La com­pa­ñe­ra de un pre­so vas­co inte­rro­ga­da en un bos­que por la Guar­dia Civil

El Esta­do ha per­di­do los pape­les en Eus­kal Herria y su impo­ten­cia es violenta

Una com­pa­ñe­ra de un pre­so polí­ti­co vas­co ha denun­cia­do haber sido rete­ni­da por agen­tes de la Guar­dia Civil, lle­va­da a un bos­que e inte­rro­ga­da duran­te cer­ca de una hora y media sobre su vida per­so­nal, sobre su acti­vi­dad polí­ti­ca y sobre su com­pa­ñe­ro preso.

Los hechos, denun­cia­dos ayer en una nota por el movi­mien­to pro-amnis­tía, ocu­rrie­ron el pasa­do 1 de diciem­bre, cuan­do esta joven viz­cai­na, que res­pon­de a las ini­cia­les S.A., se diri­gía en su vehícu­lo a la loca­li­dad viz­cai­na de Aules­ti. Los veci­nos de la mis­ma ase­gu­ran que duran­te esa maña­na todos los acce­sos, así como la mis­ma loca­li­dad, se encon­tra­ban «ocu­pa­dos» por la Guar­dia Civil.

A la entra­da del muni­ci­pio, la joven encon­tró un con­trol ins­ta­la­do por el ins­ti­tu­to mili­tar don­de la para­ron y «la obli­ga­ron a con­du­cir su coche has­ta una esqui­na, para pos­te­rior­men­te intro­du­cir­la en un bos­que», apun­ta la nota.

Afir­ma ade­más que una vez allí fue­ron muchos los agen­tes que se des­pla­za­ron has­ta el bos­que. Y es que nada más rete­ner a la joven los veci­nos apun­tan que los con­tro­les de la zona des­apa­re­cie­ron para diri­gir­se al lugar citado.

La joven viz­cai­na denun­ció haber sido inte­rro­ga­da por la Guar­dia Civil duran­te una hora y media sobre su vida pri­va­da y sobre su com­pa­ñe­ro, que se encuen­tra en pri­sión. Y tam­bién por cues­tio­nes políticas.

Antes de dejar­la ir, los agen­tes espe­ta­ron a la joven que se anda­ra con cui­da­do y le ame­na­za­ron apun­tan­do que en cas con­tra­rio ésta no sería la últi­ma vez que le ocu­rre algo así.

«Ins­ta­lar el miedo»

La nota aler­ta de que situa­cio­nes como la vivi­da por esta joven se están mul­ti­pli­can­do en los con­tro­les de carre­te­ra ins­ta­la­dos por la Guar­dia Civil, y recuer­da que no son pocos los que se colo­can en Eus­kal Herria.

El movi­mien­to pro-amnis­tía entien­de que el obje­to de estos con­tro­les, «lejos del de sal­va­guar­dar la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, es ins­ta­lar el mie­do entre la ciu­da­da­nía y demos­trar su supe­rio­ri­dad militar».

Ade­más, opi­na que tras estos ope­ra­ti­vos se escon­de una deci­sión polí­ti­ca que, c0mo ase­gu­ra, «no es otra que una apues­ta por la repre­sión y la guerra».

Tras des­ta­car la impor­tan­cia de denun­ciar este tipo de suce­sos, recla­ma a las fuer­zas poli­cia­les aban­do­nar Eus­kal Herria.

Hora y media

La joven viz­cai­na estu­vo rete­ni­da duran­te cer­ca de hora y media sobre cues­tio­nes per­so­na­les y tam­bién polí­ti­cas, cuan­do se diri­gía a Aulesti.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.