Into­xi­ca­ción con­tra Ote­gi del Minis­te­rio del Inte­rior y el PNV, inven­tan­do car­tas de Arnal­do, el vehicu­lo fue Deia y el Gru­po Dia­rio de Noti­cias por Iña­ki Iriondo

«Eres lo que lées», es el curio­so lema de estos elementos

Arnal­do Ote­gi nie­ga que haya escri­to car­ta algu­na en la que diga que quie­nes den­tro de la izquier­da aber­tza­le no apues­tan por los con­te­ni­dos del docu­men­to hecho públi­co en Altsa­su el 14 de noviem­bre o no están en sus caba­les «o tra­ba­jan para el enemigo».

El pasa­do 22 de diciem­bre, los perió­di­cos del Gru­po Noti­cias ‑y «Deia» con espe­cial alar­de tipo­grá­fi­co en pri­me­ra pági­na- daban cuen­ta de que el diri­gen­te inde­pen­den­tis­ta había dado «un nue­vo paso en su apues­ta por sacar ade­lan­te la estra­te­gia polí­ti­ca por él lide­ra­da den­tro del pro­ce­so de deba­te interno de la izquier­da aber­tza­le ile­ga­li­za­da»; y pre­sen­ta­ba como tal «nue­vo paso» el que, según afir­ma­ban, había envia­do «una car­ta a otro pre­so de la cár­cel de Zue­ra (Zara­go­za) en la que cues­tio­na la acti­tud del sec­tor ali­nea­do con las tesis más duras».

Los dia­rios jel­tza­les (deno­mi­na­ción uti­li­za­da por el PNV para defi­nir­se a sí mis­mo) ‑que ase­gu­ra­ron saber del con­te­ni­do de la car­ta por «fuen­tes cono­ce­do­ras de la situa­ción»- des­ta­ca­ban que «algu­nos comen­ta­rios expre­sa­dos» en el cita­do escri­to «mues­tran la impor­tan­te bre­cha abier­ta en el Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co, den­tro y fue­ra de las cár­ce­les». tam­bién aña­dían que Arnal­do Ote­gi incluía crí­ti­cas al colec­ti­vo de presos.

Des­men­ti­do telefónico

La pasa­da sema­na, Arnal­do Ote­gi pudo comu­ni­car tele­fó­ni­ca­men­te con su abo­ga­da, Jone Goi­ri­ze­laia, a la que negó rotun­da­men­te que hubie­ra escri­to car­ta algu­na en los tér­mi­nos reco­gi­dos por esos dia­rios. Según espe­ci­fi­có la letra­da, el diri­gen­te inde­pen­den­tis­ta le comen­tó que «ha escri­to varias car­tas des­de la cár­cel pero nin­gu­na de ellas con ese contenido».

Ote­gi pidió a su abo­ga­da que siguie­ra ade­lan­te con la denun­cia que ya había anun­cia­do en cuan­to se cono­ció la fil­tra­ción. Jone Goi­ri­ze­laia se encon­tra­ba ayer redac­tan­do el escri­to para pre­sen­tar ante los tri­bu­na­les com­pe­ten­tes y tenía la inten­ción de reque­rir a quie­nes han atri­bui­do esas pala­bras a su defen­di­do que apor­ten la supues­ta car­ta en la que han basa­do esas afirmaciones.

Des­de un pri­mer momen­to la defen­sa de Ote­gi había pre­vis­to el ini­cio de accio­nes lega­les, pues­to que aun­que el con­te­ni­do de la car­ta fue­ra cier­to ‑lo que aho­ra, ade­más, se ha des­men­ti­do- su fil­tra­ción a los medios des­de quie­nes hayan inter­cep­ta­do la comu­ni­ca­ción y su publi­ca­ción en un perió­di­co vio­la­ban el secre­to pos­tal y el dere­cho a la inti­mi­dad del pre­so. Goi­ri­ze­laia recor­dó que la inter­ven­ción de las comu­ni­ca­cio­nes sólo pue­de uti­li­zar­se para la pre­ven­ción de deli­tos y siem­pre bajo res­pon­sa­bi­li­dad judicial.

Los dia­rios que publi­ca­ron el escri­to que atri­bu­ye­ron a Ote­gi no tuvie­ron empa­cho ade­más en des­ta­car que había remi­ti­do la car­ta por «corres­pon­den­cia ofi­cial» y escri­ta en cas­te­llano, lo que ten­dría una inten­cio­na­li­dad, pues­to que ‑según afir­ma­ban- «deno­ta que el remi­ten­te asu­me que la direc­ción del cen­tro o Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias van a acce­der al con­te­ni­do de la mis­ma y, por tan­to, corre fun­da­dos ries­gos de ser airea­do y publi­ci­ta­do». Es más, el Gru­po Noti­cias aña­día que «al optar por este pro­ce­di­mien­to, se pue­de enten­der que Ote­gi pre­ten­de visua­li­zar y remar­car que su apues­ta es decidida».

Mane­jos intoxicadores

En la comu­ni­ca­ción con su abo­ga­da, Arnal­do Ote­gi encua­dró esta ope­ra­ción en la que se le ha pre­ten­di­do invo­lu­crar en la cam­pa­ña de into­xi­ca­ción que sobre el deba­te en el seno de la izquier­da aber­tza­le está desa­rro­llan­do des­de hace meses el Minis­te­rio del Interior.

Pero Ote­gi remar­có que, en este caso, Inte­rior no ha actua­do solo, sino que ha teni­do que nego­ciar, pac­tar o hablar con los res­pon­sa­bles de «Deia» y del Gru­po Noti­cias o con aque­llos par­ti­dos pró­xi­mos a este con­glo­me­ra­do edi­to­rial, afin al PNV.

Lla­ma la aten­ción que en la noti­cia ofre­ci­da el pasa­do 22 de diciem­bre se decía que Arnal­do Ote­gi había escri­to su supues­ta car­ta des­de la pri­sión de Soto del Real, don­de ape­nas estu­vo unos días des­pués de su deten­ción. Lue­go pasó un tiem­po en la cár­cel de Estre­me­ra y en la actua­li­dad se encuen­tra pre­so en Navalcarnero,

Denun­cia

La defen­sa de Arnal­do Ote­gi ha toma­do ya la deci­sión de pre­sen­tar una denun­cia con­tra ins­tan­cias ofi­cia­les y medios por estos hechos en los que se mez­clan la vul­ne­ra­ción de la inti­mi­dad con el fal­sea­mien­to de datos.

apor­tar la carta

Es pro­ba­ble que la denun­cia que se esta­ba redac­tan­do ayer vaya acom­pa­ña­da del reque­ri­mien­to de que se apor­te a la cau­sa la car­ta que los medios del «Gru­po Noti­cias» atri­bu­ye­ron a Arnal­do Otegi.

«Las into­xi­ca­cio­nes no han logra­do con­di­cio­nar el debate»

En el balan­ce pro­vi­sio­nal de las asam­bleas que la izquier­da aber­tza­le hizo públi­co el domin­go ya seña­ló que «los inten­tos de algu­nos medios de comu­ni­ca­ción y agen­tes polí­ti­cos de con­di­cio­nar el deba­te median­te la into­xi­ca­ción y la mani­pu­la­ción no han teni­do el efec­to que espe­ra­ban. Por el con­tra­rio ‑aña­dían más adelante‑, ha que­da­do al des­cu­bier­to el ner­vio­sis­mo que el pro­pio deba­te y el esce­na­rio polí­ti­co que se pue­de abrir en Eus­kal Herria pro­vo­can en algu­nos par­ti­dos políticos».

Las con­clu­sio­nes del pro­ce­so se sabrán en febre­ro y los por­ta­vo­ces de PSE y PP ya empie­zan a asu­mir el deba­te como una reali­dad, aun­que insis­ten en pedir hechos en lugar de pala­bras y úni­ca­men­te en una direc­ción. Tan­to el por­ta­voz par­la­men­ta­rio y de la Eje­cu­ti­va del PSE, José Anto­nio Pas­tor, como para el del PP, Leo­pol­do Barre­da, deman­dan la rup­tu­ra con ETA, pero el con­te­ni­do de las decla­ra­cio­nes ya no es el mis­mo que cuan­do se anun­ció el ini­cio de este debate.

La into­xi­ca­ción y el papel de los medios (Edi­to­rial de Gara)

El vivo inte­rés de los apa­ra­tos del Esta­do espa­ñol por tor­pe­dear el pro­ce­so de deba­te abier­to en el seno de la izquier­da aber­tza­le que­da­ba de mani­fies­to el pasa­do 22 de diciem­bre cuan­do el Gru­po Noti­cias se hacía eco del con­te­ni­do de una supues­ta car­ta de Arnal­do Ote­gi remi­ti­da des­de Soto del Real a otro pri­sio­ne­ro polí­ti­co vas­co y en la que, de nue­vo supues­ta­men­te, hacía una serie de valo­ra­cio­nes polí­ti­cas que no deja­ban en muy buen lugar al cita­do gru­po perio­dís­ti­co. ¿Por qué? No sólo por­que, de haber sido reales, habrían per­te­ne­ci­do al ámbi­to pri­va­do y pro­te­gi­do de la comu­ni­ca­ción pos­tal, sino por­que, ade­más, eran fal­sas. La car­ta nun­ca se escri­bió, nun­ca se envió y, por supues­to, nun­ca exis­tió sino en las mugrien­tas coci­nas de la into­xi­ca­ción radi­ca­das en Madrid.

Los coci­ne­ros res­pon­sa­bles de tan bur­da per­ver­sión infor­ma­ti­va sabían que, tar­de o tem­prano, el enga­ño sal­dría a la luz. Pero no se lo pen­sa­ron dos veces. Con­ta­ban con la segu­ra cola­bo­ra­ción de unos medios de comu­ni­ca­ción que, en todo lo refe­ri­do al inde­pen­den­tis­mo vas­co, hace tiem­po que per­die­ron cual­quier escrú­pu­lo a la hora de dar pábu­lo a fil­tra­cio­nes con evi­den­te inte­rés de mani­pu­la­ción infor­ma­ti­va. Lejos de con­tras­tar o con­fir­mar la infor­ma­ción, les fal­tó tiem­po, no sólo para dar pábu­lo a la men­ti­ra, sino para aña­dir­le enre­ve­sa­das y sofis­ti­ca­das espe­cu­la­cio­nes de cose­cha pro­pia, y con­vir­tien­do un sim­ple y llano embus­te en arma arro­ja­di­za con­tra el independentismo.

Este epi­so­dio, uno más, vie­ne a con­fir­mar una reali­dad incon­tes­ta­ble: los medios de comu­ni­ca­ción no son meros obser­va­do­res en el con­flic­to entre Eus­kal Herria y el Esta­do espa­ñol. En mayor o menor medi­da, según los casos, se cons­ti­tu­yen en agen­tes acti­vos pres­tos a ser­vir de correa de trans­mi­sión a la estra­te­gia del Esta­do espa­ñol, olvi­dan­do a sabien­das su sagra­do com­pro­mi­so con la impar­cia­li­dad y la hones­ti­dad infor­ma­ti­vas. La «car­ta fan­tas­ma» de Arnal­do Ote­gi se con­vier­te así en todo un lla­ma­mien­to a la reflexión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *