Racis­mo total, gue­rra total ( a un año de la agre­sion a Gaza ) por Saleh Al-Naa­mi

Mah­moud Hus­sein tra­ta de con­te­ner sus lágri­mas cuan­do mira a su her­mano Ahmed, de 30 años, enfer­mo de cán­cer de colon. La fami­lia espe­ra impa­cien­te­men­te a que abran la fron­te­ra de Gaza para que Ahmed pue­da via­jar al extran­je­ro para reci­bir tra­ta­mien­to, pues­to que a con­se­cuen­cia del ase­dio israe­lí impues­to, las ins­ta­la­cio­nes médi­cas de Gaza no pue­den tra­tar su enfer­me­dad. Ahmed, que vive en Jabal­ya, al nor­te de Gaza, no es el úni­co pales­tino que ha desa­rro­lla­do un cán­cer a una edad rela­ti­va­men­te joven.

Según fuen­tes médi­cas pales­ti­nas, el núme­ro de pacien­tes con tumo­res can­ce­ro­sos radi­ca­dos en áreas que el ejér­ci­to Israe­lí ata­có duran­te su gue­rra con­tra Gaza está cre­cien­do. Según se apro­xi­ma el pri­mer ani­ver­sa­rio de la gue­rra con­tra Gaza, los pales­ti­nos se con­mue­ven al des­cu­brir cada vez más efec­tos dañi­nos. Una mujer pales­ti­na cuya casa en el dis­tri­to de Al-Shaaf, al este de Ciu­dad de Gaza, fue alcan­za­da por los pro­yec­ti­les de fós­fo­ro blan­co, ha dado a luz un bebé con el cora­zón defor­me. Los doc­to­res infor­ma­ron de que otra mujer emba­ra­za­da, al nor­te de Gaza, cuyo hogar ata­ca­ron con el mis­mo agen­te quí­mi­co, ha dado a luz un bebé con la mis­ma defor­mi­dad.

Las pro­ba­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia de los niños son muy bajas por­que bajo el ase­dio, los ser­vi­cios médi­cos de Gaza no están equi­pa­dos para tra­tar tales casos. La madre con­tó a los doc­to­res que duran­te la gue­rra inha­ló can­ti­da­des exce­si­vas de humo de fós­fo­ro blan­co a cau­sa de los repe­ti­dos ata­ques sobre su zona. El fós­fo­ro blan­co es un agen­te incen­dia­rio quí­mi­co alta­men­te com­bus­ti­ble cuan­do se mez­cla con el oxí­geno. Que­ma atra­ve­san­do la piel, hue­sos y teji­do del cuer­po; los cadá­ve­res de las víc­ti­mas del fós­fo­ro blan­co están, por lo gene­ral, casi total­men­te car­bo­ni­za­dos.

En un infor­me que mar­ca el pri­mer ani­ver­sa­rio de la gue­rra, el Cen­tro Al-Dameer para los Dere­chos Huma­nos da cuen­ta de «altos nive­les de abor­tos y recién naci­dos defor­mes» y que el uso de muni­ción radio­ac­ti­va y tóxi­ca por par­te del ejér­ci­to israe­lí con­tra Gaza ha cau­sa­do un impor­tan­te dete­rio­ro de la salud de los pales­ti­nos. El infor­me se fun­da­men­tó en una ins­pec­ción que con­clu­ye que la salud y las con­di­cio­nes ambien­ta­les en la Fran­ja de Gaza empeo­ran por días como resul­ta­do de la agre­sión de Israel y el cie­rre fron­te­ri­zo de las fuer­zas ocu­pan­tes por ter­cer año con­se­cu­ti­vo.

Mien­tras tan­to, inves­ti­ga­do­res ita­lia­nos han dado a cono­cer que el sue­lo en Gaza aho­ra con­tie­ne toxi­nas y con­ta­mi­nan­tes can­ce­rí­ge­nos como resul­ta­do del uso por par­te de Israel de armas inter­na­cio­nal­men­te prohi­bi­das duran­te la últi­ma gue­rra con­tra Gaza. En una rue­da de pren­sa en Ciu­dad de Gaza, los exper­tos dije­ron que estas toxi­nas y los agen­tes can­ce­rí­ge­nos cons­ti­tu­yen un alto ries­go para los nona­tos e ins­tó al Minis­te­rio Pales­tino de la Salud a que exa­mi­ne a todos los pales­ti­nos de las áreas que fue­ron bom­bar­dea­das duran­te la gue­rra. Los ita­lia­nos, que efec­tua­ron su tra­ba­jo de cam­po en estas áreas, advir­tie­ron ade­más de que muchos de los resi­den­tes de Gaza sufri­rán enfer­me­da­des cró­ni­cas gas­tro­in­tes­ti­na­les y res­pi­ra­to­rias.

Según estos exper­tos, las prue­bas que se efec­tua­ron en el inte­rior de Gaza indi­ca­ron que 12 toxi­nas y mate­ria­les radio­ac­ti­vos se libe­ra­ron por el uso abun­dan­te de arma­men­to inter­na­cio­nal­men­te prohi­bi­do por par­te de Israel. Tales armas se diri­gie­ron a los cuer­pos de muchas víc­ti­mas que resul­ta­ron des­tro­za­das.

Más hechos inquie­tan­tes se reve­lan. El Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Ada­lah afir­mó que la Fran­ja de Gaza es aho­ra el hogar del mayor núme­ro de dis­ca­pa­ci­ta­dos del mun­do. Alre­de­dor de un cua­tro por cien­to de los pales­ti­nos de la Fran­ja de Gaza, es decir, 70.000 resi­den­tes, tie­nen algu­na for­ma de dis­ca­pa­ci­dad. Su sufri­mien­to se com­pli­ca ade­más por la nega­ti­va de Israel a per­mi­tir la entra­da de los mate­ria­les de reha­bi­li­ta­ción y medi­ca­ción nece­sa­rios para ellos. A la vez, Israel impi­de que cual­quie­ra de ellos via­je al extran­je­ro para bus­car ayu­da médi­ca.

Mien­tras los pales­ti­nos seña­lan el pri­mer ani­ver­sa­rio de la gue­rra, los israe­líes dan a cono­cer las razo­nes que hay detrás del sal­va­je tra­to de su ejér­ci­to a los pales­ti­nos duran­te la gue­rra. Un ban­do del Rabino Jefe Mili­tar, el Gene­ral de Bri­ga­da Avi Ronz­ki, exi­ge a las tro­pas israe­líes en el pri­mer ani­ver­sa­rio de la gue­rra que no ten­gan nin­gún per­dón o com­pa­sión para los pales­ti­nos. El edic­to, cita­do en los medios de comu­ni­ca­ción israe­líes, cons­ta­ta que, «la meta de la recien­te gue­rra con­tra Gaza pre­ten­día des­truir y ani­qui­lar al enemi­go, no hacer pri­sio­ne­ros», con­ti­núa dicien­do que, «unos 80 avio­nes se cen­tra­ron en diver­sos obje­ti­vos de Gaza; des­pués los tan­ques comen­za­ron su ata­que. Com­ba­ti­mos a los no judíos con toda nues­tra fuer­za y deter­mi­na­ción.»

Oren Yif­tahel, pro­fe­sor de Cien­cias Polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Ben Gurion, del Negev, des­cri­be las atro­ci­da­des de Israel duran­te la gue­rra. “Era de espe­rar el com­por­ta­mien­to israe­lí y una exten­sión de la polí­ti­ca sio­nis­ta que cree en la ani­qui­la­ción del pue­blo pales­tino y pre­ten­de borrar su his­to­ria y su exis­ten­cia. Igno­ra los dere­chos legí­ti­mos del pue­blo pales­tino, que les son pro­pios, y no fue­ra de la cari­dad israe­lí.»

Yif­tahel argu­men­tó en un artícu­lo en el perió­di­co Haa­retz que, «la inva­sión de Israel de Gaza no fue pura­men­te una ope­ra­ción mili­tar para aca­bar con los ata­ques de cohe­tes o un inten­to de res­tau­rar la capa­ci­dad disua­so­ria de Israel, y tam­po­co un esfuer­zo para impo­ner un orden sobre otro y expul­sar el gobierno ele­gi­do de Hamás. La gue­rra fue una con­ti­nua­ción de una estra­te­gia que vie­ne de lejos para negar, borrar y eli­mi­nar cual­quier refe­ren­cia his­tó­ri­ca a los pales­ti­nos y su exis­ten­cia.»

Ade­más acu­só a todos los israe­líes de par­ti­ci­par en la maqui­na­ción hos­til con­tra los pales­ti­nos, seña­lan­do que polí­ti­cos israe­líes, artis­tas, medios de comu­ni­ca­ción, inte­lec­tua­les e inves­ti­ga­do­res de uni­ver­si­dad apo­ya­ron esta gue­rra con entu­sias­mo. Yif­tahel afir­mó que la gue­rra de Israel con­tra Gaza, y espe­cí­fi­ca­men­te con­tra Hamás, ori­gi­nó el ascen­so de Hamás al poder que soca­vó la posi­bi­li­dad de alcan­zar una solu­ción de dos Esta­dos. «Esta solu­ción era ideal para Israel por­que sig­ni­fi­ca­ba que Israel podría con­ti­nuar su pro­yec­to colo­ni­za­dor inde­fi­ni­da­men­te», afir­mó.

Según Yif­tahel, el nom­bra­mien­to de Ismail Hani­yeh, que nació en una fami­lia de refu­gia­dos, como pri­mer minis­tro del gobierno de Hamás dio a los pales­ti­nos otra razón para insis­tir en el dere­cho de retorno para los refu­gia­dos pales­ti­nos, que Israel cree que es un pun­to que ame­na­za su pro­pia exis­ten­cia. «En vez de enfren­tar­se a la reali­dad con todas sus com­pli­ca­cio­nes, Israel ha recu­rri­do al terro­ris­mo de Esta­do,» escri­bió Yif­tahel. «Más balas, más explo­si­vos, más matan­zas de niños e incen­diar pue­blos no triun­fa­rán en silen­ciar la his­to­ria. El tiem­po per­di­do en tam­bo­res se recu­pe­ra­rá cuan­do estos callen.»

El his­to­ria­dor israe­lí Tom Segev cree que «una de las prin­ci­pa­les metas de la gue­rra con­tra Gaza fue ejer­cer un prin­ci­pio arrai­ga­do en el sio­nis­mo, a saber, el de la nece­si­dad de gol­pear a los pales­ti­nos para ense­ñar­les una lec­ción. Ésta es una de las bases prin­ci­pa­les del pro­yec­to sio­nis­ta des­de su ini­cio.» Segev expli­có que el pen­sa­mien­to que hay tras esto es que «noso­tros, los judíos, repre­sen­ta­mos la moder­ni­za­ción y la civi­li­za­ción, la lógi­ca y la éti­ca. Los ára­bes son sal­va­jes pri­mi­ti­vos de irra­cio­na­les ten­den­cias vio­len­tas, igno­ran­tes y que deben dis­ci­pli­nar­se y edu­car­se en el modo apro­pia­do de pen­sar en el uso de la zanaho­ria y el palo.»

Segev con­ti­nuó dicien­do que Israel cre­yó que la gue­rra derri­ba­ría a Hamás del poder, «apar­te de otra creen­cia sio­nis­ta, espe­cí­fi­ca­men­te la nece­si­dad impo­ner a los pales­ti­nos un lide­raz­go mode­ra­do que haga con­ce­sio­nes en las aspi­ra­cio­nes nacio­na­les.» Segev des­cri­bió las razo­nes de Israel y las metas de la gue­rra en Gaza como «un vuel­ta a las creen­cias fra­ca­sa­das, pero Israel con­ti­núa reca­len­tán­do­las de una gue­rra a la siguien­te.»

De hecho, el ana­lis­ta polí­ti­co y mili­tar israe­lí Ofer She­lah fue el pri­me­ro en indi­car que el ata­que sobre Gaza mar­có el naci­mien­to de «una nue­va doc­tri­na defen­si­va para Israel, espe­cí­fi­ca­men­te para que Israel actúe como una nación rufián ante enemi­gos que adop­ten una estra­te­gia de des­gas­te fric­ción y bom­bar­deo a dis­tan­cia», en otras pala­bras, «para res­pon­der al fue­go con una ope­ra­ción mili­tar sal­va­je y masi­va, sin con­si­de­rar el núme­ro de bajas y su gra­do.»

Estos argu­men­tos expli­can el espan­to­so resul­ta­do de la gue­rra con­tra Gaza. Duran­te esta gue­rra, Israel actuó sobre un cla­ro prin­ci­pio de segu­ri­dad de arrai­gar el enfren­ta­mien­to con el pue­blo pales­tino sin con­si­de­rar pér­di­das en las filas civi­les.

Fuen­te: http://​weekly​.ahram​.org​.eg/​2​0​0​9​/​9​7​8​/​r​e​8​2​.​htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *