Aigor y su irreal anor­ma­li­dad por Gabi­rel Ezkur­dia

En los 70 del pasa­do siglo, en el film El joven­ci­to Fran­kens­tein de Mel Brooks, hay una hila­ran­te esce­na en la que el doc­tor Fron­kons­tin, en la alme­na del cas­ti­llo here­da­do de su tío Fran­kens­tein y tras sufrir una pali­za bru­tal por el mons­truo recién lle­ga­do a la vida en la his­tó­ri­ca tor­men­ta eléc­tri­ca, tras sedar al mons­truo, y en esta­do cata­tó­ni­co, per­ple­jo, pre­gun­ta a su pin­che el joro­ba­do Aigor, (inigua­la­ble Mar­tin Feld­man) <¿Aigor, el cere­bro que robas­te en el laboratorio…era el que tenía la eti­que­ta de “nor­mal”?> Y Aigor con­tes­ta con cara de no haber roto un pla­to, <sí jefe, “normal”…pero se me cayó y cogí otro“normal” que tenía una “a” por delan­te…>”

Des­de hace seis meses lar­gos… trein­ta y tan­tos años por pre­ci­sar, el dis­cur­so gené­ri­co de la “nor­ma­li­za­ción” me recuer­da sis­te­má­ti­ca­men­te a la esce­na en la que Aigor pone cara de poker para hablar de nor­mal ante la evi­den­te anor­ma­li­dad.

No es nada nue­vo a estas altu­ras per­ci­bir que el PPSOE cuan­do habla de nor­ma­li­za­ción habla real­men­te de asi­mi­la­ción, de homo­ge­nei­za­ción, de espa­ño­li­za­ción.

Pero ese no es el deba­te. Lo que real­men­te asom­bra es el nivel de con­tra­dic­ción, la medio­cri­dad y la incohe­ren­cia de las accio­nes y no accio­nes que siguen como no podía ser de otra mane­ra el para­dig­ma cha­pu­ce­ro de Aigor, la ima­gen níti­da de lo que está sien­do este pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción.

El lar­go lis­ta­do de cha­pu­ci­llas guber­na­men­ta­les de nues­tro Aigor par­ti­cu­lar es archi­co­no­ci­do. Men­ti­ras en el currícu­lo, saraos bíbli­cos, impú­di­cos repor­ta­jes, embus­tes polí­ti­cos, pac­tos antinatura…Al igual que es can­si­na­men­te sabi­do el mono­te­ma guber­na­men­tal, la matra­ca de la uti­li­za­ción de víc­ti­mas y la repre­sión indis­cri­mi­na­da con­tra toda rei­vin­di­ca­ción no homo­lo­ga­da por el Sis­te­ma.

Pero si aca­so nues­tro par­ti­cu­lar Aigor auto­nó­mi­co fue­ra míni­ma­men­te cui­da­do­so man­ten­dría cier­tos míni­mos de cohe­ren­cia por lo menos inte­lec­tual. Sí lo se es difí­cil pedir peras al olmo.

Vie­ne al caso por­que con el mapa del tiem­po, reco­gien­do la Nava­rra his­tó­ri­ca ple­na, como con el men­sa­je navi­de­ño del Bor­bón, Aigor aco­me­te con mayo­res legi­ti­ma­cio­nes hacia los que pre­ten­de des­le­gi­ti­mar.

Siem­pre recuer­do que los eus­kal­du­nes tene­mos la suer­te de que si comien­za la 3º gue­rra mun­dial mori­re­mos oyen­do tri­ki­tri­xa. El 11‑S de 2001 mien­tras todas las teles del mun­do emi­tían sin cesar las imá­ge­nes del WTC cayen­do y anun­cia­ban, como en la edi­ción ves­per­ti­na de ABC:“comienza la 3ª GM”, la úni­ca cade­na que tras los infor­ma­ti­vos seguía con su pro­gra­ma­ción coti­dia­na era ETB1. Ya pue­de arder el mun­do que noso­tros seguía­mos delei­tán­do­nos con el cer­ta­men de tri­ki y Txi­rri Mirri eta Txi­ri­bi­ton.

Aho­ra es igual que es lo mis­mo. Está cla­ro que los eus­kal­du­nes no somos súb­di­tos del monar­ca espa­ñol por­que el dis­cur­so real no se emi­ti­rá en ETB1. Nues­tro Aigor en su afan nor­ma­li­za­dor dejan­do todo a medias…¡con lo poco que cues­ta sub­ti­tu­lar el cló­ni­co dis­cur­so anual!

A no, pero cla­ro, se me olvi­da­ba. Cuan­do van malas Aigor se cam­bia la che­pa de dere­cha a izquier­da y vice­ver­sa. Así, tam­bién es muy pro­cli­ve a cali­fi­car de irreal todo lo que no le gus­ta. Cla­ro qui­zá sea que vivi­mos una nor­ma­li­za­ción irreal, o será ¿una real anor­ma­li­za­ción?

Aigor entien­de que son irrea­les y anor­ma­les las encues­tas que dan un 71% de recha­zo al actual eje­cu­ti­vo, ¡es impo­si­ble! pero eso sí, son nor­ma­les y reales las que hablan de un apo­yo ínfi­mo a la izquier­da aber­tza­le o a ETA. Cla­ro, es total­men­te nor­mal y real decir a un encues­ta­dor que el encues­ta­do ¡apo­ya a ETA!

En el mis­mo sen­ti­do, decía hace pocos días que las con­sul­tas en el Prin­ci­pat de los Pai­sös Cata­lans eran una anor­ma­li­dad e irrea­li­dad. Para Aigor lo que exis­te fue­ra de su reali­dad ins­ti­tu­cio­nal es irreal, es anor­mal, es…, como decía cier­to fis­cal, ETA, aun­que usted no lo sepa. Por eso en la mis­ma lógi­ca era anor­mal y por lo vis­to tam­bién irreal la final de ber­tso­la­ris del BEC o la Feria de la cul­tu­ra vas­ca de Durango…eventos dig­nos de haber sido visi­ta­dos por una dele­ga­ción guber­na­men­tal nor­mal, en un país nor­mal y con nor­ma­les acti­tu­des… pero eso es efec­ti­va­men­te de otro pla­ne­ta.

Por eso es lógi­co y nor­mal para Aigor pen­sar que el lehen­da­ka­ri de “todos los vas­cos” no esté ni en Bara­kal­do ni en Duran­go, más aún cuan­do el eje de su dis­cur­so sis­te­má­ti­co es el de “bus­car la nor­ma­li­dad”. Pura lógi­ca “a‑normal” como el cere­bro que entre­gó al doc­tor Fron­cons­tin.

Quin­ce mil per­so­nas son a dos millo­nes de habi­tan­tes lo que tres­cien­tas mil son a cua­ren­ta y cin­co millo­nes. ¿Un fes­ti­val de fla­men­co que reu­nie­ra a tres­cien­tas mil per­so­nas no sería digno de tener repre­sen­ta­ción guber­na­men­tal? Cla­ro es que qui­zá no fue­ra nor­mal. Efec­tí­va­men­te miles de per­so­nas, en pleno siglo XXI sin con­tar los que se que­da­ron sin entra­da por fal­ta de afo­ro y las dece­nas de miles que lo dis­fru­ta­ron por tele­vi­sión, en silen­cio abso­lu­to, duran­te casi ocho horas, escu­chan­do a ocho fenó­me­nos del repen­tis­mo en la len­gua más anti­gua de Euro­pa, a cape­lla, sin nin­gu­na otra esce­no­gra­fía ni efec­to espe­cial más que sus res­pec­ti­vas ocho sillas, es lo más anor­mal del mun­do! ¡Por eso es nor­mal que el lehen­da­ka­ri nor­ma­li­za­dor no acu­die­ra!.

Y enci­ma el hito es doble, ya que la úni­ca mujer entre sie­te “caba­lle­ros”, nun­ca mejor dicho, logró la txa­pe­la, el triun­fo abso­lu­to. Pero eso tam­bién es nor­mal, común, coti­diano. No como la Este­ban, la “prin­ce­sa del pue­blo”.

Por­que lo que sí es nor­mal y real, en el mun­do de Aigor, en su país, es que el 40% de la audien­cia tele­vi­si­va del pasa­do vier­nes estu­vie­ra pen­dien­te del minu­to de oro que fue la lle­ga­da de la recién ope­ra­da “Prin­ce­sa del pue­blo” como le lla­man a la Este­ban.

Seis millo­nes de ciu­da­da­nos espa­ño­les más preo­cu­pa­dos por la nue­va cara de la mario­ne­ta tele­vi­si­va más que por la catás­tro­fe polí­ti­ca de Copenha­gue, las subi­das de pre­cios esen­cia­les o el kaf­kiano jui­cio a los diri­gen­tes de un perió­di­co.

Efec­ti­va­men­te la irrea­li­dad es nor­mal y la reali­dad anormal.¡Arriba la Este­ban y cie­rra Espa­ña!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *