El Neo­mar­xis­mo por Manuel C. Mar­tí­nez

El Neo­mar­xis­mo, si se pue­de lla­mar así, deri­vó del des­mem­bra­mien­to de la URSS, de un pro­ce­so de des­truc­ción apli­ca­do a uno de los ensa­yos mar­xis­tas más tras­cen­den­ta­les. Su últi­mo ves­ti­gio en fun­cio­nes lo repre­sen­ta Cuba y su curio­sa revo­lu­ción «invo­lu­ti­va».

El estan­ca­mien­to de la eco­no­mía cuba­na es atri­bui­do al sabo­ta­je eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta ema­na­do de EE UU, y sólo la inque­bran­ta­ble resis­ten­cia pro­fi­de­lia­na expli­ca cómo des­pués de 60 años Cuba sigue sin ter­mi­nar de echar hacia ade­lan­te.

Efec­ti­va­men­te, más allá de una alfa­be­ti­za­ción gene­ral y de unos indis­cu­ti­bles méri­tos sani­ta­rios y anti­de­lic­ti­vos, el pue­blo cubano lle­va 6 déca­das sumi­do en nive­les de con­su­mo nada envi­dia­bles. Su ejem­plo con­tra­di­ce la idea mar­xis­ta de la revo­lu­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para evo­lu­cio­nar a un esta­do de bien­es­tar supe­rior y de mayor alcan­ce popu­lar.

La orto­do­xia mar­xis­ta, el Mar­xis­mo, nos habla de la des­truc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta por iner­cia o vio­len­ta­men­te, pero en ambos casos se pre­vé un sal­to cua­li­ta­ti­vo en cuan­to al bien­es­tar social. Así fue como del régi­men escla­vis­ta se pasó al feu­dal o mano­rial, y cómo de este al capi­ta­lis­ta. De pero­gru­llo care­ce de sen­ti­do alguno renun­ciar a un sis­te­ma para vol­ver a fases ya supe­ra­das en mate­ria de ali­men­ta­ción, de PTB.

Como sabe­mos, a la caí­da del muro de Ber­lín suce­dió el defi­ni­ti­vo cie­rre del sis­te­ma sovié­ti­co. Las eco­no­mías de los ex miem­bros de la URRS adop­ta­ron las prác­ti­cas bur­gue­sas, y para­le­la­men­te, ante el fra­ca­so de ese ensa­yo socia­lis­ta, los izquier­dis­tas del mun­do que­da­ron sin par­la­men­to, sin teo­ría
y sin apo­yo ideo­ló­gi­co.

Fue enton­ces cuan­do la estra­te­gia de domi­na­ción bur­gue­sa y dere­chis­ta cam­bia inver­sa­men­te su ata­que a los ves­ti­gios mar­xis­tas. Recor­de­mos que las pro­tes­tas y lite­ra­tu­ra comu­nis­tas fue­ron per­se­gui­das duran­te más de 40 años, y des­apa­re­ci­dos los prin­ci­pa­les líde­res polí­ti­cos anti­ca­pi­ta­lis­tas.
De hace unos tres lus­tros para acá, el Impe­rio cam­bia su anti­mar­xis­ta. Por ejem­plo, aho­ra la lite­ra­tu­ra comu­nis­ta se emi­te y divul­ga libre­men­te, podría­mos decir que has­ta se pros­ti­tu­ye a pun­ta de su abun­dan­cia. Casi todo lo escri­to­res y nove­lis­tas empie­zan a hablar sin pre­cau­ción de las bon­da­des del socia­lis­mo post­so­vié­ti­co.

Todo ese movi­mien­to de res­tau­ra­ción pro­so­cia­lis­ta pren­de a fina­les del siglo pasa­do en una Vene­zue­la asquea­da de tan­ta men­ti­ra social­de­mo­crá­ti­ca bur­gue­sa. Fue así como nació la idea de un supues­to neo­so­cia­lis­mo, cono­ci­do como Socia­lis­mo Boli­va­riano o Socia­lis­mo del Siglo XXI, aho­ra sur­ame­ri­cano y cari­be­ño, toda una cari­ca­tu­ra mal hecha del ver­da­de­ro Socia­lis­mo orto­do­xo y
mar­xis­ta. A este movi­mien­to en pleno pro­ce­so de avan­ce y desa­rro­llo damos en lla­mar­lo Neo­mar­xis­mo.

De resul­tas, nos halla­mos fren­te a dos ver­sio­nes del mar­xis­mo: la anti­gua y ori­gi­nal sali­da para el sis­te­ma bur­gués median­te una iner­cial lucha de con­tra­rios estruc­tu­ra­les como expre­sión de una lucha de cla­ses don­de el pro­le­ta­ria­do es gober­nan­do por la ideo­lo­gía bur­gue­sa, y la opción vio­len­ta
de enfren­ta­mien­to per­ma­nen­te con­tra la paz bur­gue­sa en todos sus for­mas posi­bles de lucha arma­da, gue­rri­lle­ra y para nada con­ci­lia­to­ria, por­que sen­ci­lla­men­te el Mar­xis­mo es inde­for­ma­ble aun­que sí adul­te­ra­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *