Men­sa­je navi­de­ño, 2000- 2009. Una déca­da de retro­ce­so por Aure­lio Sua­rez


 

Aure­lio Suá­rez Mon­to­ya

Se cum­ple el final de la pri­me­ra déca­da del siglo XXI. Coin­ci­de con el fra­ca­so de aque­llas ini­cia­ti­vas que se ense­ña­ron como las que harían de este pla­ne­ta el mejor de los mun­dos.

En pri­mer lugar, la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, que ya había mos­tra­do en 2001 sus pri­me­ros que­bran­tos con el derrum­be finan­cie­ro de las empre­sas pun­to­com y la con­se­cuen­te rece­sión.
Que­da­ron en ban­ca­rro­ta las tesis que se esgri­mie­ron con el exclu­si­vo fin de depo­si­tar las ganan­cias mun­dia­les en las arcas de los espe­cu­la­do­res de los paí­ses más pode­ro­sos.
Así mis­mo, la gue­rra en el Medio Orien­te, mon­ta­da como “una cru­za­da de jus­ti­cia infi­ni­ta”, vol­vió a revi­vir la figu­ra del “tigre de papel” en la que se con­vier­te toda fuer­za intru­sa.
Las metas pro­pues­tas para ele­var el bien­es­tar gene­ral de la huma­ni­dad no sólo no se cum­plie­ron sino que se ha retro­ce­di­do en la ruta por alcan­zar­las.
Inclu­so los obje­ti­vos de Doha, de por sí bas­tan­te pre­ca­rios para redu­cir la pobre­za mun­dial, han dado al tras­te con el anun­cio de que, por las cri­sis eco­nó­mi­cas y ali­men­ta­rias, lle­ga a mil millo­nes el núme­ro de ham­brien­tos, con lo cual cer­ca de uno de cada seis seres huma­nos está bajo esa con­di­ción, y a 50 millo­nes la cifra de nue­vos des­em­plea­dos, que supera en muchos paí­ses, inclui­do Esta­dos Uni­dos, casi todas las esti­ma­cio­nes his­tó­ri­cas de des­ocu­pa­ción.
La recien­te Cum­bre de Copenha­gue demos­tró que falla­ron los meca­nis­mos de ins­pec­ción del cam­bio cli­má­ti­co, ocu­rri­do prin­ci­pal­men­te por el mode­lo de con­su­mo y pro­duc­ción actua­les, con­sig­na­dos en el Pro­to­co­lo de Kyo­to para miti­gar los efec­tos de la acción del hom­bre sobre el ciclo natu­ral de tem­pe­ra­tu­ras del pla­ne­ta. 
Dedi­car las tie­rras y los recur­sos pro­duc­ti­vos del tró­pi­co para pro­du­cir con prio­ri­dad agro­com­bus­ti­bles y bos­ques e incre­men­tar así la ofer­ta dis­po­ni­ble de petró­leo y com­bus­ti­bles fósi­les para el Nor­te, es una for­ma ini­cua de tras­la­dar res­pon­sa­bi­li­da­des, estan­ca­mien­to y pér­di­das a las nacio­nes más débi­les en tan­to las metró­po­lis dis­fru­tan de las ganan­cias y del des­per­di­cio y la depre­da­ción.
Colom­bia tam­po­co esca­pó a la ola regre­si­va glo­bal. Está entre los once paí­ses con peor dis­tri­bu­ción del ingre­so. El coefi­cien­te de Gini, que mide estas des­igual­da­des, no se modi­fi­có en estos diez años y per­ma­ne­ce en 0,59.
Uno de cada dos colom­bia­nos es pobre y uno de cada cin­co es indi­gen­te, excep­to en el sec­tor rural, don­de la mise­ria per­ma­ne­ció inal­te­ra­da en cer­ca del 33%, uno de cada tres, entre 2002 y 2008.
Mien­tras la eco­no­mía cre­ció por el 40% en los recien­tes años de pre­cios altos para bie­nes bási­cos y mate­rias pri­mas, el des­em­pleo ape­nas se redu­jo en el 5% y se man­tie­ne por enci­ma de dos dígi­tos; es un injus­to modo de repar­tir los bene­fi­cios de las polí­ti­cas de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca y Con­fian­za Inver­sio­nis­ta.
En su defec­to, la “cohe­sión social”, tan pro­mo­cio­na­da, se con­so­li­da con óbo­los ofi­cia­les, como “Fami­lias en Acción”, que ya cubren a 3 millo­nes de fami­lias, más de una cuar­ta par­te de la pobla­ción colom­bia­na.
La par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción de los sec­to­res de mayo­res posi­bi­li­da­des de acu­mu­la­ción nacio­nal ‑como la indus­tria y la agri­cul­tu­ra moder­na- ha decaí­do y en su reem­pla­zo pre­do­mi­na la explo­ta­ción de minas e hidro­car­bu­ros y el sec­tor finan­cie­ro, uti­li­zan­do con tal obje­ti­vo la sus­ti­tu­ción del aho­rro interno por el externo.
En 2002, la inver­sión extran­je­ra total era de 22 mil millo­nes de dóla­res y al aho­ra pasa de 75 mil, por poco se cua­dru­pli­ca. Al com­par­tir­se el mono­po­lio de la fuer­za con el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, se degra­da la sobe­ra­nía nacio­nal, hacia la reco­lo­ni­za­ción ple­na; en tan­to, a la par, la demo­cra­cia se ha vuel­to una cari­ca­tu­ra.
Si en la nue­va déca­da que se ini­cia en 2010 con­ti­núa el retro­ce­so, expre­sa­do en des­po­tis­mo y gue­rras ade­más de ham­bre, pobre­za, des­em­pleo e indi­gen­cia para la mayo­ría, inclu­yen­do ya a millo­nes de per­so­nas en New York, Madrid o Tokio, el mun­do cae­rá inde­fec­ti­ble­men­te en una situa­ción explo­si­va.
De ella no lo sal­va­rán ni la mani­pu­la­ción de la con­cien­cia colec­ti­va, ni reme­dios palia­ti­vos, ni tam­po­co las accio­nes agre­si­vas de todo orden que se ade­lan­ten para aca­llar deman­das y dolen­cias de más del 80% de la huma­ni­dad.
El pla­ne­ta y el país exi­gen un vira­je com­ple­to, andar en lugar de seguir des­an­dan­do.
Las dis­tin­tas con­tra­dic­cio­nes están cada vez más acen­tua­das; ¿Será que en 2019 se habrá apro­xi­ma­do el des­en­la­ce?
Fuen­te ALAI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *