(VIDEO) Sol­da­do de EEUU: «Nues­tro enemi­go es un sis­te­ma que hace la gue­rra cuan­do es ren­ta­ble» por Cuba­de­ba­te /​ABN y docu­men­to eco­nó­mi­co tra­du­ci­do por Boltxe​.Info

Está cir­cu­lan­do por Inter­net, como un virus, la tra­duc­ción del dis­cur­so que pro­nun­ció el sol­da­do nor­te­ame­ri­cano Mike Prys­ner, don­de rela­ta quié­nes son los ver­da­de­ros enemi­gos de su país, a par­tir de sus viven­cias en la gue­rra en Iraq.

“Nues­tro ver­da­de­ro enemi­go no es el que vive en una tie­rra leja­na, cuyos nom­bres o polí­ti­cas no enten­de­mos, el ver­da­de­ro enemi­go es un sis­te­ma que hace la gue­rra cuan­do es ren­ta­ble, los geren­tes que nos echan de nues­tros pues­tos de tra­ba­jo cuan­do es ren­ta­ble, las Com­pa­ñías de Segu­ros que nos nie­gan la aten­ción de la salud cuan­do es ren­ta­ble, los ban­cos que nos qui­tan nues­tros hoga­res cuan­do es ren­ta­ble. Nues­tros enemi­gos no están a cien­tos de millas de dis­tan­cia. Ellos están aquí, en fren­te de nosotros.

“El racis­mo den­tro de lo mili­tar ha sido duran­te lar­go tiem­po una herra­mien­ta para jus­ti­fi­car la des­truc­ción y ocu­pa­cion de otro país. Duran­te mucho tiem­po se ha usa­do para jus­ti­fi­car las matan­zas, la sub­yu­ga­ción y tor­tu­ras de otras gen­tes. El recis­mo es un arma fun­da­men­tal uti­li­za­da por este gobierno.”

Mike par­ti­ci­pó en un panel que deba­tió la mala ges­tión de los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos en Iraq y la prác­ti­ca del ase­si­na­to, las tor­tu­ras, los abu­sos y tra­to des­pec­ti­vo a los civi­les. En esa mis­ma mesa, Andrew Duffy ofre­ció tes­ti­mo­nio de los inci­den­tes en los que se les negó aten­ción médi­ca a dete­ni­dos ira­quíes deses­pe­ra­da­men­te nece­si­ta­dos de tra­ta­mien­to. Y Mike Prys­ner des­cri­be una misión en la que par­ti­ci­pó con su uni­dad, don­de fue­ron for­za­dos los ira­quíes a aban­do­nar una media doce­na de casas, sin com­pen­sa­ción, para ser usa­das por el Ejér­ci­to norteamericano.

En una car­ta a Michael Moo­re, en el 2003, des­de Iraq, escribió:

“He derri­ba­do esta­tuas y des­tro­za­do retra­tos mien­tras usa­ba una ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na en mi man­ga, y lucha­ba por apren­der a enten­der­lo. Me uní al ejér­ci­to en cuan­to tuve el míni­mo de edad ‑recha­cé una beca de escri­tu­ra en una uni­ver­si­dad esta­tal para ser­vir a mi país, lis­to a morir por los idea­les que apren­dí a amar. Dos años des­pués me encon­tré a pun­to de des­em­bar­car en una pis­ta aérea negra como la noche, lis­to a ata­car a un país en el cual yo no creía que debía estar… Duran­te todo el tiem­po que he esta­do en Irak he esta­do bus­can­do ideas para con­ven­cer­me de que pue­do sen­tir­me orgu­llo­so de mis actos, que yo era par­te de algo jus­to. Pero no impor­ta qué argu­men­to encon­tra­ba a favor de la gue­rra me venía a la cabe­za la ima­gen de mi coman­dan­te en jefe que son­ríe con pre­sun­ción mien­tras pien­sa que ha enga­ña­do a un país”.

En la foto, deten­ción del sol­da­do Mike Prysner

soldado norteamericano

pentagono

Los EE.UU. gas­tan más para la gue­rra anual­men­te que lo que dedi­can todos sus Esta­dos jun­tos a la salud, la edu­ca­ción, el bien­es­tar y la segu­ri­dad de 308 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses por Alhe­to­news (tra­duc­ción de Boltxe​.Info)

Joseph Hench­man, direc­tor de pro­yec­tos esta­ta­les de la Tax Foun­da­tion de Washing­ton, DC, indi­ca que los Esta­dos recau­da­ron un total de 781 mil millo­nes dóla­res en impues­tos en 2008.

Para una com­pa­ra­ción apro­xi­ma­da, según datos de Wiki­pe­dia, el pre­su­pues­to total para lo que el Pen­tá­gono lla­ma “defen­sa” en el año fis­cal 2010 será de al menos 880 mil millo­nes dóla­res y podría se un máxi­mo de $ 1 billón. Eso es más que todos los gobier­nos esta­ta­les podrían recaudar.

Indi­ca que todos los gobier­nos loca­les de Amé­ri­ca com­bi­na­dos (ciu­da­des, con­da­dos, etc) podrían recau­dar cer­ca de $ 500 millo­nes en impues­tos. Aña­de que con la con­tri­bu­ción esta­tal total se obten­drían más de $ 1,3 billo­nes. Esto sig­ni­fi­ca que el Pen­tá­gono del Tío Sam suc­cio­na casi tan­to dine­ro como la suma de los esta­dos, con­da­dos, ciu­da­des, y otras depen­den­cias guber­na­men­ta­les para diri­gir el país.

Si la cifra del Pen­tá­gono de $ 1 tri­llón es un poco infe­rior a la recau­da­ción de todos los impues­tos por las auto­ri­da­des, tén­ga­se en cuen­ta que el FBI, las agen­cias de inte­li­gen­cia, la VA, los Ins­ti­tu­tos Nacio­na­les de Salud (gue­rra bio­ló­gi­ca) son tam­bién gas­tos en acti­vi­da­des rela­cio­na­das con la guerra.

Una pre­gun­ta que des­cri­be lo ante­rior­men­te dicho y que res­pon­de a sí mis­ma es: ¿En qué área pue­de el gobierno fede­ral ope­rar en las dis­tin­tas admi­nis­tra­cio­nes sin que las mis­mas ten­gan com­pe­ten­cias?. La res­pues­ta es: asun­tos exte­rio­res, ejér­ci­tos de sen­si­bi­li­za­ción, lucha con­tra las gue­rras, la rea­li­za­ción de la diplo­ma­cia, etc, y así el tío Sam man­tie­ne la amplia­ción de esta área. Su prin­ci­pal énfa­sis no está en la diplomacia.

Por cada dólar inver­ti­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do, que reci­be unos 50 millo­nes de dóla­res al año, el Pen­tá­gono gas­ta $ 20. En cuan­to a los Cuer­pos de Paz, su pre­su­pues­to es de $ 375 millo­nes, una insig­ni­fi­can­cia ape­nas sufi­cien­te para man­te­ner el ele­fan­te del Pentágono.

El Pre­mio Nobel de Eco­no­mía Joseph Sti­glitz y Lin­da Bil­mes, Auto­ri­dad de Finan­cia­mien­to des­cri­ben en su “The Three Tri­llion Dollar War” (WW Nor­ton), “el gas­to en defen­sa ha esta­do cre­cien­do como por­cen­ta­je de los fon­dos dis­cre­cio­na­les (dine­ro que no se gas­ta en dere­chos socia­les, como de Segu­ri­dad…), del 48 por cien­to en 2000 a 51 por cien­to en la actua­li­dad. Eso sig­ni­fi­ca que nues­tras nece­si­da­des de defen­sa engu­llen una por­ción mayor del dine­ro de los con­tri­bu­yen­tes mayor que nunca “.

Y agre­gan: “El pre­su­pues­to del Pen­tá­gono se ha incre­men­ta­do en más de $ 600 millo­nes de dóla­res, acu­mu­la­dos des­de que inva­dió Irak.” Con sus 1.000 bases en los EE.UU. y otros 800 bases a nivel mun­dial, los EE.UU. se han con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro “Esta­do de Gue­rra”. Hoy en día, mili­ta­res rela­cio­na­das con pro­duc­tos arma­men­tís­ti­cos repre­sen­tan alre­de­dor de una cuar­ta par­te del total del PIB. de EE.UU. Esto inclu­ye 10.000 armas nuclea­res. De hecho, los EE.UU. han des­ti­na­do 5,5 billón dóla­res sólo en armas nuclea­res duran­te los últi­mos 70 años.

Nin­gu­na otra nación tie­ne algo remo­ta­men­te pare­ci­do a esta pre­sen­cia glo­bal ame­na­zan­te. El Pen­tá­gono refuer­za su con­trol median­te la eje­cu­ción con­jun­ta de “for­ma­ción” con los ejer­ci­cios mili­ta­res de 110 paí­ses, entre ellos las dic­ta­du­ras que uti­li­zan abier­ta­men­te estos cono­ci­mien­tos y arma­men­to­pa­ra repri­mir los dis­tur­bios inter­nos, como suce­de en Honduras..

Los EE.UU. gas­ta más en arma­men­to que las siguien­tes doce nacio­nes que se ali­nean detras de USA en con­jun­to y es con mucho el núme­ro 1 del mun­do del trá­fi­co de armas. “El gobierno emplea a unas 6.500 per­so­nas sólo para coor­di­nar y admi­nis­trar sus ven­tas de armas en rela­ción con el pro­gra­ma de altos fun­cio­na­rios en las emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses en todo el mun­do, que pasan la mayor par­te de su” diplo­má­ti­ca “carre­ra pro­fe­sio­nal como ven­de­do­res de armas”, escri­be Chal­mers John­son en “Blow­back: Los cos­tes y con­se­cuen­cias del impe­rio ame­ri­cano (Henry Holt). ”

Chal­mers, dice que el esta­ble­ci­mien­to mili­tar de EE.UU. está hoy “está más allá del con­trol civil” y que a pesar de su capa­ci­dad de “ofre­cer muer­te y des­truc­ción en cual­quier lugar de la tie­rra y temer poco a las repre­sa­lias de sus enemi­gos, está diná­mi­ca exi­ge un equi­po cada vez más reno­va­do ”, mien­tras que el Pen­tá­gono aho­ra más o menos fija su pro­pia agen­da” y “aca­pa­ra la for­mu­la­ción y con­duc­ción de la polí­ti­ca exte­rior estadounidense”.

¿Cuán­to tiem­po pasa­rá antes de que su pro­pio pue­blo se vuel­va con­tra este tirá­ni­co , anti-demo­crá­ti­ca colo­so, que está dila­pi­dan­do el dine­ro para la gue­rra en lugar de poten­ciar las inver­sio­nes en gas­tos socia­les inter­nos y en la paz que deman­da la Huma­ni­dad, con­tra ese esta­do impe­ria­lis­ta que aumen­ta los apo­yos a los dic­ta­do­res y bate tam­bo­res de guerra?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.