Bada­joz: El cemen­te­rio de la his­to­ria por Dehe­sa Liber­ta­ria

Recien­te­men­te el ayun­ta­mien­to de Bada­joz deci­dió uná­ni­me­men­te y sin nin­gu­na opo­si­ción real, lle­var a cabo las obras que tapa­rían uno de los últi­mos ves­ti­gios de la Gue­rra Civil a su paso por esta peque­ña capi­tal de pro­vin­cia. Bada­joz fue la últi­ma ciu­dad en la que el gobierno dic­ta­to­rial impues­to dejó entrar a perio­dis­tas duran­te la toma de la ciu­dad. Gra­cias a ello han lle­ga­do a nues­tros días fotos e his­to­rias de los perio­dis­tas que en aque­llos días ojea­ron la ciu­dad y su des­truc­ción.

Mario Neves, uno de esos perio­dis­tas, dejó bue­na cuen­ta de ello, deta­llan­do lo que sus ojos vie­ron en San Juan, la pla­za de toros y lo que hoy nos trae al tema, el cemen­te­rio: «Se veía una nube de humo sobre el cemen­te­rio, des­de aquí, des­de este lado, y al día siguien­te vine direc­ta­men­te a curio­sear para saber exac­ta­men­te que pasa­ba. Enton­ces tuve la visión mas dan­tes­ca de mi vida perio­dís­ti­ca. Había cuer­pos de fusi­la­dos amon­to­na­dos, api­la­dos en uno de los extre­mos del cemen­te­rio, a los que habían rega­do con gaso­li­na y a los que esta­ba pren­dien­do fue­go para des­truir los cuer­pos. Recuer­do, como si fue­se hoy aquel día que estu­ve aquí, de don­de me mar­ché amar­ga­do y afli­gi­do. Iba yo tan aba­ti­do que un cura, ves­ti­do de cura, aun­que parez­ca increí­ble, me miró, se dio cuen­ta de que iba tris­te y afli­gi­do y me dijo «¿qué le pasa?» Yo enton­ces hice un ges­to, y él, tam­bién con un ges­to me dijo «lo mere­cían, lo mere­cían.» Y esta fue mi últi­ma visión de Bada­joz, des­pués de los pri­me­ros días de la toma de la ciu­dad.»

No creo que esto sea sufi­cien­te para mucha gen­te que dice que hay que cerrar las heri­das, pero de todos es sabi­do que antes de cerrar una heri­da hay que desin­fec­tar­la, sino pue­de que la infec­ción en lugar de curar, cada vez cale más pro­fun­do. Hay fotos en las que se ve el muro del cemen­te­rio con sus agu­je­ros de balas y los hom­bres ten­di­dos sin vida en el sue­lo, y ese muro lle­gó intac­to has­ta nues­tros días… pero aho­ra ya no está. No lo había hecho Fran­co por que no le hizo fal­ta, no que­da­ban rojos. Lo ha hecho Cel­drán, que sigue odian­do y des­pre­cian­do a los «rojos» y aun­que hoy ya no sea­mos tan «rojos» sabe que hemos vuel­to para desin­fec­tar las heri­das. Hemos vuel­to sin ape­nas fuer­zas, a ras­tras, cogien­do cada miga­ja de his­to­ria que nos hemos encon­tra­do, has­ta for­mar la his­to­ria real de lo que aquí suce­dió. Hoy esta­mos aquí, maña­na tam­bién.

Esta­mos aquí para decir que la cons­truc­ción del nue­vo muro es una for­ma ins­ti­tu­cio­nal de van­da­lis­mo, es una fal­ta de res­pe­to y una pro­vo­ca­ción. Dije­ron que era para hacer­lo más alto, para que las vivien­das de nue­va cons­truc­ción jun­to al cemen­te­rio no vie­ran su inte­rior, pero poco más alto es y cuan­do estén los nue­vos veci­nos, segui­rán vien­do las tum­bas y pan­teo­nes, lo que no podrán ver es esa par­te de la his­to­ria que aho­ra se nos nie­ga, no podrán ver los agu­je­ros en los muros, agu­je­ros que fue­ron balas, agu­je­ros que fue­ron muer­tes. Pro­ba­ble­men­te murie­ran muchas per­so­nas sin ideo­lo­gía nin­gu­na más que la de la vida, defen­der la vida, su vida y la de sus seres que­ri­dos, pero todos ellos eran anti­fas­cis­tas, por­que no que­rían yugos a sus cue­llos ni fle­chas en sus pechos.

Es nece­sa­ria una res­pues­ta a estos actos «lega­les» que que­dan impu­nes y esta es mi for­ma de hacer­lo, escri­bir­lo, decir­lo, gri­tar­lo y sin embar­go, aun­que sea una res­pues­ta soli­ta­ria, sé que no estoy solo, que hay gen­te detrás que cono­ce la his­to­ria y quie­re que se res­pe­te. Por todos aque­llos que fue­ron acri­bi­lla­dos en el 36 y por todos aque­llos que hoy somos acri­bi­lla­dos como locos, ana­cró­ni­cos o ván­da­los, segui­re­mos vivien­do para hacer lucha que es jus­ti­cia. Como dice una de las pin­ta­das que recien­te­men­te apa­re­cie­ron en los nue­vos muros: «Anti­fas­cis­tas siem­pre 1936 – 2010».

http://​dehe​sa​li​ber​ta​ria​.blogs​pot​.com/​2​0​1​0​/​0​1​/​e​l​-​c​e​m​e​n​t​e​r​i​o​-​d​e​-​l​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *