Gug­genhein Urdai­bai: Ha lle­ga­do el momen­to de dar car­pe­ta­zo a este absur­do pro­yec­to por Eguz­ki

Des­de el gru­po eco­lo­gis­ta Eguz­ki, que­re­mos dar a cono­cer nues­tra pos­tu­ra
total­men­te con­tra­ria al pro­yec­to de cons­truc­ción de otro museo de la mar­ca
Gug­genheim en la Reser­va de la Bios­fe­ra de Urdai­bai.

La ins­ta­la­ción de un museo de estas carac­te­rís­ti­cas supon­dría un aten­ta­do
eco­ló­gi­co, con un gran impac­to ambien­tal sin pre­ce­den­tes, en esta Reser­va de la
Bios­fe­ra.

A la gran afluen­cia de gen­te que sopor­tan en estos momen­tos a nues­tros más
des­ta­ca­dos y sin­gu­la­res eco­sis­te­mas, de gran valor eco­ló­gi­co, en épo­ca esti­val
prin­ci­pal­men­te, habría que sumar las más de cin­co mil per­so­nas que dia­ria­men­te
esti­man que visi­ten este museo. Como con­se­cuen­cia del impac­to que, de
cons­truir­se, podría supo­ner esta pre­sión huma­na, debe­ría con­si­de­rar­se como de
inso­por­ta­ble para estos muy frá­gi­les eco­sis­te­mas cos­te­ros, lo que deri­va en un
pro­yec­to insos­te­ni­ble social y eco­ló­gi­ca­men­te hablan­do, e inclu­so defi­ci­ta­rio en
tér­mi­nos mone­ta­rios sin impul­so, res­pal­do y apo­yo públi­co.

Si lo que les sobra son los 200 millo­nes de euros de pre­su­pues­to, ya exis­ten
otras mane­ras más eco­ló­gi­cas de rege­ne­rar la zona y crear pues­tos de tra­ba­jo.
Este pro­yec­to pro­mo­vi­do por ins­ti­tu­cio­nes con el dine­ro de todos y todas, es nulo
para la ren­ta­bi­li­dad social y sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tro Urdai­bai, supo­nien­do un
res­pal­do en plei­te­sía inacep­ta­ble para que se ins­ta­le un tra­sie­go de visi­tan­tes
que supon­dría una agre­sión incal­cu­la­ble e impre­de­ci­ble para esta Reser­va de la
Bios­fe­ra sin capa­ci­dad de con­ser­va­ción o rege­ne­ra­ción.

Mien­tras, que se dejen de poli­ti­queos esté­ri­les entre Con­se­je­ría de Cul­tu­ra del
Gobierno Vas­co en manos del PSE que se opo­ne al pro­yec­to, y los res­pon­sa­bles de
la Dipu­tación Viz­caí­na del PNV que lo apo­yan incon­di­cio­nal­men­te.

Este macro­pro­yec­to lo tene­mos que parar entre todos y todas, por­que si deja­mos la
deci­sión en manos de los jauntxos de este país y de los espe­cu­la­do­res que están
detrás, como son la BBK, BBVA, Iber­dro­la y Acer­lor Met­tal, esta­mos apa­ña­dos. Por
des­gra­cia, la nula sen­si­bi­li­dad medioam­bien­tal de todos éstos está más que
demos­tra­da.

Eguz­ki

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *