El tren que lle­vó a Lenin por EHK

Muchas son las espe­cu­la­cio­nes que se oyen acer­ca del pro­ce­so de deba­te que está vivien­do la Izquier­da Aber­tza­le. Un pro­ce­so que va a mar­car las líneas de futu­ro en la acción polí­ti­ca de la Izquier­da revo­lu­cio­na­ria vas­ca.

Es un deba­te, por tan­to, nece­sa­rio para la con­ti­nui­dad de un pro­yec­to polí­ti­co his­tó­ri­co que sin lugar a dudas, es un ins­tru­men­to de trans­for­ma­ción social y avan­ce hacia el socia­lis­mo en un con­tex­to de duro enfren­ta­mien­to con­tra el impe­ria­lis­mo espa­ñol y fran­cés que inten­tan, una y otra vez, aca­bar con las espe­ran­zas de eman­ci­pa­ción y liber­tad del pue­blo vas­co, de su cla­se tra­ba­ja­do­ra y de sus sec­to­res popu­la­res.

Para cual­quier obser­va­dor resul­ta evi­den­te que el MLNV no sólo es una apues­ta revo­lu­cio­na­ria y socia­lis­ta, loca­li­za­da en un ámbi­to geo­grá­fi­co con­cre­to. La pro­yec­ción de la lucha de la Izquier­da Aber­tza­le y del Pue­blo vas­co va mucho más allá y eso es lo que más teme el impe­ria­lis­mo tan­to espa­ñol, fran­cés como euro­peo. Es decir, la lucha de cla­ses y la lucha de los pue­blos con­tra los impe­rios y las bur­gue­sías, tam­bién exis­ten en el mis­mo cen­tro capi­ta­lis­ta de la Euro­pa occi­den­tal y eso, a su vez, cues­tio­na toda la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca anti­co­mu­nis­ta que se nos está metien­do en estos últi­mos tiem­pos. El fan­tas­ma del comu­nis­mo, según pare­ce, reco­rre de nue­vo el mal lla­ma­do “vie­jo con­ti­nen­te” y es segu­ro que el capi­ta­lis­mo euro­peo, lide­ra­do por Ale­ma­nia, actual­men­te inmer­so en una pro­fun­da cri­sis, recu­rri­rá a vie­jos cli­chés para des­vir­tuar, ridi­cu­li­zar e inten­tar aca­bar con las opcio­nes revo­lu­cio­na­rias más cohe­ren­tes en sus plan­tea­mien­tos y prác­ti­cas.

Dicho esto, tene­mos que rea­li­zar una seria refle­xión res­pec­to al mejor modo de afron­tar la nue­va situa­ción que ha deja­do tras de si la des­truc­ción del “esta­do del bien­es­tar” y el pos­te­rior fra­ca­so neo­li­be­ral, ambos naci­dos de un mis­mo sis­te­ma pero con el úni­co fin de aumen­tar las tasas de ganan­cia de las bur­gue­sías euro­peas. La apli­ca­ción de un méto­do u otro de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta depen­día de coyun­tu­ras y varia­bles tales como la situa­ción del Movi­mien­to obre­ro, la Revo­lu­ción bol­che­vi­que o la implo­sión del cam­po socia­lis­ta por enu­me­rar algu­nos ejem­plos.

La coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca actual pue­de lle­var­nos a ana­li­zar que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta está en un perío­do de des­com­po­si­ción defi­ni­ti­va pero otros datos apun­tan a que la cri­sis es una medi­da de correc­ción sim­ple­men­te, y que vivi­mos tiem­pos de tran­si­ción en don­de la resul­tan­te no será pre­ci­sa­men­te el cues­tio­na­mien­to de las bases del capi­ta­lis­mo.

En cual­quie­ra de los casos, la cri­sis neo­li­be­ral va a traer una serie de retos que los comu­nis­tas tan­to vas­cos como de otras par­tes de Euro­pa, vamos a tener que afron­tar en el mar­co de un aumen­to de las medi­das repre­si­vas con­tra toda acción revo­lu­cio­na­ria aun­que ello impli­que cam­bios legis­la­ti­vos que con­vier­tan a las demo­cra­cias bur­gue­sas en esta­dos de excep­ción per­ma­nen­tes que se des­li­zan, sin nin­gún tipo de com­ple­jos, hacia un nue­vo fas­cis­mo más sibi­lino que los cono­ci­dos his­tó­ri­ca­men­te, ejem­plos de lo que deci­mos los tene­mos en los casos de Espa­ña, Ita­lia o Tur­quía… por men­cio­nar algu­nos.

Eus­kal Herria es un níti­do caso de cómo avan­za una demo­cra­cia bur­gue­sa tota­li­ta­ria, de cómo se pue­de lle­gar a la implan­ta­ción de un esta­do de excep­ción per­ma­nen­te con legis­la­cio­nes espe­cia­les que inten­tan impe­dir cual­quier logro en el camino de la libe­ra­ción nacio­nal y de la trans­for­ma­ción social. Estas medi­das ade­más, apli­ca­das por el Impe­ria­lis­mo espa­ñol y fran­cés son copia­das por otros esta­dos para com­ba­tir la insur­gen­cia polí­ti­ca en otras par­tes del mun­do.

El deba­te ini­cia­do por la Izquier­da Aber­tza­le, con todos sus defec­tos pero tam­bién con todos sus acier­tos, es una apues­ta cla­ra por supe­rar los obs­tácu­los que el Impe­ria­lis­mo espa­ñol y fran­cés ponen en su camino. De lo que se tra­ta es de rom­per el “empa­te infi­ni­to” defi­ni­do y ado­ra­do por el Minis­tro de la gue­rra Rubal­ca­ba con la ines­ti­ma­ble cola­bo­ra­ción del PNV, UPN y el Esta­do fran­cés.

Aho­ra bien, muchos tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res plan­tean que el pro­ce­so ini­cia­do por la Izquier­da Aber­tza­le es pro­duc­to de la pre­sión repre­si­va del enemi­go de cla­se y no fru­to de una refle­xión de la situa­ción polí­ti­ca actual de nues­tro país; qui­zás sea así. Pero lo que si es una cer­te­za para todos noso­tros es que el capi­ta­lis­mo espa­ñol y fran­cés, sus bur­gue­sías, inten­ta media­ti­zar, con la repre­sión polí­ti­co-judi­cial y poli­cial, la dis­cu­sión sur­gi­da en el seno de la Izquier­da Aber­tza­le y lle­var a la Uni­dad Popu­lar a un calle­jón sin sali­da en el que los tra­ba­ja­do­res y las cla­ses popu­la­res aca­ben per­dien­do toda espe­ran­za de avan­ces hacia la cons­truc­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria. Es decir, intro­du­cir de una vez por todas al MLNV en el oscu­ro y sucio pozo del refor­mis­mo.

El Impe­ria­lis­mo espa­ñol bien repre­sen­ta­do por Rubal­ca­ba ha mon­ta­do el plan­tea­mien­to de la Izquier­da Aber­tza­le en el tren que lle­va­rá, sin duda, a la Izquier­da Aber­tza­le a la vic­to­ria.

Nues­tros enemi­gos impe­ria­lis­tas pue­den pre­gun­tár­se­lo a a Lenin.

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *