muer­te de 159 sol­da­dos y cap­tu­ran­do a otros 52. Este gol­pe se con­vir­tió en el prin­ci­pal desas­tre sufri­do por el Ejér­ci­to en los 10 años que duró la gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da y el ansia de revan­cha y ven­gan­za sigue laten­te entre los mandos.

(5) Alber­to Cruz, “Los aspec­tos geo­po­lí­ti­cos de la cri­sis en Nepal”,

http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​489

(6) The Hima­la­yan Times, 22 de noviem­bre de 2009.

(7) AFP, 13 de noviem­bre de 2009.

(8) Kan­ti­pur, 22 de noviem­bre de 2009.

(9) The Hima­la­yan Times, 26 de octu­bre de 2009.

(10) Infor­me del Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU sobre Nepal. S/​2009/​553.

Alber­to Cruz es perio­dis­ta y escritor.

Fuen­te: http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​689

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.