Lle­nar las calles para vaciar las cár­ce­les por Jesús Valencia

Es terri­ble repa­sar el lis­ta­do de quie­nes, anu­la­dos has­ta el infi­ni­to, deci­die­ron qui­tar­se la vida en la sole­dad de sus cel­das. Si la para­fer­na­lia de estas fechas anes­te­sia nues­tra sen­si­bi­li­dad has­ta el pun­to de igno­rar el sadis­mo de las cár­ce­les, ¡mal­di­ta sea!

Bien­ve­ni­dos los turro­nes si repo­nen las ener­gías que nece­si­ta­mos para seguir en el tajo; el cham­pán, si con él cele­bra­mos desin­te­re­sa­dos com­pro­mi­sos; las luces navi­de­ñas, si nos ayu­dan a des­cu­brir espa­cios opa­cos como la sor­di­dez peni­ten­cia­ria que el poder y sus ten­tácu­los tan celo­sa­men­te ocul­tan. Encu­bri­mien­to cal­cu­la­do para que no se remue­van los sen­ti­mien­tos nobles de las gen­tes decentes.

Hablo de las cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas, ati­bo­rra­das de pobres y reple­tas de vas­cos. Herra­mien­ta polí­ti­ca con la que ambos esta­dos inten­tan asfi­xiar la con­cien­cia de todo un pue­blo y la gene­ro­si­dad de sus gen­tes. Tri­tu­ra­do­ra de ilu­sio­nes que no se deten­drá en las «ange­li­ca­les» fies­tas que se ave­ci­nan y que segui­rá chi­rrian­do cruel­da­des mien­tras can­ta­mos villan­ci­cos. Pre­si­dios espa­ño­les y fran­ce­ses ya homo­lo­ga­dos con otros de sucia fama: dise­ña­dos para que el cau­ti­vo no vea la luz ni el hori­zon­te, como los pre­sos de Guan­tá­na­mo; para que los fami­lia­res ‑antes de las visi­tas- sopor­ten los des­nu­dos, como quie­nes visi­tan pales­ti­nos en las pri­sio­nes sio­nis­tas; para que la pobla­ción cau­ti­va renun­cie a su dig­ni­dad, como en la pri­sión ira­quí de Abu Ghraib. Medi­das que apun­tan hacia un mis­mo obje­ti­vo: humi­llar a las per­so­nas para que las pre­sas y pre­sos pier­dan su iden­ti­dad social, polí­ti­ca, fami­liar… iden­ti­dad que es el sopor­te más sóli­do con que cuen­ta una per­so­na y que, si se des­va­ne­ce, con­du­ce a la nada.

Es muy dolo­ro­so repa­sar el lis­ta­do de cau­ti­vas y cau­ti­vos que, fru­to de tan­ta iniqui­dad, han pade­ci­do gra­ves tras­tor­nos. Es terri­ble repa­sar el lis­ta­do de quie­nes, anu­la­dos has­ta el infi­ni­to, deci­die­ron qui­tar­se la vida en la sole­dad de sus cel­das. Si la para­fer­na­lia de estas fechas anes­te­sia nues­tra sen­si­bi­li­dad has­ta el pun­to de igno­rar el sadis­mo de las cár­ce­les, ¡mal­di­ta sea!

Los esta­dos no han con­se­gui­do doble­gar a los pre­sos ni noso­tros res­ca­tar­los. Aque­llos incre­men­tan la repre­sión pero las cár­ce­les siguen sien­do un ejem­plo de dig­ni­dad y cohe­ren­cia. Par­te de la socie­dad vas­ca derro­cha tan­ta gene­ro­si­dad que roza lo épi­co: millo­nes de kiló­me­tros reco­rri­dos para no fal­tar a la cita peni­ten­cia­ria; vidas gene­ro­sas per­di­das en via­jes impues­tos; con­cen­tra­cio­nes sema­na­les que sobre­vi­ven a las incle­men­cias cli­má­ti­cas y poli­cia­les; ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro des­em­bol­sa­das a dia­rio; la his­tó­ri­ca huel­ga de ham­bre que, duran­te más de un año, se desa­rro­lló en el Buen Pas­tor; ocu­rren­tes ini­cia­ti­vas popu­la­res des­ple­ga­das en mil esce­na­rios y bajo mil ame­na­zas; mar­chas de denun­cia por Euro­pa; reso­lu­cio­nes y acuer­dos ins­ti­tu­cio­na­les en con­tra de la dis­per­sión… Lar­go des­plie­gue de ener­gías y de ries­gos que sigue resul­tan­do insu­fi­cien­te. Somos muchos pero nece­si­ta­mos ser más.

Hace días for­mu­la­ba Phi­lip­pe Bidart una pre­gun­ta con­tun­den­te: «¿Cómo vamos a cons­truir una nación si no con­se­gui­mos libe­rar a nues­tros pre­sos?». Las múl­ti­ples movi­li­za­cio­nes de estas fechas debie­ran res­pon­der a la pre­gun­ta. El 2 de enero espe­ro sumer­gir­me en el gigan­tes­co tsu­na­mi soli­da­rio que inun­da­rá Bil­bao. Nues­tro pue­blo ‑apar­can­do dife­ren­cias- vol­ve­rá a lle­nar las calles para defen­der a sus pre­sas y presos.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.