¡Viva Dig­ni­dad y Jus­ti­cia! por Oier Azkarraga

La mar­cha en la que miles de per­so­nas hemos par­ti­ci­pa­do por las calles de Bil­bao, ha sido una ver­da­de­ra demos­tra­ción de lo que sig­ni­fi­can ver­da­de­ra­men­te las pala­bras dig­ni­dad y jus­ti­cia. Los que lle­van estas pala­bras por nom­bre debe­rían ver las imá­ge­nes que miles de per­so­nas les hemos ofre­ci­do. Ver las caras de esas amatxus que abrían la mani­fes­ta­ción, esos, y no otros, son los ver­da­de­ros ros­tros de la dig­ni­dad y del orgu­llo, orgu­llo de sus hijos que son ya hijos de este pueblo.

A paso len­to pero fir­me y corean­do bien alto las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas, miles de per­so­nas hemos cami­na­do duran­te casi dos horas por las calles de Bil­bao. Cuan­do algu­nos lle­gá­ba­mos al final del reco­rri­do, el acto final ya había ter­mi­na­do y aun éra­mos miles los que con los ojos lle­nos de lagri­mas aun nos con­gre­gá­ba­mos allá.

Miles somos las per­so­nas que hoy nos hemos jun­ta­do en Bil­bao. Cien­tos son los kiló­me­tros que tene­mos que hacer los fami­lia­res y ami­gos. 746 los y las pre­sas que con­for­man el colec­ti­vo. 40 son los minu­tos que nos per­mi­ten estar con nues­tros seres que­ri­dos, dece­nas son los dere­chos que se les vul­ne­ran a los pre­sos y sus alle­ga­dos. Una era hoy la rei­vin­di­ca­ción: Eus­kal Pre­soak Eus­kal Herri­ra Dagoz­kien esku­bi­deen jabe!

Los núme­ros can­tan por si solos. Aquí hay un con­flic­to polí­ti­co no solu­cio­na­do, un con­flic­to que los que hoy hemos esta­do en Bil­bao que­re­mos que fina­li­ce cuan­to antes, los que no han que­ri­do que estu­vié­se­mos, no quie­ren que fina­li­ce jamás. Brouard solía decir: “¿que quie­re el enemi­go que haga­mos? ¡Pues haga­mos jus­to lo con­tra­rio!” el enemi­go, hoy, quie­re que el con­flic­to per­du­re, el enemi­go quie­re que el sufri­mien­to siga. Es por ello, que hoy más que nun­ca hemos de aca­bar con este sufri­mien­to y lograr una ver­da­de­ra paz para Eus­kal Herria, Paz cimen­ta­da en Jus­ti­cia. Pues solo la paz cimen­ta­da en jus­ti­cia permanece.

Es por ello que la Izquier­da Aber­tza­le ha pre­sen­ta­do un docu­men­to de deba­te para la solu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to. Y es por ello que los pre­sos polí­ti­cos deben estar en Eus­kal Herria, por­que la solu­ción no pue­de fun­cio­nar si ellos no están, por­que si ellos no son un suje­to acti­vo en el deba­te y la solu­ción Eus­kal Herria nun­ca lle­ga­ra a un esce­na­rio de demo­cra­cia ple­na. Y pre­ci­sa­men­te por eso, los esta­dos nun­ca los van a traer por pro­pia volun­tad a Eus­kal Herria. O noso­tros exi­gi­mos su repa­tria­ción median­te la lucha popu­lar o a los esta­dos les será muy cómo­do el man­te­ner­los lejos y con sus dere­chos y los nues­tros vulnerados.

Debe­mos hacer que a los esta­dos les sea impo­si­ble man­te­ner esta situa­ción de injus­ti­cia, y hoy, las miles de per­so­nas que hemos cami­na­do por Bil­bao, hemos ayu­da­do con nues­tra dig­ni­dad a que la jus­ti­cia este un paso mas cer­ca, JARRAITU DEZAGUN!

Oier Azka­rra­ga Gra­ja­les, mili­tan­te inde­pen­den­tis­ta y miem­bro del gru­po infor­ma­ti­vo Herri Informazioa
http://​www​.zuial​de​.tk

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.