El futu­ro incier­to de Yemen por Txen­te Rekon­do (GAIN)

Algu­nos recien­tes acon­te­ci­mien­tos en la esce­na inter­na­cio­nal están situan­do a Yemen en el cen­tro de lo que pue­de con­ver­tir­se en una peli­gro­sa situa­ción. Y a ello hay que sumar­le ade­más las serias caren­cias que el pro­pio esta­do yeme­ní pre­sen­ta a día de hoy, y que ha lle­va­do a algu­nos ana­lis­tas a seña­lar la posi­bi­li­dad de que este país aca­be sumán­do­se a la lis­ta de ?esta­dos falli­dos?, si no lo ha hecho ya. Los pla­nes de Washing­ton, situan­do a Yemen entre las prio­ri­da­des de su agen­da en la ?lucha con­tra el terror?, o la entra­da direc­ta de Ara­bia Sau­dí en el tetro yeme­ní, no hacen sino acre­cen­tar esos temo­res.

Des­de el pasa­do verano muchas fuen­tes seña­la­ban la con­fluen­cia de tres con­flic­tos que podían poner en serios apu­ros a la ya de por sí dete­rio­ra­da situa­ción yeme­ní. Los enfren­ta­mien­tos entre las fuer­zas guber­na­men­ta­les y los rebel­des chií­tas del nor­te; las deman­das sepa­ra­tis­tas en el sur, con la vio­len­ta res­pues­ta de Saná; y el incre­men­to de la pre­sen­cia de al Qae­da, eran moti­vos más que sufi­cien­tes para ubi­car­nos ante una esce­na­rio muy ?explo­si­vo?.

Sin embar­go, estos últi­mos meses, otros acto­res han hecho apa­ri­ción sobre el terreno yeme­ní, arro­jan­do más gaso­li­na al fue­go. El ata­que mili­tar de las fuer­zas sau­dís con­tra los rebel­des del nor­te ha situa­do a Riad sobre el tetro de ope­ra­cio­nes yeme­ní. Tras las dife­ren­tes excu­sas uti­li­za­das por los prín­ci­pes sau­di­tas, sub­ya­ce un impor­tan­te pul­so que man­tie­nen éstos con Irán, en aras a con­ver­tir­se en el esta­do más influ­yen­te del mun­do musul­mán.

Hace tiem­po que los diri­gen­tes sau­di­tas mane­jan una ecua­ción en dife­ren­tes fren­tes. Si en Afga­nis­tán e Iraq, la polí­ti­ca de Ara­bia Sau­dí está enca­mi­na­da a con­tra­rres­tar el peso de Tehe­rán en esos paí­ses, no dudan­do ade­más en apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te a los tali­ba­nes, o inclu­so apor­tan­do un impor­tan­te núme­ro de ciu­da­da­nos sau­di­tas a una par­te de la resis­ten­cia ira­quí, en el caso de Yemen con­flu­yen otros intere­ses.

Uno de los temo­res (infun­da­dos en opi­nión de la mayo­ría de obser­va­do­res) es que el nor­te de Yemen aca­be con­vir­tién­do­se en una reali­dad chií­ta al esti­lo de Hez­bo­llah en el Líbano. Sin embar­go tras ese débil argu­men­to se podría encon­trar los deseos de Riad para con­tro­lar la fron­te­ra entre ambos paí­ses, que toda­vía está en dispu­ta y que alber­ga impor­tan­tes yaci­mien­tos ener­gé­ti­cos.

El otro argu­men­to sau­dí, tal vez de mayor peso, gira en torno a las acti­vi­da­des de al Qae­da en la región. En los últi­mos tiem­pos, esta orga­ni­za­ción jiha­dis­ta ha expe­ri­men­ta­do impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes en la zona, como la trans­for­ma­ción de las ramas yeme­ní y sau­dí en ?al Qae­da de la Penín­su­la Ará­bi­ga?, o el aumen­to de las ope­ra­cio­nes de ésta tan­to en Yemen como en Ara­bia Sau­dí.

El perío­do de tran­si­ción que se vive en esa monar­quía del petro­dó­lar, y don­de al pare­cer esta­rían asu­mien­do pape­les impor­tan­tes algu­nos miem­bros de la casa real par­ti­da­rios de polí­ti­cas mili­ta­ris­tas, muy al esti­lo de la épo­ca de Bush en la Casa Blan­ca, no pare­cen aña­dir muchos rayos de espe­ran­za a la situa­ción.

Esta­dos Uni­dos cune­ta con los gobierno de Yemen y Ara­bia Sau­dí como fie­les alia­dos en la región. Ambos son la pun­ta de lan­za de la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na, que se mue­ve entre la ?impor­tan­cia para los intere­ses de Washing­ton y el alto poten­cial de inse­gu­ri­dad?. Si la cam­pa­ña mili­tar de EEUU ha des­pla­za­do Iraq de las pri­me­ras pági­nas de los medios, alzan­do a las mis­mas a Afga­nis­tán, ?la otro­ra gue­rra olvi­da­da?, algu­nas fuen­tes apun­tan que algo simi­lar pue­de pasar con Yemen, que en los últi­mos días habría des­pla­za­do a Soma­lia.

Des­de EEUU hace tiem­po que se ha dise­ña­do una red de bases e ins­ta­la­cio­nes muy impor­tan­tes en todos los esta­dos de la Penín­su­la Ará­bi­ga, con­si­de­ra­da cla­ve por su poten­cial ener­gé­ti­co y por su ubi­ca­ción geo­es­tra­té­gi­ca. Así, algu­nos han seña­la­do que Qatar ha logra­do atraer bue­na par­te del per­so­nal mili­tar esta­dou­ni­den­se en la región, lo que hace que algu­nos lo pre­sen­ten como ?el Pen­tá­gono del Gol­fo Pér­si­co?; a ello hay que aña­dir la impor­tan­cia que adquie­ren las impor­tan­tes bases mili­ta­res de EEUU en Bah­rain, los pro­yec­tos en torno a Omán, o el uso de Kuwait como ram­pa de acce­so a Iraq. Toda esa red se com­ple­ta con la pre­sen­cia de ?per­so­nal mili­tar y ase­so­res? en Ara­bia Sau­dí y el com­ple­jo de entre­na­mien­to mili­tar en Jor­da­nia.

Las decla­ra­cio­nes de algu­nos mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos, par­ti­da­rios de inten­si­fi­car su actua­ción mili­tar en Yemen no deja dudas a que ?EEUU ha abier­to un nue­vo fren­te en la lucha con­tra el terror?. Los recien­tes bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos, al abri­go de la teo­ría de asu­mir las mal lla­ma­das víc­ti­mas cola­te­ra­les, son una prue­ba más en esa direc­ción. Y si algu­nos epi­so­dios recien­tes, como el supues­to inten­to de aten­ta­do en Detroit, o los inten­tos des­de Washing­ton para rela­cio­nar al clé­ri­go yeme­ní, Anwar al Awla­ki con el ata­que en una base mili­tar de Texas, tien­den a cen­trar la aten­ción mediá­ti­ca sobre Yemen, EEUU lle­va tiem­po ope­ran­do en ese nue­vo fren­te.

Por su par­te al Qae­da tam­bién ha movi­do sus fichas. A la uni­fi­ca­ción ya comen­ta­da, habría que aña­dir los recien­tes ata­ques con­tra fuer­zas de segu­ri­dad yeme­níes, y al indi­si­mu­la­do inten­to de apro­ve­char­se de una situa­ción que le pue­de resul­tar muy favo­ra­ble. La deli­ca­da situa­ción del gobierno cen­tral, ausen­te de fac­to en amplias zonas del país, el impor­tan­te recha­zo de la pobla­ción hacia la cola­bo­ra­ción de su gobierno con EEUU, las víc­ti­mas civi­les que está gene­ran­do la cam­pa­ña mili­tar de Washing­ton o las dife­ren­tes cri­sis que afron­ta Yemen, son un impor­tan­te cal­do de cul­ti­vo para el men­sa­je de orga­ni­za­cio­nes como al Qae­da.

Como muy bien seña­ló un pres­ti­gio­so ana­lis­ta en el Yemen Times hace algu­nos meses, la ?comu­ni­dad polí­ti­ca de Yemen ha expe­ri­men­ta­do en las últi­mas cin­co déca­das un ima­na­to zay­di de carác­ter teo­crá­ti­co e iso­la­cio­nis­ta; ocho años de gue­rra civil; inter­ven­cio­nes mili­ta­res exter­nas direc­tas e indi­rec­tas; ser una colo­nia bri­tá­ni­ca; doce­nas de sul­ta­na­tos y emi­ra­tos; una fede­ra­ción; una repú­bli­ca tri­bal con­ser­va­do­ra en el nor­te; una repú­bli­ca mar­xis­ta en el sur, doce­nas de muer­tes polí­ti­cas; múl­ti­ples gue­rras fron­te­ri­zas; una repú­bli­ca mar­xis­ta y tri­bal uni­fi­ca­da; y una des­truc­ti­va gue­rra entre el nor­te y el sur?, y todo ello debe tener­se en cuen­ta a la hora de apro­xi­mar­nos a esta com­ple­ja socie­dad.

Si la carac­te­ri­za­ción social tri­bal es un fac­tor deter­mi­nan­te, esa suce­sión de acon­te­ci­mien­tos ha empu­ja­do al gobierno cen­tral a una lucha por su super­vi­ven­cia, hacien­do de ésta el eje cen­tral de su actua­ción. Como apun­ta­ba Kha­led Fat­tah, ?ello le ha lle­va­do a la bús­que­da de alian­zas entre las dife­ren­tes éli­tes polí­ti­cas y socia­les? que ha gene­ra­do toda una red de favo­ri­tis­mos y tute­las.

La ausen­cia del esta­do en muchos luga­res y la inca­pa­ci­dad para dotar a la pobla­ción de los ser­vi­cios bási­cos (edu­ca­ción, salud?) hacen que la situa­ción empeo­re aún más. La inse­gu­ri­dad, la cri­sis eco­nó­mi­ca (aumen­to del défi­cit, caren­cias ener­gé­ti­cas, limi­ta­do sec­tor pri­va­do, infla­ción, des­cen­so de las expor­ta­cio­nes) y social (tasas altí­si­mas de paro y anal­fa­be­tis­mo, cor­tes de agua, caren­cias ali­men­ta­rias?) son sín­to­mas que lla­man a la preo­cu­pa­ción.

Como remar­can algu­nos obser­va­do­res, la situa­ción apun­ta un ries­go muy ele­va­do de que el colap­so polí­ti­co, social y eco­nó­mi­co aca­be con­vir­tien­do al país en una socie­dad frag­men­ta­da, domi­na­da por ?líde­res tri­ba­les autó­no­mos, seño­res de la gue­rra, ambi­cio­sos defen­so­res del sec­ta­ris­mo y extre­mis­tas reli­gio­sos?, situan­do a Yemen a las puer­tas de con­ver­tir­se en un nue­vo esta­do falli­do.

Gain

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *