La pri­va­ti­za­ción de las gue­rras

Las moder­nas Fir­mas Pri­va­das Mili­ta­res, en inglés Pri­va­te Mili­tary FirmsPMFs, tam­bién iden­ti­fi­ca­das como «com­pa­ñías pri­va­das de segu­ri­dad» o «com­pa­ñías pro­vee­do­ras de ser­vi­cios mili­ta­res», son las tra­di­cio­na­les fir­mas emplea­do­ras de guar­dias arma­dos, com­pa­ñías sumi­nis­tra­do­ras de mate­rial de defen­sa, entre­na­do­res mili­ta­res y con­sul­to­res ofer­tan­tes de con­se­jos sobre estra­te­gia, que han resur­gi­do con mayo­res empe­ños y ambi­cio­nes tras el fin de la gue­rra fría, en la últi­ma déca­da del siglo XX.

A dife­ren­cia de las tra­di­cio­na­les indus­trias mili­ta­res, las PMFs ope­ran en las zonas de com­ba­te y en otras áreas, don­de la vio­len­cia pue­de ser inmi­nen­te. Ven­den sus ser­vi­cios a gobier­nos de paí­ses, gran­des cor­po­ra­cio­nes y com­pa­ñías pri­va­das, así como a sar­dó­ni­cas agen­cias de ayu­da huma­ni­ta­ria y cual­quier otro clien­te.

En Euro­pa, duran­te el siglo XV pro­li­fe­ra­ron las «com­pa­ñías libres» de sol­da­dos sui­zos, ita­lia­nos y ale­ma­nes, que ven­dían sus ser­vi­cios a prín­ci­pes y duques. En el siglo XVIII hubo regi­mien­tos sui­zos que cons­ti­tuían for­ma­cio­nes éli­tes en los ejér­ci­tos regu­la­res de varios paí­ses.

Pero, a par­tir de ese mis­mo siglo XVIII, los mer­ce­na­rios fue­ron, en su mayo­ría, sol­da­dos de for­tu­na actuan­do indi­vi­dual­men­te. Tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial, se exten­dió la prác­ti­ca de su con­tra­ta­ción en Áfri­ca y paí­ses colo­nia­les de otras regio­nes del ter­cer mun­do.

El cre­ci­mien­to y mul­ti­pli­ca­ción de las PMFs a raíz de la extin­ción de la Unión Sovié­ti­ca, se rela­cio­na con el sen­ti­mien­to de que los peli­gros de gue­rra mun­dial habían des­apa­re­ci­do o esta­ban en pro­ce­so de extin­guir­se. Pero, ade­más y sobre todo, a la ten­den­cia a la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios antes pres­ta­dos por los gobier­nos, como par­te del esque­ma neo­li­be­ral esti­mu­la­dor de la empre­sa pri­va­da y del debi­li­ta­mien­to del papel de los esta­dos, que pre­ten­dían impo­ner en todo el mun­do los ven­ce­do­res de la gue­rra fría, guia­dos por Wall Street más que por la Casa Blan­ca o el Pen­tá­gono.

Las fuer­zas arma­das fue­ron lla­ma­das a cum­plir sus misio­nes defen­si­vas con menos bar­cos, avio­nes, y per­so­nal, dejan­do muchas de sus fun­cio­nes de reta­guar­dia (como la repa­ra­ción de tan­ques, entre­na­mien­to de pilo­tos, ela­bo­ra­ción de ali­men­tos, etc.) a car­go de las empre­sas civi­les pri­va­das.

Pero la paz que se avi­zo­ra­ba no se ave­nía a los intere­ses del impe­rio, nece­si­ta­do por muchos moti­vos de gue­rras para resol­ver sus gra­ves con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas en una coyun­tu­ra crí­ti­ca.

Des­apa­re­ci­do el peli­gro que repre­sen­ta­ba la URSS para la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se en el pla­ne­ta, sin otra super­po­ten­cia que jus­ti­fi­ca­ra enor­mes inyec­cio­nes de recur­sos a la indus­tria arma­men­tis­ta, Washing­ton encon­tró un «con­ten­dien­te» que pre­sen­tó cre­den­cia­les el 11 de sep­tiem­bre del 2001: los paí­ses peque­ños del ter­cer mun­do uti­li­zan­do malé­vo­los méto­dos terro­ris­tas.

Mági­ca solu­ción que ha per­mi­ti­do que Esta­dos Uni­dos crez­ca, en vez de redu­cir, sus pre­su­pues­tos mili­ta­res.

A par­tir de la decla­ra­ción de «gue­rra al terro­ris­mo» for­mu­la­da por el gobierno de Esta­dos Uni­dos tras aquel repu­dia­ble acto en Nue­va York y Washing­ton, que dejó 3 000 víc­ti­mas civi­les, el nego­cio de las PMFs ha flo­re­ci­do de mane­ra inusi­ta­da.

Las agen­cias de espio­na­je y sub­ver­sión del gobierno uti­li­zan cre­cien­te­men­te para la obten­ción y aná­li­sis de inte­li­gen­cia los ser­vi­cios de la indus­tria mili­tar pri­va­ti­za­da, que ya cuen­ta con más per­so­nal en los esce­na­rios béli­cos en Iraq, Afga­nis­tán y Paquis­tán que la pro­pia CIA, y expe­ri­men­ta un sig­ni­fi­ca­ti­vo impul­so en otras áreas del mun­do.

Recien­te­men­te, las agen­cias de pren­sa divul­ga­ron que un «con­tra­tis­ta» del gobierno de Esta­dos Uni­dos había sido dete­ni­do en La Haba­na cuan­do repar­tía telé­fo­nos celu­la­res, compu­tado­ras y otros equi­pos de comu­ni­ca­ción a gru­pos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios. Se supo que el fun­cio­na­rio tra­ba­ja­ba para la Deve­lop­ment Alter­na­ti­ves, Incor­po­ra­ted (DAI), impor­tan­te PMF con­tra­tis­ta del Depar­ta­men­to de Esta­do, la Agen­cia Inter­na­cio­nal de Desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos (USAID) y el Pen­tá­gono que, en reali­dad, es una de las supues­tas empre­sas pri­va­das que han esta­do asu­mien­do fun­cio­nes que antes desa­rro­lla­ba la CIA por inter­me­dio de sus redes clan­des­ti­nas.

Con un abul­ta­do expe­dien­te con­tra Vene­zue­la, que inclu­ye su invo­lu­cra­mien­to en el gol­pe de esta­do a Chá­vez en el 2002 y el dise­ño de la gue­rra mediá­ti­ca con­tra el gobierno vene­zo­lano, la DAI ope­ra tam­bién en Boli­via, Bra­sil, Colom­bia, Ecua­dor, Gua­te­ma­la, Hai­tí, Hon­du­ras, Méxi­co, Nica­ra­gua, Perú, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y El Sal­va­dor, así como en muchos otros paí­ses, inclu­yen­do Afga­nis­tán.

Se cono­cen, ade­más, otras PMFs que tra­ba­jan en el cam­po del espio­na­je, la inte­li­gen­cia y la sub­ver­sión: la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED), la Ofi­ci­na de Ini­cia­ti­vas para la Tran­si­ción (OTI), el Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI), el Ins­ti­tu­to Demó­cra­ta Nacio­nal (NDI), Free­dom Hou­se, y la Pan Ame­ri­can Deve­lop­ment Foun­da­tion (PADF), que nutren sus finan­zas a par­tir de con­tra­tos con orga­ni­za­cio­nes esta­dou­ni­den­ses de las que se sir­ve la CIA para eje­cu­tar sus fun­cio­nes con­tra gobier­nos y nacio­nes, que opo­nen sus sobe­ra­nías a la hege­mo­nía de Washing­ton en todo el pla­ne­ta.

Las PMFs son expre­sión de una dra­má­ti­ca fusión de méto­dos neo­li­be­ra­les con la pro­yec­ción uni­la­te­ral-mili­ta­ris­ta esta­dou­ni­den­se de reafir­ma­ción impe­rial, pre­tex­tan­do luchar con­tra el terro­ris­mo.

Escri­to por Manuel E Yepe 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *