La fron­te­ra con Colom­bia sepa­ra pue­blos y crea for­tu­nas

Colombia,Venezuela

En esa línea divi­so­ria, quie­nes más ganan no son de la zona

Luis Alber­to Matos


“Dios no ha crea­do fron­te­ras.”

Mahat­ma Gandhi
Hace cin­co meses, tra­ta­mos estos TEMAS. Decía­mos enton­ces que nece­si­ta­mos a Colom­bia pero ellos más a noso­tros, por­que, si sólo vemos la eco­no­mía, Vene­zue­la no es la par­te débil.
Tra­ta­mos enton­ces sobre la Patria Gran­de, la Balan­za de Pagos entre ambos, la inmi­gra­ción per­ma­nen­te y el con­tra­ban­do de expor­ta­ción.
Esos 2.216 km. de fron­te­ra común están vivos. De allí que, casi cua­tro meses des­pués, la situa­ción per­ma­ne­ce y muta hacia situa­cio­nes espe­cí­fi­cas para bene­fi­cio de algu­nos.
Apro­ve­chan enton­ces las “Cáma­ras” de inte­gra­ción, indus­tria, manu­fac­tu­ra, comer­cio y expor­ta­ción para ele­var sus que­jas y cul­par a los suce­sos fron­te­ri­zos. Sus pro­yec­cio­nes les anti­ci­pan que este año, como míni­mo, “se redu­ci­rá el inter­cam­bio comer­cial entre ambos paí­ses en un 35%”. Fue­ron 7.300 millo­nes de dóla­res en 2008; mien­tras que, en el 2009, difí­cil­men­te lle­gue a 4.800 millo­nes.
Pero, aun­que en bue­na par­te eso “pasa” por la fron­te­ra, sus habi­tan­tes natu­ra­les, la gen­te que vive allí des­de siem­pre y quie­nes tie­nen ami­gos y fami­lia­res a ambos lados de la raya, obtie­nen poco o casi nin­gún bene­fi­cio direc­to de esas gran­des movi­li­za­cio­nes. Son otros, en ambos lados de la línea divi­so­ria, quie­nes acu­mu­lan las ganan­cias de esta impor­ta­ción con­ti­nua de bie­nes y ser­vi­cios.
His­to­ria repe­ti­da
La cau­sa real sigue sien­do la mis­ma: esos 316.000.000.000 de barri­les de petró­leo, ambi­cio­na­dos por otros, que no son colom­bia­nos ni vene­zo­la­nos.
Apro­ve­chan cual­quier suce­so, inclu­so ajeno a la reali­dad de la fron­te­ra, para crear matri­ces de opi­nión don­de el lec­tor o tele­vi­den­te una varias situa­cio­nes: las recien­tes decla­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les sobre liber­tad de pren­sa en Vene­zue­la, las fallas de elec­tri­ci­dad, las ope­ra­cio­nes de la ban­ca comer­cial, la infla­ción, el III Con­gre­so Mun­dial de Cru­dos Pesa­dos y has­ta algu­na opi­nión sobre la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na, se pre­sen­ta, así como quien no quie­re la cosa, al lado de las fotos del trá­fi­co dete­ni­do en los Puen­tes Inter­na­cio­na­les Simón Bolí­var y Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der, con tra­ba­ja­do­res arries­gan­do para pasar al otro lado.
Y por supues­to, los lla­ma­dos al “diá­lo­go fran­co”, mien­tras sus pro­pios hechos pare­cen ir en sen­ti­do opues­to.
Pim­pi­ne­ros y trans­por­tis­tas
Entre tan­to, la gen­te hones­ta de los pue­blos de la fron­te­ra, quie­nes viven del comer­cio e indus­tria local legal, ven dis­mi­nui­dos sus ingre­sos al no tener a quien trans­por­tar, a quien alo­jar ni a quien ven­der­le comi­da y obje­tos del lugar.
Es muy fácil, des­de una leja­na capi­tal, defen­der el dere­cho del pim­pi­ne­ro a com­prar gaso­li­na en un lado y lle­var­la más lejos, para que otros ganen varias veces lo que le dejan por su alto ries­go.
No es tan difí­cil, sen­ta­do en un escri­to­rio fren­te a un café calien­te, com­pa­rar el con­trol de una fron­te­ra, don­de pasan millo­nes de dóla­res que nadie con­tro­la, con un muro de otro siglo, otra lati­tud, otras per­so­nas, otras cos­tum­bres y otro idio­ma.
Los taxis­tas del tan­que de doble fon­do, las seño­ra que ven­den comi­da al final del puen­te, los posa­de­ros que alber­gan camio­ne­ros por una noche y has­ta el car­ga­dor de todo lo que pasa por allí, tie­nen aho­ra un cul­pa­ble: Vene­zue­la, por­que se opo­ne a que la ame­na­cen con bases mili­ta­res.
Duros y man­da­de­ros
En una nove­la bogo­ta­na, de rela­ti­vo éxi­to allá y aquí, pre­sen­ta­ban a “los duros” que comer­cia­ban lo ile­gal: des­de joven­ci­tas has­ta eso que estás pen­san­do. Los man­da­de­ros eran los jóve­nes reclu­ta­dos en el barrio y las mucha­chas “bue­na mozas” que que­rían dejar la mise­ria pron­to.
De este lado de la pan­ta­lla, esos duros de plás­ti­co son real­men­te man­da­de­ros. Los ver­da­de­ros duros son “lega­les”.
Y qui­zás esto que lla­man “con­flic­tos fron­te­ri­zos entre Colom­bia y Vene­zue­la” sea sólo una opor­tu­ni­dad más para demos­trar quien real­men­te tie­ne el sar­tén por el man­go.
Para solu­cio­nar ese pro­ble­ma, hace fal­ta bas­tan­te más que bue­nas inten­cio­nes. Estas son nece­sa­rias, por supues­to, pero nó sufi­cien­tes.
Divi­sión arti­fi­cial
Toda fron­te­ra es un error en prin­ci­pio. Y nin­gu­na está bien tra­za­da. Alguien, pen­san­do sólo en él, sus intere­ses y los suyos, algu­na vez por la fuer­za la tra­zó allí. Divi­dió en dos, a veces en más, lo que nun­ca le per­te­ne­ció.
Obli­gó a per­so­nas a par­cia­li­zar­se y sepa­rar­se, has­ta pelear entre ellos, sólo por una raya que pudo ir más allá o más acá. Como muchas de las cosas que hace­mos los seres huma­nos, las fron­te­ras no se hicie­ron pre­ci­sa­men­te por el bien de los demás. Res­pon­den casi siem­pre a bene­fi­cios de quie­nes mane­jan des­ti­nos y per­so­nas, con el úni­co pro­pó­si­to de des­viar las rique­zas de todos a las arcas de unos cuan­tos.
Esa fron­te­ra está allí por­que San­tan­der y Páez, cum­plien­do órde­nes supe­rio­res, así lo deci­die­ron. El Hom­bre Más Gran­de que Ha Exis­ti­do, el Liber­ta­dor Simón Bolí­var, fun­dó una sola gran nación. Y algún día la vol­ve­re­mos a tener.
Fuen­te ALAI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *