Oba­ma orde­nó el ata­que aéreo con­tra Yemen

[Tra­du­ci­do del inglés para La Hai­ne por Feli­sa Sas­tre] Ata­que con­tra supues­tos cam­pa­men­tos de Al Qae­da, señal cla­ra de que Washing­ton va a exten­der su gue­rra a Yemen

El jue­ves pasa­do, el pre­si­den­te Barack Oba­ma dio per­so­nal­men­te la orden para los ata­ques aéreos con­tra Yemen que pro­du­je­ron la muer­te a un gran núme­ro de civi­les, inclui­dos muje­res y niños.

Los avio­nes esta­dou­ni­den­ses uti­li­za­ron misi­les de cru­ce­ro con­tra supues­tos cam­pa­men­tos de Al Qae­da en la aldea de al Maa­ja­la a unos 480 kiló­me­tros al sur de Sana’a, y en la pro­vin­cia de Arhab, a 60 kiló­me­tros al nor­te de la capi­tal. Según se dice, los ata­ques se lle­va­ron a cabo en con­ni­ven­cia con la dic­ta­du­ra del pre­si­den­te del Yemen, Ali Abda­llah Saleh, cuyas fuer­zas terres­tres ata­ca­ron las ciu­da­des bom­bar­dea­das, y una ter­ce­ra aldea, lo que, según un por­ta­voz de la opo­si­ción yeme­ní, pro­du­jo la muer­te de unas 120 per­so­nas.

Fun­cio­na­rios loca­les y tes­ti­gos de la región de Mah­sad, don­de se pro­du­je­ron los bom­bar­deos esta­dou­ni­den­ses más inten­sos, esta­ble­cie­ron el núme­ro de muer­tos en más de 60 y decla­ra­ron que, en su mayo­ría, eran civi­les. Nega­ron, asi­mis­mo, que el obje­ti­vo fue­ra un bas­tión de Al Qae­da.

Briam Ross, perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción del noti­cia­rio de la ABC, infor­mó el vier­nes por la noche en el pro­gra­ma “ABC World News” de que en el ata­que par­ti­ci­pa­ron avio­nes esta­dou­ni­den­ses. “Altos res­pon­sa­bles de la Casa Blan­ca infor­ma­ron a ABC News que la orden para el ata­que del jue­ves a los supues­tos refu­gios de Al Qae­da en Yemen salie­ron direc­ta­men­te del des­pa­cho oval”.

Y seguía: “El ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se uti­li­zó misi­les de cru­ce­ro con­tra dos luga­res dis­tin­tos de Yemen. Imá­ge­nes trans­mi­ti­das por Al Jazi­ra esta noche mues­tran dece­nas de cadá­ve­res cubier­tos por sába­nas. Los fun­cio­na­rios afir­man que unos 35 sos­pe­cho­sos de per­te­ne­cer a Al Qae­da resul­ta­ron muer­tos. Los gru­pos de opo­si­ción, por su par­te, decla­ran que han sido ase­si­na­dos dece­nas de civi­les”.

ABC News citó a res­pon­sa­bles de la Casa Blan­ca infor­man­do a los perio­dis­tas de que Oba­ma se había pues­to en con­tac­to con el pre­si­den­te de Yemen tras los ata­ques para “feli­ci­tar­le” por ellos.

Altos res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses se nega­ron a comen­tar­lo el vier­nes en el noti­cia­rio de la ABC pero no lo nega­ron. “No vamos a entrar en deta­lles res­pec­to a este asun­to”, con­tes­tó uno de ellos y aña­dió que Yemen y EE.UU. “coope­ran estre­cha­men­te en la lucha con­tra el terro­ris­mo”.

Byam Whit­man, por­ta­voz del Pen­tá­gono, decla­ró al New York Times, perió­di­co que había infor­ma­do el sába­do sobre el papel de Esta­dos Uni­dos en los ata­ques, “Yemen debe­ría feli­ci­tar­se por las ope­ra­cio­nes con­tra Al Qae­da”.

Miles de yeme­níes se echa­ron a la calle en Yemen del sur el sába­do para pro­tes­tar con­tra las bár­ba­ras ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Según fuen­tes loca­les, unas 3.000 per­so­nas en la pro­vin­cia de Dhal’e, y cen­te­na­res en las de Lahj y Abyan, se mani­fes­ta­ron en pro­tes­ta, lan­zan­do gri­tos con­tra el gobierno y exi­gien­do una inves­ti­ga­ción sobre lo suce­di­do.

La Joint Mee­ting Par­ties, coa­li­ción de seis par­ti­dos de opo­si­ción, con­de­na­ron la uti­li­za­ción de civi­les como obje­ti­vo en una mani­fes­ta­ción de 10.000 per­so­nas en la pro­vin­cia de Taiz, a 260 kiló­me­tros al sur de Sana’a. Uno de los líde­res de la coa­li­ción cali­fi­có los ata­ques de “cri­men atroz”.

El Movi­mien­to del Sur, que aspi­ra a su inde­pen­den­cia del nor­te, afir­ma que los ata­ques lo fue­ron con­tra el pue­blo del sur y no con­tra Al Qae­da. “Es un geno­ci­dio”, decla­ró Abbas al Asal, diri­gen­te polí­ti­co del Movi­mien­to, quien afir­mó que el ata­que terres­tre había ase­si­na­do a 64 civi­les, entre ellos 23 niños y 17 muje­res.

En un infor­me de Asso­cia­ted Press del sába­do, habi­tan­tes de Abyan decla­ra­ron que no se tra­ta­ba de una cam­po de entre­na­mien­to de Al Qae­da en la zona y que el feroz ata­que había des­trui­do vivien­das ‑casas de barro coci­do, tien­das y cho­zas- en la zona rural tri­bal. Uno de ellos, Ali Moham­med Man­sour, decla­ró que había ayu­da­do a ente­rrar a los muer­tos. Negó que el lugar fue­ra un cam­po de entre­na­mien­to, sub­ra­yan­do que la pobla­ción se encon­tra­ba a sólo 100 metros de la carre­te­ra prin­ci­pal y a dos kiló­me­tros de una base mili­tar

Man­sour dijo que uno de los ase­si­na­dos, Moham­med Saleh al-Kaze­mi, ori­gi­na­rio de Ara­bia Sau­dí y lle­ga­do a Yemen tras haber com­ba­ti­do en Afga­nis­tán, haber esta­do pre­so duran­te dos años y pues­to en liber­tad en 2005, había vivi­do en el pue­blo con su fami­lia des­de su libe­ra­ción y no era un fugi­ti­vo.

Los ata­ques del jue­ves for­man par­te de la cre­cien­te esca­la­da mili­tar esta­dou­ni­den­se en Yemen, con la cola­bo­ra­ción del gobierno del pre­si­den­te Saleh, alia­do de Esta­dos Uni­dos, y de la monar­quía sau­dí, a su vez, apo­ya­da por Egip­to. Has­ta el jue­ves, la agre­sión mili­tar esta­dou­ni­den­se se había con­cen­tra­do en el nor­te del país, diri­gi­da con­tra los insur­gen­tes de la tri­bu Houthi, una rama del Islam chií dis­tin­ta a la de Irán.

La sema­na pasa­da, los com­ba­tien­tes Houthi denun­cia­ron que avio­nes de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses habían lan­za­do 28 ata­ques con­tra la pro­vin­cia de Sa’ada en el noroes­te del país, cer­ca de la fron­te­ra con Ara­bia Sau­dí. Des­de agos­to, cuan­do el pre­si­den­te Saleh anun­ció el ini­cio de la “Ope­ra­tion Scor­ched Earth” [Tie­rra que­ma­da] para aca­bar con la resis­ten­cia Houthi, sol­da­dos y avio­nes sau­díes han esta­do ata­can­do las regio­nes fron­te­ri­zas del sur del Yemen con Ara­bia Sau­dí. Saleh, Riad y El Cai­ro afir­man que los Houthis reci­ben apo­yo y abas­te­ci­mien­tos des­de Irán, si bien este últi­mo nie­ga las acu­sa­cio­nes.

El gobierno Oba­ma rela­cio­na a los movi­mien­tos de opo­si­ción yeme­níes con Al Qae­da, a pesar del hecho de que Al Qae­da es un movi­mien­to sun­ní, pro­fun­da­men­te hos­til a chiíes como los Houthis. El Daily Tele­graph bri­tá­ni­co infor­ma­ba el 13 de diciem­bre, basán­do­se en fuen­tes esta­dou­ni­den­ses sin iden­ti­fi­car, que EE.UU. había envia­do fuer­zas espe­cia­les para entre­nar al ejér­ci­to yeme­ní. El perió­di­co cita­ba a un alto res­pon­sa­ble del ejér­ci­to: “Yemen se está con­vir­tien­do en una base de reser­va de Al Qae­da para sus acti­vi­da­des en Pakis­tán y Afga­nis­tán”. Lo que es una señal cla­ra de que Washing­ton va exten­der su gue­rra a Yemen.

Los avio­nes sau­díes se dice que están uti­li­zan­do bom­bas de fós­fo­ro blan­co con­tra los com­ba­tien­tes Houthis. El 13 de diciem­bre, fuen­tes Houthis dije­ron que las fuer­zas sau­díes habían lan­za­do un ata­que a gran esca­la con­tra el prin­ci­pal pues­to fron­te­ri­zo, pro­du­cien­do al menos la muer­te de 70 civi­les y más de 100 heri­dos en el dis­tri­to nor­te­ño de Razeh.

El Fon­do de la ONU para la infan­cia (UNICEF) y el Alto Comi­sio­na­do para los Refu­gia­dos (UNHCR) han aler­ta­do sobre las terri­bles con­di­cio­nes de cen­te­na­res de miles de yeme­níes des­pla­za­dos por los ata­ques con­jun­tos de su gobierno y de Ara­bia Sau­dí en el nor­te del país. El UNHCR esti­ma que unas 175.000 per­so­nas se han vis­to obli­ga­das a aban­do­nar sus hoga­res en Sa’ada y refu­giar­se en cam­pa­men­tos ates­ta­dos con caren­cia de ali­men­tos y de agua. Han muer­to muchos niños debi­do a las malas con­di­cio­nes de los cam­pos.

Los ata­ques esta­dou­ni­den­ses del pasa­do jue­ves se pro­du­je­ron el mis­mo día que Washing­ton des­ató un ata­que masi­vo con avio­nes no tri­pu­la­dos en la pro­vin­cia de Wazi­ris­tan, en el nor­te de Pakis­tán, que arra­só un pue­blo y mató al menos 17 per­so­nas.

Estos suce­sos, que coin­ci­den con la lle­ga­da del pri­mer con­tin­gen­te de los 30.000 sol­da­dos más que Oba­ma ha envia­do a Afga­nis­tán, demues­tran que su gobierno está lle­van­do a cabo una polí­ti­ca de agre­sio­nes mili­ta­res y de con­quis­tas colo­nia­les que supera inclu­so a la del gobierno Bush, y son una señal del aumen­to de las muer­tes y la des­truc­ción insi­nua­das tan sólo en el dis­cur­so de Oba­ma del 1 de diciem­bre en West Point, en el que anun­ció su inten­si­fi­ca­ción de la gue­rra en Afga­nis­tán, y más expli­ci­ta­do direc­ta­men­te en su dis­cur­so de acep­ta­ción del pre­mio Nobel de la Paz el 10 de diciem­bre.

En su dis­cur­so en West Point, Oba­ma decla­ra­ba: “La lucha con­tra el extre­mis­mo vio­len­to va a ser lar­ga y se exten­de­rá más allá de Afga­nis­tán y Pakis­tán”. Inclu­so lle­gó a hablar de “regio­nes caó­ti­cas y enemi­gos inde­ter­mi­na­dos”, entre los que men­cio­nó a Soma­lía y Yemen.

Su dis­cur­so del Nobel fue una aren­ga béli­ca para la gue­rra impe­ria­lis­ta y el neo­co­lo­nia­lis­mo. Oba­ma ala­bó las vir­tu­des de la gue­rra pre­ven­ti­va y seña­ló una serie de poten­cia­les obje­ti­vos de las agre­sio­nes béli­cas esta­dou­ni­den­ses, entre otros, Irán, Sudán, Con­go, Zim­bab­we y Myan­mar.

Al igual que las inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas esta­dou­ni­den­ses en Iraq, Afga­nis­tán y Pakis­tán, la cre­cien­te agre­sión con­tra Yemen no tie­ne nada que ver con la derro­ta de Al Qae­da o la pro­tec­ción del pue­blo esta­dou­ni­den­se fren­te al terro­ris­mo. Su obje­ti­vo es el deseo de la cla­se diri­gen­te esta­dou­ni­den­se de esta­ble­cer su hege­mo­nía en las ricas regio­nes petro­le­ras de Orien­te Pró­xi­mo y Asia Cen­tral, y con­tro­lar así los estra­té­gi­cos oleo­duc­tos y rutas marí­ti­mas.

Yemen se encuen­tra en una situa­ción geo­grá­fi­ca pri­vi­le­gia­da, lo que lo con­vir­tió en cam­po de bata­lla entre EE.UU. y la Unión Sovié­ti­ca duran­te la Gue­rra Fría. Así lo refle­ja­ba la Asso­cia­ted Press al infor­mar de los ata­ques aéreos del pasa­do jue­ves: “Yemen ocu­pa una situa­ción cru­cial en las rutas marí­ti­mas entre el mar Rojo, el gol­fo de Adén y el acce­so al Canal de Suez- y al otro lado del Gol­fo se encuen­tra Soma­lía, un país más tur­bu­len­to aún…”.

Esta­dos Uni­dos ya ha ata­ca­do mili­tar­men­te a Soma­lía y se apro­ve­cha de Etio­pía para lle­var a cabo una gue­rra de ocu­pa­ción del país “por pode­res”.

En su carre­ra para con­se­guir el con­trol mili­tar y polí­ti­co de Yemen, Esta­dos Uni­dos está avi­van­do las ten­sio­nes en toda la región- en par­ti­cu­lar entre Ara­bia Sau­dí y Egip­to por un lado, e Irán por el otro.

La inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se en el gol­fo de Adén, tan­to abier­ta como encu­bier­ta, debe con­si­de­rar­se un avi­so de las catas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias de los desig­nios mun­dia­les del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­ses para las pobla­cio­nes obje­to de los ata­ques y para el pro­pio pue­blo esta­dou­ni­den­se. Fre­nar la estra­te­gia neo­co­lo­nial de Washing­ton es una tarea de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Esta­dos Uni­dos y del res­to del mun­do.

Hacer­lo exi­ge un enfren­ta­mien­to direc­to con el gobierno Oba­ma. Un año des­pués de su elec­ción como can­di­da­to del “cam­bio” y de la “espe­ran­za”, Oba­ma se ha reve­la­do como cri­mi­nal de gue­rra, ins­tru­men­to de Wall Street y del apa­ra­to del espio­na­je mili­tar esta­dou­ni­den­se. Para enfren­tar­se al mili­ta­ris­mo, la cla­se tra­ba­ja­do­ra nece­si­ta impul­sar un movi­mien­to socia­lis­ta inde­pen­dien­te que se enfren­te a Oba­ma, al par­ti­do demó­cra­ta, al sis­te­ma bipar­ti­dis­ta y al capi­ta­lis­mo, res­pon­sa­bles de la opre­sión y de la gue­rra.

WSW­Si­te, 21 de diciem­bre de 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *