Oba­ma orde­nó el ata­que aéreo con­tra Yemen

[Tra­du­ci­do del inglés para La Hai­ne por Feli­sa Sas­tre] Ata­que con­tra supues­tos cam­pa­men­tos de Al Qae­da, señal cla­ra de que Washing­ton va a exten­der su gue­rra a Yemen

El jue­ves pasa­do, el pre­si­den­te Barack Oba­ma dio per­so­nal­men­te la orden para los ata­ques aéreos con­tra Yemen que pro­du­je­ron la muer­te a un gran núme­ro de civi­les, inclui­dos muje­res y niños.

Los avio­nes esta­dou­ni­den­ses uti­li­za­ron misi­les de cru­ce­ro con­tra supues­tos cam­pa­men­tos de Al Qae­da en la aldea de al Maa­ja­la a unos 480 kiló­me­tros al sur de Sana’a, y en la pro­vin­cia de Arhab, a 60 kiló­me­tros al nor­te de la capi­tal. Según se dice, los ata­ques se lle­va­ron a cabo en con­ni­ven­cia con la dic­ta­du­ra del pre­si­den­te del Yemen, Ali Abda­llah Saleh, cuyas fuer­zas terres­tres ata­ca­ron las ciu­da­des bom­bar­dea­das, y una ter­ce­ra aldea, lo que, según un por­ta­voz de la opo­si­ción yeme­ní, pro­du­jo la muer­te de unas 120 personas.

Fun­cio­na­rios loca­les y tes­ti­gos de la región de Mah­sad, don­de se pro­du­je­ron los bom­bar­deos esta­dou­ni­den­ses más inten­sos, esta­ble­cie­ron el núme­ro de muer­tos en más de 60 y decla­ra­ron que, en su mayo­ría, eran civi­les. Nega­ron, asi­mis­mo, que el obje­ti­vo fue­ra un bas­tión de Al Qaeda.

Briam Ross, perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción del noti­cia­rio de la ABC, infor­mó el vier­nes por la noche en el pro­gra­ma “ABC World News” de que en el ata­que par­ti­ci­pa­ron avio­nes esta­dou­ni­den­ses. “Altos res­pon­sa­bles de la Casa Blan­ca infor­ma­ron a ABC News que la orden para el ata­que del jue­ves a los supues­tos refu­gios de Al Qae­da en Yemen salie­ron direc­ta­men­te del des­pa­cho oval”.

Y seguía: “El ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se uti­li­zó misi­les de cru­ce­ro con­tra dos luga­res dis­tin­tos de Yemen. Imá­ge­nes trans­mi­ti­das por Al Jazi­ra esta noche mues­tran dece­nas de cadá­ve­res cubier­tos por sába­nas. Los fun­cio­na­rios afir­man que unos 35 sos­pe­cho­sos de per­te­ne­cer a Al Qae­da resul­ta­ron muer­tos. Los gru­pos de opo­si­ción, por su par­te, decla­ran que han sido ase­si­na­dos dece­nas de civiles”.

ABC News citó a res­pon­sa­bles de la Casa Blan­ca infor­man­do a los perio­dis­tas de que Oba­ma se había pues­to en con­tac­to con el pre­si­den­te de Yemen tras los ata­ques para “feli­ci­tar­le” por ellos.

Altos res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses se nega­ron a comen­tar­lo el vier­nes en el noti­cia­rio de la ABC pero no lo nega­ron. “No vamos a entrar en deta­lles res­pec­to a este asun­to”, con­tes­tó uno de ellos y aña­dió que Yemen y EE.UU. “coope­ran estre­cha­men­te en la lucha con­tra el terrorismo”.

Byam Whit­man, por­ta­voz del Pen­tá­gono, decla­ró al New York Times, perió­di­co que había infor­ma­do el sába­do sobre el papel de Esta­dos Uni­dos en los ata­ques, “Yemen debe­ría feli­ci­tar­se por las ope­ra­cio­nes con­tra Al Qaeda”.

Miles de yeme­níes se echa­ron a la calle en Yemen del sur el sába­do para pro­tes­tar con­tra las bár­ba­ras ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Según fuen­tes loca­les, unas 3.000 per­so­nas en la pro­vin­cia de Dhal’e, y cen­te­na­res en las de Lahj y Abyan, se mani­fes­ta­ron en pro­tes­ta, lan­zan­do gri­tos con­tra el gobierno y exi­gien­do una inves­ti­ga­ción sobre lo sucedido.

La Joint Mee­ting Par­ties, coa­li­ción de seis par­ti­dos de opo­si­ción, con­de­na­ron la uti­li­za­ción de civi­les como obje­ti­vo en una mani­fes­ta­ción de 10.000 per­so­nas en la pro­vin­cia de Taiz, a 260 kiló­me­tros al sur de Sana’a. Uno de los líde­res de la coa­li­ción cali­fi­có los ata­ques de “cri­men atroz”.

El Movi­mien­to del Sur, que aspi­ra a su inde­pen­den­cia del nor­te, afir­ma que los ata­ques lo fue­ron con­tra el pue­blo del sur y no con­tra Al Qae­da. “Es un geno­ci­dio”, decla­ró Abbas al Asal, diri­gen­te polí­ti­co del Movi­mien­to, quien afir­mó que el ata­que terres­tre había ase­si­na­do a 64 civi­les, entre ellos 23 niños y 17 mujeres.

En un infor­me de Asso­cia­ted Press del sába­do, habi­tan­tes de Abyan decla­ra­ron que no se tra­ta­ba de una cam­po de entre­na­mien­to de Al Qae­da en la zona y que el feroz ata­que había des­trui­do vivien­das ‑casas de barro coci­do, tien­das y cho­zas- en la zona rural tri­bal. Uno de ellos, Ali Moham­med Man­sour, decla­ró que había ayu­da­do a ente­rrar a los muer­tos. Negó que el lugar fue­ra un cam­po de entre­na­mien­to, sub­ra­yan­do que la pobla­ción se encon­tra­ba a sólo 100 metros de la carre­te­ra prin­ci­pal y a dos kiló­me­tros de una base militar

Man­sour dijo que uno de los ase­si­na­dos, Moham­med Saleh al-Kaze­mi, ori­gi­na­rio de Ara­bia Sau­dí y lle­ga­do a Yemen tras haber com­ba­ti­do en Afga­nis­tán, haber esta­do pre­so duran­te dos años y pues­to en liber­tad en 2005, había vivi­do en el pue­blo con su fami­lia des­de su libe­ra­ción y no era un fugitivo.

Los ata­ques del jue­ves for­man par­te de la cre­cien­te esca­la­da mili­tar esta­dou­ni­den­se en Yemen, con la cola­bo­ra­ción del gobierno del pre­si­den­te Saleh, alia­do de Esta­dos Uni­dos, y de la monar­quía sau­dí, a su vez, apo­ya­da por Egip­to. Has­ta el jue­ves, la agre­sión mili­tar esta­dou­ni­den­se se había con­cen­tra­do en el nor­te del país, diri­gi­da con­tra los insur­gen­tes de la tri­bu Houthi, una rama del Islam chií dis­tin­ta a la de Irán.

La sema­na pasa­da, los com­ba­tien­tes Houthi denun­cia­ron que avio­nes de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses habían lan­za­do 28 ata­ques con­tra la pro­vin­cia de Sa’ada en el noroes­te del país, cer­ca de la fron­te­ra con Ara­bia Sau­dí. Des­de agos­to, cuan­do el pre­si­den­te Saleh anun­ció el ini­cio de la “Ope­ra­tion Scor­ched Earth” [Tie­rra que­ma­da] para aca­bar con la resis­ten­cia Houthi, sol­da­dos y avio­nes sau­díes han esta­do ata­can­do las regio­nes fron­te­ri­zas del sur del Yemen con Ara­bia Sau­dí. Saleh, Riad y El Cai­ro afir­man que los Houthis reci­ben apo­yo y abas­te­ci­mien­tos des­de Irán, si bien este últi­mo nie­ga las acusaciones.

El gobierno Oba­ma rela­cio­na a los movi­mien­tos de opo­si­ción yeme­níes con Al Qae­da, a pesar del hecho de que Al Qae­da es un movi­mien­to sun­ní, pro­fun­da­men­te hos­til a chiíes como los Houthis. El Daily Tele­graph bri­tá­ni­co infor­ma­ba el 13 de diciem­bre, basán­do­se en fuen­tes esta­dou­ni­den­ses sin iden­ti­fi­car, que EE.UU. había envia­do fuer­zas espe­cia­les para entre­nar al ejér­ci­to yeme­ní. El perió­di­co cita­ba a un alto res­pon­sa­ble del ejér­ci­to: “Yemen se está con­vir­tien­do en una base de reser­va de Al Qae­da para sus acti­vi­da­des en Pakis­tán y Afga­nis­tán”. Lo que es una señal cla­ra de que Washing­ton va exten­der su gue­rra a Yemen.

Los avio­nes sau­díes se dice que están uti­li­zan­do bom­bas de fós­fo­ro blan­co con­tra los com­ba­tien­tes Houthis. El 13 de diciem­bre, fuen­tes Houthis dije­ron que las fuer­zas sau­díes habían lan­za­do un ata­que a gran esca­la con­tra el prin­ci­pal pues­to fron­te­ri­zo, pro­du­cien­do al menos la muer­te de 70 civi­les y más de 100 heri­dos en el dis­tri­to nor­te­ño de Razeh.

El Fon­do de la ONU para la infan­cia (UNICEF) y el Alto Comi­sio­na­do para los Refu­gia­dos (UNHCR) han aler­ta­do sobre las terri­bles con­di­cio­nes de cen­te­na­res de miles de yeme­níes des­pla­za­dos por los ata­ques con­jun­tos de su gobierno y de Ara­bia Sau­dí en el nor­te del país. El UNHCR esti­ma que unas 175.000 per­so­nas se han vis­to obli­ga­das a aban­do­nar sus hoga­res en Sa’ada y refu­giar­se en cam­pa­men­tos ates­ta­dos con caren­cia de ali­men­tos y de agua. Han muer­to muchos niños debi­do a las malas con­di­cio­nes de los campos.

Los ata­ques esta­dou­ni­den­ses del pasa­do jue­ves se pro­du­je­ron el mis­mo día que Washing­ton des­ató un ata­que masi­vo con avio­nes no tri­pu­la­dos en la pro­vin­cia de Wazi­ris­tan, en el nor­te de Pakis­tán, que arra­só un pue­blo y mató al menos 17 personas.

Estos suce­sos, que coin­ci­den con la lle­ga­da del pri­mer con­tin­gen­te de los 30.000 sol­da­dos más que Oba­ma ha envia­do a Afga­nis­tán, demues­tran que su gobierno está lle­van­do a cabo una polí­ti­ca de agre­sio­nes mili­ta­res y de con­quis­tas colo­nia­les que supera inclu­so a la del gobierno Bush, y son una señal del aumen­to de las muer­tes y la des­truc­ción insi­nua­das tan sólo en el dis­cur­so de Oba­ma del 1 de diciem­bre en West Point, en el que anun­ció su inten­si­fi­ca­ción de la gue­rra en Afga­nis­tán, y más expli­ci­ta­do direc­ta­men­te en su dis­cur­so de acep­ta­ción del pre­mio Nobel de la Paz el 10 de diciembre.

En su dis­cur­so en West Point, Oba­ma decla­ra­ba: “La lucha con­tra el extre­mis­mo vio­len­to va a ser lar­ga y se exten­de­rá más allá de Afga­nis­tán y Pakis­tán”. Inclu­so lle­gó a hablar de “regio­nes caó­ti­cas y enemi­gos inde­ter­mi­na­dos”, entre los que men­cio­nó a Soma­lía y Yemen.

Su dis­cur­so del Nobel fue una aren­ga béli­ca para la gue­rra impe­ria­lis­ta y el neo­co­lo­nia­lis­mo. Oba­ma ala­bó las vir­tu­des de la gue­rra pre­ven­ti­va y seña­ló una serie de poten­cia­les obje­ti­vos de las agre­sio­nes béli­cas esta­dou­ni­den­ses, entre otros, Irán, Sudán, Con­go, Zim­bab­we y Myanmar.

Al igual que las inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas esta­dou­ni­den­ses en Iraq, Afga­nis­tán y Pakis­tán, la cre­cien­te agre­sión con­tra Yemen no tie­ne nada que ver con la derro­ta de Al Qae­da o la pro­tec­ción del pue­blo esta­dou­ni­den­se fren­te al terro­ris­mo. Su obje­ti­vo es el deseo de la cla­se diri­gen­te esta­dou­ni­den­se de esta­ble­cer su hege­mo­nía en las ricas regio­nes petro­le­ras de Orien­te Pró­xi­mo y Asia Cen­tral, y con­tro­lar así los estra­té­gi­cos oleo­duc­tos y rutas marítimas.

Yemen se encuen­tra en una situa­ción geo­grá­fi­ca pri­vi­le­gia­da, lo que lo con­vir­tió en cam­po de bata­lla entre EE.UU. y la Unión Sovié­ti­ca duran­te la Gue­rra Fría. Así lo refle­ja­ba la Asso­cia­ted Press al infor­mar de los ata­ques aéreos del pasa­do jue­ves: “Yemen ocu­pa una situa­ción cru­cial en las rutas marí­ti­mas entre el mar Rojo, el gol­fo de Adén y el acce­so al Canal de Suez- y al otro lado del Gol­fo se encuen­tra Soma­lía, un país más tur­bu­len­to aún…”.

Esta­dos Uni­dos ya ha ata­ca­do mili­tar­men­te a Soma­lía y se apro­ve­cha de Etio­pía para lle­var a cabo una gue­rra de ocu­pa­ción del país “por poderes”.

En su carre­ra para con­se­guir el con­trol mili­tar y polí­ti­co de Yemen, Esta­dos Uni­dos está avi­van­do las ten­sio­nes en toda la región- en par­ti­cu­lar entre Ara­bia Sau­dí y Egip­to por un lado, e Irán por el otro.

La inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se en el gol­fo de Adén, tan­to abier­ta como encu­bier­ta, debe con­si­de­rar­se un avi­so de las catas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias de los desig­nios mun­dia­les del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­ses para las pobla­cio­nes obje­to de los ata­ques y para el pro­pio pue­blo esta­dou­ni­den­se. Fre­nar la estra­te­gia neo­co­lo­nial de Washing­ton es una tarea de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Esta­dos Uni­dos y del res­to del mundo.

Hacer­lo exi­ge un enfren­ta­mien­to direc­to con el gobierno Oba­ma. Un año des­pués de su elec­ción como can­di­da­to del “cam­bio” y de la “espe­ran­za”, Oba­ma se ha reve­la­do como cri­mi­nal de gue­rra, ins­tru­men­to de Wall Street y del apa­ra­to del espio­na­je mili­tar esta­dou­ni­den­se. Para enfren­tar­se al mili­ta­ris­mo, la cla­se tra­ba­ja­do­ra nece­si­ta impul­sar un movi­mien­to socia­lis­ta inde­pen­dien­te que se enfren­te a Oba­ma, al par­ti­do demó­cra­ta, al sis­te­ma bipar­ti­dis­ta y al capi­ta­lis­mo, res­pon­sa­bles de la opre­sión y de la guerra.

WSW­Si­te, 21 de diciem­bre de 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.