Tur­kia se encuen­tra en un cru­ce de cami­nos por Txen­te Rekon­do (GAIN)

Diver­sos acon­te­ci­mien­tos duran­te las últi­mas sema­nas han enre­da­do toda­vía más la ya de por sí deli­ca­da situa­ción de Tur­quía. El con­flic­to con el pue­blo kur­do, el jui­cio en torno a la red Erge­ne­kon, las ten­sio­nes entre dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes del esta­do y el supues­to inten­to de aten­ta­do con­tra el vice­pri­mer minis­tro y las pos­te­rio­res deten­cio­nes de mili­ta­res, son algu­nas de las fichas del pano­ra­ma tur­co, que podría estar situan­do al puen­te entre Asia y Euro­pa en una encrucijada.

El año que aca­ba de fina­li­zar ha esta­do mar­ca­do en bue­na medi­da por las dife­ren­tes ini­cia­ti­vas en torno al pue­blo kur­do. La deci­di­da apues­ta de los repre­sen­tan­tes del nor­te del Kur­dis­tán para bus­car una solu­ción nego­cia­da a tan­tos años de con­flic­to polí­ti­co y mili­tar moti­vó la aper­tu­ra de una ven­ta­na a la espe­ran­za. En un pri­mer momen­to, des­de el gobierno de Anka­ra se optó por el silen­cio, pero según iba toman­do cuer­po la ini­cia­ti­va kur­da, los diri­gen­tes del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (AKP) pusie­ron sobre la mesa su propuesta.

Ese paso dado por el gobierno tur­co encon­tró impor­tan­tes reti­cen­cias y recha­zos den­tro de la opo­si­ción par­la­men­ta­ria tur­ca entre las filas del pro­pio ejér­ci­to, ambos, jun­to con la buro­cra­cia kema­lis­ta, defen­so­res de un sta­tus quo que exclu­ye toda sali­da nego­cia­da con el pue­blo kur­do. Esas difi­cul­ta­des, aña­di­das a la pos­tu­ra inde­ci­sa den­tro de las pro­pias filas del AKP (que vio cómo su estra­te­gia de des­ban­car elec­to­ral­men­te e los par­ti­dos kur­dos fra­ca­sa­ba), pon­dría la lla­ma­da ini­cia­ti­va demo­crá­ti­ca en una difí­cil tesitura.

Mien­tras que los repre­sen­tan­tes kur­dos (Oca­lan, DTP y sec­to­res de la socie­dad del nor­te de Kur­dis­tán) daban mues­tras feha­cien­tes de su deci­sión a encon­trar las vías para enca­mi­nar la solu­ción al con­flic­to, las pro­vo­ca­cio­nes mili­ta­res (que encon­tra­ban res­pues­ta en algu­nas uni­da­des del PKK) y las pre­sio­nes de los pode­res fác­ti­cos tur­cos, fre­na­ban cual­quier avan­ce serio.

La ile­ga­li­za­ción del Par­ti­do de la Socie­dad Demo­crá­ti­ca (DTP), las pos­te­rio­res deten­cio­nes de dece­nas de diri­gen­tes y repre­sen­tan­tes civi­les del nor­te del Kur­dis­tán, los esca­sos o nulos avan­ces en mate­ria de dere­chos lin­güís­ti­cos (el uso de otras len­guas dife­ren­tes al tur­co es una deli­to) o cul­tu­ra­les, las con­ti­nuas ope­ra­cio­nes mili­ta­res (bus­can­do crear un atmós­fe­ra que impi­da cual­quier solu­ción pací­fi­ca), el régi­men de ais­la­mien­to y encar­ce­la­mien­to de Abdu­llah Oca­lan, son algu­nas mues­tras que impi­den pre­sen­tar la supues­ta buen afe del gobierno tur­co en este asunto.

El pue­blo kur­do, a tra­vés de sus repre­sen­tan­tes, sigue mani­fes­tan­do su cla­ra apues­ta por encon­trar una solu­ción nego­cia­da. El pro­pio Oca­lan mani­fes­tó hace sema­nas que su lide­raz­go era mera­men­te ?socio­ló­gi­co?, dadas las con­di­cio­nes de encar­ce­la­mien­to que sopor­ta­ba, que hacían ?impo­si­ble en la prác­ti­ca, actuar como un líder polí­ti­co?. En ese sen­ti­do hizo un lla­ma­mien­to a bus­car la inter­lo­cu­ción en los diri­gen­tes del DTP, o inclu­so en otros sec­to­res de la socie­dad kur­da, siem­pre son el fir­me pro­pó­si­to de avan­zar hacia la reso­lu­ción del conflicto.

En unas recien­tes decla­ra­cio­nes, el líder del PKK ha seña­la­do que nos encon­tra­mos ante una bús­que­da de solu­ción para un pro­ble­ma de dere­chos colec­ti­vos?, de no afron­tar­se en esos pará­me­tros, pro­ba­ble­men­te el con­flic­to siga laten­te duran­te otros 50, 500 o 1000 años?. El pro­pio Oca­lan ha seña­la­do que ?nues­tro prin­ci­pal pro­ble­ma es onto­ló­gi­co, en otras pala­bras, el pro­ble­ma de exis­ten­cia. Nues­tro pro­ble­ma es ser capa­ces de exis­tir. Esta­mos luchan­do por nues­tra existencia?.

Algu­nos acto­res han seña­la­do la nece­si­dad de aca­bar con las barre­ras lega­les que coar­tan la libre expre­sión; man­te­ner las puer­tas abier­tas al diá­lo­go; y fina­li­zar con las ope­ra­cio­nes milia­res? como pasos para avan­zar en un pro­ce­so reso­lu­ti­vo. Evi­den­te­men­te, la ile­ga­li­za­ción de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas kur­das difi­cul­ta ese esce­na­rio, como tam­bién los hacen las manio­bras de los par­ti­dos kema­lis­tas y los mili­ta­res con pos­tu­ras invo­lu­cio­nis­tas y de blo­queo per­ma­nen­te a cual­quier inten­to de bus­car puen­tes negociadores.

Las ten­sio­nes en Tur­quía tam­bién ani­dan en otro fren­te. Si para algu­nos medios pró­xi­mos al gobierno tur­co el 2009 ha sido el año de la ini­cia­ti­va demo­crá­ti­ca (habría que ver qué se entien­de en esos círcu­los por demo­cra­cia), este 2010 debe­ría ser el 2 de la refor­ma mili­tar. Si los inten­tos de solu­cio­ne nego­cia­das al con­flic­to kur­do levan­ta sar­pu­lli­dos y manio­bras de los pode­res fác­ti­cos, cual­quier inten­to por refor­mas uno de los pila­res del sta­tus quo tur­co pue­de pro­vo­car reac­cio­nes gol­pis­tas con­tra el AKP.

El supues­to inten­to de aten­ta­do con­tra el vice­pri­mer minis­tro iría en esa línea. Por ello des­ta­ca la deci­di­da res­pues­ta del gobierno y de algu­nos de sus alia­dos (poli­cía y algún sec­tor del poder judi­cial) que no han duda­do en actuar con­tra varios mili­ta­res, e inclu­so han osa­do por pri­me­ra vez en la his­to­ria moder­na de Tur­quía a regis­trar los cuar­te­les mili­ta­res del Coman­do de Fuer­zas Espe­cia­les, todo un icono den­tro del apa­ra­to del sta­tus quo del país.

Estos movi­mien­tos per­mi­ten entre­ver un impor­tan­te pul­so las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes del esta­do tur­co, cen­tran­do la aten­ción el que man­tie­ne el gobierno del AKP con los mili­ta­res, pre­sen­tán­do­se éstos como los más fir­mes garan­tes del régi­men reac­cio­na­rio que ha domi­na­do la polí­ti­ca tur­ca en las últi­mas déca­das. En los últi­mos años una serie de inci­den­tes (2007, varios gene­ra­les reti­ra­dos son dete­ni­dos, vin­cu­la­do a Erge­ne­kon; 2009, el jefe del esta­do mayor tur­co menos­pre­cia las prue­bas apor­ta­das en ese caso) han pues­to de mani­fies­to ese enfrentamiento.

Algu­nos inclu­so van más allá, y seña­lan la exis­ten­cia de impor­tan­tes ten­sio­nes den­tro inclu­so de las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes del esta­do. En ese sen­ti­do den­tro del pro­pio ejér­ci­to con­vi­ven dife­ren­tes gru­pos de pre­sión que podían estar bus­can­do un mejor aco­mo­do en el futu­ro esce­na­rio del lla­ma­do ?labo­ra­to­rio tur­co?, mien­tras que otros esta­rían bus­can­do un cie­rre de filas en torno a ?los prin­ci­pios fun­da­do­res de la Repú­bli­ca (sus­ten­ta­do­res de todos sus privilegios).

Tur­quía tie­ne toda­vía muchos retos ante sí. El pano­ra­ma polí­ti­co nos pre­sen­ta una opo­si­ción polí­ti­ca que recha­za cual­quier refor­ma (ini­cia­ti­va kur­da, nue­va cons­ti­tu­ción, refor­mas judi­cia­les), y que no duda ade­más en soli­ci­tar la ayu­da de sus alia­dos en ese entra­ma­do buro­crá­ti­co teji­do duran­te tan­tos años (ejér­ci­to y judi­ca­tu­ra) para eli­mi­nar a sus opo­nen­tes y adver­sa­rios. Ade­más, pode­mos obser­var cómo impor­tan­tes figu­ras de alto ran­go mili­tar tam­bién quie­ren com­pa­gi­nar su res­pon­sa­bi­li­dad con ambi­cio­nes polí­ti­cas, mien­tras que muchos jue­ces no dudan en actuar por impul­sos polí­ti­cos (la recien­te ile­ga­li­za­ción del DTP es una cla­ra mues­tra), en aras de ocul­tar otros casos (Erge­ne­kon) o entor­pe­cer cual­quier ini­cia­ti­va refor­ma­do­ra (kur­dos).

Esos sec­to­res, repre­sen­tan­tes de la éli­te auto­ri­ta­ria del kema­lis­mo se nie­ga a per­der sus cuo­tas de poder, y que el mis­mo pase a manos de las fuer­zas de la peri­fe­ria eco­nó­mi­ca y social del país. De ahí que cual­quier ini­cia­ti­va inno­va­do­ra encuen­tre una fuer­te resis­ten­cia entre esas fuer­zas del anti­guo régi­men, teme­ro­sas de per­der el mono­po­lio de poder que has­ta aho­ra han sustentado.

Pro­ba­ble­men­te el AKP ha con­tri­bui­do, con su inde­ci­sión en oca­sio­nes o por las difi­cul­ta­des del pro­pio esta­do tur­co, a esta situa­ción. No en vano, con­vie­ne recor­dar que en este perío­do que gobier­na el AKP las mues­tras de doble rase­ro han sido con­ti­nuas. Así, mien­tras se pone en mar­cha el pro­ce­so Erge­ne­kon para aca­bar con esa red gol­pis­ta, el gobierno acep­ta la deten­ción y encar­ce­la­mien­to de repre­sen­tan­tes polí­ti­cos kur­dos, fre­nan­do las espe­ran­zas del pro­ce­so de paz. O al tiem­po que se dice per­se­guir al cri­men orga­ni­za­do y a las ?fuer­zas anti­de­mo­crá­ti­cas den­tro del pro­pio ejér­ci­to, se encar­ce­la a perio­dis­tas que sacan a la luz públi­ca los tra­pos sucios de esos acto­tes golpistas..

A ello cabría aña­dir que duran­te estos años las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos (tor­tu­ras, cie­rre de medios de comu­ni­ca­ción) han aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te. La apro­ba­ción de la nue­va ley de la poli­cía (que ha per­mi­ti­do el auge de la polí­ti­ca de tirar a matar), o los ata­ques con­tra los dere­chos de la infan­cia (con niños inmer­sos en pro­ce­sos ?anti-terro­ris­tas?) apun­tan tam­bién en esa línea deficitaria.

Loas dere­chos polí­ti­cos tam­bién han sido dura­men­te cas­ti­ga­dos duran­te ese perío­do. La recien­te ile­ga­li­za­ción del DTP kur­do (cuar­ta fuer­za del par­la­men­to tur­co), las masi­vas deten­cio­nes de car­gos públi­cos y mili­tan­tes del mis­mo, o el doble rase­ro judi­cial, que per­si­gue y encar­ce­la a dipu­tados kur­dos mien­tras que per­mi­te que cer­ca de tres­cien­tos par­la­men­ta­rios tur­cos, acu­sa­dos de corrup­ción, se apro­ve­chen de la inmu­ni­dad par­la­men­ta­ria para esqui­var los juicios.

El cru­ce de cami­nos está cada vez más cer­ca, y al lle­gar al mis­mo algu­nas voces no duda­rán en sacar a relu­cir todo ese défi­cit demo­crá­ti­co del esta­do tur­co para fre­nar el acce­so de Tur­quía a la Unión Euro­pea. Esa mues­tra de fal­sa moral por par­te de los acto­res occi­den­ta­les (más de uno debe­ría inten­tar pasar el mis­mo test para lograr el lla­ma­do label demo­crá­ti­co) será sin duda algu­na uno de los con­di­cio­nan­tes del futu­ro turco.

No obs­tan­te no con­vie­ne cerrar las puer­tas a otras posi­bi­li­da­des, y que final­men­te Anka­ra adop­te una pos­tu­ra dife­ren­te en mate­ria de polí­ti­ca exte­rior (man­te­nien­do a su libre albe­drío la situa­ción inter­na del país) y adop­tan­do un papel de poten­cia regio­nal, algo que lle­va desa­rro­llan­do des­de hace algún tiem­po en Asia Cen­tral o en Orien­te Medio, sabe­do­ra ade­más de la impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca que repre­sen­ta hoy en día y que le hace seguir sien­do un alia­do fun­da­men­tal para cual­quier actor que pre­ten­da tener pro­ta­go­nis­mo en la región.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.