23 de Enero, Hen­da­ya – Irun, con­tra el TAV por AHT Gelditu!Elkarlana

AHT GELDITU! Elkar­la­na lla­ma a la ciu­da­da­nía a par­ti­ci­par en la mar­cha que se cele­bra­rá el pró­xi­mo 23 de enero, des­de Hen­daia a Irun, bajo el lema ¡No al TAV! ¡Parad los pro­yec­tos des­truc­to­res!, con­vo­ca­da con­jun­ta­men­te con las aso­cia­cio­nes opo­si­to­ras a la nue­va línea de alta velo­ci­dad de Ipar Eus­kal Herria. La mani­fes­ta­ción par­ti­rá des­de la esta­ción de tren de Hen­daia, a las 4 de la tar­de, y una vez lle­va­da la rei­vin­di­ca­ción en con­tra del TAV has­ta el cen­tro de Irun, cul­mi­na­rá en el puen­te de San­tia­go. En rela­ción a este lla­ma­mien­to, que­re­mos mani­fes­tar que los movi­mien­tos popu­la­res opo­si­to­res al TAV de Ipa­rral­de y de Hegoal­de hace tiem­po que empren­die­ron el tra­ba­jo en común.

Sin embar­go, en este momen­to, es más evi­den­te si cabe que en el tema del TAV, tan­to el gobierno espa­ñol como el fran­cés com­par­ten el mis­mo pro­yec­to impo­si­ti­vo, y que por lo tan­to, nues­tras luchas y argu­men­tos, a día de hoy, están más liga­dos y son más com­ple­men­ta­rios que nun­ca, que­dan­do paten­te que cada avan­ce obte­ni­do por la opo­si­ción al TAV de una par­te o de otra nos for­ta­le­ce en conjunto.Llamamos pues a la ciu­da­da­nía a movi­li­zar­se, y a su vez, que­re­mos mani­fes­tar lo siguiente:

* ¡Exi­gi­mos par­ti­ci­pa­ción social, aho­ra! Esta­mos aún a tiem­po de cam­biar de rum­bo. No admi­ti­mos la cerra­zón y la acti­tud ras­tre­ra de quie­nes nos gobier­nan, a quie­nes exi­gi­mos que abran, pro­mue­van y difun­dan sin demo­ra un ver­da­de­ro deba­te social al res­pec­to. No en vano, mul­ti­tud de per­so­nas, diver­sas aso­cia­cio­nes, nume­ro­sos muni­ci­pios y la pro­pia mayo­ría sin­di­cal se han mani­fes­ta­do una y otra vez en con­tra del TAV, de mane­ra cla­ra y con­tun­den­te. Des­gra­cia­da­men­te, la res­pues­ta a esta rei­vin­di­ca­ción legí­ti­ma y fun­da­men­ta­da no ha sido otra que el más abso­lu­to des­pre­cio. Vol­ve­mos a reite­rar nues­tra deman­da: al igual que con el TAV, exi­gi­mos el poder de deci­dir en torno a todas aque­llas infra­es­truc­tu­ras y pro­yec­tos que con­di­cio­nan por com­ple­to nues­tro día a día y nues­tro futu­ro. Aun­que el dis­cur­so ofi­cial nos habla a menu­do de la nece­si­dad de que la ciu­da­da­nía par­ti­ci­pe en los asun­tos públi­cos, aquí y aho­ra, cuan­do nos refe­ri­mos a cues­tio­nes fun­da­men­ta­les, nos topa­mos con un muro infran­quea­ble ¡Es hora de derribarlo!

* ¡Bas­ta de pro­pa­gan­da, deman­da­mos infor­ma­ción fia­ble! Deman­da­mos a quie­nes impul­san este pro­yec­to que nos expli­quen con datos por qué resul­ta tan nece­sa­rio el TAV, cómo dará res­pues­ta a las nece­si­da­des reales de la pobla­ción, y cuá­les serán los ver­da­de­ros impac­tos que oca­sio­na­rá (eco­nó­mi­cos, socia­les, medio ambien­ta­les, agra­rios, pai­sa­jís­ti­cos, etc.).

* ¿A dón­de nos con­du­ce este mode­lo socio-eco­nó­mi­co? El ago­ta­mien­to del mode­lo nos gol­pea con espe­cial viru­len­cia en estos tiem­pos. Con más razón si cabe, que­re­mos aler­tar a la ciu­da­da­nía sobre las gra­ves con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y socia­les que con­lle­va­ría la cons­truc­ción del TAV. Mien­tras las ver­da­de­ras nece­si­da­des socia­les que­dan sin res­pues­ta, se des­pil­fa­rra una ingen­te can­ti­dad de dine­ro en un pro­yec­to gene­ra­dor de impac­tos irre­ver­si­bles. En un con­tex­to de cri­sis como el que vivi­mos, ¿Se pue­de jus­ti­fi­car la cons­truc­ción de una infra­es­truc­tu­ra que cos­ta­rá más de 6.000 millo­nes de euros? (el dato corres­pon­de a la ?Y vas­ca?) ¿Cómo hare­mos fren­te a seme­jan­te endeudamiento?

* No per­da­mos este tren: ¡Pare­mos el TAV! Con­fia­mos en la capa­ci­dad y la fuer­za de la ciu­da­da­nía: está en nues­tras manos. No nece­si­ta­mos el TAV. Es caro, no ofre­ce una res­pues­ta ade­cua­da a las nece­si­da­des de trans­por­te de la pobla­ción, y cau­sa daños irre­ver­si­bles en el medio ambien­te (las obras de cons­truc­ción ya están cau­san­do gra­ves impac­tos, pero esta­mos a tiem­po de evi­tar los veni­de­ros). El mode­lo (ener­gé­ti­co, social y eco­nó­mi­co) que impul­sa el TAV y demás gran­des infra­es­truc­tu­ras es el res­pon­sa­ble de la catás­tro­fe eco­ló­gi­ca glo­bal y tam­bién del fra­ca­so de la cum­bre en torno al cam­bio cli­má­ti­co. No pode­mos con­ti­nuar así duran­te lar­go tiem­po y de no tomar las deci­sio­nes y medi­das que se requie­ren, apos­tan­do ine­quí­vo­ca­men­te por un mode­lo social y ambien­tal­men­te equi­li­bra­do, no ten­dre­mos futu­ro como sociedad.

* Que­re­mos fina­li­zar hacien­do una men­ción espe­cial a la tra­yec­to­ria que ha segui­do el deba­te públi­co sobre el TAV en Lapur­di. El 17 de octu­bre una mul­ti­tud se mani­fes­tó en Baio­na con­tra la nue­va línea de alta velo­ci­dad (apro­xi­ma­da­men­te 12.000 per­so­nas). Fue una de las movi­li­za­cio­nes más amplias y nume­ro­sas de un tiem­po a esta par­te. Las enti­da­des muni­ci­pa­les de Lapur­di han encar­ga­do más de un infor­me a con­sul­to­rías inde­pen­dien­tes; los resul­ta­dos de los infor­mes remi­ti­dos no dejan lugar a dudas: el TAV no es ren­ta­ble, no es via­ble, y no es nece­sa­rio. Habla­mos, a fin de cuen­tas, del mis­mo macro-pro­yec­to, lo que des­mon­ta los prin­ci­pa­les argu­men­tos de los pro­mo­to­res de la Y vas­ca (a saber, que es indis­pen­sa­ble para el trá­fi­co de mer­can­cías y que ser­vi­rá para rea­li­zar la cone­xión con Euro­pa en alta velocidad).

Por todo ello, AHT GELDITU! Elkar­la­na lla­ma a par­ti­ci­par a toda la pobla­ción en la mani­fes­ta­ción que ten­drá lugar el día 23 de enero des­de Hen­daia a Irun.

AHT GELDITU! ELKARLANA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.