Del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma pará­si­to por Zyg­munt Bau­man

Tal como el recien­te «tsu­na­mi finan­cie­ro» demos­tró a millo­nes de per­so­nas que creían en los mer­ca­dos capi­ta­lis­tas y en la ban­ca capi­ta­lis­ta como méto­dos evi­den­tes para la reso­lu­ción exi­to­sa de pro­ble­mas, el capi­ta­lis­mo se espe­cia­li­za en la crea­ción de pro­ble­mas, no en su reso­lu­ción.

Al igual que los sis­te­mas de los núme­ros natu­ra­les del famo­so teo­re­ma de Kurt Gödel, el capi­ta­lis­mo no pue­de ser al mis­mo tiem­po cohe­ren­te y com­ple­to. Si es cohe­ren­te con sus pro­pios prin­ci­pios, sur­gen pro­ble­mas que no pue­de abor­dar; y si tra­ta de resol­ver­los, no pue­de hacer­lo sin caer en la fal­ta de cohe­ren­cia con sus pro­pias pre­mi­sas. Mucho antes de que Gödel escri­bie­ra su teo­re­ma, Rosa Luxem­bur­go publi­có su estu­dio sobre la «acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta» en el que suge­ría que el capi­ta­lis­mo no pue­de sobre­vi­vir sin eco­no­mías «no capi­ta­lis­tas»; pue­de pro­ce­der según sus prin­ci­pios siem­pre cuan­do haya «terri­to­rios vír­ge­nes» abier­tos a la expan­sión y la explo­ta­ción, si bien cuan­do los con­quis­ta con fines de explo­ta­ción, el capi­ta­lis­mo los pri­va de su vir­gi­ni­dad pre­ca­pi­ta­lis­ta y de esa for­ma ago­ta las reser­vas que lo nutren. En bue­na medi­da es como una ser­pien­te que se devo­ra la cola: en un pri­mer momen­to la comi­da abun­da, pero pron­to se hace cada vez más difí­cil de tra­gar, y poco des­pués no que­da nada que comer ni tam­po­co quien lo coma…

El capi­ta­lis­mo es en esen­cia un sis­te­ma pará­si­to. Como todos los pará­si­tos, pue­de pros­pe­rar un tiem­po una vez que encuen­tra el orga­nis­mo aún no explo­ta­do del que pue­da ali­men­tar­se, pero no pue­de hacer­lo sin dañar al anfi­trión ni sin des­truir tar­de o tem­prano las con­di­cio­nes de su pros­pe­ri­dad o has­ta de su pro­pia super­vi­ven­cia.

Rosa Luxem­bur­go, que escri­bió en una era de impe­ria­lis­mo ram­pan­te y con­quis­ta terri­to­rial, no pudo pre­ver que las tie­rras pre­mo­der­nas de con­ti­nen­tes exó­ti­cos no eran los úni­cos posi­bles «anfi­trio­nes» de los que el capi­ta­lis­mo podía ali­men­tar­se para pro­lon­gar su vida e ini­ciar suce­si­vos ciclos de pros­pe­ri­dad. El capi­ta­lis­mo reve­ló des­de enton­ces su asom­bro­so inge­nio para bus­car y encon­trar nue­vas espe­cies de anfi­trio­nes cada vez que la espe­cie explo­ta­da con ante­rio­ri­dad se debi­li­ta­ba. Una vez que ane­xó todas las tie­rras vír­ge­nes «pre­ca­pi­ta­lis­tas», el capi­ta­lis­mo inven­tó la «vir­gi­ni­dad secun­da­ria». Millo­nes de hom­bres y muje­res que se dedi­ca­ban a aho­rrar en lugar de a vivir del cré­di­to fue­ron trans­for­ma­dos con astu­cia en uno de esos terri­to­rios vír­ge­nes aún no explo­ta­dos.

La intro­duc­ción de las tar­je­tas de cré­di­to fue el indi­cio de lo que se ave­ci­na­ba. Las tar­je­tas de cré­di­to habían hecho irrup­ción en el mer­ca­do con una con­sig­na elo­cuen­te y seduc­to­ra: «eli­mi­ne la espe­ra para con­cre­tar el deseo». ¿Se desea algo pero no se aho­rró lo sufi­cien­te para pagar­lo? Bueno, en los vie­jos tiem­pos, que por for­tu­na ya que­da­ron atrás, había que pos­ter­gar las satis­fac­cio­nes (esa pos­ter­ga­ción, según Max Weber, uno de los padres de la socio­lo­gía moder­na, era el prin­ci­pio que hizo posi­ble el adve­ni­mien­to del capi­ta­lis­mo moderno): ajus­tar­se el cin­tu­rón, negar­se otros pla­ce­res, gas­tar de mane­ra pru­den­te y fru­gal y aho­rrar el dine­ro que se podía apar­tar con la espe­ran­za de que con el debi­do cui­da­do y pacien­cia se reu­ni­ría lo sufi­cien­te para con­cre­tar los sue­ños.

Gra­cias a Dios y a la bene­vo­len­cia de los ban­cos, ya no es así. Con una tar­je­ta de cré­di­to, ese orden se pue­de inver­tir: ¡dis­fru­te aho­ra, pague des­pués! La tar­je­ta de cré­di­to nos da la liber­tad de mane­jar las pro­pias satis­fac­cio­nes, de obte­ner las cosas cuan­do las que­re­mos, no cuan­do las gana­mos y pode­mos pagar­las.

A los efec­tos de evi­tar redu­cir el efec­to de las tar­je­tas de cré­di­to y del cré­di­to fácil a sólo una ganan­cia extra­or­di­na­ria para quie­nes pres­tan, la deu­da tenía (¡y lo hizo con gran rapi­dez!) que trans­for­mar­se en un acti­vo per­ma­nen­te de gene­ra­ción de ganan­cia. ¿No pue­de pagar su deu­da? No se preo­cu­pe: a dife­ren­cia de los vie­jos pres­ta­mis­tas sinies­tros, ansio­sos de recu­pe­rar lo que habían pres­ta­do en el pla­zo fija­do de ante­mano, noso­tros, los moder­nos pres­ta­mis­tas amis­to­sos, no pedi­mos el reem­bol­so de nues­tro dine­ro sino que le ofre­ce­mos dar­le aun más cré­di­to para devol­ver la deu­da ante­rior y que­dar­se con algún dine­ro adi­cio­nal (vale decir, deu­da) para pagar nue­vos pla­ce­res. Somos los ban­cos a los que les gus­ta decir «sí». Los ban­cos amis­to­sos. Los ban­cos son­rien­tes, como afir­ma­ba uno de los comer­cia­les más inge­nio­sos.

La tram­pa del cré­di­to

Lo que nin­guno de los comer­cia­les decla­ra­ba abier­ta­men­te era que en reali­dad los ban­cos no que­rían que sus deu­do­res reem­bol­sa­ran los prés­ta­mos. Si los deu­do­res devol­vie­ran con pun­tua­li­dad lo pres­ta­do, ya no esta­rían endeu­da­dos. Es su deu­da (el inte­rés men­sual que se paga sobre la mis­ma) lo que los pres­ta­mis­tas moder­nos amis­to­sos (y de una nota­ble saga­ci­dad) deci­die­ron y logra­ron refor­mu­lar como la fuen­te prin­ci­pal de su ganan­cia inin­te­rrum­pi­da. Los clien­tes que devuel­ven con rapi­dez el dine­ro que pidie­ron son la pesa­di­lla de los pres­ta­mis­tas. La gen­te que se nie­ga a gas­tar dine­ro que no ganó y se abs­tie­ne de pedir­lo pres­ta­do no resul­ta útil a los pres­ta­mis­tas, así como tam­po­co las per­so­nas que (moti­va­das por la pru­den­cia o por un sen­ti­do anti­cua­do del honor) se apre­su­ran a pagar sus deu­das a tiem­po. Para bene­fi­cio suyo y de sus accio­nis­tas, los ban­cos y pro­vee­do­res de tar­je­tas de cré­di­to depen­den aho­ra de un «ser­vi­cio» inin­te­rrum­pi­do de deu­das y no del rápi­do reem­bol­so de las mis­mas. Por lo que a ellos con­cier­ne, un «deu­dor ideal» es el que nun­ca reem­bol­sa el cré­di­to por com­ple­to. Se pagan mul­tas si se quie­re reem­bol­sar la tota­li­dad de un cré­di­to hipo­te­ca­rio antes del pla­zo acor­da­do… Has­ta la recien­te «cri­sis del cré­di­to», los ban­cos y emi­so­res de tar­je­tas de cré­di­to se mos­tra­ban más que dis­pues­tos a ofre­cer nue­vos prés­ta­mos a deu­do­res insol­ven­tes para cubrir los intere­ses impa­gos de cré­di­tos ante­rio­res. Una de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías de tar­je­tas de cré­di­to de Gran Bre­ta­ña se negó hace poco a reno­var las tar­je­tas de los clien­tes que paga­ban la tota­li­dad de su deu­da cada mes y, por lo tan­to, no incu­rrían en inte­rés puni­to­rio alguno.

Para resu­mir, la «cri­sis del cré­di­to» no fue resul­ta­do del fra­ca­so de los ban­cos. Al con­tra­rio, fue un resul­ta­do por com­ple­to espe­ra­ble, si bien ines­pe­ra­do, el fru­to de su nota­ble éxi­to: éxi­to en lo rela­ti­vo a trans­for­mar a la enor­me mayo­ría de los hom­bres y muje­res, vie­jos y jóve­nes, en un ejér­ci­to de deu­do­res. Obtu­vie­ron lo que que­rían con­se­guir: un ejér­ci­to de deu­do­res eter­nos, la auto­per­pe­tua­ción de la situa­ción de «endeu­da­mien­to», mien­tras que se bus­can más deu­das como la úni­ca ins­tan­cia rea­lis­ta de aho­rro a par­tir de las deu­das en que ya se incu­rrió.

Ingre­sar a esa situa­ción se hizo más fácil que nun­ca en la his­to­ria de la huma­ni­dad, mien­tras que salir de la mis­ma nun­ca fue tan difí­cil. Ya se ten­tó, sedu­jo y endeu­dó a todos aque­llos a los que podía con­ver­tir­se en deu­do­res, así como a millo­nes de otros a los que no se podía ni debía inci­tar a pedir pres­ta­do.

Como en todas las muta­cio­nes ante­rio­res del capi­ta­lis­mo, tam­bién esta vez el Esta­do asis­tió al esta­ble­ci­mien­to de nue­vos terre­nos fér­ti­les para la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta: fue a ini­cia­ti­va del pre­si­den­te Clin­ton que se intro­du­je­ron en los Esta­dos Uni­dos las hipo­te­cas sub­pri­me aus­pi­cia­das por el gobierno para ofre­cer cré­di­to para la com­pra de casas a per­so­nas que no tenían medios para reem­bol­sar esos prés­ta­mos, y para trans­for­mar así en deu­do­res a sec­to­res de la pobla­ción que has­ta el momen­to habían sido inac­ce­si­bles a la explo­ta­ción median­te el cré­di­to…

Sin embar­go, así como la des­apa­ri­ción de la gen­te des­cal­za sig­ni­fi­ca pro­ble­mas para la indus­tria del cal­za­do, la des­apa­ri­ción de la gen­te no endeu­da­da anun­cia un desas­tre para el sec­tor del cré­di­to. La famo­sa pre­dic­ción de Rosa Luxem­bur­go se cum­plió una vez más: otra vez el capi­ta­lis­mo estu­vo peli­gro­sa­men­te cer­ca del sui­ci­do al con­se­guir ago­tar la reser­va de nue­vos terri­to­rios vír­ge­nes para la explo­ta­ción…

Has­ta aho­ra, la reac­ción a la «cri­sis del cré­di­to», por más impre­sio­nan­te y has­ta revo­lu­cio­na­ria que pue­da pare­cer una vez pro­ce­sa­da en los titu­la­res de los medios y las decla­ra­cio­nes de los polí­ti­cos, fue «más de lo mis­mo», con la vana espe­ran­za de que las posi­bi­li­da­des vigo­ri­za­do­ras de ganan­cia y con­su­mo de esa eta­pa aún no se hayan ago­ta­do por com­ple­to: un inten­to de reca­pi­ta­li­zar a los pres­ta­do­res de dine­ro y de hacer que sus deu­do­res vuel­van a ser dig­nos de cré­di­to, de modo tal que el nego­cio de pres­tar y tomar pres­ta­do, de endeu­dar­se y per­ma­ne­cer así, pue­da retor­nar a lo «habi­tual».

El Esta­do bene­fac­tor

El Esta­do bene­fac­tor para los ricos (que, a dife­ren­cia de su homó­ni­mo para los pobres, nun­ca vio cues­tio­na­da su racio­na­li­dad, y mucho menos inte­rrum­pi­das sus ope­ra­cio­nes) vol­vió a los salo­nes de expo­si­ción tras aban­do­nar las depen­den­cias de ser­vi­cio a las que se había rele­ga­do sus ofi­ci­nas de for­ma tem­po­ra­ria para evi­tar com­pa­ra­cio­nes envi­dio­sas.

Lo que los ban­cos no podían obte­ner –por medio de sus habi­tua­les tác­ti­cas de ten­ta­ción y seduc­ción – , lo hizo el Esta­do median­te la apli­ca­ción de su capa­ci­dad coer­ci­ti­va, al obli­gar a la pobla­ción a incu­rrir de for­ma colec­ti­va en deu­das de pro­por­cio­nes que no tenían pre­ce­den­tes: gravando/​hipotecando el nivel de vida de gene­ra­cio­nes que aún no habían naci­do…

Los múscu­los del Esta­do, que hacía mucho tiem­po que no se usa­ban con esos fines, vol­vie­ron a fle­xio­nar­se en públi­co, esta vez en aras de la con­ti­nua­ción del jue­go cuyos par­ti­ci­pan­tes hacen que esa fle­xión se con­si­de­re indig­nan­te, pero inevi­ta­ble; un jue­go que, curio­sa­men­te, no pue­de sopor­tar que el Esta­do ejer­ci­te sus múscu­los pero no pue­de sobre­vi­vir sin ello.

Aho­ra, cen­te­na­res de años des­pués de que Rosa Luxem­bur­go die­ra a cono­cer su pen­sa­mien­to, sabe­mos que la fuer­za del capi­ta­lis­mo resi­de en su asom­bro­so inge­nio para bus­car y encon­trar nue­vas espe­cies de anfi­trio­nes cada vez que la espe­cie que se explo­tó antes se debi­li­ta dema­sia­do o mue­re, así como en la expe­di­ción y la velo­ci­dad viru­len­tas con que se adap­ta a las idio­sin­cra­sias de sus nue­vas pas­tu­ras. En el núme­ro de noviem­bre de 2008 de The New York Review of Books (en el artícu­lo «La cri­sis y qué hacer al res­pec­to»), el inte­li­gen­te ana­lis­ta y maes­tro del arte del mar­ke­ting Geor­ge Soros pre­sen­tó el iti­ne­ra­rio de las empre­sas capi­ta­lis­tas como una suce­sión de «bur­bu­jas» de dimen­sio­nes que exce­dían en mucho su capa­ci­dad y explo­ta­ban con rapi­dez una vez que se alcan­za­ba el lími­te de su resis­ten­cia.

La «cri­sis del cré­di­to» no mar­ca el fin del capi­ta­lis­mo; sólo el ago­ta­mien­to de una de sus suce­si­vas pas­tu­ras… La bús­que­da de un nue­vo pra­do comen­za­rá pron­to, tal como en el pasa­do, alen­ta­da por el Esta­do capi­ta­lis­ta median­te la movi­li­za­ción com­pul­si­va de recur­sos públi­cos (por medio de impues­tos en lugar de a tra­vés de una seduc­ción de mer­ca­do que se encuen­tra tem­po­ra­ria­men­te fue­ra de ope­ra­cio­nes). Se bus­ca­rán nue­vas «tie­rras vír­ge­nes» y se inten­ta­rá por dere­cha o por izquier­da abrir­las a la explo­ta­ción has­ta que sus posi­bi­li­da­des de aumen­tar las ganan­cias de accio­nis­tas y las boni­fi­ca­cio­nes de los direc­to­res que­de a su vez ago­ta­da.

Como siem­pre (como tam­bién apren­di­mos en el siglo XX a par­tir de una lar­ga serie de des­cu­bri­mien­tos mate­má­ti­cos des­de Hen­ri Poin­ca­ré has­ta Edward Lorenz) un míni­mo paso al cos­ta­do pue­de lle­var a un pre­ci­pi­cio y ter­mi­nar en una catás­tro­fe. Has­ta los más peque­ños avan­ces pue­den des­en­ca­de­nar inun­da­cio­nes y ter­mi­nar en dilu­vio…

Los anun­cios de otro «des­cu­bri­mien­to» de una isla des­co­no­ci­da atraen mul­ti­tu­des de aven­tu­re­ros que exce­den en mucho las dimen­sio­nes del terri­to­rio vir­gen, mul­ti­tu­des que en un abrir y cerrar de ojos ten­drían que vol­ver corrien­do a sus embar­ca­cio­nes para huir del inmi­nen­te desas­tre, espe­ran­do con­tra toda espe­ran­za que las embar­ca­cio­nes sigan ahí, intac­tas, pro­te­gi­das…

La gran pre­gun­ta es en qué momen­to la lis­ta de tie­rras dis­po­ni­bles para una «vir­gi­ni­za­ción secun­da­ria» se ago­ta­rá, y las explo­ra­cio­nes, por más fre­né­ti­cas e inge­nio­sas que sean, deja­rán de gene­rar res­pi­ros tem­po­ra­rios. Los mer­ca­dos, que están domi­na­dos por la «men­ta­li­dad caza­do­ra» líqui­da moder­na que reem­pla­zó a la acti­tud de guar­da­bos­ques pre­mo­der­na y a la clá­si­ca pos­tu­ra moder­na de jar­di­ne­ro, segu­ra­men­te no se van a moles­tar en plan­tear esa pre­gun­ta, dado que viven de una ale­gre esca­pa­da de caza a otra como otra opor­tu­ni­dad de pos­po­ner, no impor­ta qué tan bre­ve­men­te ni a qué pre­cio, el momen­to en que se detec­te la ver­dad.

Toda­vía no empe­za­mos a pen­sar con serie­dad en la sus­ten­ta­bi­li­dad de nues­tra socie­dad impul­sa­da a cré­di­to y con­su­mo. «El regre­so a la nor­ma­li­dad» pro­nos­ti­ca un regre­so a vías malas y siem­pre peli­gro­sas. La inten­ción de hacer­lo es alar­man­te: indi­ca que ni la gen­te que diri­ge las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, ni nues­tros gobier­nos, lle­ga­ron al fon­do del pro­ble­ma con sus diag­nós­ti­cos, y mucho menos con sus actos.

Para­fra­sean­do a Héc­tor Sants, el direc­tor de la Auto­ri­dad de Ser­vi­cios Finan­cie­ros, que hace poco con­fe­só la exis­ten­cia de «mode­los empre­sa­rios mal equi­pa­dos para sobre­vi­vir al estrés (…), algo que lamen­ta­mos», Simon Jen­kins, un ana­lis­ta de The Guar­dian de extra­or­di­na­ria agu­de­za, obser­vó que «fue como si un pilo­to pro­tes­ta­ra por­que su avión vue­la bien a excep­ción de los moto­res».

Cla­rín. Tra­duc­ción de Joa­quín Ibar­bu­ru.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *