Ale­ma­nia y Espa­ña prohi­ben orga­ni­za­cio­nes com­ba­ti­vas, ile­ga­li­za­do el anar­co­sin­di­ca­lis­moa­le­mán por CNT

Boltxe Kolek­ti­boa denun­cia esta medi­da fas­cis­ta del régi­men ale­mán. ¡ Solidaridad!

Des­de el pasa­do 11 de diciem­bre que­da prohi­bi­da la labor sin­di­cal de la FAU-Ber­lín, y por con­si­guien­te la de toda la sec­ción ale­ma­na de la AIT, según ha deter­mi­na­do la jus­ti­cia ber­li­ne­sa. La deter­mi­na­ción judi­cial se lle­vó a cabo en un pro­ce­di­mien­to en el que la anar­co­sin­di­cal no tuvo posi­bi­li­dad algu­na de defen­sa. La FAU-Ber­lín ni siquie­ra fue infor­ma­da de la ape­la­ción al tri­bu­nal por par­te de la Neue Baby­lon Ber­lin GmbH (Baby­lon-Ber­lin), empre­sa con­tra la cual la FAU se encuen­tra en con­flic­to labo­ral des­de hace varios meses.

La sen­ten­cia va más allá de la mera repre­sión de los dere­chos sin­di­ca­les de la FAU-Ber­lín en el con­flic­to. Con la pro­cla­ma­ción de la sen­ten­cia que­da prohi­bi­da inclu­so la auto­de­no­mi­na­ción de la FAU-Ber­lín como sindicato.

Tras­fon­do

Des­de junio de este año, par­te de la plan­ti­lla del cine Baby­lon-Ber­lin se ha orga­ni­za­do en la FAU-Ber­lín, e ini­ció una lucha en pos de un con­ve­nio colec­ti­vo en el úni­co cine semi-muni­ci­pal de la ciu­dad, el cual reci­be sub­ven­cio­nes públi­cas a pesar de las que los/​las trabajadores/​as reci­ben suel­dos de mise­ria y no se res­pe­tan sus dere­chos laborales.

Este con­flic­to, el mayor con­flic­to que ha enfren­ta­do la FAU en su his­to­ria recien­te, no sólo tuvo reper­cu­sio­nes en la capi­tal, sino tam­bién en el ámbi­to fede­ral. Los anar­co­sin­di­ca­lis­tas en lucha, man­tu­vie­ron un boi­cot muy efi­cien­te y pre­sen­te en los medios de comu­ni­ca­ción, con exi­gen­cias amplias e inno­va­do­ras, así como la par­ti­ci­pa­ción de los/​las propios/​as trabajadores/​as, algo inusual en Ale­ma­nia, hechos que cau­sa­ron mucha impre­sión en públi­co. Al incre­men­tar­se la pre­sión has­ta el pun­to de que los geren­tes del cine no podían seguir negán­do­se a cual­quier nego­cia­ción, inter­vino no sólo la esfe­ra polí­ti­ca sino tam­bién el sin­di­ca­to Ver.di, miem­bro de la aso­cia­ción sin­di­cal DGB, orga­ni­za­ción que no dis­po­nía de nin­gu­na base en la empre­sa y que direc­ta­men­te entró a nego­ciar con la direc­ción. Lo peor del caso es que dicha nego­cia­ción no con­tó con la impli­ca­ción de los pro­pios trabajadores/​as a pesar de su indignación.

Hoy en día ya se sabe que detrás de estas nego­cia­cio­nes entre Ver.di y los geren­tes del cine hay un pac­to entre los par­ti­dos polí­ti­cos en el gobierno de Ber­lín, el sin­di­ca­to Ver.di y la geren­cia para qui­tar­se la FAU-Ber­lín de enci­ma y tran­qui­li­zar la situa­ción. A pesar de esto, la plan­ti­lla y la FAU no se calla­ron. Lo que siguió fue­ron varios gol­pes jurí­di­cos y una cam­pa­ña con­tra la FAU por par­te de Ver.di. En un pri­mer momen­to fue­ron prohi­bi­dos por orden judi­cial herra­mien­tas de lucha como el boi­cot y ade­más negar la apti­tud para lograr con­ve­nios colec­ti­vos por par­te de la FAU ‑en Ale­ma­nia esta apti­tud es un requi­si­to pre­vio para poder fir­mar con­ve­nios colec­ti­vos-. Al mis­mo tiem­po, los geren­tes deman­da­ron a la FAU varias veces por dis­tin­tas fra­ses en notas de pren­sa y octa­vi­llas. Esto tam­po­co logró la reti­ra­da de la FAU-Ber­lín del con­flic­to. Así se había que ser toda­vía más con­tun­den­tes con la orga­ni­za­ción anar­co­sin­di­cal y así lle­ga­ba el maza­zo de la sen­ten­cia más recien­te, la que prohi­be a la FAU actuar como sindicato.

La situa­ción en Alemania

Des­de un pri­mer momen­to, la FAU-Ber­lín ha sos­te­ni­do que en este con­flic­to, por mar­gi­nal que parez­ca, no sólo se lucha por mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les, sino por la liber­tad sin­di­cal como dere­cho fun­da­men­tal en Ale­ma­nia. En este país no exis­te nin­gu­na tra­di­ción sin­di­cal com­ba­ti­va o sin­di­ca­lis­ta des­de el 1933. El deno­mi­na­do sin­di­ca­to úni­co DGB posee un mono­po­lio cor­po­ra­ti­vis­ta que es pro­te­gi­do por la juris­dic­ción, y que impi­de el posi­ble ascen­so de sin­di­ca­tos alter­na­ti­vos. Con­cep­tos como los de auto­or­ga­ni­za­ción y des­cen­tra­lis­mo sin­di­cal son prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos como pro­pie­da­des de sin­di­ca­tos en Ale­ma­nia y, des­de lue­go, ni pre­vis­tos, ni desea­dos por este sis­te­ma sin­di­cal. El con­flic­to de la FAU-Ber­lín en el cine Baby­lon, por limi­ta­do que parez­ca, fue la pri­me­ra mues­tra de una alter­na­ti­va sin­di­cal en la his­to­ria de la Repú­bli­ca Fede­ral Ale­ma­na. Pare­ce que la exis­ten­cia de ésta no pudo ser tole­ra­da por los sin­di­ca­tos de Esta­do y por la esfe­ra polí­ti­ca, pro­ba­ble­men­te debi­do al peli­gro de la pos­te­rior exten­sión del ejem­plo. La ile­ga­li­za­ción de la labor sin­di­cal de la FAU se ha de ver en este sen­ti­do. La sen­ten­cia impli­ca que no es posi­ble fun­dar y desa­rro­llar sin­di­ca­tos acep­ta­dos por la ley en Ale­ma­nia, por­que –aun­que sea para­dó­ji­co– des­de el prin­ci­pio la cali­dad de sin­di­ca­to depen­de de la acep­ta­ción ofi­cial. Con­flic­tos labo­ra­les lle­va­dos a cabo a pesar de esto, sin cali­dad de sin­di­ca­to ofi­cial, con­lle­van masi­vas con­se­cuen­cias jurí­di­cas; a tal res­pec­to no se pue­de olvi­dar que la FAU ha sido ame­na­za­da por dos veces con una mul­ta de 250.000€ o pri­va­ción de liber­tad en caso de trans­gre­sión de sen­ten­cias. Por lo tan­to, des­pués de la últi­ma sen­ten­cia Una labor sin­di­cal legal no es posi­ble para la FAU en nin­gu­na par­te tras esta sen­ten­cia. Así las/​os anar­co­sin­di­ca­lis­tas alemanes/​as se ven ame­na­za­dos de una nue­va prohi­bi­ción tras las de 1914 y 1933.

El carác­ter escan­da­lo­so de esta sen­ten­cia ya se mues­tra por el hecho de que ésta se reali­zó de for­ma ace­le­ra­da sin nin­gu­na audi­ción y posi­bi­li­dad de toma de pos­tu­ra por par­te de la FAU. Esto se debe tam­bién a la ausen­cia de un tér­mino pro­te­gi­do acer­ca de qué es un sin­di­ca­to y la arbi­tra­rie­dad con la que los pode­ro­sos pare­cen poder deci­dir la juris­dic­ción sin­di­cal. La RFA rati­fi­có cier­tas con­ven­cio­nes de la OIT, pero en la prác­ti­ca éstas no tie­nen vigen­cia, por­que en gene­ral los sin­di­ca­tos de Esta­do, y hoy en día tam­bién las patro­na­les, dic­tan lo qué es un sin­di­ca­to y lo que no lo es. Cli­ma que hace recor­dar lo que han de sopor­tar los sin­di­ca­tos en la Tur­quía antisindical.

Es obvio que exis­te la posi­bi­li­dad de que la sen­ten­cia sea revi­sa­da. No obs­tan­te la FAU-Ber­lín no pre­ten­de entre­gar­se a ilu­sio­nes. A estas altu­ras ya todo pare­ce posi­ble. La intru­sión polí­ti­ca, el inten­to de asfi­xiar toda ini­cia­ti­va sin­di­cal en sus prin­ci­pios, es obvia.

Alcan­ce

El alcan­ce de la sen­ten­cia ya es nota­ble, pero en caso de per­ma­ne­cer equi­val­dría a una catás­tro­fe pues des­de la reso­lu­ción la FAU-Ber­lín pue­de ser con­si­de­ra­da un sin­di­ca­to ile­ga­li­za­do y, por si fue­ra poco, la sen­ten­cia pue­de ser trans­fe­ri­da a la FAU ale­ma­na en su tota­li­dad. Como caso que sien­ta juris­pru­den­cia recae­rá sobre el movi­mien­to sin­di­cal y los dere­chos de las/​los trabajadoras/​es en su tota­li­dad. Cual­quier alter­na­ti­va sin­di­cal no es posi­ble con tal juris­dic­ción como base. Por lo tan­to, el caso es una nove­dad de la repre­sión sin­di­cal en Ale­ma­nia. El patrón no sólo pue­de ele­gir él mis­mo sus sin­di­ca­tos, ade­más obtie­ne el dere­cho de deci­dir qué es un sin­di­ca­to. La auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra, la liber­tad sin­di­cal, sea en el cine Baby­lon-Ber­lín o en otra par­te, son prohi­bi­das, la inca­pa­ci­ta­ción de la cla­se obre­ra es ins­ti­tu­cio­na­li­za­da aún más.

Por otra par­te, Ver.di tam­bién es cul­pa­ble de la sen­ten­cia por su inter­ven­ción poco soli­da­ria, ade­más la alta pro­ba­bi­li­dad de que dicho sin­di­ca­to haya impul­sa­do la sen­ten­cia, pues­to que se ha cons­ta­ta­do en una oca­sión por escri­to que se con­si­de­ra en com­pe­ten­cia con la FAU y que es nece­sa­rio actuar con­tra de ella.

Soli­da­ri­dad

La lucha por la liber­tad sin­di­cal en Ale­ma­nia ha comen­za­do, si no comen­zó ya hace tiem­po. Aho­ra cual­quier for­ma de soli­da­ri­dad es nece­sa­ria. El 19 de diciem­bre se rea­li­za­rán pro­tes­tas en Ber­lín, así como tam­bién accio­nes en otras ciu­da­des por par­te de las otras sec­cio­nes de la AIT. Pese a la pre­mu­ra de tiem­po, el sin­di­ca­to de Artes Grá­fi­cas, Comu­ni­ca­ción y Espec­tácu­los de Madrid, CNT, ya ha comen­za­do las accio­nes de apo­yo para esa fecha y otras pos­te­rio­res que ire­mos comu­ni­can­do a su debi­do tiempo.

CNT


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.