Un cuen­to de navi­dad (La homo­fo­bia de Bene­dic­to)



 Como a muchos, el men­sa­je de navi­dad para tus subor­di­na­dos me ha lle­ga­do muy hon­do. He pasa­do la tar­de pen­san­do y solo aho­ra, de gol­pe, cier­tos even­tos se han orde­na­do en mi memo­ria. Aho­ra que lo veo cla­ro, me pre­gun­to ¿qué pasa­ra cuan­do, en la noche­bue­na, te visi­ten los fan­tas­mas que visi­ta­ron a Mr. Scroo­ge?

¿Cómo te sen­ti­rás cuan­do lle­gue el pri­mer fan­tas­ma y te veas a ti mis­mo en las filas de la juven­tud hitle­ria­na? Cuén­ta­nos algo Joseph, en aque­llo tiem­pos, ¿algún mucha­cho te tocó «inapro­pia­da­men­te»? Si esto pasó, ¿qué hicis­te? ¿Lo dela­tas­te? En ese momen­to, como todo ado­les­cen­te, de segu­ro ten­drías tus inse­gu­ri­da­des. Ade­más, era una prác­ti­ca común dela­tar a los judíos y a los “trai­do­res», espe­cial­men­te si esta­bas con el par­ti­do. ¿Que pasó Joseph? Saca eso de tu cora­zón. ¿Qué sen­tis­te real­men­te?

Ten­go curio­si­dad por saber qué mas apa­re­ce­ría ante nues­tra mira­da. ¿Vis­te a los homo­se­xua­les que man­da­ron a los cam­pos de con­cen­tra­ción? ¿Cono­cis­te a alguno de cer­ca? ¿De don­de sale esta obse­sión tuya por las mino­rías sexua­les? Yo te escri­bo movi­do por la rabia por­que, como muchos, he sido víc­ti­ma de la vio­len­cia reli­gio­sa. Te con­fie­so algo aquí entre noso­tros: no solo he vis­to lo que hacen algu­nos de tu gre­mio; tam­bién me lo han con­ta­do ellos mis­mos. Ade­más, tam­bién he pade­ci­do en car­ne pro­pia las locu­ras de algu­nos gru­pos que cobi­jas. Para que entien­das, inten­ta­ron «exor­ci­zar­me» el demo­nio de la homo­se­xua­li­dad.

Así pasa con noso­tros los huma­nos, nues­tras cau­sas se rela­cio­nan con nues­tra his­to­ria. Y tu eres hom­bre, eso es obvio. Mas aún, mi expe­rien­cia con los semi­na­ris­tas y los sacer­do­tes de tu igle­sia me per­mi­te intuir que, de segu­ro, tú tam­bién eres humano, dema­sia­do humano. Así que me pre­gun­to, ¿cómo mane­jas­te tus deseos sexua­les? ¿Te mas­tur­bas­te? ¿Sen­tías cul­pa? Todos tuvi­mos sue­ños húme­dos. ¿Cómo eran los tuyos Joseph, qué imá­ge­nes apa­re­cían?

Yo se que eres el autor de La Car­ta a los Obis­pos de la Igle­sia Cato­li­ca sobre el Cui­da­do Pas­to­ral de las Per­so­nas Homo­se­xua­les. Así que me ima­gino que, des­pués de este epi­so­dio, el de tu ado­les­cen­cia, tam­bién te vería­mos como Car­de­nal. A pro­pó­si­to, antes de con­ti­nuar, me inquie­ta saber si hay anéc­do­tas antes de 1986, cuan­do el docu­men­to salió publi­ca­do. ¿Pasó algo en tus años de for­ma­ción? Muchos son los lla­ma­dos, pero pocos los ele­gi­dos, dicen por ahí. De todos esos que inten­ta­ron for­mar par­te de las filas de la Igle­sia de Roma, ¿alguno se sin­tió atraí­do por ti? ¿Lo notas­te? ¿Cómo fue tu des­en­vol­vi­mien­to en un mun­do de «hom­bres del Señor»? ¿Tuvis­te, como algu­nos que conoz­co, un «her­mano en Cris­to»?

En fin, vol­va­mos a 1986. En este docu­men­to que cito, dices en el segun­do párra­fo que la pers­pec­ti­va de la moral cató­li­ca «encuen­tra apo­yo en los hallaz­gos más segu­ros de las cien­cias natu­ra­les». ¡Oh! el segun­do fan­tas­ma ha lle­ga­do. Yo quie­ro saber cómo has dor­mi­do des­pués de tu salu­do navi­de­ño; tu cama debe ser muy cómo­da y tus sába­nas muy sua­ves. Sin embar­go, las cien­cias te con­tra­di­cen Joseph Ratzin­ger (alias Bene­dic­to XVI, por aho­ra. Lue­go alguien te pro­pon­drá como un san­to); la homo­se­xua­li­dad se encuen­tra como un fenó­meno de la natu­ra­le­za y las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes de salud men­tal alre­de­dor del glo­bo no sus­cri­ben tus ideas. La cien­cia no apo­yan tu ver­sión de la moral cris­tia­na, espe­cial­men­te por­que des­de hace 700 años hemos avan­za­do en la sepa­ra­ción entre Esta­do e Igle­sia. «Liber­tad, fra­ter­ni­dad e Igual­dad», que no se te olvi­de. Ade­más están los datos, por supues­to. Por eso nos move­mos a un mun­do don­de es moral­men­te malo cri­mi­na­li­zar la homo­se­xua­li­dad. Más aún, don­de lo bueno es per­mi­tir la igual­dad de dere­chos civi­les a las mino­rías sexua­les. ¿Qué emi­so­ra escu­chas Bene­dic­to? Por mas que bus­co, no encuen­tro esa músi­ca de la crea­ción de la que hablas.

Avan­ce­mos un poco. ¿Cómo se pue­de ser con­tun­den­te en algo si no se pone por escri­to y se fir­ma? No te entien­do Bene­dic­to, ¿apo­yas la decri­mi­na­li­za­cion pero te pare­ce exa­ge­ra­do que Nacio­nes Uni­das fir­me un tra­ta­do? ¿No será que alber­gas un deseo de exter­mi­nio? Tú lo sabes, como Pre­fec­to del Vati­cano for­mas­te par­te de la que en la Edad Media era la San­ta Inqui­si­ción. ¿Será que resue­na ese pasa­do remo­to en tu alma? Dinos cuá­les emo­cio­nes se mue­ven cuan­do sabes de noso­tros, cuan­do sien­tes que tie­nes la bata­lla per­di­da. No nos hables de tu fun­ción como cabe­za de la Igle­sia de Roma; lo que digas des­de esa facha­da ya lo cono­ce­mos. Yo quie­ro saber del hom­bre deba­jo el ves­ti­do blan­co. ¡Joseph, Joseph!, ¡Se sin­ce­ro, hábla­nos de tus demo­nios! ¿Es cier­to lo que dice Pablo en sus epís­to­las, que es posi­ble secar el ape­ti­to sexual? ¿Fun­cio­nan esos ejer­ci­cios espi­ri­tua­les? ¿Se pue­de muti­lar esa par­te esen­cial del ser humano lla­ma­da sexua­li­dad? ¿Logras­te con­quis­tar los ape­ti­tos de la car­ne o se mani­fies­tan de algún modo toda­vía? ¿Con qué sue­ña el Papa en estos días?

Se aca­ba la noche y lle­ga el fan­tas­ma del futu­ro. No habla. Solo nos mues­tra las cam­pa­nas del Vati­cano sonan­do. Mucha gen­te llo­ra, pero otra cele­bra. Pare­ce la muer­te de Pino­chet en San­tia­go de Chi­le. Hay mucha afi­ni­dad polí­ti­ca con eso, pero no, es tu muer­te. Para los cató­li­cos Dios te tie­ne en su glo­ria, para las mino­rías sexua­les del mun­do ‑sobre­vi­vien­tes de tu abu­so de poder- es un ali­vio. ¿Será cier­to que, como otros, verás tu vida pasar como una pelí­cu­la? ¿Cuál será el balan­ce? ¿Cómo se ve la vida de un hom­bre pode­ro­so, como lo fuis­te, des­de una pers­pec­ti­va divi­na? Hay muchas otras mito­lo­gías, eso de segu­ro lo sabes. No se pue­de regu­lar el mun­do des­de las creen­cias de unos pocos. Cla­ro que tie­nes dere­cho a expre­sar ‑e inclu­so defen­der- la tuya, pero no podías pre­ten­der que otros fue­ra de tu fe te siguie­ran. Yo apues­to a que, situa­do fue­ra de las coor­de­na­das de tu fini­tud, te arre­pen­ti­rás de muchas cosas y que, ade­más, tu con­cien­cia pedi­rá un per­dón que noso­tros no escu­cha­re­mos. De repen­te pen­sa­rás que, en vez de escri­bir una pas­to­ral para el cui­da­do de las per­so­nas homo­se­xua­les, hubie­ses escri­to una para el cui­da­do de los sacer­do­tes. ¡Pobres hom­bres, ellos no saben qué hacer con sus pul­sio­nes!

Ya la ima­gen se tor­na difu­sa. Otro Papa está sien­do nom­bra­do y, si lo que dicen los ana­lis­tas de la polí­ti­ca vati­ca­na es cier­to, el pró­xi­mo rei­na­do será mas laxo. Algo de ver­güen­za ten­drá el pró­xi­mo repre­sen­tan­te de Cris­to en la tie­rra pues, entre otras cosas, por con­tras­te logras­te que el «Papa Bueno» se vie­ra mas bueno de lo que en reali­dad fue. Así que dejas­te la mesa lis­ta para que tu suce­sor sea mas popu­lar; cuan­do el humo blan­co sal­ga, él se pro­me­te­rá hablar de cau­sas mas nobles. Los tiem­pos han cam­bia­do Bene­dic­to; pese a las resis­ten­cias, una era mas huma­na ha lle­ga­do.

De nue­vo la cama cómo­da y las sába­nas sua­ves. ¡Feliz Navi­dad mi cru­za­do, es hora de pon­ti­fi­car!

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *