Ame­na­zas de terro­ris­tas por Dax Tos­cano

Men­sa­jes ame­na­zan­tes han sido emi­ti­dos en estos días con­tra el recién cons­ti­tui­do Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB) y sus inte­gran­tes por par­te del régi­men nar­co­pa­ra­te­rro­ris­ta colom­biano, enca­be­za­do por Álva­ro Uri­be Vélez.

El pre­si­den­te para­co pidió en días ante­rio­res a la fis­ca­lía colom­bia­na que ini­cie un pro­ce­so judi­cial con­tra los inte­gran­tes del MCB por los supues­tos deli­tos de con­cier­to para delin­quir y exal­ta­ción del terro­ris­mo.

El gene­ral Freddy Padi­lla, Coman­dan­te de las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas hizo públi­co un pro­nun­cia­mien­to en el cual adver­tía a las y los inte­gran­tes del MCB de abs­te­ner­se de pre­sen­tar el salu­do del Coman­dan­te de las FARC-EP, Alfon­so Cano, al Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo de dicho movi­mien­to, cele­bra­do en Cara­cas, Vene­zue­la los días 7, 8 y 9 de diciem­bre de 2009. De igual mane­ra, con tono desa­fian­te, seña­la­ba que en caso de que el MCB mani­fies­te su apo­yo a las FARC-EP, se con­si­de­ra­rá un deli­to pues­to que lo que se esta­ría hacien­do es ava­lar a un gru­po “delin­cuen­cial”, “terro­ris­ta”.

La res­pues­ta de la direc­ción del MCB fue con­tun­den­te:

Gene­ral:

Como un atre­vi­mien­to y una inú­til ame­na­za de cri­mi­na­li­za­ción a nues­tro nacien­te Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB) valo­ra­mos su car­ta soli­ci­tán­do­le a este Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo no acep­tar el digno men­sa­je del coman­dan­te en jefe de las FARC-EP a nues­tro even­to. En su infe­liz comu­ni­ca­ción usted ade­más hace un uso des­ca­ra­do del chan­ta­je.

No solo rati­fi­ca­mos orgu­llo­sa­men­te la recep­ción de refe­ri­do men­sa­je del coman­dan­te Cano, sino que ade­más le recor­da­mos que las FARC-EP for­man par­te de la diver­si­dad revo­lu­cio­na­ria de este movi­mien­to y el Coman­dan­te Cano, como el falle­ci­do y admi­ra­do coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez, están inte­gra­dos a su pre­si­den­cia colec­ti­va.

Los gene­ra­les de hor­ca y cuchi­llo, com­pro­me­ti­dos con el nar­co-para­mi­li­ta­ris­mo y la gue­rra sucia no nos mere­cen el menor res­pe­to, ni tie­nen la más míni­ma cali­dad para cali­fi­car a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias del con­ti­nen­te.

Por su par­te, el minis­tro de Defen­sa colom­biano, Gabriel Sil­va Luján, ha expre­sa­do en reite­ra­das oca­sio­nes que Vene­zue­la se ha con­ver­ti­do en refu­gio de varios líde­res de las FARC-EP, seña­lan­do ade­más que los gobier­nos que apo­yen a dicha orga­ni­za­ción deben ser con­si­de­ra­dos como cóm­pli­ces del terro­ris­mo. Asi­mis­mo, Sil­va expre­só que “si un país teme que las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia reali­cen un ata­que simi­lar al de la ope­ra­ción Fénix es por­que reco­no­cen la pre­sen­cia de gru­pos al mar­gen de la ley en su terri­to­rio”, lo cual cons­ti­tu­ye una seria ame­na­za de ata­que a terri­to­rio vene­zo­lano, pues­to que según los infor­mes de inte­li­gen­cia colom­bia­nos, Iván Már­quez, miem­bro del secre­ta­ria­do de las FARC-EP, esta­ría refu­gia­do en dicho país.

En días pasa­dos un juez colom­biano emi­tió una orden de cap­tu­ra con­tra el pre­si­den­te alterno del Par­la­men­to Lati­no­ame­ri­cano (PARLATINO), el ciu­da­dano vene­zo­lano Amíl­car Figue­roa, acu­sán­do­le de haber incu­rri­do en los deli­tos de apo­yo a orga­ni­za­ción terro­ris­ta, con­cier­to para delin­quir con fines de secues­tro, finan­cia­ción de terro­ris­mo y entre­na­mien­to de gru­pos ile­ga­les.

Como par­te de esta cam­pa­ña de per­se­cu­ción, el gobierno colom­biano lle­va ade­lan­te un sin­nú­me­ro de accio­nes con­tra Nar­ci­so Isa Con­de, miem­bro de la pre­si­den­cia colec­ti­va del actual MCB, quien inclu­so se ha cons­ti­tui­do en blan­co de las fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res colom­bia­nas.

De igual mane­ra, el régi­men que gobier­na des­de el “para­cio” de Nari­ño ha ata­ca­do a per­so­na­li­da­des com­pro­me­ti­das con la con­cre­ción de acuer­dos que enca­mi­nen a Colom­bia hacia un mejor des­tino, como son la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba y el perio­dis­ta Jor­ge Enri­que Bote­ro.

La indus­tria mediá­ti­ca ha res­pal­da­do las deci­sio­nes del régi­men uri­bis­ta, pues­to que cons­tan­te­men­te lle­va ade­lan­te cam­pa­ñas pro­pa­gan­dís­ti­cas con­tra las FARC-EP y sus inte­gran­tes, con­vir­tién­do­se en el ins­tru­men­to ade­cua­do para la mani­pu­la­ción de las per­so­nas res­pec­to a lo que pien­san sobre la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria colom­bia­na.

Estos hechos con­cre­tos demues­tran que el régi­men nar­co­pa­ra­te­rro­ris­ta colom­biano res­pal­da­do por los EE.UU., ha pues­to en mar­cha abier­ta­men­te una cam­pa­ña inter­na­cio­nal para cri­mi­na­li­zar, judi­cia­li­zar, per­se­guir y aten­tar con­tra quie­nes mani­fies­ten su apo­yo a la insur­gen­cia y lucha revo­lu­cio­na­ria en Colom­bia. Sólo bas­ta recor­dar la cap­tu­ra del aca­dé­mi­co Miguel Ángel Bel­trán en Méxi­co, la soli­ci­tud de extra­di­ción de Lucía Moret, sobre­vi­vien­te del ata­que cri­mi­nal per­pe­tra­do con­tra el cam­pa­men­to de Raúl Reyes en Angos­tu­ra, así como la deten­ción en Espa­ña de Rosa­rio Gar­cía Albert por su pre­sun­ta cola­bo­ra­ción con las FARC-EP.

Tras el gol­pe mili­tar per­pe­tra­do por los gori­las del ejér­ci­to chi­leno, coman­da­do por el cri­mi­nal Augus­to Pino­chet con­tra el gobierno socia­lis­ta del pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de en 1973, se puso en eje­cu­ción un plan con­jun­to con las dic­ta­du­ras del cono sur, la CIA y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del mun­do ente­ro para per­se­guir a las y los revo­lu­cio­na­rios que se enfren­ta­ban a esos regí­me­nes cri­mi­na­les. El secues­tro, las deten­cio­nes ile­ga­les, la extra­di­ción, el encar­ce­la­mien­to, la tor­tu­ra, las des­apa­ri­cio­nes fue­ron las accio­nes lle­va­das a cabo por las fuer­zas repre­si­vas con­tra toda per­so­na con­si­de­ra­da enemi­ga de las dic­ta­du­ras y de for­mar par­te de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de izquier­da.

Hoy, con el pre­tex­to de defen­der la demo­cra­cia, el régi­men cri­mi­nal uri­bis­ta tie­ne el mis­mo obje­ti­vo polí­ti­co que el que se tra­za­ron los dic­ta­dor­zue­los en Amé­ri­ca Lati­na en la déca­da de 1970 con el Plan Cón­dor: des­mo­vi­li­zar a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, para­li­zar a los colec­ti­vos en base al terror ejer­ci­do por las fuer­zas repre­si­vas y soca­var las bases de apo­yo a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, en armas o no, median­te la cri­mi­na­li­za­ción de cada una de las acti­vi­da­des que se lle­ven a cabo como par­te de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con esos movi­mien­tos.

El nar­co­pa­ra­mi­li­tar vice­pre­si­den­te de Colom­bia, Fran­cis­co San­tos, acu­so a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias aglu­ti­na­das en el MCB de pre­ten­der implan­tar un tota­li­ta­ris­mo en la región, aten­tan­do con­tra la “demo­cra­cia”, por lo cual pidió tomar accio­nes judi­cia­les con­tra sus inte­gran­tes, a la vez que soli­ci­tó se pros­cri­ban esos movi­mien­tos.

Los mafio­sos que gobier­nan Colom­bia acu­san al MCB de ser el bra­zo polí­ti­co de las FARC-EP, des­co­no­cien­do que esa agru­pa­ción revo­lu­cio­na­ria es no sólo un ejér­ci­to del pue­blo, sino una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que tie­ne sus pro­pias estruc­tu­ras para lle­var ade­lan­te su tarea ideo­ló­gi­ca como el Par­ti­do Comu­nis­ta Clan­des­tino Colom­biano y el Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia. El MCB se nutre en ese sen­ti­do de esa expe­rien­cia valio­sa de lucha, lle­va­da a cabo con fir­me­za revo­lu­cio­na­ria a lo lar­go de cin­cuen­ta años y que se expre­sa en el ejem­plo com­ba­ti­vo del Coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez.

La cap­tu­ra de Simón Tri­ni­dad, en enero de 2004 en Qui­to, así como el secues­tro de Rodri­go Gran­da, el 14 de diciem­bre de 2005 en Cara­cas, son otros hechos que con­fir­man que el gobierno colom­biano tie­ne un plan inter­na­cio­nal de per­se­cu­ción a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y sus bases de apo­yo, plan que no con­tem­pla, de nin­gu­na mane­ra, el res­pe­to a la nor­ma­ti­va jurí­di­ca inter­na­cio­nal, como lo evi­den­cian los hechos seña­la­dos, así como el ata­que a terri­to­rio ecua­to­riano y las ame­na­zas de ata­que con­tra terri­to­rio vene­zo­lano ver­ti­das direc­ta­men­te por el actual minis­tro de Defen­sa colom­biano, Gabriel Sil­va Luján.

En este con­tex­to se hace nece­sa­rio seña­lar:

  • Que el terro­ris­mo ema­na de un régi­men cri­mi­nal, corrup­to, enquis­ta­do hoy en la Casa de Nari­ño, cuyo prin­ci­pal repre­sen­tan­te es el nar­co­tra­fi­can­te núme­ro 82 del car­tel de Mede­llín, el mafio­so Álva­ro Uri­be.
  • Que el terro­ris­mo de Esta­do es cau­san­te de los crí­me­nes más exe­cra­bles con­tra el pue­blo colom­biano, hechos come­ti­dos tan­to por las fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res de ese país pues­tas al ser­vi­cio de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta y de la polí­ti­ca geno­ci­da del impe­ria­lis­mo yan­qui. Más de 300 mil ase­si­na­tos han sido come­ti­dos por los para­mi­li­ta­res que, lejos de des­mo­vi­li­zar­se, hoy actúan bajo otras deno­mi­na­cio­nes como las Águi­las Negras. De igual mane­ra, el ejér­ci­to es res­pon­sa­ble de la matan­za de cam­pe­si­nos para hacer­los pasar por gue­rri­lle­ros, crí­me­nes en los cua­les están invo­lu­cra­dos altos ofi­cia­les de esa ins­ti­tu­ción cas­tren­se.
  • Que la vio­len­cia en Colom­bia tie­ne un ori­gen his­tó­ri­co, la mis­ma que tie­ne que ver con la apli­ca­ción de méto­dos crue­les por par­te de la oli­gar­quía colom­bia­na para man­te­ner su poder y las rela­cio­nes de explo­ta­ción a las que han some­ti­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra colom­bia­na, tan­to en el cam­po como en las zonas indus­tria­les. Según un infor­me de la FAO el 49,2% de la pobla­ción de Colom­bia es pobre, la pobre­za extre­ma alcan­za el 14,7%, lo que equi­va­le a 7,4 millo­nes de per­so­nas vivien­do en la indi­gen­cia. En la zona rural la situa­ción toda­vía es peor, ele­ván­do­se a 60% los hoga­res que viven por deba­jo de la línea de pobre­za. En el mun­do, Colom­bia ocu­pa el ter­cer lugar entre los paí­ses con mayo­res des­igual­da­des eco­nó­mi­cas y socia­les.
  • Que los EE.UU. son res­pon­sa­bles direc­tos de la situa­ción polí­ti­co-mili­tar que vive Colom­bia, país al que con­si­de­ran par­te de su patio tra­se­ro, el mis­mo que cons­ti­tu­ye para los intere­ses impe­ria­les una zona geo­es­tra­té­gi­ca impor­tan­te para man­te­ner la vigi­lan­cia y con­trol del con­ti­nen­te, ade­más de ser una nación rica en recur­sos natu­ra­les muy ape­te­ci­dos por el “águi­la del nor­te”. La ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res en terri­to­rio colom­biano así lo evi­den­cia, lo cual ade­más con­fir­ma la polí­ti­ca entre­guis­ta, ras­tre­ra y ser­vil del régi­men uri­bis­ta que con ello ha per­mi­ti­do que el impe­ria­lis­mo yan­qui con­vier­ta a Colom­bia en su colo­nia.
  • Que la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca de la men­ti­ra jue­ga un rol fun­da­men­tal para la con­so­li­da­ción hege­mó­ni­ca de la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo que, con el pre­tex­to de defen­der el orden ins­ti­tu­cio­nal y la demo­cra­cia, lle­van ade­lan­te una polí­ti­ca geno­ci­da con­tra el pue­blo colom­biano, la cual se hace evi­den­te con la apli­ca­ción de la deno­mi­na­da Doc­tri­na de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca. Los medios no disi­mu­lan su ale­gría por cada acción efec­ti­va lle­va­da a cabo con­tra las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias colom­bia­nas. Ellos son el ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da nece­sa­rio para crear una ima­gen des­fa­vo­ra­ble de la insur­gen­cia.
  • Que la exis­ten­cia de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios arma­dos en Colom­bia es la res­pues­ta legí­ti­ma del pue­blo fren­te a la vio­len­cia ejer­ci­da por las cla­ses explo­ta­do­ras, el impe­ria­lis­mo yan­qui y las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas. El dere­cho a la resis­ten­cia y a la rebe­lión arma­da es la úni­ca alter­na­ti­va que la oli­gar­quía colom­bia­na ha deja­do a un pue­blo al que pre­ten­den masa­crar o some­ter total­men­te, deján­do­lo sin nin­gún meca­nis­mo de defen­sa.
  • Que, de nin­gu­na mane­ra, las fuer­zas pro­gre­sis­tas, de izquier­da, ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rias en el mun­do pue­den inter­na­li­zar y hacer suyo el dis­cur­so de los pode­ro­sos que con­de­na la lucha de los pue­blos y sus méto­dos legí­ti­mos para hacer­le fren­te a las fuer­zas opre­so­ras, explo­ta­do­ras. Las orga­ni­za­cio­nes, los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios deben con­tar con el apo­yo deci­di­do de los colec­ti­vos socia­les. La inter­na­cio­nal del cri­men y el terror no está repre­sen­ta­da en esas fuer­zas, sino por el Pen­tá­gono, la CIA, la DEA, el FBI, la Inter­pol, el Mos­sad y la OTAN.
  • Que los pue­blos no tie­nen por­que pedir per­mi­so o jus­ti­fi­car sus accio­nes fren­te a cri­mi­na­les como Uri­be, Padi­lla o San­tos. Es un dere­cho fun­da­men­tal y una nece­si­dad el que los colec­ti­vos socia­les, fren­te al emba­te que sufren por par­te de las fuer­zas de la reac­ción, se auto­or­ga­ni­cen y com­ba­tan para cam­biar el orden esta­ble­ci­do, median­te la apli­ca­ción de cual­quier for­ma de lucha, siem­pre que ésta esté apo­ya­da en un amplio movi­mien­to de masas.

El impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías crio­llas tie­nen mie­do a la uni­dad de los pue­blos y sus orga­ni­za­cio­nes. La con­sig­na boli­va­ria­na de “uni­dad, uni­dad y uni­dad”, mate­ria­li­za­da en la prác­ti­ca, pone a tem­blar a las cla­ses que his­tó­ri­ca­men­te han deten­ta­do el poder bajo el capi­ta­lis­mo. Saben y están cons­cien­tes de que uni­dos los pue­blos son mucho más fuer­tes, mien­tras que sepa­ra­dos son débi­les y fáci­les de some­ter.

Por ello, fren­te a la cons­ti­tu­ción del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano, empie­zan a bus­car y a poner en eje­cu­ción todos los meca­nis­mos a su alcan­ce para some­ter­lo.

Clau­di­car ante el chan­ta­je que pre­ten­den impo­ner median­te la judi­cia­li­za­ción de quie­nes inte­gran el MCB, sig­ni­fi­ca­ría una derro­ta inmi­nen­te de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias no sólo del con­ti­nen­te, sino de otras regio­nes del mun­do.

El MCB nació para cre­cer como una fuer­za inter­na­cio­na­lis­ta, en la que se con­ju­gan diver­sas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, revo­lu­cio­na­rias, insur­gen­tes; sin dog­mas, ni sec­ta­ris­mos. Por el con­tra­rio, el arma de la crí­ti­ca cons­ti­tu­ye un ins­tru­men­to nece­sa­rio para for­ta­le­cer el movi­mien­to, sin caer en la tram­pa de que con sólo este ins­tru­men­to se pue­de derro­tar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y las cla­ses que deten­tan el poder.

Ante los ata­ques y la cri­mi­na­li­za­ción a la que pre­ten­den some­ter los terro­ris­tas del régi­men colom­biano y esta­dou­ni­den­se a las y los inte­gran­tes del MCB, hay que res­pon­der con mayor entre­ga a la cau­sa de la revo­lu­ción, prac­ti­can­do la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal con todas y todos aque­llos que sean obje­to de per­se­cu­ción por par­te de la inter­na­cio­nal nar­co­pa­ra­te­rro­ris­ta del cri­men orga­ni­za­do, diri­gi­da des­de la Casa Blan­ca y des­de el “para­cio” de Nari­ño.

En este sen­ti­do es impor­tan­te el for­ta­le­ci­mien­to de las diver­sas redes de acción y sobre todo de los medios revo­lu­cio­na­rios para hacer­le fren­te a la into­xi­ca­ción y mani­pu­la­ción ideo­ló­gi­ca de fal­si­me­dia.

¡Con Bolí­var y nues­tros héroes!

¡Vic­to­ria abso­lu­ta o nada!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *