La ver­dad de lo ocu­rri­do en la Cum­bre por Fidel Castro

A los jóve­nes intere­sa más que a nadie el futuro.

Has­ta hace muy poco se dis­cu­tía sobre el tipo de socie­dad en que vivi­ría­mos. Hoy se dis­cu­te si la socie­dad huma­na sobrevivirá.

No se tra­ta de fra­ses dra­má­ti­cas. Hay que acos­tum­brar­se a los hechos reales. Lo últi­mo que pue­den per­der los seres huma­nos es la espe­ran­za. Con la ver­dad en la mano, hom­bres y muje­res de todas las eda­des, espe­cial­men­te los jóve­nes, han libra­do en la Cum­bre ejem­plar bata­lla, ofre­cien­do al mun­do una gran lección.

Lo prin­ci­pal aho­ra es que se conoz­ca lo más posi­ble en Cuba y en el mun­do lo ocu­rri­do en Copenha­gue. La ver­dad posee una fuer­za que supera la inte­li­gen­cia media­ti­za­da y muchas veces des­in­for­ma­da de quie­nes tie­nen en sus manos los des­ti­nos del mundo.

Si en la capi­tal dane­sa se logró algo impor­tan­te, fue que a tra­vés de los medios masi­vos la opi­nión mun­dial pudo obser­var el caos polí­ti­co crea­do y el tra­to humi­llan­te a Jefes de Esta­do y Gobierno, Minis­tros y miles de repre­sen­tan­tes de movi­mien­tos socia­les e ins­ti­tu­cio­nes, quie­nes lle­nos de ilu­sio­nes y espe­ran­zas via­ja­ron a la sede de la Cum­bre en Copenha­gue. La bru­tal repre­sión con­tra mani­fes­tan­tes pací­fi­cos por par­te de la fuer­za públi­ca, recor­da­ba la con­duc­ta de las tro­pas de asal­to de los nazis que ocu­pa­ron la veci­na Dina­mar­ca en abril de 1940. Lo que nadie podía ima­gi­nar es que, el 18 de diciem­bre del 2009, últi­mo día de la Cum­bre, esta sería sus­pen­di­da por el gobierno danés ―alia­do de la OTAN y aso­cia­do a la car­ni­ce­ría de Afga­nis­tán― para entre­gar la sala prin­ci­pal de la Con­fe­ren­cia al Pre­si­den­te Oba­ma, don­de él y un gru­po selec­to de invi­ta­dos, 16 en total, ten­drían el dere­cho exclu­si­vo de hablar. Oba­ma pro­nun­ció un dis­cur­so enga­ño­so y dema­gó­gi­co, lleno de ambi­güe­da­des, que no impli­ca­ba com­pro­mi­so vin­cu­lan­te alguno e igno­ra­ba el Con­ve­nio Mar­co de Kyo­to. Se mar­chó de la sala poco des­pués de escu­char a algu­nos ora­do­res más. Entre los invi­ta­dos a usar de la pala­bra esta­ban los paí­ses más indus­tria­li­za­dos, varios de las eco­no­mías emer­gen­tes y algu­nos de los más pobres del pla­ne­ta. Los líde­res y repre­sen­tan­tes de más de 170, solo tenían dere­cho a escuchar.

Al fina­li­zar el dis­cur­so de los 16 esco­gi­dos, Evo Mora­les, con toda la auto­ri­dad de su ori­gen indio ayma­ra, recién elec­to por el 65% de los votos y el apo­yo de las dos ter­ce­ras par­tes de la Cáma­ra y el Sena­do de Boli­via, soli­ci­tó la pala­bra. Al Pre­si­den­te dina­mar­qués no le que­dó otra alter­na­ti­va que cedér­se­la ante la deman­da de las demás dele­ga­cio­nes. Cuan­do Evo con­clu­yó sus sabias y pro­fun­das fra­ses, el danés tuvo que ceder­le la pala­bra a Hugo Chá­vez. Ambos pro­nun­cia­mien­tos pasa­rán a la his­to­ria como ejem­plos de dis­cur­sos bre­ves y opor­tu­nos. Cum­pli­da cabal­men­te la tarea, los dos par­tie­ron hacia sus res­pec­ti­vos paí­ses. Pero cuan­do Oba­ma hizo mutis por el foro, no había cum­pli­do toda­vía su tarea en el país sede de la Cumbre.

Des­de la noche del 17 y la madru­ga­da del 18, el Pri­mer Minis­tro de Dina­mar­ca y altos repre­sen­tan­tes de Esta­dos Uni­dos se reu­nían con el Pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea y los líde­res de 27 paí­ses para pro­po­ner­les en nom­bre de Oba­ma, un pro­yec­to de acuer­do, en cuya ela­bo­ra­ción no par­ti­ci­pa­ría nin­guno de los res­tan­tes líde­res del res­to del mun­do. Era una ini­cia­ti­va anti­de­mo­crá­ti­ca y vir­tual­men­te clan­des­ti­na, que igno­ra­ba a miles de repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les, ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas, reli­gio­sas y demás invi­ta­dos a la Cumbre.

Duran­te toda la noche del 18 has­ta las tres de la madru­ga­da del 19, cuan­do ya muchos Jefes de Esta­do se habían mar­cha­do, los repre­sen­tan­tes de los paí­ses estu­vie­ron espe­ran­do el reini­cio de las sesio­nes y la clau­su­ra del even­to. Todo el día 18, Oba­ma sos­tu­vo reunio­nes y con­fe­ren­cias de pren­sa. Lo mis­mo hicie­ron los líde­res de Euro­pa. Des­pués se marcharon.

Ocu­rrió enton­ces algo insó­li­to: a las tres de la madru­ga­da del 19, el Pri­mer Minis­tro de Dina­mar­ca con­vo­có una reu­nión para la clau­su­ra de la Cum­bre. Que­da­ban repre­sen­tan­do a sus paí­ses minis­tros, fun­cio­na­rios, emba­ja­do­res y per­so­nal técnico.

Fue sin embar­go asom­bro­sa la bata­lla que libra­ron esa madru­ga­da un gru­po de repre­sen­tan­tes de paí­ses del Ter­cer Mun­do, que impug­na­ban el inten­to de Oba­ma y los más ricos del pla­ne­ta de pre­sen­tar como acuer­do por con­sen­so de la Cum­bre el docu­men­to impues­to por Esta­dos Unidos.

La repre­sen­tan­te de Vene­zue­la, Clau­dia Salerno, con ener­gía impre­sio­nan­te mos­tró su mano dere­cha, de la que bro­ta­ba san­gre, por la fuer­za con que gol­peó la mesa para ejer­cer su dere­cho a usar de la pala­bra. El tono de su voz y la dig­ni­dad de sus argu­men­tos no podrán olvidarse.

El Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba, pro­nun­ció un enér­gi­co dis­cur­so de apro­xi­ma­da­men­te mil pala­bras, del cual esco­jo varios párra­fos que deseo incluir en esta Reflexión:

“El docu­men­to que usted varias veces afir­mó que no exis­tía, señor Pre­si­den­te, apa­re­ce aho­ra. […] hemos vis­to ver­sio­nes que cir­cu­lan de mane­ra subrep­ti­cia y que se dis­cu­ten en peque­ños con­ci­liá­bu­los secretos…”

“…Lamen­to pro­fun­da­men­te la mane­ra en que usted ha con­du­ci­do esta conferencia.”

“…Cuba con­si­de­ra extre­ma­da­men­te insu­fi­cien­te e inad­mi­si­ble el tex­to de este pro­yec­to apó­cri­fo. La meta de 2 gra­dos cen­tí­gra­dos es inacep­ta­ble y ten­dría con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas incalculables…”

“El docu­men­to que usted, lamen­ta­ble­men­te, pre­sen­ta no tie­ne com­pro­mi­so alguno de reduc­ción de emi­sio­nes de gases de efec­to invernadero.”

“Conoz­co las ver­sio­nes ante­rio­res que tam­bién, a tra­vés de pro­ce­di­mien­tos cues­tio­na­bles y clan­des­ti­nos, se estu­vie­ron nego­cian­do en corri­llos cerrados…”

“El docu­men­to que usted pre­sen­ta aho­ra, omi­te, pre­ci­sa­men­te, las ya magras e insu­fi­cien­tes fra­ses cla­ve que aque­lla ver­sión contenía…”

“…para Cuba, es incom­pa­ti­ble con el cri­te­rio cien­tí­fi­co uni­ver­sal­men­te reco­no­ci­do, que con­si­de­ra urgen­te e insos­la­ya­ble ase­gu­rar nive­les de reduc­ción de, al menos, el 45% de las emi­sio­nes para el año 2020, y no infe­rio­res al 80% o 90% de reduc­ción para el 2050.”

“Todo plan­tea­mien­to acer­ca de la con­ti­nua­ción de las nego­cia­cio­nes para adop­tar, en el futu­ro, acuer­dos de reduc­ción de emi­sio­nes, debe incluir, inevi­ta­ble­men­te, el con­cep­to de la vigen­cia del Pro­to­co­lo de Kyo­to […]Su papel, señor Pre­si­den­te, es el acta de defun­ción del Pro­to­co­lo de Kyo­to que mi dele­ga­ción no acepta.”

“La dele­ga­ción cuba­na desea hacer énfa­sis en la pre­emi­nen­cia del prin­ci­pio de ‘res­pon­sa­bi­li­da­des comu­nes, pero dife­ren­cia­das’, como con­cep­to cen­tral del futu­ro pro­ce­so de nego​cia​cio​nes​.Su papel no dice una pala­bra de eso.”

“Este pro­yec­to de decla­ra­ción omi­te com­pro­mi­sos con­cre­tos de finan­cia­mien­to y trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gías hacia los paí­ses en desa­rro­llo como par­te del cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes con­traí­das por los paí­ses desa­rro­lla­dos bajo la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre Cam­bio Cli­má­ti­co […] Los paí­ses desa­rro­lla­dos, que impo­nen sus intere­ses median­te su docu­men­to, señor Pre­si­den­te, eva­den cual­quier com­pro­mi­so concreto.”

“…Lo que usted lla­ma, señor Pre­si­den­te, ‘un gru­po de líde­res repre­sen­ta­ti­vos’ es, para mí, una gro­se­ra vio­la­ción del prin­ci­pio de igual­dad sobe­ra­na que con­sa­gra la Car­ta de las Nacio­nes Unidas…”

“Señor Pre­si­den­te, le soli­ci­to for­mal­men­te que esta decla­ra­ción sea reco­gi­da en el infor­me final sobre los tra­ba­jos de esta lamen­ta­ble y bochor­no­sa 15 Con­fe­ren­cia de las Partes.”

Se les había con­ce­di­do solo una hora a los repre­sen­tan­tes de los Esta­dos para emi­tir opi­nio­nes, lo cual con­du­jo a situa­cio­nes com­pli­ca­das, ver­gon­zo­sas y desagradables.

Se pro­du­jo enton­ces un lar­go deba­te en el que las dele­ga­cio­nes de los paí­ses desa­rro­lla­dos ejer­cie­ron fuer­te pre­sión para tra­tar de que la Con­fe­ren­cia adop­ta­ra dicho docu­men­to como resul­ta­do final de sus deliberaciones.

Un redu­ci­do núme­ro de paí­ses insis­tió con fir­me­za en las serias omi­sio­nes y ambi­güe­da­des del docu­men­to impul­sa­do por Esta­dos Uni­dos, en par­ti­cu­lar en la ausen­cia de com­pro­mi­so de los paí­ses desa­rro­lla­dos en cuan­to a la reduc­ción de emi­sio­nes de car­bono yal finan­cia­mien­to para adop­tar medi­das de miti­ga­ción y adap­ta­ción de los paí­ses del Sur.

Des­pués de lar­ga y extre­ma­da­men­te ten­sa dis­cu­sión, pre­va­le­ció la posi­ción de los paí­ses del ALBA y de Sudán, como Pre­si­den­te del Gru­po de los 77, de que el docu­men­to en cues­tión era inacep­ta­ble para ser adop­ta­do por la Conferencia.

Ante la evi­den­te fal­ta de con­sen­so, la Con­fe­ren­cia se limi­tó a “tomar nota” de la exis­ten­cia de ese docu­men­to como la posi­ción de un gru­po de alre­de­dor de 25 países.

Tras esa deci­sión adop­ta­da a las 10 y 30 de la maña­na, hora de Dina­mar­ca, Bruno ―des­pués de dis­cu­tir jun­to a otros repre­sen­tan­tes del ALBA amis­to­sa­men­te con el Secre­ta­rio de la o­nU y expre­sar­le la dis­po­si­ción a seguir luchan­do jun­to a Nacio­nes Uni­das para impe­dir las terri­bles con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co― par­tió en com­pa­ñía del Vice­pre­si­den­te cubano Este­ban Lazo hacia nues­tro país para asis­tir a la reu­nión de la Asam­blea Nacio­nal, dan­do por fina­li­za­da su tarea. En Copenha­gue que­da­ban algu­nos miem­bros de la dele­ga­ción y el emba­ja­dor para par­ti­ci­par en los trá­mi­tes finales.

En la tar­de de hoy infor­ma­ron lo siguiente:

“…tan­to a los que par­ti­ci­pa­ron en la ela­bo­ra­ción del docu­men­to, como los que ―como el Pre­si­den­te de los EE.UU.― se anti­ci­pa­ron a anun­ciar su adop­ción por la Con­fe­ren­cia… como no podían recha­zar la deci­sión de limi­tar­se a ‘tomar nota’ del supues­to ‘Acuer­do de Copenha­gue’, inten­ta­ron pro­po­ner un pro­ce­di­mien­to para que otros paí­ses Par­tes que no habían esta­do en esta com­po­nen­da se suma­ran a ella, decla­ran­do su adhe­sión, con lo cual inten­ta­ban dar­le un carác­ter legal a dicho acuer­do, que de hecho podía pre­juz­gar el resul­ta­do de las nego­cia­cio­nes que debe­rán continuar.”

“Este inten­to tar­dío reci­bió nue­va­men­te una fir­me opo­si­ción de Cuba, Vene­zue­la y Boli­via, que advir­tie­ron que este docu­men­to que la Con­ven­ción no había hecho suyo no tenía nin­gún carác­ter legal, no exis­tía como docu­men­to de las Par­tes y no podía esta­ble­cer­se regla algu­na para su supues­ta adopción…”

“Es en este esta­do que ter­mi­nan las sesio­nes de Copenha­gue, sin que se haya adop­ta­do el docu­men­to que fue­ra pre­pa­ra­do subrep­ti­cia­men­te duran­te los últi­mos días, con una cla­ra con­duc­ción ideo­ló­gi­ca de la admi­nis­tra­ción americana…”

Maña­na la aten­ción se cen­tra­rá en la Asam­blea Nacional.

Lazo, Bruno y el res­to de la dele­ga­ción lle­ga­rán hoy a media noche. El Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba podrá expli­car el lunes, con los deta­lles y la pre­ci­sión nece­sa­ria, la ver­dad de lo ocu­rri­do en la Cumbre.

Fidel Cas­tro Ruz

Diciem­bre 19 de 2009

8 y 17 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.