La dere­cha vene­zo­la­na se mofa de la muer­te de Soli­mar Cade­nas y la gen­te decen­te lo denun­cia por La Hojilla

 

Deja­mos sola a Soli­mar Cadenas…

El sába­do, nos ente­ra­mos de la terri­ble par­ti­da de Soli­mar Cade­nas, joven can­tau­to­ra revo­lu­cio­na­ria, cuyos temas musi­ca­les nos ins­pi­ra­ron, con­mo­vie­ron y nos die­ron aún más fuer­zas para seguir la lucha, en par­ti­cu­lar duran­te la bata­lla por la enmien­da cons­ti­tu­cio­nal. Hay quie­nes opi­nan que, sin la labor de hor­mi­gui­ta de La Can­te­ra (colec­ti­vo en el cual ella tuvo un rol pro­ta­gó­ni­co, que des­per­tó muchas envi­dias de par­te de algu­nos que decían ser sus «com­pa­ñe­ros»), tal vez la enmien­da se hubie­ra per­di­do, o el mar­gen hubie­ra sido mucho más estrecho.

Si Dani­lo Ander­son murió por­que lo deja­mos solo, con Soli­mar vol­vi­mos a tro­pe­zar­nos por segun­da vez con la mis­ma pie­dra. No estoy dicien­do que la hayan ase­si­na­do; estoy dicien­do que, en nues­tra revo­lu­ción, hemos adop­ta­do la terri­ble cos­tum­bre de acor­dar­nos de nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras sólo cuan­do los nece­si­ta­mos, o cuan­do que­re­mos cri­ti­car­los, y de res­to nos olvi­da­mos de ellos, a pesar de que ellos nos nece­si­tan o de los gra­ves pro­ble­mas que pue­dan tener.

Una de las pre­gun­tas que más nos tocó res­pon­der en estos dos días ha sido: «¿Quién es esa mucha­cha Soli­mar, la que murió?». Al prin­ci­pio me moles­tó que com­pa­ñe­ros revo­lu­cio­na­rios se pre­gun­ta­ran eso, pero lue­go com­pren­dí que, si bien ellos tie­nen su por­cen­ta­je de cul­pa por no mos­trar inte­rés en cono­cer a sus com­pa­ñe­ros de lucha, la mayor par­te de la cul­pa recae en quie­nes tra­ba­ja­mos en medios, y no fui­mos capa­ces de dar­le los espa­cios ni el reco­no­ci­mien­to a aque­llas per­so­nas que lo han dado todo por la Revo­lu­ción desin­te­re­sa­da­men­te, con el úni­co pro­pó­si­to de poner su gra­ni­to de are­na para aca­bar para siem­pre con la pobre­za, la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, y con todos aque­llos males que el capi­ta­lis­mo ha colo­ca­do sobre nues­tros pueblos.

Los medios del Esta­do opta­ron, duran­te el fin de sema­na, por no rese­ñar la muer­te de Soli­mar; se me ha hecho saber que ese era el deseo de sus fami­lia­res, y que el Pre­si­den­te Chá­vez estu­vo muy al tan­to de la situa­ción y dio sus más sen­ti­das con­do­len­cias a ellos, en pri­va­do. Este lunes, ya algu­nas pági­nas web guber­na­men­ta­les infor­ma­ron del falle­ci­mien­to de una for­ma discreta.
Soli­mar algu­na vez cum­plió uno de sus sue­ños más ansia­dos, que era dedi­car­le la can­ción «Hom­bre» al Pre­si­den­te Hugo Chá­vez. Y hoy, todos ima­gi­na­mos que ella tam­bién está jun­to al Che can­tán­do­le «De la Gran Huma­ni­dad», des­de don­de tam­bién dedi­ca el tema «Cam­pe­sino» a todos los tra­ba­ja­do­res de la tie­rra, o ento­nan­do «Ver­so de Mar­tí», o tan­tas otras can­cio­nes her­mo­sas que com­pu­so o versionó.

Te recor­da­re­mos siem­pre, Solimar.

El espa­cio de Lubrio 

Tras falle­ci­mien­to de la can­to­ra Soli­mar: Audio con agra­de­ci­mien­to de su familia.
Fami­lia Cade­nas Mar­to­re­lli agra­de­ce apo­yo del pue­blo venezolano

Boltxe Kolek­ti­boa

«Soli­mar, quien des­de muy niña fue una per­so­na amo­ro­sa y son­rien­te, hace que hoy sin­ta­mos el orgu­llo más gran­de pues su voz nun­ca se apa­ga­rá», seña­lan en un sen­ti­do homenaje.

Pren­sa Web RNV
Nota de Pren­sa de la fami­lia Cade­nas Mar­to­re­lli a la Opi­nión Pública
Escu­che el agra­de­ci­mien­to de la fami­lia Cade­nas Mar­to­re­lli (MP3 2min)
Haga click para escu­char el audio

(Núme­ro de des­car­gas: 838)
«Cam­pe­sino» de Soli­mar Cade­nas (MP3)
Haga click para escu­char el audio

(Núme­ro de des­car­gas: 535)
«Ché» de Soli­mar Cade­nas (MP3)
Haga click para escu­char el audio

(Núme­ro de des­car­gas: 358)

Tras el sen­si­ble falle­ci­mien­to de Soli­mar Cade­nas Mar­to­re­lli, su fami­lia exten­dió su agra­de­ci­mien­to al Sis­te­ma de Medios Públi­cos de Esta­do vene­zo­lano, al Gobierno Nacio­nal y sobre todo al pue­blo vene­zo­lano por el apo­yo brin­da­do para que, en vida, la can­to­ra popu­lar logra­ra sus metas.
«Soli­mar, quien des­de muy niña fue una per­so­na amo­ro­sa y son­rien­te, hace que hoy sin­ta­mos el orgu­llo más gran­de, su voz nun­ca se apa­ga­rá», seña­lan en un sen­ti­do homenaje.
Soli­mar Cade­nas lle­nó con su can­to el hon­do sen­ti­mien­to del pue­blo vene­zo­lano con pie­zas como «Hom­bre» y «Cam­pe­sino» y a tra­vés de su tra­ba­jo como par­te del Colec­ti­vo La Can­te­ra. La can­to­ra popu­lar falle­ció el pasa­do sába­do en Boco­nó, esta­do Trujillo.
 
 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.