El País y su artícu­lo «¡Aba­jo el comu­nis­mo!» por J.L. For­neo

El País obse­quió a sus lec­to­res en su edi­ción del domin­go 20 con un articu­lo sobre el fin del gobierno de Ceau­ses­cu en Ruma­nia, titu­lán­do­lo ¡Aba­jo el Comu­nis­mo!

Como es habi­tual en este perió­di­co, sobre todo cuan­do se habla de los enemi­gos del capi­ta­lis­mo, tan­to del pasa­do como del pre­sen­te, la des­crip­ción de los hechos se basa más en los tópi­cos y mitos, trans­mi­ti­dos tras los acon­te­ci­mien­tos para jus­ti­fi­car­los, que en los pro­pios hechos.

En pri­mer lugar, vuel­ve a defi­nir como esta­li­nis­ta al régi­men anti­es­ta­li­nis­ta de Ceau­ses­cu que, al con­tra­rio, fue el úni­co de los líde­res de los miem­bros del pac­to de Var­so­via que se opu­so a Mos­cú en la inva­sión de Che­cos­lo­va­quia, y de los pocos que se abrie­ron al comer­cio con EE.UU. y la CEE a pesar de la opo­si­ción de la URSS.

En cuan­to a la insis­ten­te defi­ni­ción de los paí­ses socia­lis­tas del Este como «esta­li­nis­tas», y en espe­cial del «feroz régi­men» de Ruma­nia, El País afir­ma que Ceau­ses­cu hizo decla­ra­cio­nes a la mis­mí­si­ma Radio Euro­pa Libre, la emi­so­ra que inten­ta­ba des­truir el socia­lis­mo rumano, y pone en su boca las siguien­tes pala­bras:

«Si logra­ra con­tri­buir a mi país lo mis­mo que Sta­lin al suyo, me encan­ta­ría que la his­to­ria me recor­da­ra de mane­ra jus­ta como un Sta­lin moderno.»

Extra­ñas pala­bras en un decla­ra­do anti­es­ta­li­nis­ta que había reti­ra­do todas las esta­tuas y recuer­dos del «infa­me Sta­lin» de todo el terri­to­rio rumano.

Igual­men­te afir­ma que fue en Timi­soa­ra, ciu­dad don­de comen­zó la «Revo­lu­ción» el 16 de diciem­bre de 1989, don­de se empe­zó a escu­char el gri­to «¡aba­jo el comu­nis­mo!». Sin embar­go, lo que la mul­ti­tud y los tra­ba­ja­do­res gri­ta­ban en las calles de Timi­soa­ra fue «que­re­mos comi­da», «que­re­mos cale­fac­ción», aun­que tras la repre­sión del ejer­ci­to estos gri­tos se trans­for­ma­ron en «¡aba­jo Ceau­ses­cu!».

El gri­to «¡Aba­jo el comu­nis­mo!» se creó en los des­pa­chos fue­ra de Ruma­nia, y lle­gó a las calles cuan­do el pro­ce­so «revo­lu­cio­na­rio» ya esta­ba bien encau­za­do, como afir­mó el joven Vigil Zba­ga­nu, que inten­tó con­ti­nuar el Par­ti­do Comu­nis­ta Rumano des­pués de 1989 y lo pagó con su muer­te.

El pro­pio Gene­ral Stan­cu­les­cu, últi­mo minis­tro de Defen­sa del gobierno de Ceau­ses­cu, y lue­go cla­ve en el gol­pe de Esta­do que aca­bó con la vida del matri­mo­nio, afir­ma que el orden de los gri­tos de pro­tes­ta fue el siguien­te: ¡Aba­jo Ceau­ses­cu! ¡Liber­tad! y, al final, ¡Aba­jo el comu­nis­mo!. Aun­que para Occi­den­te que las masas salie­ran a la calle exi­gien­do el fin del sis­te­ma socia­lis­ta des­de el pri­mer momen­to sea un deseo frus­tra­do que inten­tan con­ver­tir en reali­dad por medio de la magia de la pro­pa­gan­da, la reali­dad fue dife­ren­te.

Otra de las afir­ma­cio­nes infun­da­das de El País es que los Ceau­ses­cu huye­ron en el heli­cóp­te­ro des­de el Comi­té Cen­tral del par­ti­do en Buca­rest jun­to con su minis­tro de Defen­sa, el mis­mo Stan­cu­les­cu del que habla­mos más arri­ba, que lue­go diri­gió su eje­cu­ción. La reali­dad fue que este ulti­mo se que­dó en tie­rra orga­ni­zan­do jun­to con otros opor­tu­nis­tas el nue­vo gobierno del país.

El perio­dis­ta se fía de una tes­ti­go que obser­vó como los tres salían volan­do en el heli­cóp­te­ro, aun­que des­de Pia­ta Revo­lu­tii es difí­cil ver quién va mon­ta­do en un apa­ra­to que des­pe­ga des­de la azo­tea del edi­fi­cio del Comi­té Cen­tral del PCR. Y cier­ta­men­te, o la tes­ti­go vio mal, o el perio­dis­ta direc­ta­men­te se lo inven­tó (algo bas­tan­te habi­tual cuan­do El Pais habla de Vene­zue­la, Cuba, Corea del Nor­te, el sis­te­ma socia­lis­ta en gene­ral, o cual­quier país que sea un obs­tácu­lo en el desa­rro­llo del libe­ra­lis­mo cri­mi­nal en el mun­do).

En lo que sí que tie­ne razón El País es en que hubo un gol­pe de esta­do en Ruma­nia, aun­que no espon­tá­neo como afir­ma, sino bien orga­ni­za­do des­de hacía tiem­po. De hecho el gene­ral Stan­cu­les­cu aca­ba de con­fir­mar en una entre­vis­ta recien­te que él esta­ba al tan­to de los pasos que había que dar en el pro­ce­so a tra­vés de agen­tes de la KGB (la entre­vis­ta esta publi­ca­da el pasa­do día 18 en el dia­rio Eve­ni­men­tul Zilei, y será tra­du­ci­da en este blog en los pró­xi­mos días).

Este gol­pe de esta­do, que uti­li­zó la sali­da de las masas a la calle con­tra Ceau­ses­cu para que la resis­ten­cia del gobierno rumano (que era uno de los más reti­cen­tes a acep­tar las órde­nes de aper­tu­ris­mo lle­ga­das des­de el Krem­lin de la «peres­troi­ka») se aflo­ja­ra y no die­ra lugar a una gue­rra civil, tuvo como con­se­cuen­cia que la mayo­ría de los miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta que esta­ban enton­ces ocu­pan­do los miles de car­gos de la buro­cra­cia ruma­na pasa­ra a repar­tír­se­los igual­men­te en el nue­vo régi­men que empe­zó en 1990.

Esos opor­tu­nis­tas de enton­ces siguen pulu­lan­do por las empre­sas, ins­ti­tu­cio­nes y par­ti­dos polí­ti­cos vein­te años des­pués (recor­de­mos que el mis­mí­si­mo nue­vo pre­si­den­te de Ruma­nia por segu­da vez, Traian Bases­cu, fue secre­ta­rio de esta­do del minis­te­rio de Trans­por­tes en el últi­mo gobierno de Ceau­ses­cu, y con­ti­nuó for­man­do par­te del mis­mo minis­te­rio en el pri­mer gobierno del Fren­te de Sal­va­ción Nacio­nal).

El País ter­mi­na lamen­tán­do­se de que «dos déca­das des­pués, los 1.104 muer­tos y 3.000 heri­dos de aque­llos días aún espe­ran jus­ti­cia, median­te la con­de­na de los cri­mi­na­les y cóm­pli­ces de Ceau­ses­cu». Lo que no dice es que aque­llos que lla­ma «cóm­pli­ces» de Ceau­ses­cu fue­ron los mis­mos que le aban­do­na­ron duran­te la lla­ma­da «Revo­lu­ción» y que se cam­bia­ron ágil­men­te de ban­do para con­ti­nuar ocu­pan­do los altos car­gos polí­ti­cos en el futu­ro régi­men capi­ta­lis­ta. Es decir, son los fero­ces anti­co­mu­nis­tas de hoy.

Fuen­te: http://​imbra​ti​sa​re​.blogs​pot​.com/​2​0​0​9​/​1​2​/​e​l​-​p​a​i​s​-​y​-​s​u​-​a​r​t​i​c​u​l​o​-​a​b​a​j​o​-​e​l​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *