Com­pren­ded a Corea por Stephen Gowans

«Che Gue­va­ra visi­tó Pyong­yang en 1965 y comen­tó a la pren­sa que Corea del Nor­te era un mode­lo al que Cuba revo­lu­cio­na­ria debia aspirar.«1

Corea del Nor­te es un país ridi­cu­li­za­do y ultra­ja­do de mane­ra cons­tan­te. Su líder, Kim Jon-il, es demo­ni­za­do por la dere­cha y ‑excep­to Gue­va­ra en 1965 y sus defen­so­res hoy- tam­bién por la izquier­da. Decla­ran que Kim es un demen­te, aun­que nadie apor­ta evi­dén­cias que demues­tren ese diag­nós­ti­co. Seme­ja que por el hecho de hacer todo el mun­do esta afir­ma­ción, esta ya tie­ne que ser cier­ta. De tener ese vis­ta­zo lumi­no­so del Che podria ser un icono de la izquier­da, como dice Bru­ce Cumings.2
Por el con­tra­rio, el regor­de­cho Kim fue con­ver­ti­do en una cari­ca­tu­ra, un Dr. Evil con un mal cor­te de pelo y ves­ti­do con ropa de hos­pi­tal. El país que él pre­si­de, tan sinies­tro cómo él, es un peli­gro, eso dicen, para la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­na­les, ofus­ca­do como está en pro­vo­car una gue­rra nuclear. Nos cuen­tan que los años de pési­ma ges­tión eco­nó­mi­ca hicie­ron de Corea del Nor­te un caso per­di­do y que sus ciu­da­da­nos, nom­bra­dos pri­sio­ne­ros en el mejor de los casos, pasan ham­bre y son repri­mi­dos por un dic­ta­dor sin pie­dad.

Muchí­si­ma gen­te pue­de reci­tar el cate­cis­mo anti Corea del Nor­te – esta­do-pri­sión, rei­no del ermi­ta­ño, pária internacional‑, aun­que todos ellos con­fe­sa­rían que la infor­ma­ción que tie­nen sobre el país, apar­te de las cari­ca­tu­ras ofre­ci­das por los medios, es pau­pé­rri­ma o inexis­ten­te. Esto siem­pre fue así. Ya en 1949, Anna Loui­se Strong tuvo que escri­bir que «exis­te un pobre cono­ci­mien­to públi­co sobre el país y la mayor par­te de los titu­la­res más que des­cri­bir, defor­man los hechos.«3

Por su ban­da, Cumings cali­fi­ca las infor­ma­cio­nes de la pren­sa esta­dou­ni­den­se sobre Corea del Nor­te como «no infor­ma­ti­vos, no fia­bles, a menu­do sen­sa­cio­na­lis­tas y enga­ño­sos».
Uno de los moti­vos por los que los titu­la­res defor­man, inclu­so hoy, espe­cial­men­te hoy, pue­de ser resu­mi­do en un silo­gis­mo. Cuan­do la Segun­da Gue­rra Mun­dial lle­ga al Pací­fi­co, era en gran par­te una lucha entre los intere­ses eco­nó­mi­cos domi­nan­tes de los Esta­dos Undi­dos y los intere­ses eco­nó­mi­cos domi­nan­tes de Japón por el con­trol del Océano Pací­fi­co, inclui­da la penín­su­la corea­na.
Japón había ocu­pa­do Corea des­de 1910 has­ta 1945, año en el que fue expus­la­do por la resis­tén­cia core­na, sien­do una de sus prin­ci­pa­les figu­ras el fun­da­dor de Corea del Nor­te, Kim Il-sung, y por la entra­da de la Unión Sovié­ti­ca en la gue­rra en el Pací­fi­co.
Des­pués de la ren­di­ción de Tókio, los Esta­dos Uni­dos inten­ta­ron asen­tar el domi­nio sobre las anti­guas pose­sio­nes colo­nia­les japo­ne­sas, entre ellas Corea. El esta­do gue­rri­lle­ro con­du­ci­do por Kim tras­to­có esos pro­yec­tos. Las ricas famí­lias capi­ta­lis­tas que domi­nan tan­to la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se como los medios de comu­ni­ca­ción, reco­no­cen que Corea del Nor­te es una ame­na­za para sus intereses.En la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea (DPRK) no habia sítio para el libre cám­bio, la empre­sa per­so­nal y el capi­tal de los Esta­dos Uni­dos. Esto per­mi­tió pros­pe­rar al país, pro­por­cio­nan­do un refe­ren­te anta­gó­ni­co al capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, refe­ren­te que otros paí­ses podían copiar y que revo­lu­cio­na­rios como el Che vie­ron como un mode­lo en el que ins­pi­rar­se.
Los titu­la­res enga­ñan, más que infor­mar, por­que Corea del Nor­te está con­tra los intere­ses de esos que los escri­ben.
Mi pers­pec­ti­va no es la de la corrien­te prin­ci­pal o la de los inver­sio­nis­tas, ban­que­ros y famí­lias ricas. No apo­yo las san­cio­nes, ni la gue­rra, ni el desar­me de Corea, y tam­po­co la polí­ti­ca de Washing­ton sobre Corea del Nor­te. Cuan­do el New York Times soli­ci­tó a John Bol­ton, emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en la ONU, una expli­ca­ción al por menor de la pos­tu­ra de Washin­gron con res­pe­to a la DPRK, Bol­ton «des­pués de rebus­car en un estan­te, cogió un volu­men inti­tu­la­do El Fin de Corea del Nor­te y, gol­pean­do la mesa con él, dijo: Esta es nues­tra política.«4
La acu­sa­ción de tolé­mia no es otra cosa que una mane­ra de dar cre­di­bi­li­dad a la absur­da afir­ma­ción de que Corea del Nor­te es un peli­gro para el mun­do. No lo es. La úni­ca ame­na­za que repre­sen­ta Corea del Nor­te es la de una fuer­te defen­sa pro­pia a los pro­yec­tos de los Esta­dos Uni­cos exis­ten­tes des­de hace mucho tiem­po de domi­nar la penín­su­la corea­na, de una for­ma o de otra.
Las raí­ces de la II Gue­rra Mun­dial
Japón colo­ni­zó Corea en 1910. Duran­te los siguien­tes 35 años Corea fue una enor­me fuen­te de bene­fí­cios para los indus­tria­les y los finan­cie­ros japo­ne­ses, bene­fí­cios que pro­ve­nían de la san­gre y del sufri­mien­to de los corea­nos. Milla­res de corea­nos y corea­nas fue­ron lle­va­dos a Japón como tra­ba­ja­do­res for­za­dos o como escla­vas sexua­les. Mas Japón no podia domi­nar la penín­su­la sólo.
Con­ta­ban con la ayu­da de terra­te­nien­tes e indus­tria­les corea­nos ricos que, años más tar­de tam­bién apo­ya­rían al gobierno de ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se y, poco des­pués, ocu­pa­rían los pues­tos lla­ve en el esta­do sur­co­reano.
Aun­que Pearl Har­bor mar­có el comien­zo for­mal de las hos­ti­li­da­des arma­das entre Japón y los Esta­dos Uni­dos, lo cier­to es que los dos paí­ses ya habían comen­za­do el con­flic­to mucho antes que el ata­que a Pearl Har­bor. Los dos pro­cu­ra­ban domi­nar los paí­ses del Pací­fi­co orien­tal y ase­gu­rar sus rique­zas median­te mono­po­lios. Tokio lle­vó a cabo una polí­ti­ca exte­rior agre­si­va y expan­sio­nis­ta, apo­ya­da en las armas, para expul­sar a las otras fuer­zas impe­ria­lis­tas de la región. Los Esta­dos Uni­dos, ya con una posi­ción domi­nan­te en las Fili­pi­nas, Guam, Hawái y Samoa, bus­ca­ron una puer­ta abier­ta para sus expor­ta­do­res e inver­sio­nis­tas en la Chi­na. Con las dos poten­cias per­si­guien­do el papel domi­nan­te, era inevi­ta­ble que, antes o des­pués, habían rema­ta­do en gue­rra.
Una vez que explo­tó for­mal­men­te la gue­rra, Washing­ton tenía delan­te suya una pers­pec­ti­va seduc­to­ra. Si Japón era derro­ta­do, sus colo­nias pasa­rían a los Esta­dos Uni­dos, qui­zás no como colo­nias abso­lu­tas, pero sí como terri­tó­rios en los que ten­dría la voz domi­nan­te. En otras pala­bras, un final posi­ti­vo para los Esta­dos Uni­dos de la gue­rra repre­sen­ta­ria todo lo que estos habían bus­ca­do antes del comien­zo de esta.
Poco des­pués de Pearl Har­bor, el Minis­té­rio de Asun­tos Exte­rio­res esta­dou­ni­den­se comen­zó a jugar con la idea de esta­be­le­cer una admi­nis­tra­ción fidu­ciá­ria en la Corea de pos­gue­rra. El deba­te giró en torno a si una rela­ción de fidei­co­mi­so daría a Washing­ton sufi­cien­te influén­cia en los asun­tos corea­nos de la pos­gue­rra. La idea de una admi­nis­tra­ción fidu­ciá­ria mul­ti­la­te­ral de Corea fue apre­sen­ta­da a bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses en 1943, pero los dos esta­dos se nega­ron, temien­do que había debi­li­ta­do sus pro­pios impe­rios.
Una divi­sión de auto­ría nor­te­ame­ri­ca­na
No fue­ron los corea­nos quie­nes bisec­cio­na­ron la penín­su­la por el pare­le­lo 38. Fue­ron los nor­te­ame­ri­ca­nos. El 10 de agos­to de 1945, dos días des­pués de que los sovié­ti­cos habían entra­do en la penín­su­la corea­na, dos coro­ne­les nor­te­ame­ri­ca­nos, Den Rusk y Char­les Bones­teel, reci­bie­ron la orden de divi­dir Corea en dos zonas de ocu­pa­ción: una nor­te­ame­ri­ca­na y otra sovié­ti­ca. Eli­gie­ron el para­le­lo 38 cómo línea divi­só­ria, dan­do­le a los Esta­dos Uni­dos el con­trol de la capi­tal, Seúl. Los sovié­ti­cos acep­ta­ron la divi­sión con la con­di­ción de tener una zona de ocu­pa­ción sovié­ti­ca en el nor­te de Japón. Los nor­te­ame­ri­ca­nos se nega­ron.
Un gobierno orga­ni­za­do por corea­nos para corea­nos, esta­ble­ci­dos en Seul, fue fun­da­do unas sema­nas des­pués de la ren­di­ción de Japón. Se lla­mó Repú­bli­ca Popu­lar de Corea, naci­da del Comi­té para la Pre­pa­ra­cion de la Inde­pen­dén­cia de Corea y de los Comi­tés Popu­la­res del Cam­po. A pesar de sus pre­ten­sio­nes de ser un ejem­plo de demo­crá­cia, los Esta­dos Uni­dos recha­za­ron reco­no­cer al gobierno y tra­ba­ja­ron acti­va­men­te para repri­mir­lo. Para los nor­te­ame­ri­ca­nos la Repú­bli­ca Popu­lar de Corea tenía dos fallos: pri­me­ro, no era res­pon­sa­ble ante Washing­ton; y segun­do, tenía una fuer­te influen­cia comu­nis­ta.
En vez de per­mi­tir pros­pe­rar al gobierno nati­vo recien crea­do, los Esta­dos Uni­dos esta­ble­cie­ron lo que venían plan­tean­do des­de 1943: un regi­men de ocu­pa­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se. El gobierno, que duró has­ta 1948, esta­ba com­pues­to por corea­nos har­tos de la ocu­pa­ción extran­je­ra que que­rian una Corea inde­pen­dien­te, uni­fi­ca­da, y no sepa­ra­da arti­fi­cial­men­te, con una par­te sur ocu­pa­da por un poder extran­je­ro que pre­ten­día ser la voz prin­ci­pal en los asun­tos corea­nos.
Invi­ta­dos inopor­tu­nos
A los tres meses de la ocu­pa­ción, el gober­na­dor mili­tar esta­dou­ni­den­se, Gene­ral John Hod­ge, notó que el resen­ti­mien­to con­tra los nor­te­ame­ri­ca­nos cre­cía, y que los sur­co­rea­nos abo­ga­ban por su inde­pen­dén­cia. El tér­mino «pro-ame­ri­cano», como comen­tó el gober­na­dor, se había con­ver­ti­do en equi­va­len­te al de «pro-japo­nés», «trai­dor» o «cola­bo­ra­cio­nis­ta». Avi­só que no había que igno­rar el sen­ti­mien­to anti­nor­te­ame­ri­cano de los corea­nos y que el sur era una tie­rra fer­til para el comu­nis­mo. Tam­bién, que tenían la Unión Sovié­ti­ca como ins­pi­ra­ción.
Las opi­nio­nes de Hod­ge fue­ron repe­ti­das por Edwin Pau­ley, un ami­go del Pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Harry Tru­man. Este envió la Pau­ley la Corea en 1946 para hacer un aná­li­sis sobre el terreno. Pau­ley que­dó alar­ma­do. «El comu­nis­mo pue­de desa­rro­llar­se aquí mejor que en prá­ti­ca­men­te cual­quer lugar del mun­do», le comen­tó a Tru­man. Al con­tra­rio que los sovié­ti­cos, que tuvie­ron que pasar por un perio­do duro de indus­tria­li­za­ción para trans­for­mar una pau­pé­rri­ma eco­no­mía indus­trial en una indús­tria colo­sal, los Comi­tés Popu­la­res, de influen­cia comu­nis­ta, podian expro­priar a los japo­ne­ses las fábri­cas, los cami­nos de hie­rro, los ser­vi­cios públi­cos y las indús­trias de recur­sos natu­ra­les, y diri­gir­los en bene­fí­cio de todos des­de lo pri­me­ro la dice. Una eco­no­mia indus­tria­li­za­da en las manos de los comu­nis­tas ser­vi­ria como ejem­plo poten­cial de los méri­tos del socia­lis­mo y, lo que aun­que era más impor­tan­te, impe­di­ría a los inver­sio­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos el encen­di­do a estos mis­mos recur­sos. ¿De que valía ven­cer a los japo­ne­ses, si no podía dis­fru­tar del botín de gue­rra?
Colo­nia­lis­mo japo­nés sin japo­ne­ses
Los Esta­dos Uni­dos, en su pri­mer año de ocu­pa­ción, supri­mie­ron los Comi­tés Popu­la­res crea­dos. Hod­ge reclu­tó corea­nos que habían ser­vi­do en el Ejér­ci­to Impe­rial Japo­nés como per­so­nal de una escue­la de ofi­cia­les de len­gua ingle­sa. En 1948, se había for­ma­do un ejér­ci­to sur­co­reano, com­pues­to por seis divi­sio­nes con­du­ci­das por anti­guos ofi­cia­les de las tro­pas japo­ne­sas. Uno de los ofi­cia­les, Kim Sok-won, había sido con­de­co­ra­do por Hirohi­to por sus méri­tos en la lucha con­tra las gue­rri­llas corea­nas en Man­chu­ria. Hod­ge tam­bién for­mó un cuer­po de poli­cía, en el que el 85% de sus miem­bros eran anti­guos miem­bros de la poli­cia colo­nial. Esta poli­cia fue encar­ga­da de aca­bar con los Comi­tés Popu­la­res for­ma­dos en las dis­tin­tas loca­li­da­des.
Des­pués de la derro­ta de Mus­so­li­ni en Itá­lia, los nor­te­ame­ri­ca­nos ins­ta­la­ron a un cola­bo­ra­dor que con­ti­nuó muchas de las polí­ti­cas de Mus­so­li­ni. Los ita­lia­nos lla­ma­ron al nue­vo régi­men, ins­ta­la­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos, fas­cis­mo sin Mus­so­li­ni. Del mis­mo modo, en el sul de la penín­sul corea­na, los nor­te­ame­ri­ca­nos habían impues­to un colo­nia­lis­mo japo­nés sin japo­ne­ses.
Rebe­lión en el sur

Pron­to bro­ta una rebe­lión en el sur, en la que tam­bién par­ti­ci­pa un impor­tan­te movi­men­to gue­ri­lle­ro. Antes de 1948, la mayor par­te de las aldeas del inte­rior están ya con­tro­la­das por la gue­rri­lla, que cuen­ta con un gran­de apo­yo popu­lar. En oto­ño de 1948, la gue­rri­lla libe­ra Yosu, pro­vo­can­do rebe­lio­nes en otras ciu­da­des. El Comi­té Popu­lar fue res­tau­ra­do, se izó la ban­de­ra nor­co­rea­na y se pro­me­tió fide­li­dad al nor­te. Un perió­di­co rebel­de recla­mó la redis­tri­bu­ción de la tie­rra, la pur­ga de los cola­bo­ra­cio­nais­tas en pues­tos ofi­cia­les y una Corea uni­fi­ca­da.
Mien­tras el gobierno mili­tar esta­dou­ni­den­se per­mi­tia nomi­nal­men­te la mili­tán­cia en orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, la poli­cia con­si­de­ra­ba que los «trai­do­res» mere­cian la pri­sión o un tiro. En 1948, la dra­co­nia­na Ley de Segu­ri­dad Nacio­nal fue uti­li­za­da para aco­rra­lar la 200.000 corea­nos sim­pa­ti­zan­tes con el nor­te y con el comu­nis­mo. Un año des­pués, 30.000 comu­nis­tas esta­ban pre­sos y 70.000 en cam­pos de con­cen­tra­ción. El sur, con la su repre­sión sobre la izquier­da, comen­za­ba a pare­cer­se a la Ita­lia de los años 20 y a la Ale­ma­nia de los 30. Poco tar­da­ria en cre­cer aun más el pare­ci­do.
Medi­das enér­gi­cas con­tra la rebe­lión fue­ron toma­das por los Esta­dos Uni­dos, que había cedi­do for­mal­men­te el con­trol del ejér­ci­to sul­co­reano. Sin embar­go, por acuer­do secre­to, los mili­ta­res sur­co­rea­nos per­ma­ne­cian a las órde­nes de los nor­te­ame­ri­ca­nos. Inclu­so hoy, en caso de gue­rra, el ejér­ci­to de Corea del Sur esta­ria bajo direc­ción nor­te­ame­ri­ca­na.
Washing­ton reclu­ta a un pode­ro­so anti­co­mu­nis­ta

Corea había sido his­tó­ri­ca­men­te una socie­dad divi­di­da entre una éli­te adi­ne­ra­da y una masa de agri­cul­to­res pobres. Los Esta­dos Uni­dos inter­vi­nie­ron a favor de esa mino­ría acau­da­la­da y con­tra las masas cam­pe­si­nas, per­pe­tuan­do los pri­vi­le­gios.
La CIA, en un infor­me de 1948, afir­ma­ba que Corea del Sur se había divi­di­do en el con­flic­to entre «un movi­men­to inde­pen­den­tis­ta popu­lar, que encon­tró su for­ma de expre­sión con la crea­ción de los Comi­tés Popu­la­res» con­du­ci­do por «comu­nis­tas que basan su dere­cho a gober­nar en su lucha de resis­ten­cia con­tra los japo­ne­ses», y una mino­ría de dere­chas apo­ya­da por los Esta­dos Uni­dos que mono­po­li­zó las rique­zas del país y cola­bo­ró con el Japón impe­rial.
Debi­do a la impo­pu­la­ri­dad de la dere­cha, era impo­si­ble pro­po­ner a sus repre­sen­tan­tes para unas elec­cio­nes. Por lo que los EEUU bus­ca­ron exi­lia­dos no comu­nis­tas, cuya ausen­cia del país evi­ta­ba cual­quier rela­ción con el cola­bo­ra­cio­nis­mo. Syng­man Rhee, un feroz anti­co­mu­nis­ta, fue el nomi­na­do para impul­sar el pro­yec­to de futu­ro yan­qui. Rhee había vivi­do en los Esta­dos Uni­dos duran­te 40 años, doc­to­rán­do­se en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton y casan­do con una nor­te­ame­ri­ca­na.
Un per­fil total­men­te dife­ren­te al de Kim Il-sung, fun­da­dor de Corea del Nor­te y líder duran­te los años 30 de la resis­ten­cia a los ocu­pan­tes japo­ne­ses.
Cumings obser­va que «duran­te casi cua­tro déca­das Corea del Sur fue diri­gi­da por ofi­cia­les mili­ta­res y buró­cra­tas que sir­vie­ron a los mis­mos diri­gen­tes japo­ne­ses a los que Kim y sus cama­ra­das com­ba­tie­ron duran­te la déca­da de los 30.«5
La Gue­rra de Corea, 1945 – 1953
La his­to­ria ofi­cial seña­la el año 1950 como el prin­ci­pio de la Gue­rra de Corea. Sin embar­go, Hugh Dea­ne deja bien cla­ro en su obra «La Gue­rra de Corea, 1945 – 1953» que «para los nor­te­ame­ri­ca­nos la gue­rra comen­zó en 1950. Para los corea­nos comen­zó en 1945», año en el que lle­ga­ron los nor­te­ame­ri­ca­nos e ini­cia­ron la eli­mi­na­ción de la nacien­te admi­nis­tra­ción coreana6.
Los dos ban­dos qui­sie­ron la gue­rra, aun­que por moti­vos bien dis­tin­tos. Para el nor­te, la gue­rra era sim­ple­men­te el siguien­te capí­tu­lo en la lucha por la inde­pen­den­cia y la libe­ra­ción de la domi­na­ción extran­je­ra. La gue­rra había comen­za­do en 1945 cuan­do los EEUU ate­rri­za­ron en Inchon y comen­za­ron la repre­sión sobre la Repú­bli­ca Popu­lar recién crea­da. O, expre­sa­do de otro modo, la gue­rra había comen­za­do en 1910 con la colo­ni­za­ción de los japo­ne­ses. 1945 mar­có sim­ple­men­te un cam­bio de ocu­pan­te. Para el sur, la razón de la gue­rra era ampliar al nor­te el sis­te­ma de seño­río feu­dal esta­dou­ni­den­se.
Los dos ban­dos efec­tua­ron incur­sio­nes a tra­vés de la línea divi­so­ria arti­fi­cial dibu­ja­da por los EEUU en el pare­le­lo 38, y que los sovié­ti­cos habían acei­ta­do. Aun­que sería absur­do hablar de vio­la­cio­nes de la fron­te­ra por par­te del nor­te. ¿Podían los corea­nos inva­dir Corea?
El Minis­tro bri­tá­ni­co de Tra­ba­jo, Richard Sto­kes, reco­no­cía el absur­do de esto en una car­ta a Ernest Bevan: «En la Gue­rra Civil Ame­ri­ca­na, los ame­ri­ca­nos nun­ca tole­ra­rían la crea­ción de una línea ima­gi­na­ria entre las fuer­zas del nor­te y las del sur, y pode­mos dedu­cir cual sería la reac­ción si los bri­tá­ni­cos inter­vi­nie­sen cla­ra­men­te del lado con­fe­de­ra­do. En Amé­ri­ca exis­tía un con­flic­to no solo entre dos gru­pos de ame­ri­ca­nos, tam­bién entre dos sis­te­mas eco­nó­mi­cos con­tra­rios, como en el caso coreano.»
Los sis­te­mas eco­nó­mi­cos con­tra­rios en Corea eran; en el sur, un sis­te­ma que per­pe­tuó la rique­za y el poder en una dimi­nu­ta cla­se de pro­pie­ta­rios, com­pra­do­res y cola­bo­ra­cio­nis­tas japo­ne­ses, y en el nor­te, un sis­te­ma que lan­zó refor­mas de gran­de alcan­ce des­ti­na­das a la gran­de mayo­ría. Mas redu­cir el con­flic­to la una lucha entre sis­te­mas eco­nó­mi­cos com­pe­ti­do­res es per­der par­te de la his­to­ria. Tam­bién era un con­flic­to entre libe­ra­ción nacio­nal y neo­co­lo­nia­lis­mo.
En el momen­to en el que la gue­rra con­si­guió una nue­va fase, en 1950, con el empu­je de las fuer­zas del nor­te en el sur, Kim Il-sung recla­mó la res­tau­ra­ción de los Comi­tés Popu­la­res. Las fuer­zas del nor­te no encon­tra­ron nin­gu­na resis­ten­cia popu­lar. Cuan­do se recu­pe­ró Seúl, el Comi­té Popu­lar fue rápi­da­men­te refun­da­do, con­du­ci­do por corea­nos del sur. Los Comi­tés Popu­la­res apa­re­cie­ron en todas par­tes, como cin­co años antes, comen­zan­do un pro­yec­to de refor­ma agra­ria radi­cal.
La libe­ra­ción del sur duró poco tiem­po. Con el boi­cot de la Unión Sovié­ti­ca a la ONU, en pro­tes­ta por la nega­ti­va de esta a otor­gar­le un pues­to en el Con­se­jo de Segu­ri­dad a la Chi­na socia­lis­ta, los Esta­dos Uni­dos logra­ron ase­gu­rar el apo­yo de la ONU para una «acción poli­cial» en Corea. En 1953, los muer­tes corea­nos en la gue­rra ascen­dían a tres millo­nes, y todos los edi­fi­cios supe­rio­res a un piso de altu­ra esta­ban des­tro­za­dos por las bom­bas esta­dou­ni­den­ses. Los sobre­vi­vien­tes vivían en madri­gue­ras.
Es sig­ni­fi­ca­ti­vo, aun­que rara­men­te comen­ta­do, que el bom­bar­deo aéreo de civi­les fue el méto­do carac­te­rís­ti­co de la gue­rra emplea­do por los pode­res impe­ria­lis­tas y, des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, por los Esta­dos Uni­dos. El pri­mer bom­bar­deo aéreo sig­ni­fi­ca­ti­vo fue el rea­li­za­do por el gobierno labo­ris­ta inglés en 1924 con­tra ciu­da­des de Irak7. Des­pués fue el bom­bar­deo nazi de Ger­ni­ka y, poco des­pués, los bom­bar­deos masi­vos de Ale­ma­nia, Ingla­te­rra y los Esta­dos Uni­dos en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. En Corea, los Esta­dos Uni­dos deja­ron caer más bom­bas que la soma total duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, con­tan­do los dos ban­dos. Los avio­nes de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses tam­bién arro­ja­ron más napalm en Corea que años des­pués en Viet­nam.
Los enfren­ta­mien­tos se estan­ca­ron a la altu­ra del para­le­lo 38, esta­ble­cién­do­se un alto el fue­go, no antes de que los EEUU des­tru­ye­ran embal­ses que pro­por­cio­na­ban el 75% del agua des­ti­na­da a la pro­duc­ción agrí­co­la del nor­te, un cla­ro cri­men de gue­rra. Nun­ca fue decla­ra­do el fin de la gue­rra, y los EEUU y la par­te nor­te de Corea per­ma­ne­cen téc­ni­ca­men­te en gue­rra. Pyong­yang pro­cu­ró en muchas oca­sio­nes nor­ma­li­zar la situa­ción con los Esta­dos Uni­dos, más sus ten­ta­ti­vas de hallar la paz siem­pre fue­ron recha­za­das (el Minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res Colin Powel dijo la Corea en 2003 que «no hace­mos pac­tos de no agre­sión o fir­ma­mos tra­ta­dos de esa natu­ra­le­za.»

La eco­no­mia de Corea del Nor­te avan­za
Dejan­do al mar­gen los años de gue­rra y los siguien­tes tres años de recu­pe­ra­ción, Corea del Nor­te expe­ri­men­tó un cre­ci­men­to supe­rior al sur des­de 1940 has­ta media­dos de los años 60. Tan impre­sio­na­do que­dó el Che des­pués de una visi­ta a Pyong­yang, que decla­ró que Corea del Nor­te era un mode­lo a lo que Cuba debia aspi­rar.
La indus­tria en el nor­te cre­ció un 25% duran­te los 10 años pos­te­rio­res a la gue­rra, y un 14% des­de 1965 has­ta 1978. Los fun­cio­ná­rios esta­dou­ni­den­ses esta­ban enor­me­men­te preo­cu­pa­dos por la eco­no­mia de Corea del Sur, que iba retra­sa­da, levan­tan­do dudas sobre los méri­tos del pro­yec­to dere­chis­ta y neo­co­lo­nial de Washing­ton en Corea. En 1980, la capi­tal nor­co­rea­na, Pyong­yang, era una de las ciu­da­des más efi­cien­tes de Ásia. Seúl, por su ban­da, era una inmen­sa barria­da flan­quea­da de fábri­cas don­de la explo­ta­ción haría pali­de­cer al pro­pio Engels, com­ple­ta­da con una pobla­ción sin vivien­da.
Impa­cien­te por pre­sen­tar el sis­te­ma eco­nó­mi­co del sul como supe­rior al del nor­te, Washing­ton per­mi­tió que la Repú­bli­ca de Corea empren­die­ra un vigo­ro­so pro­gra­ma de pla­ni­fi­ca­ción indus­trial apo­ya­do en una pared de tari­fas y sub­ven­cio­nes, al tiem­po que posi­bi­li­ta­ba el encen­di­do de la indus­tria sur­co­rea­na al mer­ca­do mun­dial. Enor­mes ayu­das fue­ron inver­ti­das en el país. Japón entre­gó 800 millo­nes de dóla­res en sub­ven­cio­nes y emprés­ti­tos cómo com­pen­sa­ción a los 35 años de domi­na­ción colo­nial, en una épo­ca en la que las expor­ta­cio­nes sur­co­rea­nas sólo lle­ga­ban a 200 millo­nes de dóla­res. Y como com­pen­sa­ción al envio de 50.000 sol­da­dos para luchar y morir del lado esta­dou­ni­den­se en Viet­nam, Washing­ton pagó más de mil millo­nes de dóla­res de 1965 a 1970, can­ti­dad igual al 8% del PBI del sur.
El ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano fir­mó impor­tan­tes con­tra­tos con las empre­sas sur­co­rea­nas, y Viet­nam absor­bió casi toda la pro­duc­ción de ace­ro del sur (pro­du­ci­do por una ace­ria cons­trui­da con la ayu­da de los 800 millo­nes de dóla­res de Japón).
En el tocan­te al nor­te, exis­tie­ron erro­res de cálcu­lo. Pyong­yang enco­le­ri­zó a los sovié­ti­cos al ini­cio de los años 60, al decan­tar­se del lado chino duran­te el con­flic­to ruso-chino. Como ven­gan­za, la URSS para­li­zó las ayu­das al nor­te. Si bien la ayu­da sovié­ti­ca podía no ser tan impor­tan­te como la ayu­da de los EEUU y Japón al sur, duran­te su inte­rrup­ción (fue res­tau­ra­da más tar­de) fre­nó la mar­cha del cre­ci­men­to del nor­te. Pyong­yang, en los años 70, comen­zó a tener pro­ble­mas con las deu­das al tener que com­prar deter­mi­na­dos pro­duc­tos en fábri­cas oci­den­ta­les.
Como resul­ta­do de la pla­ni­fi­ca­ción indus­trial del sur, su mode­lo de impor­ta­ción, sus ele­va­das tari­fas que actua­ban como barre­ras, y las ayu­das de los EEUU y Japón, la eco­no­mia del sur ade­lan­tó al del nor­te a mea­dos de los años 80.
De todos mane­ras, aun­que decre­ció el cre­ci­men­to eco­nó­mi­co en el nor­te, la dife­rén­cia en el nível de vida entre lo sur­co­reano medio y el nor­co­reano medio nun­ca fue tan gran­de como los pro­pa­gan­dis­tas de Corea del Sur que­rian hacer creer. Y el nor­te tenía sus atrac­ti­vos. Cuan­do los bie­nes con­su­mi­bles eran pocos, las nece­si­da­des dia­rias esta­ban abun­dan­te­men­te satis­fe­chas a pre­cios sub­ven­cio­na­dos. Cumings seña­la un infor­me de la CIA que reco­no­ce vários logros del nor­te: «sien­ten cari­ño com­pa­si­vo por los niños en gene­ral y los huér­fa­nos de gue­rra en par­ti­cu­lar; cam­bio radi­cal en la posi­ción de las muje­res, vivien­da gra­tui­ta, asis­ten­cia médi­ca gra­tui­ta, medi­ci­na pre­ven­ti­va gra­tui­ta, mor­ta­li­dad infan­til y espe­ran­za de vida com­pa­ra­bles a los índi­ces de los paí­ses más avan­za­dos has­ta el recien­te perio­do de hambre.«8
Corea del Sur: un esta­do fas­cis­ta
En el sur tam­bién exis­tía un movi­men­to de izquier­da, anti-impe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nial como en el nor­te. La úni­ca dife­ren­cia era que, mien­tras en la par­te nor­te los sovié­ti­cos per­mi­tie­ron que este movi­men­to había pros­pe­ra­do has­ta for­mar un esta­do, en la par­te sur, los Esta­dos Uni­dos y sus gui­ño­les tra­ba­ja­ron a des­ta­jo para supri­mir­lo. De hecho, la his­to­ria de la polí­ti­ca en el sur duran­te la mayor par­te de la pos­gue­rra pue­de ser enten­di­da como la polí­ti­ca de con­te­ner a la izquier­da con los mis­mos méto­dos que habían emplea­do Mus­so­li­ni en los años 20 y Hitler en los 30.
En 1960, las pro­tes­tas de estu­dian­tes y pro­fe­so­res de la par­te sur, obli­ga­ron a huir a Rhee. Con Rhee había sido, tuvie­ron lugar las pri­me­ras elec­cio­nes de tipo occi­den­tal. En estas altu­ras, la eco­no­mia del nor­te supe­ra­ba a la del sur, y Kim Il-sung abo­ga­ba por una Corea con­fe­de­ral. Su pro­pues­ta con­tó con uno amplio apo­yo en el sur, don­de la izquier­da, des­pués de la repre­sión de la épo­ca de Rhee, con­ta­ba de nue­vo con fuer­za y ame­na­za­ba con derri­bar el régi­men neo­co­lo­nia­lis­ta proes­ta­dou­ni­den­se.
Un año más tar­de, Park Chung Hee coman­dó un gol­pe mili­tar para fre­nar a la izquier­da, inau­gu­ran­do una dic­ta­du­ra mili­tar que duró tres déca­das y que ase­gu­ró la con­ti­nui­dad del sis­te­ma eco­nó­mi­co apo­ya­do por los EEUU. El gobierno recién pro­cla­ma­do supli­có a los nor­te­ame­ri­ca­nos que habían impe­di­do el triun­fo de los gol­pis­tas, mas sus súpli­cas no fue­ron aten­di­das. Washing­ton no sólo no hizo nada por fre­nar el gol­pe sino que reco­no­ció de inme­dia­to el nue­vo régi­men mili­tar, dán­do­le su apo­yo.
Park Chung Hee prohi­bió toda acti­vi­dad polí­ti­ca, cerró el par­la­men­to y adop­tó ofi­cial­men­te un anti­co­mu­nis­mo agre­si­vo. Una ley anti­co­mu­nis­ta fue pro­mul­ga­da, decla­rán­do­se qué todos los paí­ses socia­lis­tas, espe­cial­men­te la DPRK, eran esta­dos enemi­gos. Esta ley era apre­ta­da al vése­lo Pac­to Anti­co­min­tern fir­ma­do por la Ale­ma­nia nazi, por la Itá­lia fas­cis­ta y por el Japón mili­ta­ris­ta. Tan extre­mo era el anti­co­mu­nis­mo, que los cen­so­res orde­na­ron borrar las fotos del líder de Corea del Nor­te que apa­re­cian en las edi­cio­nes inter­na­cio­na­les del Times. Asi­mis­mo, en las escue­las comen­zó un pro­gra­ma de adoc­tri­na­men­to anti­co­mu­nis­ta, bus­can­do impe­dir que en las nue­vas gene­ra­cio­nes bro­ta­ran sim­pa­tías por el comu­nis­mo y por la DPRK. El nor­te, sus líde­res y su sis­te­ma eco­nó­mi­co, fue demo­ni­za­do.
En 2005, The New York Times publi­có un repor­ta­je sobre sur­co­rea­nos que tra­ba­jan con nor­co­rea­nos en la zona indus­trial de Kae­song: «Algu­nos sur­co­rea­nos dicen sen­tir apu­ro al tra­ba­jar jun­to con nor­co­re­naos, por­que la edu­ca­ción feroz­men­te anti­co­mu­nis­ta de Corea del Sur incul­có en ellos que los corea­nos del nor­te eran peli­gro­sos y mal­va­dos. En Corea del Nor­te, sin embar­go, los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos ade­más de seña­lar el papel títe­re del gobierno de Corea del Sur, gui­ño­les de los nor­te­ame­ri­ca­nos, enfa­ti­zan que los sur­co­rea­nos son her­ma­nas y hermanos.«9
En el nor­te habia alo­ja­mien­to de bal­de, asis­ten­cia sani­ta­ria gra­tui­ta, igual­dad de dere­chos para las muje­res y amis­tad con los com­pa­trio­tas de la otra ban­da del para­le­lo 38; en el sur, no exis­tía nin­gún segu­ro médi­co, nin­gu­na red de pro­tec­ción social, las horas de tra­ba­jo más lar­gas del mun­do indus­trial, sala­rios mise­ra­ble­men­te bajos y adoc­tri­na­mien­to en el cul­to al odio y al mie­do a los com­pa­trio­tas sep­ten­trio­na­les.
En el nor­te, los pro­pie­ta­rios y los terra­te­nen­tes corea­nos duran­te la ocu­pa­ción japo­ne­sa fue­ron pur­ga­dos de las posi­cio­nes de poder; en el sur, la mis­ma cla­se de cola­bo­ra­do­res que habían ser­vi­do a los japo­ne­ses antes, esta­ban en el poder. En enero de 2005, Roh Moo Hyun, el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Corea, se que­ja­ba de la inca­pa­ci­dad del sur para aca­bar «con la abe­rra­ción his­tó­ri­ca que supo­ne que las famí­lias que lucha­ron por la inde­pen­dén­cia de la nación habían pade­ci­do la pobre­za duran­te tres gene­ra­cio­nes, mien­tras que las famí­lias cola­bo­ra­cio­nis­tas con los japo­ne­ses habían dis­fru­ta­do del éxi­to duran­te tres generaciones.«10
Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos del nor­te
El colap­so de los mer­ca­dos de expor­ta­ción del nor­te con la que­da del blo­que socia­lis­ta, una série de catás­tro­fes natu­ra­les, el blo­queo eco­nó­mi­co cons­tan­te de los Esta­dos Uni­dos y el des­vio de los esca­sos recu­ros a la defen­sa mili­tar, debi­li­ta­ron seve­ra­men­te la eco­no­mía de la DPRK des­de la caí­da del Muro de Ber­lín.
Bajo Gor­ba­chov, los sovié­ti­cos pro­cu­ra­ron su nue­vo rol bajo el ampa­ro de los Esta­dos Uni­dos, lo que impli­có tam­bién aban­do­nar a sus vie­jos alia­dos. El comer­cio sovié­ti­co con Corea del Nor­te se para­li­zó des­de 1988 has­ta 1992, y el sumi­nis­tro de petró­leo fue redu­ci­da seve­ra­men­te en 1991.
Las polí­ti­cas de Gor­va­chov arrui­na­ron las eco­no­mias de los esta­dos socia­lis­tas, hun­dien­do, pri­me­ro en el caos y des­pués en el aban­dono, al blo­que socia­lis­ta. Los mer­ca­dos de expor­ta­ción del nor­te des­apa­re­cie­ron, pri­van­do a Pyong­yang de la mone­da extran­je­ra que pre­ci­sa­ba para impor­tar el car­bón y el petró­leo. La insu­fi­cién­cia de petró­leo pro­vo­có un duro gol­pe a la agri­cul­tu­ra (la maqui­ná­ria no podia fun­cio­nar) y a la indus­tria quí­mi­ca. La impo­si­bi­li­dad de pro­du­cir fer­ti­li­zan­tes fue otro gol­pe con­tra la agri­cul­tu­ra, que pro­vo­có la esca­sez de ali­men­tos, acen­tua­da por una série de secas y lle­nas en la mitad de los años 90.
Ante la limi­ta­ción de sus mer­ca­dos exte­rio­res ‑un pro­ble­ma acre­cen­ta­do hoy por las san­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y por las manio­bras de Washing­ton para ais­lar Corea del Nor­te del sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial- la DPRK se con­vir­tió en el mayor expor­ta­dor de misi­les balís­ti­cos, lo que le sumi­nis­tró la mone­da extran­je­ra nece­sa­ria para las impor­ta­cio­nes esen­cia­les.
Con las fábri­cas y la maqui­na­ria agrí­co­la tra­ba­jan­do por deba­jo de sus capa­ci­da­des, Pyong­yang luchó para crear una defen­sa crei­ble con­tra las con­tí­nuas ame­na­zas de los Esta­dos Uni­dos. El Pen­tá­gono había intro­du­ci­do arma­men­to nuclear en la par­te sur des­pués de 1953. Dece­nas de milla­res de sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­cian en la penín­su­la corea­na, y otros tan­tos fue­ron des­ple­ga­dos en el cer­cano Japón. Los buques de gue­rra ame­ri­ca­nos patru­lla­ban las aguas de los lími­tes terri­to­ria­les de la DPRK, los bom­bar­de­ros nuclea­res efec­tua­ban prác­ti­cas de tiro y avio­nes espías sobre­vo­la­ban el espa­cio aéreo de una Corea del Nor­te ame­na­za­da.
Con el fin de la Gue­rra Fria, las ame­na­zas cre­cie­ron. El 30% del pre­su­pues­to mili­tar yan­qui era des­ti­na­do a Corea.

1 Bru­ce Cumings, “Korea’s Pla­ce in the Sun: A Modern His­tory (Upda­ted Edi­tion),” W.W. Nor­ton & Com­pany, 2005;
p. 404. Todas las refe­ren­cias his­tó­ri­cas pro­ce­den de esta obra o de Bru­ce Cumings, “North Korea: Another Country,” The New Press, 2004.
2 Cumings es cate­drá­ti­co de His­tó­ria en la Uni­ver­si­dad de Chica­go.
3 Anna Loui­se Strong, “In North Korea: First Eye-Wit­ness Report,” Soviet Rus­sia Today, New York, 1949.
4 “Absent from the Korea Talks: Bush’s Hard-Liner,» The New York Times, 2 de setem­bro, 2003.
5 Bru­ce Cumings, “We look at it and see our­sel­ves,” Lon­don Review of Books, 15 de diciem­bre, 2005.
6 Hugh Dea­ne, “The Korean War: 1945 – 1953,” Chi­na Books & Perio­di­cals, San Fran­cis­co, 1999.
7 R. Pal­me Dutt, “Pro­blems of Con­tem­po­rary His­tory,” Inter­na­tio­nal Publishers, New York.
8 New York Times, 13 de agos­to, 2003.
9 New York Times, 8 de febre­ro, 2005.

10 New York Times, 5 de enero, 2005.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *