Farc y ELN camino a la uni­dad por Ann­col

Es per­ti­nen­te que Colom­bia y el mun­do conoz­ca los pasos hacia la uni­dad entre las dos gue­rri­llas colom­bia­nas, el ELN y las Farc-EP.

El Secre­ta­ria­do Nacio­nal de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia Ejer­ci­to del Pue­blo FARC-EP y el Coman­do Cen­tral COCE del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal ELN, hace­mos lle­gar a todos los gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras de las dos orga­ni­za­cio­nes nues­tro más calu­ro­so, com­ba­ti­vo, fra­terno y revo­lu­cio­na­rio salu­do.

Les infor­ma­mos que nos hemos reu­ni­do en un ambien­te de fra­ter­ni­dad y cama­ra­de­ría que nos ha per­mi­ti­do abo­car con sin­ce­ri­dad y trans­pa­ren­cia el aná­li­sis del momen­to actual, las pers­pec­ti­vas y el com­pro­mi­so que como revo­lu­cio­na­rios nos asis­te, igual­men­te abor­da­mos las difi­cul­ta­des que se han pre­sen­ta­do entre las dos orga­ni­za­cio­nes.

El capi­ta­lis­mo está en cri­sis. El impe­rio, como siem­pre lo ha hecho, tra­ta de con­ju­rar­la por medio de la gue­rra, y es así como incre­men­ta las tro­pas de ocu­pa­ción en Afga­nis­tán envian­do dece­nas de miles a sumar­se a los ya exis­ten­tes. Hoy Colom­bia es con­ver­ti­da en una gran Base Mili­tar a su dis­po­si­ción para aho­gar en san­gre la resis­ten­cia de nues­tro pue­blo y, des­de aquí, pre­ten­de hacer retro­ce­der el nue­vo pro­yec­to en nues­tra Amé­ri­ca que cabal­ga por sus valles y mon­ta­ñas. Como res­pues­ta a esta pre­ten­sión gue­rre­ris­ta urge res­ca­tar la ban­de­ra de la paz en Colom­bia como un com­pro­mi­so de todo el con­ti­nen­te.

En esta hora pre­ci­sa, don­de la diver­sas expre­sio­nes del movi­mien­to social y popu­lar resis­ten y se movi­li­zan, nos enca­mi­na­mos a tra­ba­jar por la uni­dad para enfren­tar, con fir­me­za y beli­ge­ran­cia, al actual régi­men que el gobierno de Álva­ro Uri­be ha con­ver­ti­do en el más per­ver­so títe­re de los pla­nes del impe­rio piso­tean­do la dig­ni­dad nacio­nal, el anhe­lo de los colom­bia­nos, e impo­nién­do­se a pun­ta de cañón para­mi­li­tar y repre­sión ins­ti­tu­cio­nal ins­pi­ra­do en una con­cep­ción matre­ra, corrup­ta y mafio­sa.

Eva­lua­cio­nes recien­tes dan cuen­ta que los dos man­da­tos de Uri­be son un fra­ca­so en lo eco­nó­mi­co, lo polí­ti­co, lo social, de la jus­ti­cia y en todos los demás órde­nes, por ende nada más equi­vo­ca­do y ries­go­so para el des­tino de la patria que una nue­va reelec­ción o de los ins­pi­ra­dos en la Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca. Solo la uni­dad y acción deci­di­da de los colom­bia­nos patrio­tas, de los demó­cra­tas, de los revo­lu­cio­na­rios y de todos quie­nes guar­da­mos espe­ran­zas en la solu­ción polí­ti­ca podrá dete­ner la gue­rra, hallar la paz y hacer posi­ble la cons­truc­ción de una Colom­bia Nue­va que nos inclu­ya en la defi­ni­ción de su des­tino que no será aje­na a las nue­vas diná­mi­cas que hoy se viven en nues­tra Amé­ri­ca.

La com­pren­sión de las exi­gen­cias del momen­to y nues­tra con­di­ción revo­lu­cio­na­ria nos con­du­ce a orde­nar a todas nues­tras uni­da­des a:

1. Parar la con­fron­ta­ción entre las dos fuer­zas a par­tir de la publi­ca­ción de este docu­men­to.

2. No per­mi­tir nin­gún tipo de cola­bo­ra­ción con el enemi­go del pue­blo, ni hacer seña­la­mien­tos públi­cos.

3. Res­pe­to a la pobla­ción no com­ba­tien­te, a sus bie­nes e intere­ses y a sus orga­ni­za­cio­nes socia­les.

4. Hacer uso de un len­gua­je pon­de­ra­do y res­pe­tuo­so entre las dos orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias.

Asu­mi­mos el com­pro­mi­so de habi­li­tar los espa­cios y meca­nis­mos que per­mi­tan escla­re­cer y encon­trar las ver­da­de­ras cau­sas que nos han lle­va­do a esta absur­da con­fron­ta­ción en algu­nas regio­nes del país, supe­rar­las y tra­ba­jar por resar­cir los daños cau­sa­dos. Debe pri­mar el aná­li­sis y la con­tro­ver­sia crí­ti­ca, fran­ca y cons­truc­ti­va que coad­yu­ve a la uni­dad y la fra­ter­ni­dad revo­lu­cio­na­ria.

Nues­tro úni­co enemi­go es el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y su oli­gar­quía laca­ya; en su con­tra, com­pro­me­te­mos toda nues­tra ener­gía com­ba­ti­va y revo­lu­cio­na­ria.

Rati­fi­ca­mos la vigen­cia de las nor­mas de com­por­ta­mien­to con las masas acor­da­das y apro­ba­das en la cum­bre de Coman­dan­tes de 1990.

Las decla­ra­cio­nes públi­cas refe­ri­das a la uni­dad y al tra­ta­mien­to de las difi­cul­ta­des entre las dos orga­ni­za­cio­nes solo es facul­tad del Secre­ta­ria­do y del Coman­do Cen­tral.

¡Manuel Pérez Mar­tí­nez, Manuel Maru­lan­da Vélez ejem­plo que debe­mos cul­ti­var!

¡La Patria se res­pe­ta, fue­ra yan­quis de Colom­bia!

Mon­ta­ñas de Colom­bia, Noviem­bre de 2009

Por las FARC-EP: Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral

Por el ELN: Coman­do Cen­tral

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *