Lle­nar las calles para vaciar las cár­ce­les por Jesús Valencia

Es terri­ble repa­sar el lis­ta­do de quie­nes, anu­la­dos has­ta el infi­ni­to, deci­die­ron qui­tar­se la vida en la sole­dad de sus cel­das. Si la para­fer­na­lia de estas fechas anes­te­sia nues­tra sen­si­bi­li­dad has­ta el pun­to de igno­rar el sadis­mo de las cár­ce­les, ¡mal­di­ta sea!

Bien­ve­ni­dos los turro­nes si repo­nen las ener­gías que nece­si­ta­mos para seguir en el tajo; el cham­pán, si con él cele­bra­mos desin­te­re­sa­dos com­pro­mi­sos; las luces navi­de­ñas, si nos ayu­dan a des­cu­brir espa­cios opa­cos como la sor­di­dez peni­ten­cia­ria que el poder y sus ten­tácu­los tan celo­sa­men­te ocul­tan. Encu­bri­mien­to cal­cu­la­do para que no se remue­van los sen­ti­mien­tos nobles de las gen­tes decentes.

Hablo de las cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas, ati­bo­rra­das de pobres y reple­tas de vas­cos. Herra­mien­ta polí­ti­ca con la que ambos esta­dos inten­tan asfi­xiar la con­cien­cia de todo un pue­blo y la gene­ro­si­dad de sus gen­tes. Tri­tu­ra­do­ra de ilu­sio­nes que no se deten­drá en las «ange­li­ca­les» fies­tas que se ave­ci­nan y que segui­rá chi­rrian­do cruel­da­des mien­tras can­ta­mos villan­ci­cos. Pre­si­dios espa­ño­les y fran­ce­ses ya homo­lo­ga­dos con otros de sucia fama: dise­ña­dos para que el cau­ti­vo no vea la luz ni el hori­zon­te, como los pre­sos de Guan­tá­na­mo; para que los fami­lia­res ‑antes de las visi­tas- sopor­ten los des­nu­dos, como quie­nes visi­tan pales­ti­nos en las pri­sio­nes sio­nis­tas; para que la pobla­ción cau­ti­va renun­cie a su dig­ni­dad, como en la pri­sión ira­quí de Abu Ghraib. Medi­das que apun­tan hacia un mis­mo obje­ti­vo: humi­llar a las per­so­nas para que las pre­sas y pre­sos pier­dan su iden­ti­dad social, polí­ti­ca, fami­liar… iden­ti­dad que es el sopor­te más sóli­do con que cuen­ta una per­so­na y que, si se des­va­ne­ce, con­du­ce a la nada.

Es muy dolo­ro­so repa­sar el lis­ta­do de cau­ti­vas y cau­ti­vos que, fru­to de tan­ta iniqui­dad, han pade­ci­do gra­ves tras­tor­nos. Es terri­ble repa­sar el lis­ta­do de quie­nes, anu­la­dos has­ta el infi­ni­to, deci­die­ron qui­tar­se la vida en la sole­dad de sus cel­das. Si la para­fer­na­lia de estas fechas anes­te­sia nues­tra sen­si­bi­li­dad has­ta el pun­to de igno­rar el sadis­mo de las cár­ce­les, ¡mal­di­ta sea!

Los esta­dos no han con­se­gui­do doble­gar a los pre­sos ni noso­tros res­ca­tar­los. Aque­llos incre­men­tan la repre­sión pero las cár­ce­les siguen sien­do un ejem­plo de dig­ni­dad y cohe­ren­cia. Par­te de la socie­dad vas­ca derro­cha tan­ta gene­ro­si­dad que roza lo épi­co: millo­nes de kiló­me­tros reco­rri­dos para no fal­tar a la cita peni­ten­cia­ria; vidas gene­ro­sas per­di­das en via­jes impues­tos; con­cen­tra­cio­nes sema­na­les que sobre­vi­ven a las incle­men­cias cli­má­ti­cas y poli­cia­les; ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro des­em­bol­sa­das a dia­rio; la his­tó­ri­ca huel­ga de ham­bre que, duran­te más de un año, se desa­rro­lló en el Buen Pas­tor; ocu­rren­tes ini­cia­ti­vas popu­la­res des­ple­ga­das en mil esce­na­rios y bajo mil ame­na­zas; mar­chas de denun­cia por Euro­pa; reso­lu­cio­nes y acuer­dos ins­ti­tu­cio­na­les en con­tra de la dis­per­sión… Lar­go des­plie­gue de ener­gías y de ries­gos que sigue resul­tan­do insu­fi­cien­te. Somos muchos pero nece­si­ta­mos ser más.

Hace días for­mu­la­ba Phi­lip­pe Bidart una pre­gun­ta con­tun­den­te: «¿Cómo vamos a cons­truir una nación si no con­se­gui­mos libe­rar a nues­tros pre­sos?». Las múl­ti­ples movi­li­za­cio­nes de estas fechas debie­ran res­pon­der a la pre­gun­ta. El 2 de enero espe­ro sumer­gir­me en el gigan­tes­co tsu­na­mi soli­da­rio que inun­da­rá Bil­bao. Nues­tro pue­blo ‑apar­can­do dife­ren­cias- vol­ve­rá a lle­nar las calles para defen­der a sus pre­sas y presos.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *