El Neo­mar­xis­mo por Manuel C. Martínez

El Neo­mar­xis­mo, si se pue­de lla­mar así, deri­vó del des­mem­bra­mien­to de la URSS, de un pro­ce­so de des­truc­ción apli­ca­do a uno de los ensa­yos mar­xis­tas más tras­cen­den­ta­les. Su últi­mo ves­ti­gio en fun­cio­nes lo repre­sen­ta Cuba y su curio­sa revo­lu­ción «invo­lu­ti­va».

El estan­ca­mien­to de la eco­no­mía cuba­na es atri­bui­do al sabo­ta­je eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta ema­na­do de EE UU, y sólo la inque­bran­ta­ble resis­ten­cia pro­fi­de­lia­na expli­ca cómo des­pués de 60 años Cuba sigue sin ter­mi­nar de echar hacia adelante.

Efec­ti­va­men­te, más allá de una alfa­be­ti­za­ción gene­ral y de unos indis­cu­ti­bles méri­tos sani­ta­rios y anti­de­lic­ti­vos, el pue­blo cubano lle­va 6 déca­das sumi­do en nive­les de con­su­mo nada envi­dia­bles. Su ejem­plo con­tra­di­ce la idea mar­xis­ta de la revo­lu­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para evo­lu­cio­nar a un esta­do de bien­es­tar supe­rior y de mayor alcan­ce popular.

La orto­do­xia mar­xis­ta, el Mar­xis­mo, nos habla de la des­truc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta por iner­cia o vio­len­ta­men­te, pero en ambos casos se pre­vé un sal­to cua­li­ta­ti­vo en cuan­to al bien­es­tar social. Así fue como del régi­men escla­vis­ta se pasó al feu­dal o mano­rial, y cómo de este al capi­ta­lis­ta. De pero­gru­llo care­ce de sen­ti­do alguno renun­ciar a un sis­te­ma para vol­ver a fases ya supe­ra­das en mate­ria de ali­men­ta­ción, de PTB.

Como sabe­mos, a la caí­da del muro de Ber­lín suce­dió el defi­ni­ti­vo cie­rre del sis­te­ma sovié­ti­co. Las eco­no­mías de los ex miem­bros de la URRS adop­ta­ron las prác­ti­cas bur­gue­sas, y para­le­la­men­te, ante el fra­ca­so de ese ensa­yo socia­lis­ta, los izquier­dis­tas del mun­do que­da­ron sin par­la­men­to, sin teoría
y sin apo­yo ideológico.

Fue enton­ces cuan­do la estra­te­gia de domi­na­ción bur­gue­sa y dere­chis­ta cam­bia inver­sa­men­te su ata­que a los ves­ti­gios mar­xis­tas. Recor­de­mos que las pro­tes­tas y lite­ra­tu­ra comu­nis­tas fue­ron per­se­gui­das duran­te más de 40 años, y des­apa­re­ci­dos los prin­ci­pa­les líde­res polí­ti­cos anticapitalistas.
De hace unos tres lus­tros para acá, el Impe­rio cam­bia su anti­mar­xis­ta. Por ejem­plo, aho­ra la lite­ra­tu­ra comu­nis­ta se emi­te y divul­ga libre­men­te, podría­mos decir que has­ta se pros­ti­tu­ye a pun­ta de su abun­dan­cia. Casi todo lo escri­to­res y nove­lis­tas empie­zan a hablar sin pre­cau­ción de las bon­da­des del socia­lis­mo postsoviético.

Todo ese movi­mien­to de res­tau­ra­ción pro­so­cia­lis­ta pren­de a fina­les del siglo pasa­do en una Vene­zue­la asquea­da de tan­ta men­ti­ra social­de­mo­crá­ti­ca bur­gue­sa. Fue así como nació la idea de un supues­to neo­so­cia­lis­mo, cono­ci­do como Socia­lis­mo Boli­va­riano o Socia­lis­mo del Siglo XXI, aho­ra sur­ame­ri­cano y cari­be­ño, toda una cari­ca­tu­ra mal hecha del ver­da­de­ro Socia­lis­mo orto­do­xo y
mar­xis­ta. A este movi­mien­to en pleno pro­ce­so de avan­ce y desa­rro­llo damos en lla­mar­lo Neomarxismo.

De resul­tas, nos halla­mos fren­te a dos ver­sio­nes del mar­xis­mo: la anti­gua y ori­gi­nal sali­da para el sis­te­ma bur­gués median­te una iner­cial lucha de con­tra­rios estruc­tu­ra­les como expre­sión de una lucha de cla­ses don­de el pro­le­ta­ria­do es gober­nan­do por la ideo­lo­gía bur­gue­sa, y la opción violenta
de enfren­ta­mien­to per­ma­nen­te con­tra la paz bur­gue­sa en todos sus for­mas posi­bles de lucha arma­da, gue­rri­lle­ra y para nada con­ci­lia­to­ria, por­que sen­ci­lla­men­te el Mar­xis­mo es inde­for­ma­ble aun­que sí adulterable.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.