Las inmi­gran­tes, más des­pro­te­gi­das con la nue­va Ley de Extran­je­ría por Géne­ro con Clase


La nue­va Ley de Extran­je­ría fue apro­ba­da el pasa­do 26 de noviem­bre con el res­pal­do de PSOE, CIU y Coa­li­ción Cana­ria y la opo­si­ción de las más de 500 orga­ni­za­cio­nes socia­les que han man­te­ni­do el pul­so con el Gobierno des­de que comen­zó el trá­mi­te de la refor­ma, la cuar­ta de los últi­mos 9 años y que han denun­cia­do el retro­ce­so en mate­ria de dere­chos huma­nos que impli­ca esta reforma.

Des­pués de haber pasa­do el fil­tro del Sena­do por un solo voto más a favor, el Con­gre­so de los Dipu­tados dio el espal­da­ra­zo defi­ni­ti­vo al tex­to. Las orga­ni­za­cio­nes se mani­fes­ta­ron en la calle y pre­sen­ta­ron sus enmien­das, algu­nas de ellas incor­po­ra­das a la ley, pero no han con­se­gui­do que se modi­fi­quen los pun­tos que han gene­ra­do un mayor recha­zo como la amplia­ción has­ta 60 días de los perio­dos de deten­ción en los Cen­tros de Inter­na­mien­to para Extran­je­ros (CIE) don­de las per­so­nas inmi­gran­tes per­ma­ne­cen los días pre­vios a su depor­ta­ción, y cuyas con­di­cio­nes han que­da­do en entre­di­cho en un infor­me publi­ca­do recientemente. 
Víc­ti­mas de vio­len­cia de género
Tam­po­co ha habi­do cam­bios en las limi­ta­cio­nes en la reagru­pa­ción fami­liar, en la aper­tu­ra de un expe­dien­te de expul­sión a las víc­ti­mas de la vio­len­cia de géne­ro sin pape­les que deci­dan denun­cian a su agre­sor o en el incre­men­to de las san­cio­nes por estan­cia irre­gu­lar. Según Amnis­tía Inter­na­cio­nal, con­ti­núa la des­igual pro­tec­ción a los dere­chos huma­nos de las inmi­gran­tes víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro, espe­cial­men­te en el caso de las muje­res reagru­pa­das en Espa­ña por su agre­sor y las que se encuen­tran en situa­ción irregular.

Tener que acre­di­tar la con­di­ción de víc­ti­ma de vio­len­cia de géne­ro úni­ca­men­te a tra­vés de la denun­cia o de la orden de pro­tec­ción con­ce­di­da como requi­si­to para acce­der a cen­tros de aco­gi­da o ser­vi­cios de tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co pro­lon­ga­do, es un obs­tácu­lo para aque­llas muje­res que por mie­do u otras cir­cuns­tan­cias no inter­po­nen la denuncia.

La con­se­cuen­cia es que las muje­res con más nece­si­dad de un apo­yo espe­cia­li­za­do son deri­va­das a recur­sos que no les sir­ven. Hay impor­tan­tes barre­ras para que las muje­res inmi­gran­tes víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro acce­dan a una auto­no­mía eco­nó­mi­ca que les faci­li­te salir del ciclo de violencia.

“Ni las auto­ri­za­cio­nes de resi­den­cia inde­pen­dien­tes para muje­res reagru­pa­das por su agre­sor ni las auto­ri­za­cio­nes de resi­den­cia por cir­cuns­tan­cias excep­cio­na­les para víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro en situa­ción irre­gu­lar lle­van apa­re­ja­da una auto­ri­za­ción de tra­ba­jo, por lo que en la prác­ti­ca son de esca­sa uti­li­dad”, seña­la Itziar Ruiz-Gimé­nez, espe­cia­lis­ta en inmi­gra­ción y refu­gio de Amnis­tía Internacional.

En ese sen­ti­do, según las orga­ni­za­cio­nes CEAR, Cári­tas y Red Aco­ge, la nue­va Ley de Extran­je­ría “man­tie­ne los recor­tes en el dere­cho a la reagru­pa­ción y some­te a una situa­ción de des­am­pa­ro a las muje­res extran­je­ras en situa­ción irre­gu­lar víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro, así como el incre­men­to de las san­cio­nes con­tra la pobla­ción extran­je­ra de for­ma des­pro­por­cio­na­da, que pue­den lle­var a su deten­ción, inter­na­mien­to o expul­sión y la amplia­ción del pla­zo de inter­na­mien­to has­ta 60 días”.

Sara Tajue­lo, por­ta­voz de Con­ver­gen­cia entre Cul­tu­ras, denun­cia que en la nue­va Ley de Extran­je­ría “no se esta­ble­cen ver­da­de­ras garan­tías para las muje­res indo­cu­men­ta­das víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro, ya que se obli­ga a la ini­cia­ción de un expe­dien­te san­cio­na­dor a aque­llas muje­res en situa­ción irre­gu­lar que denun­cien estos hechos ante la poli­cía, des­in­cen­ti­van­do estas mis­mas denun­cias. Así mis­mo, se supe­di­ta la auto­ri­za­ción de resi­den­cia y tra­ba­jo a que los pro­ce­di­mien­tos pena­les resul­ten favo­ra­bles, deján­do­las en situa­ción de des­am­pa­ro cuan­do el pro­ce­di­mien­to penal se archi­ve por sobre­sei­mien­to provisional”.

La femi­ni­za­ción de los pro­ce­sos de migración

El rol que jue­gan las muje­res en los pro­ce­sos de migra­ción ha cam­bia­do en todo el mun­do, aho­ra son ellas quie­nes ini­cian las cade­nas migra­to­rias y las que rea­li­zan impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes en la vida de la pobla­ción inmi­gran­te y los paí­ses recep­to­res. Ante­rior­men­te ellas migra­ban reagru­pa­das por otro fami­liar, aho­ra ellas ini­cian las cade­nas migra­to­rias. En la actua­li­dad el 58 por cien­to de las per­so­nas migran­tes del mun­do son mujeres.

El 21 por cien­to del total de las muje­res que han migra­do a Espa­ña se con­cen­tran en Madrid, de igual for­ma son las muje­res quie­nes repre­sen­tan más del 50 por cien­to de la pobla­ción que ha migra­do al país. La pobla­ción más nume­ro­sa son las muje­res pro­ve­nien­tes de Amé­ri­ca Lati­na, quie­nes emplean su fuer­za labo­ral prin­ci­pal­men­te en ser­vi­cios domés­ti­cos y tra­ba­jos no cualificados.

El 70 por cien­to de muje­res migran­tes tra­ba­jan en el ser­vi­cio domés­ti­co o como cui­da­do­ras. Ucra­nia, Marrue­cos, Boli­via y Polo­nia ocu­pan las prin­ci­pa­les nacio­na­li­da­des de las muje­res que desem­pe­ñan su tra­ba­jo den­tro de este sec­tor. La ley vigen­te espa­ño­la que pro­te­ge los dere­chos de las muje­res migran­tes no se res­pe­ta, y mucho menos en el caso de las muje­res que son inter­nas, pues según el decre­to de1985, el cual regu­la esta acti­vi­dad, una fami­lia pue­de res­tar­le has­ta 45% de su sala­rio a una mujer por vivir con los patrones.

Nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes afir­man que en la mayo­ría de las oca­sio­nes, las muje­res inmi­gran­tes se enfren­tan a una doble dis­cri­mi­na­ción: por ser muje­res y por ser inmigrantes.

“Las leyes de extran­je­ría esta­ble­ci­das actual­men­te afec­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la vida de las muje­res extran­je­ras pues retra­sa y obs­ta­cu­li­za los pro­ce­sos de reagru­pa­ción fami­liar”, afir­ma Sara Tajue­lo. “Se tra­ta de un nue­vo ejem­plo que mues­tra la cara maca­bra de una ley cuya direc­ción está enca­mi­na­da a una cruen­ta extor­sión de los dere­chos humanos”

Nue­vo mode­lo de sociedad

Las orga­ni­za­cio­nes que se han mani­fes­ta­do en con­tra de la Ley de Extran­je­ría insis­ten en la nece­si­dad de luchar por­que las per­so­nas inmi­gran­tes sean reco­no­ci­das como ciu­da­da­nas en una apues­ta deci­di­da por la inte­gra­ción social y la apli­ca­ción uni­ver­sal de los dere­chos huma­nos. No se tra­ta tan sólo de una refor­ma jurí­di­ca, se tra­ta de la expre­sión de un nue­vo mode­lo de socie­dad dis­tin­ta, que apues­te deci­di­da­men­te “por la dig­ni­dad del ser humano y sus dere­chos fun­da­men­ta­les, y por una visión inte­gra­do­ra de la migra­ción”, mani­fies­ta Cear.

La por­ta­voz de Con­ver­gen­cia entre Cul­tu­ras des­ta­ca que la recien­te­men­te apro­ba­da Ley de Extran­je­ría “está arti­cu­la­da por pun­tos que ampu­tan la soli­da­ri­dad pre­ten­dien­do mul­tar a todas aque­llas per­so­nas que alqui­len una vivien­da a “ile­ga­les” y que aco­jan en su casa a per­so­nas de ori­gen extran­je­ro que, por los moti­vos que sean, deci­dan con­ti­nuar su per­ma­nen­cia en el Esta­do espa­ñol más allá de la estan­cia legal per­mi­ti­da, podrán ser mul­ta­das con has­ta 10.000 euros”.

“Del mis­mo modo”, con­ti­núa Sara Tajue­lo, “esta­mos preo­cu­pa­dos pro­fun­da­men­te por­que en toda Euro­pa se está empe­zan­do a res­pon­sa­bi­li­zar de la cri­sis eco­nó­mi­ca actual a la inmi­gra­ción, olvi­dán­do­nos de los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles: las gran­des com­pa­ñías, los ban­cos, los mis­mos que siguen ganan­do miles de millo­nes de euros…todo este pai­sa­je mues­tra un tipo de terro­ris­mo y atro­pe­llo de seres huma­nos que, en muchos casos, arries­ga­ron sus vidas pre­sos del ham­bre y de la ampu­tación de sus dere­chos en los paí­ses de origen”.

Des­de Con­ver­gen­cia “pro­po­ne­mos la crea­ción de ámbi­tos de inter­cam­bio para fomen­tar el diá­lo­go hacia la con­ver­gen­cia entre cul­tu­ras, ponien­do la mira­da en los aspec­tos posi­ti­vos de cada una y en lo que tene­mos en común. Pro­po­ne­mos la acción con­jun­ta hacia la cons­truc­ción de un futu­ro donde

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.