Ami­na­tu Hai­dar, nues­tra bru­ja del sur por Mila­gros Riera

Salu­dos com­pa­ñe­ra, ya estas con los tuyos, tu exi­lio ha ter­mi­na­do y te feli­ci­to, yo conoz­co muy bien lo que supo­ne ser una exila­da, allí, con tu pue­blo con­ti­nua­ras una lucha que nun­ca cesas­te, gra­cias a ti la cau­sa del pue­blo saha­raui ha sal­ta­do a los medias y hoy día nadie la des­co­no­ce, debe­mos con­tri­buir todos a que la opre­sión de tu pue­blo no se olvide.

Tu cau­sa es jus­ta, como lo es la de todos los pue­blos que desean la inde­pen­den­cia y la liber­tad, en este país hay algu­nos que así lo quie­ren y que luchan por ello. Si hoy día estáis obli­ga­dos a luchar para ser libres se lo debéis al país, Espa­ña, que os enga­ñó, fue lo que se lla­mó “poten­cia colo­nia­lis­ta”, des­pués os con­si­de­ro espa­ño­les y os pro­me­tió que no seriáis entre­ga­dos a vues­tro enemi­go, no fue así, el tirano san­grien­to moría y el prín­ci­pe del fas­cis­mo espe­ra­ba a los pies de su cama la coro­na. Para poder ceñir­la con tran­qui­li­dad acor­dó con los yan­quis, la CIA y Marrue­cos entre­ga­ros a un país del que no desea­bais for­mar par­te, des­de enton­ces pro­tes­táis y vues­tra lucha será reco­no­ci­da al fin, gra­cias a ti y a los que en ti con­fían y apoyan.

Hay algu­nos a los que tu com­ba­te moles­ta, en la red un cha­la­do te tacha de terro­ris­ta y de bru­ja del sur. Vea­mos, terro­ris­tas ya sabe­mos que somos todos los que lucha­mos por una liber­tad que no se nos quie­re con­ce­der, lo son los pales­ti­nos, lo son los patrio­tas vas­cos que mani­fies­tan, lo son los para­dos que piden tra­ba­jo, lo somos los que lucha­mos, en su día, con­tra la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, es fácil acu­sar de terro­ris­mo a todo el que moles­ta y así se jus­ti­fi­ca cual­quier ase­si­na­to, cual­quier gue­rra o cual­quier geno­ci­dio, ya somos muchos, bien­ve­ni­da al club.

No son terro­ris­tas los que jus­ti­fi­can las gue­rras decla­rán­do­las jus­tas cuan­do a ellos les con­vie­ne, esos son pre­mios Nóbel,

Hay algo que me gus­ta, que este defen­sor de los dere­chos huma­nos y hom­bre pro­gre­sis­ta, te cali­fi­que de bru­ja, yo apre­cio a las bru­jas, las que fue­ron que­ma­das por los hom­bres de negro en sus inmun­dos aque­la­rres ben­de­ci­dos por su dios, Las bru­jas nun­ca exis­tie­ron, las crea­ron ellos para repri­mir a la mujer y humi­llar­la, las con­si­de­ro mis hermanas.

Yo qui­sie­ra que de ver­dad fue­ras una bru­ja del sur, que con tu magia blan­ca pudie­ras con­se­guir la liber­tad de tu pue­blo, esa liber­tad que gana­reis todos jun­tos. Gra­cias por tu ener­gía, tu entre­ga, tu valor para afron­tar la muer­te y apos­tar por la vida, tu ejem­plo nos ani­ma­ra a todas las bru­jas, a todos los rebel­des, a seguir pidien­do nues­tros derechos.

Per­mí­te­me pedir­te una cosa antes de sepa­rar­nos ya que me sien­to muy cer­ca de ti, bru­ja, terro­ris­ta, yo tam­bién lo soy para los fas­cis­tas. Qui­sie­ra que al luchar por tu pue­blo luches tam­bién por la libe­ra­ción de las muje­res que lo com­po­nen, qui­ta­te el velo, que se vea que no estas some­ti­da a nadie, que sepa­mos que eres una mujer libre, mues­tra tu cabe­llo y así tu lucha será la de todas las muje­res. Has­ta pron­to compañera

Mila­gros riera

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.