Oba­ma como pre­si­den­te negro por Imma­nuel Wallers­tein

El Gru­po Negro en el Con­gre­so (Con­gres­sio­nal Black Cau­cus) se ha vuel­to más y más impa­cien­te con el pre­si­den­te Barack Oba­ma, y este des­gas­te polí­ti­co se fil­tra aho­ra a la pren­sa. Los miem­bros del cau­cus sien­ten que Oba­ma no le ha pres­ta­do sufi­cien­te aten­ción al hecho de que las actua­les difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas han teni­do un impac­to mayor entre los afro­es­ta­du­ni­den­ses y otros gru­pos mino­ri­ta­rios que en el res­to de la pobla­ción, y que por tan­to algo más debe hacer­se en su favor.

Se ha cita­do al reve­ren­do Ema­nuel Clea­ver cuan­do dice: Oba­ma ha inten­ta­do deses­pe­ra­da­men­te man­te­ner­se fue­ra de lo racial, y todos noso­tros enten­de­mos lo que está hacien­do. Pero cuan­do un núme­ro tan des­pro­por­cio­na­do de afro­ame­ri­ca­nos está des­em­plea­do, sería irres­pon­sa­ble no diri­gir aten­ción y recur­sos a la gen­te que está reci­bien­do el mayor nivel de penu­rias.

El papel de Oba­ma como hom­bre negro ha sido un asun­to impor­tan­te y muy dis­cu­ti­do des­de que decla­ró en 2007 su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia. Al prin­ci­pio, Oba­ma no reci­bió el res­pal­do entu­sias­ta de los polí­ti­cos negros en Esta­dos Uni­dos. Muchos de ellos habían apo­ya­do públi­ca­men­te a Hillary Clin­ton. Hubo algu­nas dis­cu­sio­nes en los medios afro­es­ta­du­ni­den­ses acer­ca de si Oba­ma era lo sufi­cien­te­men­te negro.

Las dudas cam­bia­ron radi­cal­men­te tras las con­ven­cio­nes de Iowa en enero de 2008, las cua­les ganó Oba­ma para sor­pre­sa de la plu­ra­li­dad de la gen­te. Iowa es un esta­do abru­ma­do­ra­men­te blan­co. El hecho de que Oba­ma hubie­ra logra­do ahí un res­pal­do sig­ni­fi­ca­ti­vo, le envió un men­sa­je a los polí­ti­cos afro­es­ta­du­ni­den­ses de que había posi­bi­li­da­des de ser elec­to. La idea de que, tras tan­to tiem­po por fin un negro podía con­ver­tir­se en pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos resul­tó ser una con­si­de­ra­ción pri­mor­dial para los afro­ame­ri­ca­nos, no sólo para los polí­ti­cos, sino para la pobla­ción afro­es­ta­du­ni­den­se en gene­ral.

Para cuan­do fue elec­to, había reci­bi­do el res­pal­do entu­sias­ta de vir­tual­men­te todos los negros de Esta­dos Uni­dos, ricos y pobres, jóve­nes y vie­jos. Las lágri­mas de júbi­lo eran genui­nas, y los niños afro­es­ta­du­ni­den­ses en edad esco­lar dije­ron que eso demos­tra­ba que era posi­ble que ellos aspi­ra­ran a cual­quier obje­ti­vo que desea­ran.

La cues­tión es cómo logró Oba­ma los votos para ganar. No podría haber gana­do sola­men­te con los votos de los afro­ame­ri­ca­nos, aun si todos los votan­tes auto­ri­za­dos hubie­ran vota­do por él. Ade­más del núcleo de votan­tes demó­cra­tas con­fia­bles, obtu­vo los sufra­gios de tres gru­pos cuyos votos eran pre­via­men­te incier­tos. El pri­mer gru­po fue­ron aqué­llos que nor­mal­men­te no votan para nada –muchos afro­es­ta­du­ni­den­ses (sobre todo los menos edu­ca­dos y los más pobres), ade­más de muchos votan­tes jóve­nes (tan­to blan­cos como negros). El segun­do gru­po fue­ron aque­llos votan­tes a mitad del camino –loca­li­za­dos con mucha fre­cuen­cia en comu­ni­da­des sub­ur­ba­nas, que son en gran medi­da blan­cos. El ter­cer gru­po son los obre­ros blan­cos cali­fi­ca­dos que en déca­das recien­tes habían deser­ta­do del Par­ti­do Demó­cra­ta debi­do a su visión en torno a cues­tio­nes socia­les (y que con fre­cuen­cia expre­sa­ban abier­ta­men­te sen­ti­mien­tos racis­tas).

Si Oba­ma obtu­vo los votos de estos dos últi­mos gru­pos (los votan­tes sub­ur­ba­nos a mitad del camino y los obre­ros blan­cos cali­fi­ca­dos a quie­nes pudo con­ven­cer de regre­sar del Par­ti­do Repu­bli­cano), fue pre­ci­sa­men­te por­que se per­sua­die­ron de que no era un ira­cun­do hom­bre negro. Se pre­sen­ta­ba a sí mis­mo como es en reali­dad: un polí­ti­co de cen­tro, bien edu­ca­do, prag­má­ti­co y con aire de muy cal­ma­do. Man­tu­vo esa per­so­na­li­dad no sólo duran­te su cam­pa­ña, sino tam­bién des­de su elec­ción.

Lo que aho­ra suce­de es que los polí­ti­cos afro­ame­ri­ca­nos se están dan­do cuen­ta de que hicie­ron un tra­to fáus­ti­co. Logra­ron el valor sim­bó­li­co de rom­per la barre­ra racial hacia el pues­to de elec­ción más alto en Esta­dos Uni­dos al res­pal­dar a un can­di­da­to negro que ha inten­ta­do deses­pe­ra­da­men­te man­te­ner­se fue­ra de lo racial. Oba­ma ha hecho esto por dos razo­nes. En par­te, es por­que es de hecho su ver­da­de­ra per­so­na­li­dad y su com­pro­mi­so de toda la vida. Pero tam­bién man­tie­ne esta per­so­na­li­dad por­que, como polí­ti­co, le resul­ta esen­cial para su relec­ción en 2012 y para la con­ti­nui­dad de la elec­ción de sufi­cien­tes miem­bros demó­cra­tas del Con­gre­so que hagan posi­ble que logre su agen­da legis­la­ti­va.

Si ésta fue­ra la úni­ca cues­tión en torno a Barack Oba­ma y su rela­ción con los afro­es­ta­du­ni­den­ses, podría pen­sar­se que es de impor­tan­cia mar­gi­nal en el pro­ce­so his­tó­ri­co de lar­go pla­zo. Pero esta situa­ción es de hecho mera­men­te una ins­tan­cia en un pun­to polí­ti­co más gene­ral por todo el mun­do.

Los par­tea­guas sim­bó­li­cos son un ele­men­to impor­tan­te de la polí­ti­ca mun­dial. La elec­ción de alguien pro­ce­den­te de un gru­po que antes no se le había per­mi­ti­do aspi­rar a un pues­to así en algún país es muy impor­tan­te. Pien­sen en el júbi­lo y el pro­gre­so que impli­có la elec­ción de Nel­son Man­de­la al lle­gar a ser el pri­mer pre­si­den­te negro de Sudá­fri­ca, o Evo Mora­les, el pri­mer pre­si­den­te indí­ge­na de Boli­via, o aque­llas muje­res que lle­ga­ron a ser las pri­me­ras pre­si­den­tas en los paí­ses musul­ma­nes. La elec­ción de Barack Oba­ma como pri­mer pre­si­den­te afro­es­ta­du­ni­den­se de Esta­dos Uni­dos fue la mis­ma cla­se de acon­te­ci­mien­to. Todos éstos fue­ron suce­sos polí­ti­cos cru­cia­les, y su impor­tan­cia no debe nun­ca sub­es­ti­mar­se.

Sin embar­go, las vic­to­rias sim­bó­li­cas deben tra­du­cir­se en cam­bios reales, o even­tual­men­te pue­den dejar un sabor amar­go. Qué tan­to cam­bio real pue­de un líder así traer depen­de en par­te de sus pro­pias prio­ri­da­des pero tam­bién de las res­tric­cio­nes polí­ti­cas par­ti­cu­la­res del país en cues­tión.

En el caso de Esta­dos Uni­dos, el mar­gen de manio­bra de Oba­ma es bas­tan­te redu­ci­do. Las pocas veces que ha reac­cio­na­do como hom­bre negro, ha per­di­do de inme­dia­to res­pal­do polí­ti­co. Esto ocu­rrió duran­te la cam­pa­ña cuan­do salie­ron a la luz algu­nas ase­ve­ra­cio­nes incen­dia­rias de su pas­tor en la igle­sia de Tri­nity en Chica­go, Jere­miah Wright. La reac­ción ini­cial de Oba­ma fue hacer un dis­cur­so sofis­ti­ca­do acer­ca de la raza en la vida esta­du­ni­den­se. En éste, dijo: No pue­do negar­lo más (a Jere­miah Wright) de lo que podría negar a mi abue­la blan­ca. Pero poco des­pués, Oba­ma tuvo que retrac­tar­se y de hecho negar a su pas­tor, renun­cian­do a su parro­quia.

Esto ocu­rrió de nue­vo des­pués de su elec­ción, cuan­do el pro­fe­sor Henry Lewis Gates, de Har­vard (un afro­ame­ri­cano), fue arres­ta­do tras entrar en su pro­pia casa for­zan­do la cha­pa que se había tra­ba­do. Ya estan­do en su casa, un ofi­cial de poli­cía blan­co lo pro­vo­có y des­pués de algu­na inter­ac­ción, fue arres­ta­do por con­duc­ta revol­to­sa. La reac­ción ini­cial de Oba­ma fue decir que el ofi­cial había actua­do estú­pi­da­men­te. Hubo reac­cio­nes polí­ti­cas adver­sas y Oba­ma invi­tó a ambos hom­bres a la Casa Blan­ca para que sos­tu­vie­ran una reu­nión ami­ga­ble.

Para Oba­ma la lec­ción es cla­ra. No pue­de, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, dar­se el lujo polí­ti­co de ser vis­to como un pre­si­den­te negro. Y esto sig­ni­fi­ca que está cons­tre­ñi­do de hacer y decir cosas que un pre­si­den­te blan­co con las mis­mas ideas polí­ti­cas esta­ría deseo­so de hacer o decir. En el con­tex­to esta­du­ni­den­se de hoy, ser un pre­si­den­te afro­es­ta­du­ni­den­se se vuel­ve una des­ven­ta­ja polí­ti­ca al tiem­po que es tam­bién un logro sim­bó­li­co. Oba­ma se da cuen­ta de eso. El Gru­po Negro en el Con­gre­so reco­no­ce eso. La cues­tión es qué cosa, si aca­so, harán Oba­ma o el Gru­po Negro, o pue­den hacer, al res­pec­to.

Tra­duc­ción: Ramón Vera Herre­ra

© Imma­nuel Wallers­tein

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *