Ale­ma­nia y Espa­ña prohi­ben orga­ni­za­cio­nes com­ba­ti­vas, ile­ga­li­za­do el anar­co­sin­di­ca­lis­moa­le­mán por CNT

Boltxe Kolek­ti­boa denun­cia esta medi­da fas­cis­ta del régi­men ale­mán. ¡ Soli­da­ri­dad!

Des­de el pasa­do 11 de diciem­bre que­da prohi­bi­da la labor sin­di­cal de la FAU-Ber­lín, y por con­si­guien­te la de toda la sec­ción ale­ma­na de la AIT, según ha deter­mi­na­do la jus­ti­cia ber­li­ne­sa. La deter­mi­na­ción judi­cial se lle­vó a cabo en un pro­ce­di­mien­to en el que la anar­co­sin­di­cal no tuvo posi­bi­li­dad algu­na de defen­sa. La FAU-Ber­lín ni siquie­ra fue infor­ma­da de la ape­la­ción al tri­bu­nal por par­te de la Neue Baby­lon Ber­lin GmbH (Baby­lon-Ber­lin), empre­sa con­tra la cual la FAU se encuen­tra en con­flic­to labo­ral des­de hace varios meses.

La sen­ten­cia va más allá de la mera repre­sión de los dere­chos sin­di­ca­les de la FAU-Ber­lín en el con­flic­to. Con la pro­cla­ma­ción de la sen­ten­cia que­da prohi­bi­da inclu­so la auto­de­no­mi­na­ción de la FAU-Ber­lín como sin­di­ca­to.

Tras­fon­do

Des­de junio de este año, par­te de la plan­ti­lla del cine Baby­lon-Ber­lin se ha orga­ni­za­do en la FAU-Ber­lín, e ini­ció una lucha en pos de un con­ve­nio colec­ti­vo en el úni­co cine semi-muni­ci­pal de la ciu­dad, el cual reci­be sub­ven­cio­nes públi­cas a pesar de las que los/​las trabajadores/​as reci­ben suel­dos de mise­ria y no se res­pe­tan sus dere­chos labo­ra­les.

Este con­flic­to, el mayor con­flic­to que ha enfren­ta­do la FAU en su his­to­ria recien­te, no sólo tuvo reper­cu­sio­nes en la capi­tal, sino tam­bién en el ámbi­to fede­ral. Los anar­co­sin­di­ca­lis­tas en lucha, man­tu­vie­ron un boi­cot muy efi­cien­te y pre­sen­te en los medios de comu­ni­ca­ción, con exi­gen­cias amplias e inno­va­do­ras, así como la par­ti­ci­pa­ción de los/​las propios/​as trabajadores/​as, algo inusual en Ale­ma­nia, hechos que cau­sa­ron mucha impre­sión en públi­co. Al incre­men­tar­se la pre­sión has­ta el pun­to de que los geren­tes del cine no podían seguir negán­do­se a cual­quier nego­cia­ción, inter­vino no sólo la esfe­ra polí­ti­ca sino tam­bién el sin­di­ca­to Ver.di, miem­bro de la aso­cia­ción sin­di­cal DGB, orga­ni­za­ción que no dis­po­nía de nin­gu­na base en la empre­sa y que direc­ta­men­te entró a nego­ciar con la direc­ción. Lo peor del caso es que dicha nego­cia­ción no con­tó con la impli­ca­ción de los pro­pios trabajadores/​as a pesar de su indig­na­ción.

Hoy en día ya se sabe que detrás de estas nego­cia­cio­nes entre Ver.di y los geren­tes del cine hay un pac­to entre los par­ti­dos polí­ti­cos en el gobierno de Ber­lín, el sin­di­ca­to Ver.di y la geren­cia para qui­tar­se la FAU-Ber­lín de enci­ma y tran­qui­li­zar la situa­ción. A pesar de esto, la plan­ti­lla y la FAU no se calla­ron. Lo que siguió fue­ron varios gol­pes jurí­di­cos y una cam­pa­ña con­tra la FAU por par­te de Ver.di. En un pri­mer momen­to fue­ron prohi­bi­dos por orden judi­cial herra­mien­tas de lucha como el boi­cot y ade­más negar la apti­tud para lograr con­ve­nios colec­ti­vos por par­te de la FAU ‑en Ale­ma­nia esta apti­tud es un requi­si­to pre­vio para poder fir­mar con­ve­nios colec­ti­vos-. Al mis­mo tiem­po, los geren­tes deman­da­ron a la FAU varias veces por dis­tin­tas fra­ses en notas de pren­sa y octa­vi­llas. Esto tam­po­co logró la reti­ra­da de la FAU-Ber­lín del con­flic­to. Así se había que ser toda­vía más con­tun­den­tes con la orga­ni­za­ción anar­co­sin­di­cal y así lle­ga­ba el maza­zo de la sen­ten­cia más recien­te, la que prohi­be a la FAU actuar como sin­di­ca­to.

La situa­ción en Ale­ma­nia

Des­de un pri­mer momen­to, la FAU-Ber­lín ha sos­te­ni­do que en este con­flic­to, por mar­gi­nal que parez­ca, no sólo se lucha por mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les, sino por la liber­tad sin­di­cal como dere­cho fun­da­men­tal en Ale­ma­nia. En este país no exis­te nin­gu­na tra­di­ción sin­di­cal com­ba­ti­va o sin­di­ca­lis­ta des­de el 1933. El deno­mi­na­do sin­di­ca­to úni­co DGB posee un mono­po­lio cor­po­ra­ti­vis­ta que es pro­te­gi­do por la juris­dic­ción, y que impi­de el posi­ble ascen­so de sin­di­ca­tos alter­na­ti­vos. Con­cep­tos como los de auto­or­ga­ni­za­ción y des­cen­tra­lis­mo sin­di­cal son prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos como pro­pie­da­des de sin­di­ca­tos en Ale­ma­nia y, des­de lue­go, ni pre­vis­tos, ni desea­dos por este sis­te­ma sin­di­cal. El con­flic­to de la FAU-Ber­lín en el cine Baby­lon, por limi­ta­do que parez­ca, fue la pri­me­ra mues­tra de una alter­na­ti­va sin­di­cal en la his­to­ria de la Repú­bli­ca Fede­ral Ale­ma­na. Pare­ce que la exis­ten­cia de ésta no pudo ser tole­ra­da por los sin­di­ca­tos de Esta­do y por la esfe­ra polí­ti­ca, pro­ba­ble­men­te debi­do al peli­gro de la pos­te­rior exten­sión del ejem­plo. La ile­ga­li­za­ción de la labor sin­di­cal de la FAU se ha de ver en este sen­ti­do. La sen­ten­cia impli­ca que no es posi­ble fun­dar y desa­rro­llar sin­di­ca­tos acep­ta­dos por la ley en Ale­ma­nia, por­que –aun­que sea para­dó­ji­co– des­de el prin­ci­pio la cali­dad de sin­di­ca­to depen­de de la acep­ta­ción ofi­cial. Con­flic­tos labo­ra­les lle­va­dos a cabo a pesar de esto, sin cali­dad de sin­di­ca­to ofi­cial, con­lle­van masi­vas con­se­cuen­cias jurí­di­cas; a tal res­pec­to no se pue­de olvi­dar que la FAU ha sido ame­na­za­da por dos veces con una mul­ta de 250.000€ o pri­va­ción de liber­tad en caso de trans­gre­sión de sen­ten­cias. Por lo tan­to, des­pués de la últi­ma sen­ten­cia Una labor sin­di­cal legal no es posi­ble para la FAU en nin­gu­na par­te tras esta sen­ten­cia. Así las/​os anar­co­sin­di­ca­lis­tas alemanes/​as se ven ame­na­za­dos de una nue­va prohi­bi­ción tras las de 1914 y 1933.

El carác­ter escan­da­lo­so de esta sen­ten­cia ya se mues­tra por el hecho de que ésta se reali­zó de for­ma ace­le­ra­da sin nin­gu­na audi­ción y posi­bi­li­dad de toma de pos­tu­ra por par­te de la FAU. Esto se debe tam­bién a la ausen­cia de un tér­mino pro­te­gi­do acer­ca de qué es un sin­di­ca­to y la arbi­tra­rie­dad con la que los pode­ro­sos pare­cen poder deci­dir la juris­dic­ción sin­di­cal. La RFA rati­fi­có cier­tas con­ven­cio­nes de la OIT, pero en la prác­ti­ca éstas no tie­nen vigen­cia, por­que en gene­ral los sin­di­ca­tos de Esta­do, y hoy en día tam­bién las patro­na­les, dic­tan lo qué es un sin­di­ca­to y lo que no lo es. Cli­ma que hace recor­dar lo que han de sopor­tar los sin­di­ca­tos en la Tur­quía anti­sin­di­cal.

Es obvio que exis­te la posi­bi­li­dad de que la sen­ten­cia sea revi­sa­da. No obs­tan­te la FAU-Ber­lín no pre­ten­de entre­gar­se a ilu­sio­nes. A estas altu­ras ya todo pare­ce posi­ble. La intru­sión polí­ti­ca, el inten­to de asfi­xiar toda ini­cia­ti­va sin­di­cal en sus prin­ci­pios, es obvia.

Alcan­ce

El alcan­ce de la sen­ten­cia ya es nota­ble, pero en caso de per­ma­ne­cer equi­val­dría a una catás­tro­fe pues des­de la reso­lu­ción la FAU-Ber­lín pue­de ser con­si­de­ra­da un sin­di­ca­to ile­ga­li­za­do y, por si fue­ra poco, la sen­ten­cia pue­de ser trans­fe­ri­da a la FAU ale­ma­na en su tota­li­dad. Como caso que sien­ta juris­pru­den­cia recae­rá sobre el movi­mien­to sin­di­cal y los dere­chos de las/​los trabajadoras/​es en su tota­li­dad. Cual­quier alter­na­ti­va sin­di­cal no es posi­ble con tal juris­dic­ción como base. Por lo tan­to, el caso es una nove­dad de la repre­sión sin­di­cal en Ale­ma­nia. El patrón no sólo pue­de ele­gir él mis­mo sus sin­di­ca­tos, ade­más obtie­ne el dere­cho de deci­dir qué es un sin­di­ca­to. La auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra, la liber­tad sin­di­cal, sea en el cine Baby­lon-Ber­lín o en otra par­te, son prohi­bi­das, la inca­pa­ci­ta­ción de la cla­se obre­ra es ins­ti­tu­cio­na­li­za­da aún más.

Por otra par­te, Ver.di tam­bién es cul­pa­ble de la sen­ten­cia por su inter­ven­ción poco soli­da­ria, ade­más la alta pro­ba­bi­li­dad de que dicho sin­di­ca­to haya impul­sa­do la sen­ten­cia, pues­to que se ha cons­ta­ta­do en una oca­sión por escri­to que se con­si­de­ra en com­pe­ten­cia con la FAU y que es nece­sa­rio actuar con­tra de ella.

Soli­da­ri­dad

La lucha por la liber­tad sin­di­cal en Ale­ma­nia ha comen­za­do, si no comen­zó ya hace tiem­po. Aho­ra cual­quier for­ma de soli­da­ri­dad es nece­sa­ria. El 19 de diciem­bre se rea­li­za­rán pro­tes­tas en Ber­lín, así como tam­bién accio­nes en otras ciu­da­des por par­te de las otras sec­cio­nes de la AIT. Pese a la pre­mu­ra de tiem­po, el sin­di­ca­to de Artes Grá­fi­cas, Comu­ni­ca­ción y Espec­tácu­los de Madrid, CNT, ya ha comen­za­do las accio­nes de apo­yo para esa fecha y otras pos­te­rio­res que ire­mos comu­ni­can­do a su debi­do tiem­po.

CNT


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *