NA-bai deba­te si es medio o se ha con­ver­ti­do en fin por Ramón Sola

Pese a sus resul­ta­dos elec­to­ra­les, NaBai vive en cri­sis inter­na per­ma­nen­te. Hace meses Ara­lar exi­gió una cla­ri­fi­ca­ción y puso fecha lími­te: mar­zo. Pero un rifi­rra­fe casual ‑la crí­ti­ca de las juven­tu­des de EA a la reu­nión de Zaba­le­ta y Bar­kos con Rubal­ca­ba- ha ace­le­ra­do las tomas de posi­ción. Ara­lar exi­ge a EA que opte entre una unión de fuer­zas sobe­ra­nis­ta o NaBai situán­do­las como incom­pa­ti­bles. Y apun­ta así a que la coa­li­ción ya es un fin en sí mis­ma.

Ape­nas se han apa­ga­do los ecos del ante­rior deba­te interno cuan­do Ara­lar ha lan­za­do una nue­va dis­cu­sión sobre Nafa­rroa Bai, con pre­ten­sio­nes de que sea la defi­ni­ti­va. El par­ti­do que lide­ra Patxi Zaba­le­ta pone inclu­so un lími­te tem­po­ral: media­dos de mar­zo. Ase­gu­ra que si para enton­ces no hay avan­ces en la defi­ni­ción y cohe­sión de la fór­mu­la, pue­de mar­char­se por su cuen­ta. Se tra­ta de una ame­na­za que pro­ba­ble­men­te se hace con la boca peque­ña, por­que si en algo coin­ci­den todos los socios es en que, dada la frag­men­ta­ción actual del mapa polí­ti­co nava­rro, «fue­ra de NaBai hace mucho frío».

A par­tir de esa pre­mi­sa, los cua­tro socios ‑Ara­lar, EA, Batza­rre y PNV- vuel­ven a com­pe­tir en decla­ra­cio­nes de amor eterno a la coa­li­ción, aun­que al mis­mo tiem­po no cesen las dispu­tas inter­nas por los temas más vario­pin­tos. En los últi­mos meses ya se intuía que las pri­sas de Ara­lar se debían a la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­can movi­mien­tos en la izquier­da aber­tza­le que con­di­cio­nen las actua­les alian­zas. Hace un par de meses, su coor­di­na­dor en Nafa­rroa, Txentxo Jimé­nez, no dudó en acu­sar a EA, el otro par­ti­do con mayor peso en la coa­li­ción, de «tener un pie den­tro y otro fue­ra. Está impul­san­do un polo sobe­ra­nis­ta, y eso influi­ría en Nafa­rroa», indi­có en una entre­vis­ta. Jimé­nez acu­sa­ba en para­le­lo a Batza­rre de jugar tam­bién con dos bara­jas al tan­tear alian­zas con PSN e IUN, sobre todo en Erri­be­ra, de cara a las elec­cio­nes de 2011.

En ese mes de noviem­bre comen­zó a intuir­se que aca­so Ara­lar con­si­de­ra­ba a NaBai incom­pa­ti­ble con lo que se ha dado en lla­mar «polo sobe­ra­nis­ta». Su núme­ro dos, Jon Abril, mati­zó enton­ces que no, que en todo caso podían ser cosas dife­ren­tes, pero no exclu­yen­tes: «Nafa­rroa Bai es una mar­ca elec­to­ral, y una uni­dad de par­ti­dos aber­tza­les como la que Ara­lar tam­bién está plan­tean­do es algo que no que­re­mos vin­cu­lar a una apues­ta elec­to­ral. Pode­mos tra­ba­jar con­jun­ta­men­te en el ámbi­to del dere­cho a deci­dir o los dere­chos huma­nos», expu­so.

Sin embar­go, un inci­den­te más bien casual ha ace­le­ra­do todo. Se tra­ta de la con­tun­den­te crí­ti­ca for­mu­la­da por Gaz­te Aber­tza- leak, la orga­ni­za­ción juve­nil de EA, a Ara­lar tras admi­tir Patxi Zaba­le­ta que se reu­nió con el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba. Aun­que en un pri­mer momen­to pare­cie­ra lógi­co pen­sar que EA pudie­ra estar detrás de esa nota, lo cier­to es que las juven­tu­des actua­ron por su cuen­ta y ries­go, y que inclu­so han pues­to en un buen bre­te a sus mayo­res. Pero lo rele­van­te es que el cru­ce de men­sa­jes pos­te­rior ha cla­ri­fi­ca­do las posi­cio­nes total­men­te. Txentxo Jimé­nez ha sido el pri­me­ro en admi­tir que Ara­lar con­si­de­ra «incom­pa­ti­bles» Nafa­rroa Bai y una even­tual uni­dad de fuer­zas inde­pen­den­tis­ta. Y Patxi Zaba­le­ta lo ha rati­fi­ca­do este domin­go en «Berria». El líder de Ara­lar dice que «noso­tros esta­mos en las dos», pero aña­de que «no son com­pa­ti­bles».

EA abo­ga por «fór­mu­las dis­tin­tas»

EA pre­fie­re no seguir a Ara­lar en esta esca­la­da ver­bal y dar tiem­po al tiem­po. De hecho, ya se des­mar­có públi­ca­men­te de la arre­me­ti­da de Gaz­te Aber­tza­leak con­tra los «coque­teos» de Ara­lar con el minis­tro del Inte­rior. Patxi Zaba­le­ta ase­gu­ra que los diri­gen­tes de EA le tele­fo­nea­ron inclu­so para cal­mar las aguas revuel­tas.

En cual­quier caso, el afán de Ara­lar por blin­dar a Nafa­rroa Bai como una fór­mu­la into­ca­ble ha hecho que la Comi­sión Terri­to­rial de EA en Nafa­rroa, su máxi­mo órgano de direc­ción, ten­ga que salir a la pales­tra. Lo hizo el 19 de diciem­bre tras una reu­nión cele­bra­da en Liza­rra, y en tér­mi­nos mucho más ambi­guos que los de Jimé­nez o Zaba­le­ta: «Eus­ko Alkar­ta­su­na reafir­ma la apues­ta por la acu­mu­la­ción de fuer­zas aber­tza­les que acor­dó en su ponen­cia polí­ti­ca en el pasa­do Con­gre­so, y que en el caso de Nava­rra se arti­cu­la cla­ra­men­te y con toda niti­dez en Nafa­rroa Bai. Pero defien­de que esa apues­ta pue­de adop­tar for­mar dis­tin­tas en la CAV e Ipa­rral­de, de acuer­do con la reali­dad polí­ti­ca de dichos terri­to­rios, como ha veni­do ocu­rrien­do has­ta aho­ra, habién­do­se arti­cu­la­do por par­te de los par­ti­dos aber­tza­les cola­bo­ra­cio­nes polí­ti­cas y fór­mu­las de con­cu­rren­cia elec­to­ral dis­tin­tas en cada caso».

La pre­gun­ta que flo­ta bajo todo este deba­te es si Nafa­rroa Bai sigue sien­do un medio para el avan­ce de las posi­cio­nes aber­tza­les en el herrial­de ‑como se esti­pu­ló en su crea­ción en 2004, cuan­do se situa­ba el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción como prin­ci­pal rei­vin­di­ca­ción- o si cin­co años des­pués la coa­li­ción se ha con­ver­ti­do en un fin en sí mis­ma, con el úni­co hori­zon­te de tra­tar de lle­gar al Gobierno nava­rro de la mano del PSN, per­se­ve­ran­do en ello pese a la frus­tra­ción de 2007. Y, en para­le­lo, la segun­da pre­gun­ta inhe­ren­te a ésta es la de si sus socios están dis­pues­tos a esta­ble­cer cola­bo­ra­cio­nes o siner­gias con la izquier­da aber­tza­le. Evi­den­te­men­te, para ello el obje­ti­vo plan­tea­do debe­ría ser el pri­me­ro (una acu­mu­la­ción de fuer­zas sobe­ra­nis­ta o por el dere­cho a deci­dir), no el segun­do (lle­gar al Gobierno nava­rro a cos­ta de lo que sea).

Quien lo tie­ne muy cla­ro des­de el prin­ci­pio es el PNV, que des­de la con­for­ma­ción de la coa­li­ción en 2004 vetó cual­quier opción de ingre­so de Bata­su­na. Y tam­bién Batza­rre. Su diri­gen­te e ideo­ló­gi­co, Jesús Urra, se sitúa aler­ta en un artícu­lo recien­te: «Uno de los ries­gos que ace­chan a NaBai pro­ce­de­ría de la reti­ra­da de ETA, y del corres­pon­dien­te reor­de­na­mien­to de la izquier­da aber­tza­le, que podría afec­tar­le a NaBai».

Sumar para arras­trar al PSN

Exis­te una idea bas­tan­te exten­di­da pero erró­nea: la de que la izquier­da aber­tza­le no con­tem­pla nin­gu­na opción de cola­bo­rar con Nafa­rroa Bai o los par­ti­dos que lo inte­gran. Pese a que des­de este sec­tor se hayan cri­ti­ca­do con dure­za plan­tea­mien­tos como los defen­di­dos por Uxue Bar­kos en Madrid en dife­ren­tes mate­rias (apo­yo a las FSE, TAV, envío de tro­pas al Líbano…), tam­bién es cier­to que des­de la izquier­da aber­tza­le se han aplau­di­do posi­cio­na­mien­tos pun­tua­les de otros elec­tos suyos (como el del alcal­de de Ata­rra­bia en el con­flic­to del chu­pi­na­zo) y se han lan­za­do ofer­tas de cola­bo­ra­ción a Nafa­rroa Bai, aun­que sin dema­sia­do eco.

Así ocu­rrió el día des­pués de que el PSN decla­ra­ra rotos sus pac­tos muni­ci­pa­les con NaBai, el pasa­do 6 de octu­bre. En una refle­xión que no ha per­di­do actua­li­dad, los inde­pen­den­tis­tas ofre­cie­ron «tra­ba­jo con­jun­to. Cree­mos que ha lle­ga­do el momen­to de actuar con altu­ra de miras y que todos y todas debe­mos ante­po­ner nece­si­da­des gene­ra­les a pro­yec­tos par­ti­dis­tas». Para la izquier­da aber­tza­le, «la acu­mu­la­ción de fuer­zas de los sec­to­res inde­pen­den­tis­tas y de izquier­das será la que arras­tre al PSOE» y cual­quier otra opción supo­ne úni­ca­men­te «empe­zar la casa del cam­bio por el teja­do».

Fren­te a ello, fue de nue­vo Txentxo Jimé­nez quien mani­fes­tó que pre­fie­ren «espe­rar al PSN en el camino de vuel­ta que, como par­ti­do de izquier­das, ten­drá que reco­rrer».

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *