Tres fuen­tes y tres par­tes inte­gran­tes del mar­xis­mo por V.I. Lenin

Con­ti­nuan­do con tex­tos cla­si­cos del mar­xis­mo, de nue­vo Lenin y un tex­to fun­da­men­tal, las 3 par­tes inte­gran­tes del marxismo…a dis­fru­tar­lo!

NOTA DEL EDITOR
La pre­sen­te ver­sión ha sido rea­li­za­da sobre la base de diver­sas edi­cio­nes en len­gua cas­te­lla­na y con­fron­ta­da con el ori­gi­nal ruso.
TRES FUENTES Y TRES PARTES INTEGRANTES DEL MARXISMO
La doc­tri­na de Marx sus­ci­ta en todo el mun­do civi­li­za­do la mayor hos­ti­li­dad y el odio de toda la cien­cia bur­gue­sa (tan­to la ofi­cial como la libe­ral), que ve en el mar­xis­mo algo así como una «sec­ta per­ni­cio­sa». Y no pue­de espe­rar­se otra acti­tud, pues en una socie­dad que tie­ne como base la lucha de cla­ses no pue­de exis­tir una cien­cia social «impar­cial». De uno u otro modo, toda la cien­cia ofi­cial y libe­ral defien­de
la escla­vi­tud asa­la­ria­da, mien­tras que el mar­xis­mo ha decla­ra­do una gue­rra impla­ca­ble a esa escla­vi­tud. Espe­rar que la cien­cia sea impar­cial en una socie­dad de escla­vi­tud asa­la­ria­da, sería la mis­ma absur­da inge­nui­dad que espe­rar impar­cia­li­dad por par­te de los fabri­can­tes en lo que se refie­re al pro­ble­ma de si deben aumen­tar­se los sala­rios de los obre­ros dis­mi­nu­yen­do los bene­fi­cios del capi­tal.
Pero hay más. La his­to­ria de la filo­so­fía y la his­to­ria de la cien­cia social mues­tran con diá­fa­na cla­ri­dad que en el mar­xis­mo nada hay que se parez­ca al «sec­ta­ris­mo», en el sen­ti­do de que sea una doc­tri­na faná­ti­ca, petri­fi­ca­da, sur­gi­da al mar­gen de la vía prin­ci­pal que ha segui­do el desa­rro­llo de la civi­li­za­ción mun­dial. Por el con­tra­rio, lo genial en Marx es, pre­ci­sa­men­te, que dio res­pues­ta a los pro­ble­mas que el pen­sa­mien­to de avan­za­da de la huma­ni­dad había plan­tea­do ya. Su doc­tri­na sur­gió como la con­ti­nua­ción
direc­ta e inme­dia­ta de las doc­tri­nas de los más gran­des repre­sen­tan­tes de la filo­so­fía, la eco­no­mía polí­ti­ca y el socia­lis­mo.
La doc­tri­na de Marx es omni­po­ten­te por­que es ver­da­de­ra. Es com­ple­ta y armó­ni­ca, y brin­da a los hom­bres una con­cep­ción inte­gral del mun­do, intran­si­gen­te con toda supers­ti­ción, con toda reac­ción y con toda defen­sa de la opre­sión bur­gue­sa. El mar­xis­mo es el here­de­ro legí­ti­mo de lo mejor que la huma­ni­dad creó en el siglo XIX: la filo­so­fía ale­ma­na, la eco­no­mía polí­ti­ca ingle­sa y el socia­lis­mo fran­cés.
Nos deten­dre­mos bre­ve­men­te en estas tres fuen­tes del mar­xis­mo, que cons­ti­tu­yen, a la vez, sus par­tes inte­gran­tes.

I
La filo­so­fía del mar­xis­mo es el mate­ria­lis­mo.
A lo lar­go de toda la his­to­ria moder­na de Euro­pa, y en espe­cial en Fran­cia a fines del siglo XVIII, don­de se desa­rro­lló la bata­lla deci­si­va con­tra toda la esco­ria medie­val, con­tra el feu­da­lis­mo en las ins­ti­tu­cio­nes y en las ideas, el mate­ria­lis­mo se mos­tró como la úni­ca filo­so­fía con­se­cuen­te, fiel a todo lo que ense­ñan las cien­cias natu­ra­les, hos­til a la supers­ti­ción, a la moji­ga­ta hipo­cre­sía, etc. Por eso, los enemi­gos de la demo­cra­cia empe­ña­ron todos sus esfuer­zos para tra­tar de «refu­tar», minar, difa­mar el mate­ria­lis­mo y salie­ron en defen­sa de las diver­sas for­mas del idea­lis­mo filo­só­fi­co, que se redu­ce
siem­pre, de una u otra for­ma, a la defen­sa o al apo­yo de la reli­gión.
Marx y Engels defen­die­ron del modo más enér­gi­co el mate­ria­lis­mo filo­só­fi­co y expli­ca­ron reite­ra­das veces el pro­fun­do error que sig­ni­fi­ca­ba toda des­via­ción de esa base. En las obras de Engels
Lud­wig Feuer­bach y Anti‑D&uumlhring, que – al igual que el Mani­fies­to Comu­nis­ta son los libros de cabe­ce­ra de todo obre­ro con con­cien­cia de cla­se, es don­de apa­re­cen expues­tas con mayor cla­ri­dad y deta­lle sus opi­nio­nes.
Pero Marx no se detu­vo en el mate­ria­lis­mo del siglo XVIII, sino que desa­rro­lló la filo­so­fía lle­ván­do­la a un nivel supe­rior. La enri­que­ció con los logros de la filo­so­fía clá­si­ca ale­ma­na, en espe­cial con el sis­te­ma de Hegel, el que, a su vez, había con­du­ci­do al mate­ria­lis­mo de Feuer­bach. El prin­ci­pal de estos logros es la
dia­léc­ti­ca, es decir, la doc­tri­na del desa­rro­llo en su for­ma más com­ple­ta, pro­fun­da y libre de uni­la­te­ra­li­dad, la doc­tri­na acer­ca de lo rela­ti­vo del cono­ci­mien­to humano, que nos da un refle­jo de la mate­ria en per­pe­tuo desa­rro­llo. Los noví­si­mos des­cu­bri­mien­tos de las cien­cias natu­ra­les – el radio, los elec­tro­nes, la tras­for­ma­ción de los ele­men­tos – son una admi­ra­ble con­fir­ma­ción del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co de Marx, quié­ran­lo o no las doc­tri­nas de los filó­so­fos bur­gue­ses, y sus «nue­vos» retor­nos al vie­jo y deca­den­te idea­lis­mo.
Marx pro­fun­di­zó y desa­rro­lló total­men­te el mate­ria­lis­mo filo­só­fi­co, e hizo exten­si­vo el cono­ci­mien­to de la natu­ra­le­za al cono­ci­mien­to de la socie­dad huma­na.
El mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co de Marx es una enor­me con­quis­ta del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co. Al caos y la arbi­tra­rie­dad que impe­ran has­ta enton­ces en los pun­tos de vis­ta sobre his­to­ria y polí­ti­ca, suce­dió una teo­ría cien­tí­fi­ca asom­bro­sa­men­te com­ple­ta y armó­ni­ca, que mues­tra cómo, en vir­tud del desa­rro­llo de las
fuer­zas pro­duc­ti­vas, de un sis­te­ma de vida social sur­ge otro más ele­va­do; cómo del feu­da­lis­mo, por ejem­plo, nace el capi­ta­lis­mo.
Así como el cono­ci­mien­to del hom­bre refle­ja la natu­ra­le­za (es decir, la mate­ria en desa­rro­llo), que exis­te inde­pen­dien­te­men­te de él, así el cono­ci­mien­to social del hom­bre (es decir, las diver­sas con­cep­cio­nes y doc­tri­nas filo­só­fi­cas, reli­gio­sas, polí­ti­cas, etc.), refle­ja el
régi­men eco­nó­mi­co de la socie­dad. Las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas son la super­es­truc­tu­ra que se alza sobre la base eco­nó­mi­ca. Así vemos, por ejem­plo, que las diver­sas for­mas polí­ti­cas de los Esta­dos euro­peos moder­nos sir­ven para refor­zar la domi­na­ción de la bur­gue­sía sobre el pro­le­ta­ria­do.
La filo­so­fía de Marx es un mate­ria­lis­mo filo­só­fi­co aca­ba­do, que ha pro­por­cio­na­do a la huma­ni­dad, y sobre todo a la cla­se obre­ra, la pode­ro­sa arma del saber.

II
Des­pués de haber com­pren­di­do que el régi­men eco­nó­mi­co es la base sobre la cual se eri­ge la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca, Marx se entre­gó sobre todo al estu­dio aten­to de ese sis­te­ma eco­nó­mi­co. La obra prin­ci­pal de Marx, El Capi­tal, está con sagra­da al estu­dio del régi­men eco­nó­mi­co de la socie­dad moder­na, es decir, la capi­ta­lis­ta.
La eco­no­mía polí­ti­ca clá­si­ca ante­rior a Marx sur­gió en Ingla­te­rra, el país capi­ta­lis­ta más desa­rro­lla­do. Adam Smith y David Ricar­do, en sus inves­ti­ga­cio­nes del régi­men eco­nó­mi­co, sen­ta­ron las bases de la
teo­ría del valor por el tra­ba­jo Marx pro­si­guió su obra; demos­tró estric­ta­men­te esa teo­ría y la desa­rro­lló con­se­cuen­te­men­te; mos­tró que el valor de
toda mer­can­cía está deter­mi­na­do por la can­ti­dad de tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio inver­ti­do en su pro­duc­ción.
Allí don­de los eco­no­mis­tas bur­gue­ses veían rela­cio­nes entre obje­tos (cam­bio de una mer­can­cía por otra), Marx des­cu­brió rela­cio­nes entre per­so­nas.
El cam­bio de mer­can­cías expre­sa el víncu­lo esta­ble­ci­do a tra­vés del mer­ca­do entre los pro­duc­to­res ais­la­dos.
El dine­ro, al unir indi­so­lu­ble­men­te en un todo úni­co la vida eco­nó­mi­ca ínte­gra de los pro­duc­to­res ais­la­dos, sig­ni­fi­ca que este víncu­lo se hace cada vez más estre­cho.
El capi­tal sig­ni­fi­ca un desa­rro­llo ulte­rior de este víncu­lo: la fuer­za de tra­ba­jo del hom­bre se tras­for­ma en mer­can­cía. El obre­ro asa­la­ria­do ven­de su fuer­za de tra­ba­jo al pro­pie­ta­rio de la tie­rra, de las fábri­cas, de los ins­tru­men­tos de tra­ba­jo. El obre­ro emplea una par­te de la jor­na­da de tra­ba­jo en cubrir el cos­to de su sus­ten­to y el de su fami­lia (sala­rio); duran­te la otra par­te de la jor­na­da tra­ba­ja gra­tis, crean­do para el capi­ta­lis­ta
la plus­va­lía, fuen­te de las ganan­cias, fuen­te de la rique­za de la cla­se capi­ta­lis­ta.
La teo­ría de la plus­va­lía es la pie­dra angu­lar de la teo­ría eco­nó­mi­ca de Marx.
El capi­tal, crea­do por el tra­ba­jo del obre­ro, opri­me al obre­ro, arrui­na a los peque­ños pro­pie­ta­rios y crea un ejér­ci­to de des­ocu­pa­dos. En la indus­tria, el triun­fo de la gran pro­duc­ción se advier­te en segui­da, pero tam­bién en la agri­cul­tu­ra se obser­va ese mis­mo fenó­meno, don­de la supe­rio­ri­dad de la gran agri­cul­tu­ra capi­ta­lis­ta es acre­cen­ta­da, aumen­ta el empleo de maqui­na­ria, y la eco­no­mía cam­pe­si­na, atra­pa­da por el capi­tal mone­ta­rio, lan­gui­de­ce y se arrui­na bajo el peso de su téc­ni­ca atra­sa­da. En la agri­cul­tu­ra la deca­den­cia de la peque­ña pro­duc­ción asu­me otras for­mas, pero es un hecho indis­cu­ti­ble.
Al azo­tar la peque­ña pro­duc­ción, el capi­tal lle­va al aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y a la crea­ción de una situa­ción de mono­po­lio para los con­sor­cios de los gran­des capi­ta­lis­tas. La mis­ma pro­duc­ción va adqui­rien­do cada vez más un carác­ter social – cien­tos de miles y millo­nes de obre­ros liga­dos entre sí en un orga­nis­mo eco­nó­mi­co sis­te­má­ti­co –, mien­tras que un puña­do de capi­ta­lis­tas se apro­pia del pro­duc­to de este tra­ba­jo colec­ti­vo. Se inten­si­fi­can la anar­quía de la pro­duc­ción, las cri­sis, la carre­ra deses­pe­ra­da en bus­ca de mer­ca­dos, y se vuel­ve más
inse­gu­ra la vida de las masas de la pobla­ción.
Al aumen­tar la depen­den­cia de los obre­ros hacia el capi­tal, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta crea la gran fuer­za del tra­ba­jo con­jun­to.
Marx sigue el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo des­de los pri­me­ros gér­me­nes de la eco­no­mía mer­can­til, des­de el sim­ple true­que, has­ta sus for­mas más ele­va­das, has­ta la gran pro­duc­ción.
Y la expe­rien­cia de todos los paí­ses capi­ta­lis­tas, vie­jos y nue­vos, demues­tra cla­ra­men­te, año tras año, a un núme­ro cada vez mayor de obre­ros, la vera­ci­dad de esta doc­tri­na de Marx.
El capi­ta­lis­mo ha triun­fa­do en el mun­do ente­ro, pero este triun­fo no es más que el pre­lu­dio del triun­fo del tra­ba­jo sobre el capi­tal.

III
Cuan­do fue derro­ca­do el feu­da­lis­mo y sur­gió en el mun­do la «libre» socie­dad capi­ta­lis­ta, en segui­da se puso de mani­fies­to que esa liber­tad repre­sen­ta­ba un nue­vo sis­te­ma de opre­sión y explo­ta­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor. Como refle­jo de esa opre­sión y como pro­tes­ta con­tra ella, apa­re­cie­ron in-
media­ta­men­te diver­sas doc­tri­nas socia­lis­tas. Sin embar­go, el socia­lis­mo pri­mi­ti­vo era un socia­lis­mo utó­pi­co.
Cri­ti­ca­ba la socie­dad capi­ta­lis­ta, la con­de­na­ba, la mal­de­cía, soña­ba con su des­truc­ción, ima­gi­na­ba un régi­men supe­rior, y se esfor­za­ba por hacer que los ricos se con­ven­cie­ran de la inmo­ra­li­dad de la explo­ta­ción.
Pero el socia­lis­mo utó­pi­co no podía indi­car una solu­ción real. No podía expli­car la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de la escla­vi­tud asa­la­ria­da bajo el capi­ta­lis­mo, no podía des­cu­brir las leyes del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, ni seña­lar qué fuer­za social está en con­di­cio­nes de con­ver­tir­se en crea­do­ra de una nue­va socie­dad.
Entre­tan­to, las tor­men­to­sas revo­lu­cio­nes que en toda Euro­pa, y espe­cial­men­te en Fran­cia, acom­pa­ña­ron la caí­da del feu­da­lis­mo, de la ser­vi­dum­bre, reve­la­ban en for­ma cada vez más pal­pa­ble que la base de todo desa­rro­llo y su fuer­za motriz era la lucha de cla­ses.
Ni una sola vic­to­ria de la liber­tad polí­ti­ca sobre la cla­se feu­dal se logró sin una deses­pe­ra­da resis­ten­cia. Ni un solo país capi­ta­lis­ta se for­mó sobre una base más o menos libre o demo­crá­ti­ca, sin una lucha a muer­te entre las diver­sas cla­ses de la socie­dad capi­ta­lis­ta.
El genio de Marx con­sis­te en haber sido el pri­me­ro en dedu­cir de ello la con­clu­sión que ense­ña la his­to­ria del mun­do y en apli­car con­se­cuen­te­men­te esas lec­cio­nes. La con­clu­sión a que lle­gó es la doc­tri­na de la lucha de cla­ses.
Los hom­bres han sido siem­pre, en polí­ti­ca, víc­ti­mas necias del enga­ño ajeno y pro­pio, y lo segui­rán sien­do mien­tras no apren­dan a des­cu­brir detrás de todas las fra­ses, decla­ra­cio­nes y pro­me­sas mora­les, reli­gio­sas, polí­ti­cas y socia­les, los intere­ses de una u otra cla­se. Los que abo­gan por refor­mas y mejo­ras se verán siem­pre bur­la­dos por los defen­so­res de lo
vie­jo mien­tras no com­pren­dan que toda ins­ti­tu­ción vie­ja, por bár­ba­ra y podri­da que parez­ca, se sos­tie­ne por la fuer­za de deter­mi­na­das cla­ses domi­nan­tes. Y para ven­cer la resis­ten­cia de esas cla­ses, sólo hay un medio: encon­trar en la mis­ma socie­dad que nos rodea, las fuer­zas que pue­den – y, por su situa­ción social, deben­cons­ti­tuir la fuer­za capaz de barrer lo vie­jo y crear lo nue­vo, y edu­car y orga­ni­zar a esas fuer­zas para la lucha.
Sólo el mate­ria­lis­mo filo­só­fi­co de Marx seña­ló al pro­le­ta­ria­do la sali­da de la escla­vi­tud espi­ri­tual en que se han con­su­mi­do has­ta hoy todas las cla­ses opri­mi­das. Sólo la teo­ría eco­nó­mi­ca de Marx expli­có la situa­ción real del proíe­ta­ria­do en el régi­men gene­ral del capi­ta­lis­mo.
En el mun­do ente­ro, des­de Nor­te­amé­ri­ca has­ta el Japón y des­de Sue­cia has­ta el Afri­ca del Sur, se mul­ti­pli­can orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes del pro­le­ta­ria­do. Este se ins­tru­ye y edu­ca al librar su lucha de cla­se, se des­po­ja de los pre­jui­cios de la socie­dad bur­gue­sa, está adqui­rien­do una cohe­sión cada vez mayor y apren­dien­do a medir el alcan­ce de sus éxi­tos, tem­pla sus fuer­zas y cre­ce irre­sis­ti­ble­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *