Ame­na­zas de terro­ris­tas por Dax Toscano

Men­sa­jes ame­na­zan­tes han sido emi­ti­dos en estos días con­tra el recién cons­ti­tui­do Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB) y sus inte­gran­tes por par­te del régi­men nar­co­pa­ra­te­rro­ris­ta colom­biano, enca­be­za­do por Álva­ro Uri­be Vélez.

El pre­si­den­te para­co pidió en días ante­rio­res a la fis­ca­lía colom­bia­na que ini­cie un pro­ce­so judi­cial con­tra los inte­gran­tes del MCB por los supues­tos deli­tos de con­cier­to para delin­quir y exal­ta­ción del terrorismo.

El gene­ral Freddy Padi­lla, Coman­dan­te de las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas hizo públi­co un pro­nun­cia­mien­to en el cual adver­tía a las y los inte­gran­tes del MCB de abs­te­ner­se de pre­sen­tar el salu­do del Coman­dan­te de las FARC-EP, Alfon­so Cano, al Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo de dicho movi­mien­to, cele­bra­do en Cara­cas, Vene­zue­la los días 7, 8 y 9 de diciem­bre de 2009. De igual mane­ra, con tono desa­fian­te, seña­la­ba que en caso de que el MCB mani­fies­te su apo­yo a las FARC-EP, se con­si­de­ra­rá un deli­to pues­to que lo que se esta­ría hacien­do es ava­lar a un gru­po “delin­cuen­cial”, “terro­ris­ta”.

La res­pues­ta de la direc­ción del MCB fue contundente:

Gene­ral:

Como un atre­vi­mien­to y una inú­til ame­na­za de cri­mi­na­li­za­ción a nues­tro nacien­te Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB) valo­ra­mos su car­ta soli­ci­tán­do­le a este Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo no acep­tar el digno men­sa­je del coman­dan­te en jefe de las FARC-EP a nues­tro even­to. En su infe­liz comu­ni­ca­ción usted ade­más hace un uso des­ca­ra­do del chantaje.

No solo rati­fi­ca­mos orgu­llo­sa­men­te la recep­ción de refe­ri­do men­sa­je del coman­dan­te Cano, sino que ade­más le recor­da­mos que las FARC-EP for­man par­te de la diver­si­dad revo­lu­cio­na­ria de este movi­mien­to y el Coman­dan­te Cano, como el falle­ci­do y admi­ra­do coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez, están inte­gra­dos a su pre­si­den­cia colectiva.

Los gene­ra­les de hor­ca y cuchi­llo, com­pro­me­ti­dos con el nar­co-para­mi­li­ta­ris­mo y la gue­rra sucia no nos mere­cen el menor res­pe­to, ni tie­nen la más míni­ma cali­dad para cali­fi­car a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias del continente.

Por su par­te, el minis­tro de Defen­sa colom­biano, Gabriel Sil­va Luján, ha expre­sa­do en reite­ra­das oca­sio­nes que Vene­zue­la se ha con­ver­ti­do en refu­gio de varios líde­res de las FARC-EP, seña­lan­do ade­más que los gobier­nos que apo­yen a dicha orga­ni­za­ción deben ser con­si­de­ra­dos como cóm­pli­ces del terro­ris­mo. Asi­mis­mo, Sil­va expre­só que “si un país teme que las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia reali­cen un ata­que simi­lar al de la ope­ra­ción Fénix es por­que reco­no­cen la pre­sen­cia de gru­pos al mar­gen de la ley en su terri­to­rio”, lo cual cons­ti­tu­ye una seria ame­na­za de ata­que a terri­to­rio vene­zo­lano, pues­to que según los infor­mes de inte­li­gen­cia colom­bia­nos, Iván Már­quez, miem­bro del secre­ta­ria­do de las FARC-EP, esta­ría refu­gia­do en dicho país.

En días pasa­dos un juez colom­biano emi­tió una orden de cap­tu­ra con­tra el pre­si­den­te alterno del Par­la­men­to Lati­no­ame­ri­cano (PARLATINO), el ciu­da­dano vene­zo­lano Amíl­car Figue­roa, acu­sán­do­le de haber incu­rri­do en los deli­tos de apo­yo a orga­ni­za­ción terro­ris­ta, con­cier­to para delin­quir con fines de secues­tro, finan­cia­ción de terro­ris­mo y entre­na­mien­to de gru­pos ilegales.

Como par­te de esta cam­pa­ña de per­se­cu­ción, el gobierno colom­biano lle­va ade­lan­te un sin­nú­me­ro de accio­nes con­tra Nar­ci­so Isa Con­de, miem­bro de la pre­si­den­cia colec­ti­va del actual MCB, quien inclu­so se ha cons­ti­tui­do en blan­co de las fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res colombianas.

De igual mane­ra, el régi­men que gobier­na des­de el “para­cio” de Nari­ño ha ata­ca­do a per­so­na­li­da­des com­pro­me­ti­das con la con­cre­ción de acuer­dos que enca­mi­nen a Colom­bia hacia un mejor des­tino, como son la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba y el perio­dis­ta Jor­ge Enri­que Botero.

La indus­tria mediá­ti­ca ha res­pal­da­do las deci­sio­nes del régi­men uri­bis­ta, pues­to que cons­tan­te­men­te lle­va ade­lan­te cam­pa­ñas pro­pa­gan­dís­ti­cas con­tra las FARC-EP y sus inte­gran­tes, con­vir­tién­do­se en el ins­tru­men­to ade­cua­do para la mani­pu­la­ción de las per­so­nas res­pec­to a lo que pien­san sobre la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria colombiana.

Estos hechos con­cre­tos demues­tran que el régi­men nar­co­pa­ra­te­rro­ris­ta colom­biano res­pal­da­do por los EE.UU., ha pues­to en mar­cha abier­ta­men­te una cam­pa­ña inter­na­cio­nal para cri­mi­na­li­zar, judi­cia­li­zar, per­se­guir y aten­tar con­tra quie­nes mani­fies­ten su apo­yo a la insur­gen­cia y lucha revo­lu­cio­na­ria en Colom­bia. Sólo bas­ta recor­dar la cap­tu­ra del aca­dé­mi­co Miguel Ángel Bel­trán en Méxi­co, la soli­ci­tud de extra­di­ción de Lucía Moret, sobre­vi­vien­te del ata­que cri­mi­nal per­pe­tra­do con­tra el cam­pa­men­to de Raúl Reyes en Angos­tu­ra, así como la deten­ción en Espa­ña de Rosa­rio Gar­cía Albert por su pre­sun­ta cola­bo­ra­ción con las FARC-EP.

Tras el gol­pe mili­tar per­pe­tra­do por los gori­las del ejér­ci­to chi­leno, coman­da­do por el cri­mi­nal Augus­to Pino­chet con­tra el gobierno socia­lis­ta del pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de en 1973, se puso en eje­cu­ción un plan con­jun­to con las dic­ta­du­ras del cono sur, la CIA y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del mun­do ente­ro para per­se­guir a las y los revo­lu­cio­na­rios que se enfren­ta­ban a esos regí­me­nes cri­mi­na­les. El secues­tro, las deten­cio­nes ile­ga­les, la extra­di­ción, el encar­ce­la­mien­to, la tor­tu­ra, las des­apa­ri­cio­nes fue­ron las accio­nes lle­va­das a cabo por las fuer­zas repre­si­vas con­tra toda per­so­na con­si­de­ra­da enemi­ga de las dic­ta­du­ras y de for­mar par­te de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de izquierda.

Hoy, con el pre­tex­to de defen­der la demo­cra­cia, el régi­men cri­mi­nal uri­bis­ta tie­ne el mis­mo obje­ti­vo polí­ti­co que el que se tra­za­ron los dic­ta­dor­zue­los en Amé­ri­ca Lati­na en la déca­da de 1970 con el Plan Cón­dor: des­mo­vi­li­zar a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, para­li­zar a los colec­ti­vos en base al terror ejer­ci­do por las fuer­zas repre­si­vas y soca­var las bases de apo­yo a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, en armas o no, median­te la cri­mi­na­li­za­ción de cada una de las acti­vi­da­des que se lle­ven a cabo como par­te de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con esos movimientos.

El nar­co­pa­ra­mi­li­tar vice­pre­si­den­te de Colom­bia, Fran­cis­co San­tos, acu­so a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias aglu­ti­na­das en el MCB de pre­ten­der implan­tar un tota­li­ta­ris­mo en la región, aten­tan­do con­tra la “demo­cra­cia”, por lo cual pidió tomar accio­nes judi­cia­les con­tra sus inte­gran­tes, a la vez que soli­ci­tó se pros­cri­ban esos movimientos.

Los mafio­sos que gobier­nan Colom­bia acu­san al MCB de ser el bra­zo polí­ti­co de las FARC-EP, des­co­no­cien­do que esa agru­pa­ción revo­lu­cio­na­ria es no sólo un ejér­ci­to del pue­blo, sino una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que tie­ne sus pro­pias estruc­tu­ras para lle­var ade­lan­te su tarea ideo­ló­gi­ca como el Par­ti­do Comu­nis­ta Clan­des­tino Colom­biano y el Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia. El MCB se nutre en ese sen­ti­do de esa expe­rien­cia valio­sa de lucha, lle­va­da a cabo con fir­me­za revo­lu­cio­na­ria a lo lar­go de cin­cuen­ta años y que se expre­sa en el ejem­plo com­ba­ti­vo del Coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez.

La cap­tu­ra de Simón Tri­ni­dad, en enero de 2004 en Qui­to, así como el secues­tro de Rodri­go Gran­da, el 14 de diciem­bre de 2005 en Cara­cas, son otros hechos que con­fir­man que el gobierno colom­biano tie­ne un plan inter­na­cio­nal de per­se­cu­ción a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y sus bases de apo­yo, plan que no con­tem­pla, de nin­gu­na mane­ra, el res­pe­to a la nor­ma­ti­va jurí­di­ca inter­na­cio­nal, como lo evi­den­cian los hechos seña­la­dos, así como el ata­que a terri­to­rio ecua­to­riano y las ame­na­zas de ata­que con­tra terri­to­rio vene­zo­lano ver­ti­das direc­ta­men­te por el actual minis­tro de Defen­sa colom­biano, Gabriel Sil­va Luján.

En este con­tex­to se hace nece­sa­rio señalar:

  • Que el terro­ris­mo ema­na de un régi­men cri­mi­nal, corrup­to, enquis­ta­do hoy en la Casa de Nari­ño, cuyo prin­ci­pal repre­sen­tan­te es el nar­co­tra­fi­can­te núme­ro 82 del car­tel de Mede­llín, el mafio­so Álva­ro Uribe.
  • Que el terro­ris­mo de Esta­do es cau­san­te de los crí­me­nes más exe­cra­bles con­tra el pue­blo colom­biano, hechos come­ti­dos tan­to por las fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res de ese país pues­tas al ser­vi­cio de la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta y de la polí­ti­ca geno­ci­da del impe­ria­lis­mo yan­qui. Más de 300 mil ase­si­na­tos han sido come­ti­dos por los para­mi­li­ta­res que, lejos de des­mo­vi­li­zar­se, hoy actúan bajo otras deno­mi­na­cio­nes como las Águi­las Negras. De igual mane­ra, el ejér­ci­to es res­pon­sa­ble de la matan­za de cam­pe­si­nos para hacer­los pasar por gue­rri­lle­ros, crí­me­nes en los cua­les están invo­lu­cra­dos altos ofi­cia­les de esa ins­ti­tu­ción castrense.
  • Que la vio­len­cia en Colom­bia tie­ne un ori­gen his­tó­ri­co, la mis­ma que tie­ne que ver con la apli­ca­ción de méto­dos crue­les por par­te de la oli­gar­quía colom­bia­na para man­te­ner su poder y las rela­cio­nes de explo­ta­ción a las que han some­ti­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra colom­bia­na, tan­to en el cam­po como en las zonas indus­tria­les. Según un infor­me de la FAO el 49,2% de la pobla­ción de Colom­bia es pobre, la pobre­za extre­ma alcan­za el 14,7%, lo que equi­va­le a 7,4 millo­nes de per­so­nas vivien­do en la indi­gen­cia. En la zona rural la situa­ción toda­vía es peor, ele­ván­do­se a 60% los hoga­res que viven por deba­jo de la línea de pobre­za. En el mun­do, Colom­bia ocu­pa el ter­cer lugar entre los paí­ses con mayo­res des­igual­da­des eco­nó­mi­cas y sociales.
  • Que los EE.UU. son res­pon­sa­bles direc­tos de la situa­ción polí­ti­co-mili­tar que vive Colom­bia, país al que con­si­de­ran par­te de su patio tra­se­ro, el mis­mo que cons­ti­tu­ye para los intere­ses impe­ria­les una zona geo­es­tra­té­gi­ca impor­tan­te para man­te­ner la vigi­lan­cia y con­trol del con­ti­nen­te, ade­más de ser una nación rica en recur­sos natu­ra­les muy ape­te­ci­dos por el “águi­la del nor­te”. La ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res en terri­to­rio colom­biano así lo evi­den­cia, lo cual ade­más con­fir­ma la polí­ti­ca entre­guis­ta, ras­tre­ra y ser­vil del régi­men uri­bis­ta que con ello ha per­mi­ti­do que el impe­ria­lis­mo yan­qui con­vier­ta a Colom­bia en su colonia.
  • Que la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca de la men­ti­ra jue­ga un rol fun­da­men­tal para la con­so­li­da­ción hege­mó­ni­ca de la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo que, con el pre­tex­to de defen­der el orden ins­ti­tu­cio­nal y la demo­cra­cia, lle­van ade­lan­te una polí­ti­ca geno­ci­da con­tra el pue­blo colom­biano, la cual se hace evi­den­te con la apli­ca­ción de la deno­mi­na­da Doc­tri­na de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca. Los medios no disi­mu­lan su ale­gría por cada acción efec­ti­va lle­va­da a cabo con­tra las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias colom­bia­nas. Ellos son el ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da nece­sa­rio para crear una ima­gen des­fa­vo­ra­ble de la insurgencia.
  • Que la exis­ten­cia de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios arma­dos en Colom­bia es la res­pues­ta legí­ti­ma del pue­blo fren­te a la vio­len­cia ejer­ci­da por las cla­ses explo­ta­do­ras, el impe­ria­lis­mo yan­qui y las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas. El dere­cho a la resis­ten­cia y a la rebe­lión arma­da es la úni­ca alter­na­ti­va que la oli­gar­quía colom­bia­na ha deja­do a un pue­blo al que pre­ten­den masa­crar o some­ter total­men­te, deján­do­lo sin nin­gún meca­nis­mo de defensa.
  • Que, de nin­gu­na mane­ra, las fuer­zas pro­gre­sis­tas, de izquier­da, ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rias en el mun­do pue­den inter­na­li­zar y hacer suyo el dis­cur­so de los pode­ro­sos que con­de­na la lucha de los pue­blos y sus méto­dos legí­ti­mos para hacer­le fren­te a las fuer­zas opre­so­ras, explo­ta­do­ras. Las orga­ni­za­cio­nes, los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios deben con­tar con el apo­yo deci­di­do de los colec­ti­vos socia­les. La inter­na­cio­nal del cri­men y el terror no está repre­sen­ta­da en esas fuer­zas, sino por el Pen­tá­gono, la CIA, la DEA, el FBI, la Inter­pol, el Mos­sad y la OTAN.
  • Que los pue­blos no tie­nen por­que pedir per­mi­so o jus­ti­fi­car sus accio­nes fren­te a cri­mi­na­les como Uri­be, Padi­lla o San­tos. Es un dere­cho fun­da­men­tal y una nece­si­dad el que los colec­ti­vos socia­les, fren­te al emba­te que sufren por par­te de las fuer­zas de la reac­ción, se auto­or­ga­ni­cen y com­ba­tan para cam­biar el orden esta­ble­ci­do, median­te la apli­ca­ción de cual­quier for­ma de lucha, siem­pre que ésta esté apo­ya­da en un amplio movi­mien­to de masas.

El impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías crio­llas tie­nen mie­do a la uni­dad de los pue­blos y sus orga­ni­za­cio­nes. La con­sig­na boli­va­ria­na de “uni­dad, uni­dad y uni­dad”, mate­ria­li­za­da en la prác­ti­ca, pone a tem­blar a las cla­ses que his­tó­ri­ca­men­te han deten­ta­do el poder bajo el capi­ta­lis­mo. Saben y están cons­cien­tes de que uni­dos los pue­blos son mucho más fuer­tes, mien­tras que sepa­ra­dos son débi­les y fáci­les de someter.

Por ello, fren­te a la cons­ti­tu­ción del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano, empie­zan a bus­car y a poner en eje­cu­ción todos los meca­nis­mos a su alcan­ce para someterlo.

Clau­di­car ante el chan­ta­je que pre­ten­den impo­ner median­te la judi­cia­li­za­ción de quie­nes inte­gran el MCB, sig­ni­fi­ca­ría una derro­ta inmi­nen­te de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias no sólo del con­ti­nen­te, sino de otras regio­nes del mundo.

El MCB nació para cre­cer como una fuer­za inter­na­cio­na­lis­ta, en la que se con­ju­gan diver­sas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, revo­lu­cio­na­rias, insur­gen­tes; sin dog­mas, ni sec­ta­ris­mos. Por el con­tra­rio, el arma de la crí­ti­ca cons­ti­tu­ye un ins­tru­men­to nece­sa­rio para for­ta­le­cer el movi­mien­to, sin caer en la tram­pa de que con sólo este ins­tru­men­to se pue­de derro­tar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y las cla­ses que deten­tan el poder.

Ante los ata­ques y la cri­mi­na­li­za­ción a la que pre­ten­den some­ter los terro­ris­tas del régi­men colom­biano y esta­dou­ni­den­se a las y los inte­gran­tes del MCB, hay que res­pon­der con mayor entre­ga a la cau­sa de la revo­lu­ción, prac­ti­can­do la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal con todas y todos aque­llos que sean obje­to de per­se­cu­ción por par­te de la inter­na­cio­nal nar­co­pa­ra­te­rro­ris­ta del cri­men orga­ni­za­do, diri­gi­da des­de la Casa Blan­ca y des­de el “para­cio” de Nariño.

En este sen­ti­do es impor­tan­te el for­ta­le­ci­mien­to de las diver­sas redes de acción y sobre todo de los medios revo­lu­cio­na­rios para hacer­le fren­te a la into­xi­ca­ción y mani­pu­la­ción ideo­ló­gi­ca de falsimedia.

¡Con Bolí­var y nues­tros héroes!

¡Vic­to­ria abso­lu­ta o nada!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.