En el comien­zo de un lar­go via­je por Jor­ge Beins­tein

Cre­púscu­lo del capi­ta­lis­mo, nos­tal­gias, heren­cias, bar­ba­ries y espe­ran­zas a comien­zos del siglo XXI/​Este tex­to se basa en las ponen­cias pre­sen­ta­das en los semi­na­rios “Mar­gen Esquer­da-Ist­van Mes­za­ros”- USP-Edi­to­rial Boi­tem­po, Sao Paulo,18 – 21 de agos­to de 2009 y “Cri­si glo­ba­le, lavo­ro, demo­cra­zia”, Fon­da­zio­ne Gui­do Pic­ci­ni – Facul­tà di Eco­no­mia dell Uni­ver­si­tà degli Stu­di di Bres­cia – Bres­cia, 27 – 28 novem­bre 2009

¿Comien­zo del fin (o fin del comien­zo) de la cri­sis?

Des­de el ini­cio de 2009 Ben Ber­nan­ke seña­la­ba que antes del fin de ese año comen­za­rían a ver­se sín­to­mas cla­ros de supera­ción de la cri­sis y hacia el mes de agos­to anun­ció que “lo peor de la rece­sión ha que­da­do atrás” (1). Antes de que esta­lla­ra la bom­ba finan­cie­ra en sep­tiem­bre de 2008 Ber­nan­ke pro­nos­ti­ca­ba que dicho esta­lli­do nun­ca iba a ocu­rrir, y cuan­do final­men­te ocu­rrió su nue­vo pro­nós­ti­co era que en poco tiem­po lle­ga­ría la recu­pe­ra­ción, aho­ra el Pre­si­den­te de la Reser­va Fede­ral de los Esta­dos Uni­dos ha deci­di­do no espe­rar más y le anun­cia al mun­do el comien­zo del fin de la pesa­di­lla.

No ha sido el úni­co en hacer­lo, una apa­bu­llan­te cam­pa­ña mediá­ti­ca ha veni­do uti­li­zan­do algu­nas seña­les ais­la­das para impo­ner esa idea. Así fue como el rena­ci­mien­to de la bur­bu­ja bur­sá­til glo­bal des­de media­dos de mar­zo fue pre­sen­ta­da como un sín­to­ma de mejo­ría eco­nó­mi­ca gene­ral, una nube de “exper­tos” nos expli­có que la eufo­ria de la Bol­sa esta­ba anti­ci­pan­do el fin de la rece­sión.

En reali­dad las inyec­cio­nes masi­vas de dine­ro de los gobier­nos de las gran­des poten­cias eco­nó­mi­cas bene­fi­cian­do prin­ci­pal­men­te al sis­te­ma finan­cie­ro gene­ra­ron enor­mes exce­den­tes de fon­dos que, en con­di­cio­nes de enfria­mien­to gene­ra­li­za­do de la pro­duc­ción y el con­su­mo, encon­tra­ron en los nego­cios bur­sá­ti­les un espa­cio favo­ra­ble para ren­ta­bi­li­zar sus capi­ta­les.
Jugan­do al alza de los valo­res de las accio­nes empu­ja­ban hacia arri­ba sus pre­cios lo que a su vez inci­ta­ba a inver­tir más y más dine­ro en la Bol­sa. A esto debe­mos agre­gar que el motor de la eufo­ria bur­sá­til mun­dial, la bol­sa de los Esta­dos Uni­dos, ade­más del dine­ro deri­va­do de los sal­va­ta­jes loca­les ha esta­do reci­bien­do impor­tan­tes flu­jos de fon­dos espe­cu­la­ti­vos exter­nos que apro­ve­chan­do la per­sis­ten­te caí­da del dólar se pre­ci­pi­ta­ron a com­prar accio­nes bara­tas y en alza.
Se repi­tió así la secuen­cia espe­cu­la­ti­va de fines de los años 1990 y de 2007 pero con una dife­ren­cia deci­si­va: el con­tex­to de la bur­bu­ja actual no es el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía sino la rece­sión (o en el mejor de los casos el estan­ca­mien­to). Las bur­bu­jas ante­rio­res (bur­sá­ti­les, inmo­bi­lia­rias, comer­cia­les, etc.) inter­ac­tua­ban “posi­ti­va­men­te” con el res­to de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas; la subas en los pre­cios de las accio­nes o de las vivien­das alen­ta­ban el con­su­mo y la pro­duc­ción y a su vez estos cre­ci­mien­tos gene­ra­ban fon­dos que en bue­na medi­da se vol­ca­ban hacia los nego­cios espe­cu­la­ti­vos pro­du­cién­do­se así una suer­te de circu­lo vir­tuo­so espe­cu­la­ti­vo-con­su­mis­ta-pro­duc­ti­vo de carác­ter glo­bal en últi­ma ins­tan­cia per­ver­so, des­ti­na­do a mediano pla­zo al desas­tre pero que cau­sa­ba pros­pe­ri­dad en el cor­to pla­zo.

Por el con­tra­rio la bur­bu­ja bur­sá­til de 2009 con­tras­ta con bajos nive­les de con­su­mo e inver­sio­nes pro­duc­ti­vas y altos nive­les de des­ocu­pa­ción. Los exce­den­tes de capi­ta­les blo­quea­dos por una eco­no­mía pro­duc­ti­va decli­nan­te con­si­guen bene­fi­cios en la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, lo que se pro­du­ce enton­ces gra­cias a los fabu­lo­sos sal­va­ta­jes finan­cie­ros de los gobier­nos es un circu­lo vicio­so basa­do en la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y el cre­ci­mien­to débil o nega­ti­vo.

En el caso del gobierno nor­te­ame­ri­cano este efec­to nega­ti­vo fue sua­vi­za­do a tra­vés de enor­mes sub­si­dios que con­si­guie­ron apun­ta­lar algu­nos con­su­mos y de ese modo des­ace­le­rar pri­me­ro y más ade­lan­te rever­tir la cur­va des­cen­den­te del Pro­duc­to Bru­to Interno. A las fuer­tes caí­das del últi­mo tri­mes­tre de 2008 y del pri­me­ro de 2009 le suce­dió un des­cen­so sua­ve en el segun­do tri­mes­tre y un cre­ci­mien­to en el ter­ce­ro empu­ja­do por los sub­si­dios guber­na­men­ta­les para la com­pra de auto­mó­vi­les y vivien­das más los gas­tos mili­ta­res, pero detrás de esa efí­me­ra recu­pe­ra­ción apa­re­ce la expan­sión desen­fre­na­da del défi­cit fis­cal y del endeu­da­mien­to públi­co.

Es evi­den­te que la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na no sale de la tram­pa de la deca­den­cia, los ali­vios tran­si­to­rios, las ten­ta­ti­vas de recu­pe­ra­ción, los cre­ci­mien­tos dro­ga­dos for­ta­le­cen, recom­po­nen los meca­nis­mos para­si­ta­rios que la han lle­va­do al desas­tre actual. Y el hun­di­mien­to del impe­rio (del cen­tro arti­cu­la­dor del mun­do capi­ta­lis­ta) arras­tra al con­jun­to del sis­te­ma mun­dial.

Aho­ra, hacia fines de 2009, nos encon­tra­mos a la espe­ra de una pró­xi­ma segun­da caí­da rece­si­va (el año 2010 podría ser el perío­do de dicha catás­tro­fe) segu­ra­men­te mucho más fuer­te que la des­ata­da en el últi­mo tri­mes­tre de 2008. Los sal­va­ta­jes finan­cie­ros glo­ba­les de 2008 – 2009 des­ace­le­ra­ron la caí­da eco­nó­mi­ca pero gene­ran­do enor­mes défi­cits fis­ca­les en las poten­cias cen­tra­les que las colo­ca ante gra­ves ame­na­zas infla­cio­na­rias y de debi­li­ta­mien­to extre­mo en la capa­ci­dad de pago de sus Esta­dos, cuya gene­ro­si­dad fis­cal (hacia las gran­des empre­sas y las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras) no con­si­guió gene­rar el ansia­do des­pe­gue de la inver­sión y el con­su­mo que anun­cia­ban sus diri­gen­tes.

Según ellos ese pro­me­ti­do gol­pe de deman­da debe­ría pro­du­cir la reac­ti­va­ción dura­ble de la eco­no­mía mun­dial y en con­se­cuen­cia la reduc­ción de los défi­cits, la anu­la­ción del peli­gro hiper-infla­cio­na­rio, etc. Ape­nas logra­ron modes­tas reac­ti­va­cio­nes de cier­tos con­su­mos, algu­nas ilu­sio­nes esta­dís­ti­cas (cre­ci­mien­tos del PBI, etc.) y más para­si­tis­mo. El fra­ca­so es evi­den­te, lo que no impi­de que vuel­van una y otra vez a apli­car sus inú­ti­les medi­ci­nas inter­ven­cio­nis­tas (en una curio­sa com­bi­na­ción ideo­ló­gi­ca de neo­li­be­ra­lis­mo y neo­key­ne­sia­mo finan­cie­ro), lo harán has­ta que se les ago­ten los recur­sos, pri­sio­ne­ros de la locu­ra gene­ral del sis­te­ma. En sus cere­bros no entra la reali­dad del vio­len­to cam­bio de épo­ca que ha con­ver­ti­do en obso­le­tos sus vie­jos ins­tru­men­tos.

Peor aún, no se tra­ta solo de una “cri­sis eco­nó­mi­ca”, otras “cri­sis” están a la vis­ta y en cual­quier momen­to podrían gol­pear con fuer­za a un sis­te­ma glo­bal muy frá­gil, entre ellas debe­mos des­ta­car a las cri­sis ener­gé­ti­ca y ali­men­ta­ria (que se hicie­ron pre­sen­tes duran­te el año 2008). O a la degra­da­ción del com­ple­jo mili­tar-indus­trial de los Esta­dos Uni­dos invo­lu­cran­do al con­jun­to de apa­ra­tos mili­ta­res de la OTAN empan­ta­na­dos en las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán-Pakis­tán, sumer­gi­do en una catas­tró­fi­ca cri­sis de per­cep­ción: la sor­pren­den­te resis­ten­cia de esos pue­blos peri­fé­ri­cos des­bor­da su capa­ci­dad de com­pren­sión de la reali­dad, se repi­te a nive­les mucho más ele­va­dos el “efec­to Viet­nam” o el des­con­cier­to de Hitler ante la ava­lan­cha sovié­ti­ca.
Tam­bién es nece­sa­rio men­cio­nar a las cri­sis urba­na y ambien­tal que jun­to a la decli­na­ción de valo­res mora­les y cul­tu­ra­les, de creen­cias socia­les, van aho­gan­do gra­dual­men­te a los para­dig­mas deci­si­vos del mun­do bur­gués, des­or­de­nan­do, dete­rio­ran­do a los sis­te­mas polí­ti­cos, a las estruc­tu­ras de inno­va­ción pro­duc­ti­va, a los meca­nis­mos de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca.

En suma, nos encon­tra­mos ante la apa­rien­cia de una con­ver­gen­cia de nume­ro­sas “cri­sis”, en reali­dad se tra­ta de una úni­ca cri­sis gigan­tes­ca, con diver­sos ros­tros, de dimen­sión (pla­ne­ta­ria) nun­ca antes vis­ta en la his­to­ria, su aspec­to es el de un gran cre­púscu­lo que ame­na­za pro­lon­gar­se duran­te un lar­go perío­do.

1968 – 2007: la eta­pa pre­pa­ra­to­ria

La cri­sis actual ha teni­do un lar­go perío­do de ges­ta­ción (apro­xi­ma­da­men­te entre 1968 y 2007), duran­te el cual se desa­rro­lló una cri­sis cró­ni­ca de sobre­pro­duc­ción que fue acu­mu­lan­do para­si­tis­mo y depre­da­ción del eco­sis­te­ma. El pro­ce­so de esas cua­tro déca­das pue­de ser inter­pre­ta­do como una pos­ter­ga­ción del desas­tre gra­cias a la expan­sión finan­cie­ra-mili­tar (cen­tra­da en los Esta­dos Uni­dos), la inte­gra­ción peri­fé­ri­ca de mano de obra indus­trial bara­ta (Chi­na, etc.), la depre­da­ción ace­le­ra­da de recur­sos natu­ra­les (en espe­cial los ener­gé­ti­cos no reno­va­bles) y el pilla­je finan­cie­ro de una amplio aba­ni­co de paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos. Tam­bién pue­de ser vis­to bajo la for­ma de una “fuga hacia ade­lan­te” del sis­te­ma impul­sa­da por sus gran­des moto­res para­si­ta­rios.

Ambas visio­nes debe­rían ser inte­gra­das uti­li­zan­do el con­cep­to de “capi­ta­lis­mo senil” (2), es decir de un fenó­meno de enve­je­ci­mien­to avan­za­do del sis­te­ma que des­plie­ga todo su com­ple­jo ins­tru­men­tal anti-cri­sis acu­mu­la­do en una lar­ga his­to­ria bise­cu­lar pero que sin embar­go no pue­de impe­dir el agra­va­mien­to de sus enfer­me­da­des, su deca­den­cia.

La expan­sión del para­si­tis­mo y la decli­na­ción de la diná­mi­ca pro­duc­ti­va glo­bal cons­ti­tu­yen pro­ce­sos estre­cha­men­te vin­cu­la­dos: des­de media­dos de los años 1970 las tasas de cre­ci­mien­to del Pro­duc­to Bru­to Mun­dial se movie­ron de mane­ra irre­gu­lar en torno de una linea des­cen­den­te mien­tras que la espe­cu­la­ción finan­cie­ra se expan­día a un rit­mo ver­ti­gi­no­so.

Si obser­va­mos el com­por­ta­mien­to de las tres eco­no­mías cen­tra­les: los Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea y Japón, cons­ta­ta­re­mos que a lo lar­go de las tres últi­mas déca­das la caí­da de sus tasas de cre­ci­mien­to del capi­tal neto (la tasa de acu­mu­la­ción) con­tras­tó con el aumen­to de los bene­fi­cios empre­sa­rios, la cla­ve del fenó­meno está en la cre­cien­te orien­ta­ción del con­jun­to de esas eco­no­mías hacia la espe­cu­la­ción finan­cie­ra (3). La hiper­tro­fia finan­cie­ra fue a la vez cau­sa y efec­to de la deca­den­cia pro­duc­ti­va; la des­ace­le­ra­ción de la lla­ma­da “eco­no­mía real” gene­ra­ba fon­dos ocio­sos que eran deri­va­dos hacia la espe­cu­la­ción como vía de sali­da para ren­ta­bi­li­zar el capi­tal, en con­se­cuen­cia dichas acti­vi­da­des se expan­dían absor­bien­do capi­ta­les dis­po­ni­bles, domi­nan­do con su sub­cul­tu­ra vir­tua­lis­ta del bene­fi­cio inme­dia­to a la tota­li­dad del sis­te­ma, dege­ne­rán­do­lo, hacién­do­le per­der dina­mis­mo. Un estu­dio rigu­ro­so del fenó­meno demues­tra que no exis­ten dos esfe­ras opues­tas una finan­cie­ra y otra pro­duc­ti­va con com­por­ta­mien­tos dife­ren­cia­dos, por el con­tra­rio nos encon­tra­mos ante un úni­co espa­cio de nego­cios fuer­te­men­te inter­re­la­cio­na­dos, muchas veces con ope­ra­do­res eco­nó­mi­cos com­bi­nan­do ambas acti­vi­da­des. Des­de el pun­to de vis­ta macro­eco­nó­mi­co no es posi­ble des­cri­bir sus tra­yec­to­rias sin inte­grar­las en una diná­mi­ca capi­ta­lis­ta común apun­tan­do hacia la maxi­mi­za­ción de los bene­fi­cios.

agrandar

Por su par­te el Com­ple­jo Mili­tar-Indus­trial nor­te­ame­ri­cano sufrió un gol­pe muy duro al ser derro­ta­do en Viet­nam a media­dos de los años 1970, pero las nece­si­da­des estruc­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo le die­ron nue­vo impul­so y reali­zó un enor­me sal­to cuan­ti­ta­ti­vo al comen­zar la déca­da de los 1980 con el mega pro­gra­ma mili­tar del pre­si­den­te Reagan. Lue­go pare­ció que­dar blo­quea­do al ganar los Esta­dos Uni­dos la Gue­rra Fría a comien­zos de los 1990, ¿como legi­ti­mar aumen­tos de gas­tos cuan­do había des­apa­re­ci­do el enemi­go?, sin embar­go al con­cluir esa déca­da el Impe­rio había podi­do fabri­car un extra­ño “enemi­go” que per­mi­tió una nue­va expan­sión mili­ta­ris­ta.

Se tra­tó del “terro­ris­mo inter­na­cio­nal”, un con­trin­can­te difu­so, alta­men­te vir­tual, jus­ti­fi­ca­ción de una pro­lon­ga­da aven­tu­ra colo­nial en Eura­sia, tra­tan­do de con­tro­lar la fran­ja terri­to­rial que se extien­de des­de los Bal­ca­nes has­ta Pakis­tán, atra­ve­san­do Irak, Irán, los paí­ses del Asia Cen­tral, en cuyo cora­zón (alre­de­dor del Gol­fo Pér­si­co y la Cuen­ca del Mar Cas­pio) se encuen­tra cer­ca del 70 % de los recur­sos petro­le­ros del pla­ne­ta.
La vic­to­ria en esa gue­rra le habría per­mi­ti­do al Impe­rio aco­rra­lar a Rusia y a Chi­na y ase­gu­rar la fide­li­dad de su gran alia­do estra­té­gi­co: la Unión Euro­pea, con­so­li­dan­do así su hege­mo­nía, impo­nien­do con­di­cio­nes finan­cie­ras y comer­cia­les muy duras al res­to del mun­do ya que la eco­no­mía impe­rial decli­nan­te nece­si­ta­ba dosis cre­cien­tes de rique­zas exter­nas para sobre­vi­vir.

Como en el pasa­do se con­ju­ga­ron las nece­si­da­des “inter­nas”. pro­pias de la repro­duc­ción de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na (don­de los gatos mili­ta­res cum­plen un rol deci­si­vo) con la nece­sa­ria repro­duc­ción de la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta. En ese sen­ti­do no se tra­tó de un fenó­meno nue­vo; en los años 1930 los gas­tos mili­ta­res les per­mi­tie­ron a los Esta­dos Uni­dos salir de la rece­sión y al mis­mo tiem­po emer­ger como la gran super­po­ten­cia capi­ta­lis­ta des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, lue­go más de cua­ren­ta años de Gue­rra Fría cons­ti­tu­ye­ron una impor­tan­te con­tri­bu­ción al cre­ci­mien­to de su Pro­duc­to Bru­to Interno superan­do diver­sas ame­na­zas rece­si­vas (hacia fines de los años 1940, a comien­zos de los años 1980, etc.). Lo nove­do­so de la últi­ma mili­ta­ri­za­ción (a par­tir del final de la déca­da de los 1990) estu­vo dado por la extre­ma defor­ma­ción para­si­ta­ria de la socie­dad impe­rial lo que sig­ni­fi­có el desa­rro­llo de una eta­pa radi­cal­men­te dife­ren­te de todas las ante­rio­res.

Decli­na­ción del cen­tro del mun­do

Es nece­sa­rio cons­ta­tar que nos encon­tra­mos ante la decli­na­ción del cen­tro del mun­do: los Esta­dos Uni­dos, y que esa deca­den­cia no se corres­pon­de con el ascen­so de nin­gún otro cen­tro impe­ria­lis­ta mun­dial de rem­pla­zo, las otras gran­des poten­cias (Unión Euro­pea, Japón, Rusia, Chi­na) se encuen­tran todas embar­ca­das en el mis­mo buque glo­bal a la deri­va.
Des­de el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial el capi­ta­lis­mo se estruc­tu­ró en torno de los Esta­dos Uni­dos, espa­cio fun­da­men­tal de todos los nego­cios (pro­duc­ti­vos, finan­cie­ros, mediá­ti­cos, etc.), su degra­da­ción des­de comien­zos de los años 1970 y su des­cen­so actual expre­sa un mal uni­ver­sal, el para­si­tis­mo esta­dou­ni­den­se no ha sido otra cosa que su mani­fes­ta­ción espe­cí­fi­ca, cen­tral, ace­le­ra­da por la cri­sis cró­ni­ca glo­bal de sobre­pro­duc­ción (inclui­dos los seu­do mila­gros como la expan­sión chi­na, el rena­ci­mien­to ruso o la inte­gra­ción euro­pea).

El pará­si­to nor­te­ame­ri­cano con­su­mía por enci­ma de su capa­ci­dad pro­duc­ti­va por­que las eco­no­mías de Euro­pa, Chi­na, Japón, etc., nece­si­ta­ban ven­der­le sus bie­nes y ser­vi­cios, inver­tir sus exce­den­tes finan­cie­ros. Se tra­tó de una inter­de­pen­den­cia cada vez más pro­fun­da, se la lla­mó “glo­ba­li­za­ción” y la pro­pa­gan­da neo­li­be­ral la des­cri­bió como una suer­te de eta­pa supe­rior del capi­ta­lis­mo, supe­ra­do­ra posi­ti­va del sis­te­ma vigen­te entre el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y la cri­sis de los años 1970.

Fue cons­trui­da la ima­gen idí­li­ca de un capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal libe­ra­do de la tute­la de los gran­des esta­dos nacio­na­les y cre­cien­do inde­fi­ni­da­men­te en torno de los círcu­los vir­tuo­sos inter­re­la­cio­na­dos de la revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, la expan­sión del con­su­mo y de las finan­zas glo­ba­les, en reali­dad lo que se impu­so fue un capi­ta­lis­mo glo­bal com­ple­ta­men­te hege­mo­ni­za­do por los nego­cios finan­cie­ros y arti­cu­la­do en torno de un gran cen­tro impe­ria­lis­ta con cla­ros sín­to­mas de deca­den­cia, acu­mu­lan­do deu­das públi­cas y pri­va­das, exter­nas e inter­nas, cada vez más depen­dien­te de sus peri­fe­rias desa­rro­lla­das y sub­de­sa­rro­lla­das.

agrandar

Sería un grue­so error seña­lar al fenó­meno para­si­ta­rio como a un hecho espe­cí­fi­co, exclu­si­vo de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, debe­ría­mos enten­der­lo como un pro­ce­so mun­dial. La finan­cie­ri­za­ción, la pro­li­fe­ra­ción de redes mafio­sas y nego­cios gangs­te­ri­les (como el trá­fi­co de dro­gas, la pros­ti­tu­ción, los saqueos de empre­sas públi­cas peri­fé­ri­cas, etc.) atra­vie­sa a todas las eli­tes capi­ta­lis­tas de los paí­ses cen­tra­les y pro­du­jo una rápi­da recon­ver­sión-degra­da­ción de nume­ro­sas bur­gue­sías del lla­ma­do mun­do sub­de­sa­rro­lla­do trans­for­ma­das en autén­ti­cas lum­pen-bur­gue­sías peri­fé­ri­cas.

Podría decir­se que el caso chino es la excep­ción pero no es así, Chi­na es una gran expor­ta­do­ra indus­trial pero acu­mu­la fabu­lo­sos exce­den­tes finan­cie­ros, cum­ple un rol muy impor­tan­te en los nego­cios espe­cu­la­ti­vos mun­dia­les, sus eli­tes diri­gen­tes son alta­men­te corrup­tas y en últi­ma ins­tan­cia su indus­tria­li­za­ción es com­ple­ta­men­te fun­cio­nal a la repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo fina­nan­cie­ri­za­do glo­bal, espe­cial­men­te del desa­rro­llo mas recien­te de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na sumi­nis­tran­do­le mer­can­cías bara­tas y acu­mu­lan­do a cam­bio dóla­res, bonos del teso­ro y otros pape­les. De ese modo la eli­te chi­na par­ti­ci­pa acti­va­men­te en la fies­ta para­si­ta­ria glo­bal, for­ma par­te del res­trin­gi­do club de los ricos del mun­do (su base social de obre­ros y cam­pe­si­nos for­ma par­te de la masa pro­le­ta­ria uni­ver­sal de pobres, opri­mi­dos y explo­ta­dos).

Por otra par­te la reali­dad de la cri­sis des­mien­te las fan­ta­sías de los “des­aco­ples” nacio­na­les o regio­na­les res­pec­to del hun­di­mien­to de los Esta­dos Uni­dos, mues­tra por el con­tra­rio la deses­pe­ra­ción de las otras gran­des poten­cias ante la decli­na­ción de su espa­cio cen­tral de nego­cios.
Lo que esta­mos pre­sen­cian­do no es el rem­pla­zo de la uni­po­la­ri­dad por algu­na for­ma de mul­ti­po­la­ri­dad efi­caz, por un repar­to com­ple­to del mun­do entre poten­cias cen­tra­les, sino su des­pla­za­mien­to pau­la­tino por un pro­ce­so de des­po­la­ri­za­ción don­de se van abrien­do múl­ti­ples espa­cios en los que los con­tro­les impe­ria­lis­tas (nor­te­ame­ri­ca­nos, euro­peos u otros) se están aflo­jan­do, es decir don­de la arti­cu­la­ción capi­ta­lis­ta del mun­do se debi­li­ta al rit­mo de la cri­sis. Y los ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos (sobre todo si pen­sa­mos en lo que ocu­rrió a par­tir de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial) seña­lan que si eso ocu­rre, si la jerar­quia mun­dial del capi­ta­lis­mo (eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral, mili­tar) entra en cri­sis enton­ces irrum­pen las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas para las rebe­lio­nes de las víc­ti­mas del sis­te­ma.

No se tra­ta de un pro­ce­so orde­na­do, inclu­ye ten­ta­ti­vas de redes­plie­gue impe­ria­lis­ta, de recon­ver­sión estra­té­gi­ca de los meca­nis­mos de domi­na­ción (como el actual­men­te en cur­so en los Esta­dos Uni­dos bajo la pre­si­den­cia de Barak Oba­ma), de apro­ve­cha­mien­tos por par­te de otras gran­des poten­cias que tra­tan de apro­piar­se de espa­cios don­de el poder impe­rial nor­te­ame­ri­cano se ha debi­li­ta­do, de auto­no­mi­za­cio­nes peri­fé­ri­cas a veces exi­to­sas y otras muy embro­lla­das y con­de­na­das al fra­ca­so. Cuan­do cier­tos gurúes occi­den­ta­les mues­tran su preo­cu­pa­ción ante el posi­ble desa­rro­llo de lo que cali­fi­can como des­po­la­ri­za­ción caó­ti­ca (4) están expre­san­do un gran mie­do uni­ver­sal, cons­cien­te o incons­cien­te, fren­te a la pers­pec­ti­va de la reapa­ri­ción del odia­do fan­tas­ma anti­ca­pi­ta­lis­ta, varias veces decla­ra­do muer­to y exor­ci­za­do, pero siem­pre ame­na­zan­te.

De las cri­sis de sobre­pro­duc­ción a la cri­sis gene­ral de sub­pro­duc­ción (ago­ta­mien­to de la civi­li­za­ción bur­gue­sa)

El des­en­la­ce de 2007 – 2008, ini­cio del lar­go cre­púscu­lo del sis­te­ma, no cons­ti­tu­yó nin­gu­na sor­pre­sa, esta­ba escri­to en los ava­ta­res de la cri­sis-con­tro­la­da de las últi­mas cua­tro déca­das. Más aún, es posi­ble detec­tar cami­nos, pro­ce­sos que a lo lar­go de cer­ca de dos siglos reco­rren toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo indus­trial desem­bo­can­do aho­ra en su decli­na­ción gene­ral, gér­me­nes de para­si­tis­mo anun­cia­do­res de la futu­ra deca­den­cia pre­sen­tes des­de el naci­mien­to del sis­te­ma, duran­te su expan­sión juve­nil y mucho más en su madu­rez.

La suce­sión de las cri­sis de sobre­pro­duc­ción en el capi­ta­lis­mo occi­den­tal duran­te el siglo XIX no mar­có un sen­ci­llo enca­de­na­mien­to de caí­das y recu­pe­ra­cio­nes a nive­les cada vez más altos de desa­rro­llo de fuer­zas pro­duc­ti­vas, lue­go de cada depre­sión el sis­te­ma se recom­po­nía pero acu­mu­lan­do en su reco­rri­do masas cre­cien­tes de para­si­tis­mo.

El cán­cer finan­cie­ro irrum­pió triun­fal entre fines del siglo XIX y comien­zos del siglo XX y obtu­vo el con­trol abso­lu­to del sis­te­ma sie­te u ocho déca­das des­pués, pero su desa­rro­llo había comen­za­do mucho tiem­po antes, finan­cian­do a estruc­tu­ras indus­tria­les y comer­cia­les cada vez más con­cen­tra­das y a los esta­dos impe­ria­lis­tas don­de se expan­dían las buro­cra­cias civi­les y mili­ta­res. La hege­mo­nía de la ideo­lo­gía del pro­gre­so y del dis­cur­so pro­duc­ti­vis­ta sir­vió para ocul­tar el fenó­meno, ins­ta­ló la idea de que el capi­ta­lis­mo a la inver­sa de las civi­li­za­cio­nes ante­rio­res no acu­mu­la­ba para­si­tis­mo sino fuer­zas pro­duc­ti­vas que al expan­dir­se crea­ban pro­ble­mas de inadap­ta­ción supe­ra­bles al inte­rior del sis­te­ma mun­dial, resuel­tos a tra­vés de pro­ce­sos de “des­truc­ción-crea­do­ra”. El para­si­tis­mo capi­ta­lis­ta a gran esca­la cuan­do se hacía evi­den­te era con­si­de­ra­do como una for­ma de “atra­so” o una “dege­ne­ra­ción” pasa­je­ra en la mar­cha ascen­den­te de la moder­ni­dad.

Dicha marea ideo­ló­gi­ca atra­pó tam­bién a bue­na par­te del anti­ca­pi­ta­lis­mo (en últi­ma ins­tan­cia “pro­gre­sis­ta”) de los siglos XIX y XX, con­ven­ci­do de que la corrien­te impa­ra­ble del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas ter­mi­na­ría por enfren­tar al blo­queo de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción, sal­tan­do por enci­ma de ellas, aplas­tán­do­las con una ava­lan­cha revo­lu­cio­na­ria de obre­ros indus­tria­les de los paí­ses más “desa­rro­lla­dos a los que segui­rían los lla­ma­dos “paí­ses atra­sa­dos”. La ilu­sión del pro­gre­so inde­fi­ni­do (más o menos tur­bu­len­to) ocul­tó la pers­pec­ti­va de la deca­den­cia, de esa mane­ra dejó a medio camino al pen­sa­mien­to crí­ti­co, le qui­tó radi­ca­li­dad con con­se­cuen­cias cul­tu­ra­les nega­ti­vas evi­den­tes para los movi­mien­tos de eman­ci­pa­ción de los opri­mi­dos del cen­tro y de la peri­fe­ria.
Por su par­te el mili­ta­ris­mo moderno hun­de sus raí­ces en el siglo XIX occi­den­tal, des­de las gue­rras napo­leó­ni­cas, lle­gan­do a la gue­rra fran­co-pru­sia­na has­ta irrum­pir en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial como “Com­ple­jo Mili­tar-Indus­trial”. Fue per­ci­bi­do en un comien­zo como un ins­tru­men­to pri­vi­le­gia­do de las estra­te­gias impe­ria­lis­tas y más ade­lan­te como reac­ti­va­dor eco­nó­mi­co del capi­ta­lis­mo. Solo se veía un aspec­to del pro­ble­ma pero se igno­ra­ba o sub­es­ti­ma­ba su pro­fun­da natu­ra­le­za para­si­ta­ria, el hecho de que detrás del mons­truo mili­tar al ser­vi­cio de la repro­duc­ción del sis­te­ma se ocul­ta­ba un mons­truo mucho más pode­ro­so a lar­go pla­zo, con­su­mi­dor impro­duc­ti­vo, mul­ti­pli­ca­dor de des­equi­li­brios, de irra­cio­na­li­dad en el sis­te­ma de poder.

Actual­men­te el Com­ple­jo Mili­tar-Indus­trial nor­te­ame­ri­cano (en torno del cual se repro­du­cen los de sus socios de la OTAN) gas­ta en tér­mi­nos reales más de un billón (un millón de millo­nes) de dóla­res (5), con­tri­bu­ye de mane­ra cre­cien­te al défi­cit fis­cal y por con­si­guien­te al endeu­da­mien­to del Impe­rio (y a la pros­pe­ri­dad de los nego­cios finan­cie­ros bene­fi­cia­rios de dicho défi­cit). Su efi­ca­cia mili­tar es decli­nan­te pero su buro­cra­cia es cada vez mayor, la corrup­ción ha pene­tra­do en todas sus acti­vi­da­des, ya no es el gran gene­ra­dor de empleos como en otras épo­cas, el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía indus­trial-mili­tar ha redu­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te esa fun­ción. La épo­ca del key­ne­sia­mis­mo mili­tar como efi­caz estra­te­gia anti-cri­sis per­te­ne­ce al pasa­do (6).

Pre­sen­cia­mos en los Esta­dos Uni­dos la inte­gra­ción de nego­cios entre la esfe­ra indus­trial-mili­tar, las redes finan­cie­ras, las gran­des empre­sas ener­gé­ti­cas, las cama­ri­llas mafio­sas, las “empre­sas” de segu­ri­dad y otros acti­vi­da­des muy diná­mi­cas con­for­man­do el espa­cio domi­nan­te del sis­te­ma de poder impe­rial.

Tam­po­co la cri­sis ener­gé­ti­ca en torno de la lle­ga­da del “Peak Oil” (la fran­ja de máxi­ma pro­duc­ción petro­le­ra mun­dial a par­tir de la cual se desa­rro­lla su decli­na­ción) debe­ría ser res­trin­gi­da a la his­to­ria de las últi­mas déca­das, es nece­sa­rio enten­der­la como fase decli­nan­te del lar­go ciclo de la explo­ta­ción moder­na de los recur­sos natu­ra­les no reno­va­bles, des­de el comien­zo del capi­ta­lis­mo indus­trial que pudo rea­li­zar su des­pe­gue y pos­te­rior expan­sión gra­cias a esos insu­mos ener­gé­ti­cos abun­dan­tes, bara­tos y fácil­men­te trans­por­ta­bles desa­rro­llan­do pri­me­ro el ciclo del car­bón bajo hege­mo­nía ingle­sa en el siglo XIX y lue­go el del petró­leo bajo hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na en el siglo XX.
Ese ciclo ener­gé­ti­co bise­cu­lar con­di­cio­nó todo el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co del sis­te­ma y expre­só, fue la van­guar­dia de la diná­mi­ca depre­da­do­ra del capi­ta­lis­mo exten­di­da al con­jun­to de recur­sos natu­ra­les y del eco­sis­te­ma en gene­ral.

Lo que duran­te casi dos siglos fue con­si­de­ra­do como una de las gran­des proezas de la civi­li­za­ción bur­gue­sa, su aven­tu­ra indus­trial y tec­no­ló­gi­ca, apa­re­ce aho­ra como la madre de todos los desas­tres, como una expan­sión depre­da­do­ra que pone en peli­gro la super­vi­ven­cia de la espe­cie huma­na que la había des­ata­do.

En sín­te­sis, el desa­rro­llo de la civi­li­za­ción bur­gue­sa duran­te los dos últi­mos siglos (con raí­ces en un pasa­do occi­den­tal mucho más pro­lon­ga­do) ha ter­mi­na­do por engen­drar un pro­ce­so irre­ver­si­ble de deca­den­cia, la depre­da­ción ambien­tal y la expan­sión para­si­ta­ria, estre­cha­men­te inter­re­la­cio­na­das, están en la base del fenó­meno.

La diná­mi­ca del desa­rro­llo eco­nó­mi­co del capi­ta­lis­mo mar­ca­da por una suce­sión de cri­sis de sobre­pro­duc­ción cons­ti­tu­ye el motor del pro­ce­so depre­da­dor-para­si­ta­rio que con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a una cri­sis pro­lon­ga­da de sub­pro­duc­ción. Des­de una mira­da super­fi­cial se podría con­cluir que dicha cri­sis ha sido cau­sa­da por fac­to­res exóge­nos al sis­te­ma: per­tur­ba­cio­nes cli­má­ti­cas, esca­sez de recur­sos ener­gé­ti­cos, etc., que blo­quean o inclu­so hacen retro­ce­der al desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Sin embar­go una refle­xión más rigu­ro­sa nos demues­tra que la penu­ria ener­gé­ti­ca y la degra­da­ción ambien­tal son el resul­ta­do de la diná­mi­ca depre­da­do­ra del capi­ta­lis­mo obli­ga­do a cre­cer inde­fi­ni­da­men­te para no pere­cer, aun­que pre­ci­sa­men­te dicho cre­ci­mien­to ter­mi­na por des­truir al sis­te­ma.

Exis­te una inter­re­la­ción dia­léc­ti­ca per­ver­sa entre la expan­sión de la masa glo­bal de ganan­cias, su velo­ci­dad cre­cien­te, la mul­ti­pli­ca­ción de las estruc­tu­ras buro­crá­ti­cas civi­les y mili­ta­res de con­trol social, la con­cen­tra­ción mun­dial de ingre­sos, el ascen­so de la marea para­si­ta­ria y la depre­da­ción del eco­sis­te­ma.

Las revo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del capi­ta­lis­mo han sido en apa­rien­cia sus tablas de sal­va­ción, y lo han sido duran­te mucho tiem­po incre­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad indus­trial y agra­ria, mejo­ran­do las comu­ni­ca­cio­nes y trans­por­tes, etc., pero en el lar­go pla­zo his­tó­ri­co, en el balan­ce de varios siglos cons­ti­tu­yen su tram­pa mor­tal: ter­mi­nan por degra­dar el desa­rro­llo que han impul­sa­do al estar estruc­tu­ral­men­te basa­das en la depre­da­ción ambien­tal, al gene­rar un cre­ci­mien­to expo­nen­cial de masas huma­nas súper explo­ta­das y mar­gi­na­das.

La cul­tu­ra téc­ni­ca de la civi­li­za­ción bur­gue­sa se apo­ya en un doble com­ba­te: el del hom­bre con­tra la “natu­ra­le­za” (el con­tex­to ambien­tal de su vida) con­ver­ti­da en obje­to de explo­ta­ción, reali­dad exte­rior y hos­til a la que es nece­sa­rio domi­nar, devo­rar, y en con­se­cuen­cia del hom­bre (bur­gués) con­tra el hom­bre (explo­ta­do, domi­na­do) con­ver­ti­do en obje­to mani­pu­la­ble.

El pro­gre­so téc­ni­co inte­gra así el pro­ce­so de auto des­truc­ción gene­ral del capi­ta­lis­mo en la ruta hacia un hori­zon­te de bar­ba­rie, esta idea va mucho más allá del con­cep­to de blo­queo tec­no­ló­gi­co o de “limi­te estruc­tu­ral del sis­te­ma tec­no­ló­gi­co” tal como fue for­mu­la­do por Ber­trand Gille (7). No se tra­ta de la inca­pa­ci­dad de sis­te­ma tec­no­ló­gi­co de la civi­li­za­ción bur­gue­sa para seguir desa­rro­llan­do fuer­zas pro­duc­ti­vas sino de su alta capa­ci­dad en tan­to ins­tru­men­to de des­truc­ción neta de fuer­zas pro­duc­ti­vas.

En sín­te­sis, la his­to­ria de las cri­sis de sobre­pro­duc­ción con­clu­ye con una cri­sis gene­ral de sub­pro­duc­ción, como un pro­ce­so de des­truc­ción, de deca­den­cia sis­té­mi­ca en el lar­go pla­zo. Esto sig­ni­fi­ca que la supera­ción nece­sa­ria del capi­ta­lis­mo no apa­re­ce como el paso indis­pen­sa­ble para pro­se­guir “la mar­cha del pro­gre­so” sino en pri­mer lugar como ten­ta­ti­va de super­vi­ven­cia huma­na y de su con­tex­to ambien­tal.

El pro­ce­so de deca­den­cia en cur­so debe ser vis­to como la fase des­cen­den­te de un lar­go ciclo his­tó­ri­co ini­cia­do hacia fines del siglo XVIII (8) que con­tó con dos gran­des arti­cu­la­do­res hoy decli­nan­tes: el ciclo de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta anglo-nor­te­ame­ri­cano (eta­pa ingle­sa en el siglo XIX y nor­te­ame­ri­ca­na en el siglo XX) y el ciclo del esta­do bur­gués des­de su eta­pa “libe­ral indus­trial” en el siglo XIX, pasan­do por su eta­pa inter­ven­cio­nis­ta pro­duc­ti­va (key­ne­sia­na clá­si­ca) en bue­na par­te del siglo XX para lle­gar a su degra­da­ción “neo­li­be­ral” a par­tir de los años 1970 – 1980.

En fin, es nece­sa­rio seña­lar que la con­ver­gen­cia de nume­ro­sas “cri­sis” mun­dia­les pue­de indi­car la exis­ten­cia de una per­tur­ba­ción gra­ve pero no nece­sa­ria­men­te el des­plie­gue de un pro­ce­so de deca­den­cia gene­ral del sis­te­ma. La deca­den­cia apa­re­ce como la últi­ma eta­pa de un lar­go súper ciclo his­tó­ri­co, su fase decli­nan­te, su enve­je­ci­mien­to irre­ver­si­ble (su seni­li­dad), el ago­ta­mien­to de sus diver­sas fun­cio­nes. Extre­man­do los reduc­cio­nis­mos tan prac­ti­ca­dos por las “cien­cias socia­les” podría­mos hablar de “ciclos” ener­gé­ti­co, ali­men­ta­rio, mili­tar, finan­cie­ro, pro­duc­ti­vo, esta­tal, etc., y así des­cri­bir en cada caso tra­yec­to­rias que des­pe­gan en Occi­den­te entre fines del siglo XVIII y comien­zos del siglo XIX con raí­ces ante­rio­res e invo­lu­cran­do espa­cios geo­grá­fi­cos cre­cien­tes has­ta asu­mir final­men­te una dimen­sión pla­ne­ta­ria y lue­go decli­nar cada uno de ellos. La coin­ci­den­cia his­tó­ri­ca de todas esas decli­na­cio­nes y la fácil detec­ción de den­sas inter­re­la­cio­nes entre todos esos “ciclos” nos sugie­ren la exis­ten­cia de un úni­co súper ciclo que los inclu­ye a todos. Dicho de otra mane­ra, la hipó­te­sis es que se tra­ta del ciclo de la civi­li­za­ción bur­gue­sa que se expre­sa a tra­vés de una mul­ti­pli­ci­dad de “aspec­tos” (pro­duc­ti­vo, moral, polí­ti­co, mili­tar, ambien­tal, etc.).

agrandar

Nos­tal­gias, heren­cias y espe­ran­zas

En la izquier­da pulu­lan los nos­tál­gi­cos del siglo XX que es pre­sen­ta­do como un perío­do de gran­des revo­lu­cio­nes socia­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas, des­de la revo­lu­ción rusa has­ta la vic­to­ria viet­na­mi­ta pasan­do por la revo­lu­ción chi­na, las vic­to­rias anti­co­lo­nia­lis­tas en Asia y Áfri­ca, etc. Fren­te a esa suce­sión de olas revo­lu­cio­na­rias lo que lle­gó des­pués, en las últi­mas déca­das del siglo XX, apa­re­ce como una des­gra­cia.

Aun­que tam­bién es posi­ble mirar a ese “perio­do mara­vi­llo­so” como a una suce­sión de des­ilu­sio­nes, de ten­ta­ti­vas libe­ra­do­ras fra­ca­sa­das. Ade­más las espe­ran­zas (acu­na­das des­de media­dos del siglo XIX) en vic­to­rias pro­le­ta­rias en el cora­zón del mun­do bur­gués, en la Euro­pa más desa­rro­lla­da e inclu­so en la neo-Euro­pa nor­te­ame­ri­ca­na: los Esta­dos Uni­dos, nun­ca se con­cre­ta­ron, el peso cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo gene­ran­do bar­ba­ries fas­cis­tas o “civi­li­za­das” inte­gra­cio­nes key­ne­sia­nas disi­pó toda posi­bi­li­dad de supera­ción pos­ca­pi­ta­lis­ta. La ulti­ma gran cri­sis del sis­te­ma des­ata­da a comien­zos de los años 1970 no pro­du­jo un corri­mien­to hacia la izquier­da del mun­do sino todo lo con­tra­rio.

Todo ello con­tri­bu­yó a con­fir­mar la creen­cia sim­plis­ta, demo­le­do­ra, de que el capi­tal “siem­pre encuen­tra algu­na sali­da” (tec­no­ló­gi­ca, polí­ti­ca, mili­tar, etc.) a sus cri­sis, se tra­ta de un pre­jui­cio con raí­ces muy pro­fun­das for­ja­do duran­te mucho tiem­po.

Des­truir ese mito cons­ti­tu­ye una tarea deci­si­va en el pro­ce­so de supera­ción de la deca­den­cia, si ese obje­ti­vo no es logra­do la tram­pa bur­gue­sa nos impe­di­rá salir de un mun­do que se va hun­dien­do en la bar­ba­rie, así ocu­rrió a lo lar­go de la his­to­ria con otras civi­li­za­cio­nes deca­den­tes que pudie­ron pre­ser­var su hege­mo­nía cul­tu­ral degra­dan­do, neu­tra­li­zan­do una tras otra todas las posi­bles sali­das supe­ra­do­ras.

Sin embar­go el hecho de que el capi­ta­lis­mo haya ingre­sa­do en su perío­do de decli­na­ción sig­ni­fi­ca entre otras cosas la apa­ri­ción de con­di­cio­nes civi­li­za­cio­na­les para la irrup­ción de ele­men­tos prác­ti­cos y teó­ri­cos que podrían ser­vir como base para el des­pe­gue (des­truc­ti­vo-crea­dor) del anti­ca­pi­ta­lis­mo en tan­to fenó­meno uni­ver­sal. Para ello es nece­sa­rio (urgen­te) des­ple­gar la crí­ti­ca radi­cal e inte­grar­la con las resis­ten­cias y los movi­mien­tos insur­gen­tes y a par­tir de allí con el aba­ni­co más amplio de masas popu­la­res gol­pea­das por el sis­te­ma.

La cla­ve his­tó­ri­ca de ese pro­ce­so nece­sa­rio es la apa­ri­ción de un movi­mien­to anti­ca­pi­ta­lis­ta plu­ral, inno­va­dor (que podría­mos deno­mi­nar en una pri­me­ra apro­xi­ma­ción como huma­nis­mo revo­lu­cio­na­rio o comu­nis­mo radi­cal) con­sa­gra­do al desa­rro­llo de suje­tos popu­la­res revo­lu­cio­na­rios, de rup­tu­ras, revo­lu­cio­nes, des­truc­cio­nes de los sis­te­mas de poder, de opre­sio­nes impe­ria­lis­tas, de estruc­tu­ras de repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo. Su des­plie­ge pue­de ser pen­sa­do como un doble fenó­meno de inno­va­ción social y de recu­pe­ra­ción de memo­rias, de pro­yec­tos de igual­dad y liber­tad que atra­ve­sa­ron los dos últi­mos siglos siglos en los pai­ses cen­tra­les y peri­fé­ri­cos. Com­ple­jo pro­ce­so uni­ver­sal teó­ri­co-prác­ti­co de recu­pe­ra­ción de raí­ces, iden­ti­da­des aplas­ta­das por las moder­ni­za­cio­nes capi­ta­lis­tas, de cri­ti­ca inte­gral, intran­si­gen­te con­tra las tram­pas ideo­ló­gi­cas del sis­te­ma, sus diver­sos feti­chis­mos (de la tec­no­lo­gía, de la auto-rea­li­za­ción indi­vi­dua­lis­ta, diso­cia­do­ra, del con­su­mo desen­fre­na­do, de la cosi­fi­ca­ción del eco­sis­te­ma). Gue­rra glo­bal pro­lon­ga­da, con­quis­ta des­truc­ti­va (revo­lu­cio­na­ria) de los sis­te­mas de poder es decir rena­ci­mien­to de la idea de revo­lu­ción, de ofen­si­va libe­ra­do­ra con­tra los opre­so­res inter­nos y exter­nos, auto­pra­xis eman­ci­pa­do­ra de los opri­mi­dos, recha­zo com­ba­tien­te de todas las ten­ta­ti­vas de esta­bi­li­za­ción del sis­te­ma.

La deca­den­cia apa­re­ce bajo la for­ma de una inmen­sa tota­li­dad bur­gue­sa inelu­di­ble, su supera­ción solo es posi­ble a par­tir del desa­rro­llo de su nega­ción abso­lu­ta, de la irrup­ción de una “tota­li­dad nega­ti­va” uni­ver­sal (9) que en la con­di­cio­nes con­cre­tas del siglo XXI debe­ría pre­sen­tar­se como con­ver­gen­cia de los mar­gi­na­dos, opri­mi­dos y explo­ta­dos del pla­ne­ta. No como suje­to soli­ta­rio o ais­la­do sino como aglu­ti­na­dor, como espa­cio insur­gen­te de encuen­tro de una amplio aba­ni­co de fuer­zas socia­les rebel­des, como víc­ti­ma abso­lu­ta de todos los males de la civi­li­za­ción bur­gue­sa y en con­se­cuen­cia como líder his­tó­ri­co de la rege­ne­ra­ción huma­na (reins­ta­la­ción-recom­po­si­ción de la visión de Marx del “pro­le­ta­ria­do” como suje­to uni­ver­sal eman­ci­pa­dor).

Aquí es nece­sa­rio seña­lar una dife­ren­cia deci­si­va entre la situa­ción actual y las con­di­cio­nes cul­tu­ra­les en las que se apo­yó el ciclo de revo­lu­cio­nes que des­pe­gó con la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. El actual comien­zo de cri­sis dis­po­ne de una heren­cia úni­ca que es posi­ble resu­mir como la exis­ten­cia de un gigan­tes­co patri­mo­nio demo­crá­ti­co, igua­li­ta­rio, acu­mu­la­do a lo lar­go del siglo XX a tra­vés de gran­des ten­ta­ti­vas eman­ci­pa­do­ras revo­lu­cio­na­rias, refor­mis­tas, atiim­pe­ria­lis­tas más o menos radi­ca­les, inclu­so con obje­ti­vos socia­lis­tas muchas de ellas. Cen­te­na­res de millo­nes de opri­mi­dos y explo­ta­dos, en todos los con­ti­nen­tes, rea­li­za­ron un apren­di­za­je excep­cio­nal, obtu­vie­ron vic­to­rias, fra­ca­sa­ron, fue­ron enga­ña­dos por usur­pa­do­res de todo tipo, reci­bie­ron el ejem­plo de diri­gen­tes heroi­cos, etc. Esta es otra mane­ra de mirar al siglo XX: como una gigan­tes­ca escue­la de lucha por la liber­tad don­de lo mejor de la huma­ni­dad ha apren­di­do muchas cosas que han que­do gra­ba­das en su memo­ria his­tó­ri­ca no como recuer­do pesi­mis­ta de un pasa­do irre­ver­si­ble sino como des­cu­bri­mien­to, como herra­mien­ta cul­tu­ral car­ga­da defi­ni­ti­va­men­te en su mochi­la de com­ba­te. Hacia 1798, cuan­do las espe­ran­zas gene­ra­das por la Revo­lu­ción Fran­ce­sa ago­ni­za­ban Kant sos­te­nía con tozu­dez que “un fenó­meno como ese no se olvi­da jamás en la his­to­ria huma­na… es dema­sia­do gran­de, dema­sia­do liga­do al inte­rés de la huma­ni­dad , dema­sia­do espar­ci­do en vir­tud de su influen­cia sobre el mun­do, por todas sus par­tes, para que los pue­blos no lo recuer­den en algu­na oca­sión pro­pi­cia y no sean inci­ta­dos por ese recuer­do a repe­tir el inten­to” (10). El siglo XX equi­va­le a dece­nas de revo­lu­cio­nes liber­ta­rias como la fran­ce­sa, y mucho más que eso si lo vemos des­de el pun­to de vis­ta cua­li­ta­ti­vo.

El patri­mo­nio cul­tu­ral demo­crá­ti­co dis­po­ni­ble aho­ra por la huma­ni­dad opri­mi­da, alma­ce­na­do en su memo­ria, al comen­zar la cri­sis mas gran­de de la his­to­ria del capi­ta­lis­mo es mucho más vas­ta, rica, den­sa que la exis­ten­te al comen­zar la ante­rior cri­sis pro­lon­ga­da del sis­te­ma (1914−1945). El pos­ca­pi­ta­lis­mo no solo cons­ti­tu­ye una nece­si­dad his­tó­ri­ca (deter­mi­na­da por la deca­den­cia de la civi­li­za­ción bur­gue­sa) sino una posi­bi­li­dad real, tie­ne una base cul­tu­ral inmen­sa nun­ca antes dis­po­ni­ble. La espe­ran­za, el opti­mis­mo his­tó­ri­co apa­re­cen, son visi­bles a tra­ves de las rui­nas, de las estruc­tu­ras degra­da­das de un mun­do injus­to.

Cua­tro acla­ra­cio­nes son nece­sa­rias.

Pri­me­ro, a comien­zos del siglo XXI el sis­te­ma glo­bal ha ingre­sa­do en el perío­do de cre­ci­mien­to cero, nega­ti­vo o muy débil, ello no se debe a la rebe­lión popu­lar con­tra el cre­ci­mien­to alie­nan­te y des­truc­tor del medio ambien­te sino a la deca­den­cia de la civi­li­za­ción bur­gue­sa. En los años 1970 Joseph Gabel expre­sa­ba sus temo­res ante las con­se­cuen­cias del ago­ta­mien­to de los recur­sos natu­ra­les (era la épo­ca de los shocks petro­le­ros y de la teo­ría de “los lími­tes del cre­ci­mien­to”) y en con­se­cuen­cia de la ins­ta­la­ción de socie­da­des de penu­ria, de super­vi­ven­cia, fun­da­das en la dis­tri­bu­ción auto­ri­ta­ria, hiper-eli­tis­ta de los esca­sos bie­nes dis­po­ni­bles. Gabel seña­la­ba que las uto­pías igua­li­ta­rias se basan en la abun­dan­cia de bie­nes, en el fin de la mise­ria, etc., opues­tas a las expe­rien­cias de las socie­da­des de super­vi­ven­cia basa­das en la dis­tri­bu­ción jerár­qui­ca del poder y los bie­nes (11).

Podría­mos ima­gi­nar un esce­na­rio sinies­tro don­de lue­go del des­mo­ro­na­mien­to de la cul­tu­ra del con­su­mis­mo ante la evi­den­cia del fin del cre­ci­mien­to (por lo menos a mediano pla­zo) el sis­te­ma gene­re una suer­te de recon­ver­sión ideo­ló­gi­ca apo­ya­da en la idea de aus­te­ri­dad auto­ri­ta­ria, en la ins­ta­la­ción de un con­for­mis­mo pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor y ultra eli­tis­ta apun­ta­la­do por un bom­bar­deo mediá­ti­co gigan­tes­co e inin­te­rrum­pi­do y por sis­te­mas repre­si­vos efi­ca­ces, en suma, algo así como un neo­fas­cis­mo esta­bi­li­za­dor. Para rea­li­zar exi­to­sa­men­te esa recon­ver­sión cul­tu­ral el capi­ta­lis­mo nece­si­ta­ría dis­po­ner de una capa­ci­dad de con­trol social uni­ver­sal, de asi­mi­la­ción de sus con­tra­dic­cio­nes y de un tiem­po de desa­rro­llo que actual­men­te no son visi­bles, todo pare­ce indi­car que su diná­mi­ca cul­tu­ral, el inmen­so peso de sus intere­ses inme­dia­tos, las debi­li­da­des de sus sis­te­mas de con­trol social (incluí­da el arma mediá­ti­ca), su frag­men­ta­ción, hacen muy poco pro­ba­ble seme­jan­te futu­ro. Por el con­tra­rio la recien­te expe­rien­cia de los hal­co­nes nor­te­ame­ri­ca­nos, la esen­cia para­si­ta­ria de las eli­tes domi­nan­tes mun­dia­les sugie­re esce­na­rios tur­bu­len­tos de redes­plie­gues mili­ta­ris­tas-impe­ria­lis­tas, de rebe­lio­nes socia­les, etc.
Que­da pen­dien­te el tema del decre­ci­mien­to de los recur­sos natu­ra­les dis­po­ni­bles y en con­se­cuen­cia de las téc­ni­ca pro­duc­ti­vas y del tipo de bie­nes pro­du­ci­dos. Una meta­mor­fo­sis social com­ple­ja es posi­ble sobre la base de la deca­den­cia del sis­te­ma reins­ta­lan­do uto­pías igua­li­ta­rias basa­das a su vez en la abun­dan­cia (pun­to de par­ti­da para la supera­ción del mer­ca­do, para la exten­sión de la gra­tui­dad, etc.). Obvia­men­te abun­dan­cia de “otro tipo”, fra­ter­nal, crea­ti­va y no con­su­mis­ta-pasi­va, recon­ci­lia­da con la comu­ni­dad y la natu­ra­le­za. De esa mane­ra la far­sa capi­ta­lis­ta de la “abun­dan­cia gene­ral” (obje­ti­vo inal­can­za­ble, con­tra­dic­to­rio con la repro­duc­ción del sis­te­ma) o la pesa­di­lla de la socie­dad de super­vi­ven­cia (auto­ri­ta­ria, repre­si­va, eli­tis­ta) se con­tra­po­ne a la uto­pía de la socie­dad igua­li­ta­ria de abun­dan­cia (otros bie­nes, otras téc­ni­cas, otras for­mas de rela­ción entre los seres huma­nos y de estos con su con­tex­to ambien­tal).

Segun­do, ese pro­ta­go­nis­mo radi­cal de los opri­mi­dos no tie­ne por­que nacer duran­te el pri­mer día de la cri­sis, es nece­sa­rio un inmen­so pro­ce­so de ges­ta­ción atra­ve­sa­do por rebe­lio­nes popu­la­res y reac­cio­nes con­ser­va­do­ras, con avan­ces y retro­ce­sos, una lar­ga mar­cha duran­te un perío­do muy den­so, tur­bu­len­to (cuya dura­ción real es impre­de­ci­ble) del que esta­mos dan­do los pri­me­ros pasos. Tiem­po de recu­pe­ra­ción de memo­rias, de apren­di­za­jes nue­vos, de cons­truc­ción com­ple­ja de una nue­va con­cien­cia.

Ter­ce­ro, la exis­ten­cia del patri­mo­nio demo­crá­ti­co glo­bal antes men­cio­na­do podría ser la base his­tó­ri­ca de la supera­ción de las frus­tra­cio­nes socia­lis­tas del siglo XX don­de la repro­duc­ción de la hege­mo­nía cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo enla­za­da con muy vie­jas tra­di­cio­nes de some­ti­mien­to blo­quea­ban los pro­ce­sos de auto­eman­ci­pa­ción. Los redu­cían a movi­mien­tos de masas diri­gi­dos por eli­tes radi­ca­les, por diri­gen­tes inevi­ta­ble­men­te auto­ri­ta­rios, cuyas vic­to­rias deri­va­ban en nue­vos meca­nis­mos de opre­sión. El des­plie­gue de la his­to­ria sal­ta por enci­ma de la dispu­ta sin solu­ción entre comu­nis­tas esta­tis­tas y liber­ta­rios, los pri­me­ros desa­rro­llan­do la posi­bi­li­dad con­cre­ta de la revo­lu­ción pero pos­ter­gan­do para un futu­ro nebu­lo­so la demo­cra­cia de base (en con­se­cuen­cia pro­du­cien­do al mis­mo tiem­po el hecho revo­lu­cio­na­rio y las con­di­cio­nes de su fra­ca­so) y los segun­dos igno­ran­do la exis­ten­cia de una den­sa tra­ma cul­tu­ral nega­ti­va pene­tran­do has­ta el fon­do de la con­cien­cia popu­lar y enton­ces la nece­si­dad de com­ple­jas tran­si­cio­nes, des­man­te­la­mien­tos de estruc­tu­ras y esti­los de vida, com­bi­nan­cio­nes prag­má­ti­cas, plu­ra­les entre lo vie­jo y lo nue­vo.

Cuar­to, la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo, el espa­cio de los pue­blos pobres y mar­gi­na­dos del pla­ne­ta apa­re­ce como el lugar pri­vi­le­gia­do para la irrup­ción de esas fuer­zas libe­ra­do­ras, así lo va demos­tran­do la reali­dad, des­de la resis­ten­cias al Impe­rio en Irak y Afga­nis­tan has­ta la ola popu­lar demo­cra­ti­za­do­ra en Amé­ri­ca Lati­na que ya inclu­ye algu­nos espa­cios más avan­za­dos don­de se pos­tu­la la supera­ción socia­lis­ta del capi­ta­lis­mo. Aun­que no debe­ría­mos sub­es­ti­mar sus pro­ba­bles futu­ras pro­lon­ga­cio­nes, inter­ac­cio­nes con fenó­me­nos de igual signo en los paí­ses cen­tra­les cora­zón visi­ble de la cri­sis, allí la con­cen­tra­ción de ingre­sos, la des­ocu­pa­ción, el empo­bre­ci­mien­to a gran esca­la se extien­de al rit­mo de la deca­den­cia del sis­te­ma. Cuyas eli­tes ace­le­ran su dege­ne­ra­ción para­si­ta­ria lo que plan­tea el peli­gro de reno­va­das aven­tu­ras neo­fas­cis­tas e impe­ria­lis­tas pero tam­bién la espe­ran­za en la rebel­día de sus reta­guar­dias popu­la­res inter­nas.
La bar­ba­rie ya está en mar­cha, pero tam­bién lo está la insur­gen­cia de los opri­mi­dos.

Notas

(1), “Fed says worst of reces­sion over”, BBC News, 12 August 2009
(2), El con­cep­to de capi­ta­lis­mo senil tal como es uti­li­za­do en este tex­to apa­re­ce en los años 1970 en un tra­ba­jo de Roger Dan­ge­vi­lle (Roger Dan­ge­vi­lle, “Marx-Engels. La cri­se”, edi­tions 1018, Paris 1978) y reto­ma­do por varios auto­res en la déca­da actual: Jor­ge Beins­tein, “Capi­ta­lis­mo Senil”, Edi­cio­nes Record, Rio de Janei­ro, 2001; Samir Amin , “Au delà du capi­ta­lis­me seni­le”, Actuel Marx ‑PUF, Paris 2002.
(3), MIchel Hus­son, «Cri­se de la finan­ce ou cri­se du capi­ta­lis­me», http://​hus​so​net​.free​.fr/​d​e​n​k​n​t​z​f​.​pdf
(4), Richard N. Haass, “The Age of Non­po­la­rity. What Will Follow U.S. Domi­nan­ce”, Foreign Affairs , May/​June 2008.
(5), Esta cifra se obtie­ne suman­do al gas­to del Depar­ta­men­to de Defen­sa los gatos mili­ta­res de otras áreas de la admi­nis­tra­ción Publi­ca. Chal­mers John­son, “Going ban­krupt: The US’s grea­test threat “, Asia Times, 24 Jan 2008.
(6), Scott B. Mac­Do­nald, “End of the guns and but­ter eco­nomy”, Asia Times, Octo­ber 31, 2007.
(7), Ber­trand Gille, “His­to­ire des tech­ni­ques”, La Pléia­de, Paris, 1978.
(8), Una visión mucho más exten­di­da lo inte­gra­ría en el mega ciclo de la civi­li­za­ción occi­den­tal des­pe­gan­do a comien­zos del segun­do mile­nio con las cru­za­das y los pri­me­ros gér­me­nes comer­cia­les de capi­ta­lis­mo en Euro­pa, atra­ve­san­do la con­quis­ta de Amé­ri­ca, has­ta lle­gar a la revo­lu­ción indus­trial ingle­sa, las gue­rras napo­leó­ni­cas y la expan­sión pla­ne­ta­ria de la moder­ni­dad (impe­ria­lis­ta, de raíz occi­den­tal, es nece­sa­rio sub­ra­yar­lo).
(9), Franz Jaku­bowsky, “Les super­es­truc­tu­res idéo­lo­gi­ques dans la con­cep­tion maté­ria­lis­te de l’his­to­ire”, Etu­des et Docu­men­te­tion Inter­na­tio­na­les (EDI), París, 1976.
(10), Emma­nuel Kant, “Filo­so­fia de la his­to­ria”, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Méxi­co, 1992.
(11), Joseph Gabel, “Idéo­lo­gies II”, édi­tions anth­ro­pos, París, 1978.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *