¡Viva Dig­ni­dad y Jus­ti­cia! por Oier Azkarraga

La mar­cha en la que miles de per­so­nas hemos par­ti­ci­pa­do por las calles de Bil­bao, ha sido una ver­da­de­ra demos­tra­ción de lo que sig­ni­fi­can ver­da­de­ra­men­te las pala­bras dig­ni­dad y jus­ti­cia. Los que lle­van estas pala­bras por nom­bre debe­rían ver las imá­ge­nes que miles de per­so­nas les hemos ofre­ci­do. Ver las caras de esas amatxus que abrían la mani­fes­ta­ción, esos, y no otros, son los ver­da­de­ros ros­tros de la dig­ni­dad y del orgu­llo, orgu­llo de sus hijos que son ya hijos de este pueblo.

A paso len­to pero fir­me y corean­do bien alto las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas, miles de per­so­nas hemos cami­na­do duran­te casi dos horas por las calles de Bil­bao. Cuan­do algu­nos lle­gá­ba­mos al final del reco­rri­do, el acto final ya había ter­mi­na­do y aun éra­mos miles los que con los ojos lle­nos de lagri­mas aun nos con­gre­gá­ba­mos allá.

Miles somos las per­so­nas que hoy nos hemos jun­ta­do en Bil­bao. Cien­tos son los kiló­me­tros que tene­mos que hacer los fami­lia­res y ami­gos. 746 los y las pre­sas que con­for­man el colec­ti­vo. 40 son los minu­tos que nos per­mi­ten estar con nues­tros seres que­ri­dos, dece­nas son los dere­chos que se les vul­ne­ran a los pre­sos y sus alle­ga­dos. Una era hoy la rei­vin­di­ca­ción: Eus­kal Pre­soak Eus­kal Herri­ra Dagoz­kien esku­bi­deen jabe!

Los núme­ros can­tan por si solos. Aquí hay un con­flic­to polí­ti­co no solu­cio­na­do, un con­flic­to que los que hoy hemos esta­do en Bil­bao que­re­mos que fina­li­ce cuan­to antes, los que no han que­ri­do que estu­vié­se­mos, no quie­ren que fina­li­ce jamás. Brouard solía decir: “¿que quie­re el enemi­go que haga­mos? ¡Pues haga­mos jus­to lo con­tra­rio!” el enemi­go, hoy, quie­re que el con­flic­to per­du­re, el enemi­go quie­re que el sufri­mien­to siga. Es por ello, que hoy más que nun­ca hemos de aca­bar con este sufri­mien­to y lograr una ver­da­de­ra paz para Eus­kal Herria, Paz cimen­ta­da en Jus­ti­cia. Pues solo la paz cimen­ta­da en jus­ti­cia permanece.

Es por ello que la Izquier­da Aber­tza­le ha pre­sen­ta­do un docu­men­to de deba­te para la solu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to. Y es por ello que los pre­sos polí­ti­cos deben estar en Eus­kal Herria, por­que la solu­ción no pue­de fun­cio­nar si ellos no están, por­que si ellos no son un suje­to acti­vo en el deba­te y la solu­ción Eus­kal Herria nun­ca lle­ga­ra a un esce­na­rio de demo­cra­cia ple­na. Y pre­ci­sa­men­te por eso, los esta­dos nun­ca los van a traer por pro­pia volun­tad a Eus­kal Herria. O noso­tros exi­gi­mos su repa­tria­ción median­te la lucha popu­lar o a los esta­dos les será muy cómo­do el man­te­ner­los lejos y con sus dere­chos y los nues­tros vulnerados.

Debe­mos hacer que a los esta­dos les sea impo­si­ble man­te­ner esta situa­ción de injus­ti­cia, y hoy, las miles de per­so­nas que hemos cami­na­do por Bil­bao, hemos ayu­da­do con nues­tra dig­ni­dad a que la jus­ti­cia este un paso mas cer­ca, JARRAITU DEZAGUN!

Oier Azka­rra­ga Gra­ja­les, mili­tan­te inde­pen­den­tis­ta y miem­bro del gru­po infor­ma­ti­vo Herri Informazioa
http://​www​.zuial​de​.tk

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *