Oba­ma, Bene­dic­to XVI y noso­tros por Iña­ki Gil de San Vicen­te

raul-chavez-fusil-fidel
Dicen que del enemi­go el con­se­jo. El refra­ne­ro popu­lar es con­tra­dic­to­rio en extre­mo y vale tan­to para un roto como para un des­co­si­do por­que refle­ja el per­ma­nen­te cho­que de fuer­zas socia­les enfren­ta­das que se libra en el inte­rior de la cul­tu­ra popu­lar. Fuer­zas socia­les que si bien tie­nen la for­ma de ideo­lo­gías, creen­cias, con­cep­cio­nes polí­ti­cas y éti­cas, actúan como fuer­zas mate­ria­les pode­ro­sí­si­mas una vez que pren­den en la con­cien­cia de los pue­blos y cla­ses explo­ta­das. Debi­do a esto, siem­pre tene­mos que some­ter a rigu­ro­so examen crí­ti­co lo que dicen los explo­ta­do­res, para encon­trar lo posi­ti­vo y libe­ra­dor den­tro de tan­ta dema­go­gia reac­cio­na­ria y nega­ti­va. Muy recien­te­men­te hemos teni­do dos ejem­plos al res­pec­to: el pre­si­den­te de EEUU, la mayor poten­cia terro­ris­ta habi­da en la his­to­ria, Barack Oba­ma, reci­be el Pre­mio Nóbel de la Paz y afir­ma que exis­ten gue­rras jus­tas; y el jefe del Esta­do Vati­cano, que tie­ne uno de los mejo­res ser­vi­cios de espio­na­je del mun­do y que es a la vez una de las más gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les del pla­ne­ta, el Papa Bene­dic­to XVI, ha reafir­ma­do la doc­tri­na de que el comu­nis­mo es inmo­ral e inhu­mano. Ambas decla­ra­cio­nes se rea­li­zan en un con­tex­to deter­mi­na­do por una cri­sis sis­té­mi­ca nue­va en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo, cri­sis en la que sobre­sa­le la ame­na­za inmi­nen­te de la catás­tro­fe eco­ló­gi­ca cau­sa­da por este modo de pro­duc­ción basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da y en la mer­can­ti­li­za­ción de abso­lu­ta­men­te todo.
La Fun­da­ción Nóbel es una ins­ti­tu­ción que se dice “pri­va­da” pero estre­cha­men­te rela­cio­na­da con los intere­ses capi­ta­lis­tas a esca­la mun­dial. Siem­pre ha bus­ca­do una apa­rien­cia de neu­tra­li­dad aun­que esco­ra­da hacia lo que se deno­mi­na “occi­den­te” en detri­men­to de los pue­blos empo­bre­ci­dos y rebel­des, así como de las muje­res. Duran­te la mal lla­ma­da “gue­rra fría” fue un poder ideo­ló­gi­co cla­ve en la lucha con­tra el socia­lis­mo y sigue sién­do­lo aho­ra. En los últi­mos años está sien­do cri­ti­ca­da por indi­cios de sobor­nos y corrup­cio­nes que incli­nan los pre­mios hacia un lado u otro. Pero la con­ce­sión del Nóbel de la Paz a Oba­ma por algo que no ha hecho nun­ca –ni que nun­ca hará– ha des­tro­za­do del todo su decre­cien­te pres­ti­gio. Muy mal tie­nen que ver el futu­ro los pode­res impe­ria­lis­tas como para for­zar a la Fun­da­ción a echar­se al vol­cán de la legi­ti­ma­ción de las atro­ci­da­des esta­dou­ni­den­ses come­ti­das has­ta aho­ra mis­mo y, sobre todo, de las que se prac­ti­ca­rán en ade­lan­te. Prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de las crí­ti­cas al pre­mio se han limi­ta­do, con razón, a des­pan­zu­rrar la men­ti­ra de la “gue­rra jus­ta” impe­ria­lis­ta mos­tran­do su con­te­ni­do opre­sor y cri­mi­nal, reac­cio­na­rio, y su depen­den­cia hacia los supre­mos intere­ses socio­eco­nó­mi­cos de la bur­gue­sía. Sin embar­go, esta es sólo una par­te del pro­ble­ma por­que la otra, y tan deci­si­va como la ante­rior, es la de estu­diar la dia­léc­ti­ca entre guerra/​violencia, polí­ti­ca y paz. Uno de los secre­tos que expli­ca la efec­ti­vi­dad alie­na­do­ra de la Fun­da­ción Nóbel radi­ca pre­ci­sa­men­te en que usa las defi­ni­cio­nes bur­gue­sas de “gue­rra” y de “paz”, carac­te­ri­za­das por su uni­la­te­ra­li­dad y mono­va­len­cia cla­sis­ta, es decir, exclu­si­va­men­te a favor de la cla­se explo­ta­do­ra, pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.
La ideo­lo­gía domi­nan­te redu­ce la gue­rra a un con­flic­to béli­co rea­li­za­do según las con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les, y la paz sería jus­to su con­tra­rio. Des­apa­re­cen así otras muchas for­mas de “gue­rra” como las de con­tra­in­sur­gen­cia, las de baja inten­si­dad, las de “cuar­ta gene­ra­ción”, la “gue­rra cul­tu­ral”, “gue­rra elec­tró­ni­ca”, etc., y espe­cial­men­te, des­apa­re­ce la esen­cial con­ti­nui­dad entre la gue­rra y las múl­ti­ples vio­len­cias que apli­ca a dia­rio el capi­ta­lis­mo. En el pre­sen­te y más aún en el futu­ro, la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra está sien­do agre­di­da con com­ple­jas mez­clas de gue­rras y vio­len­cias varias, com­bi­na­cio­nes rea­li­za­das para fines pre­ci­sos como el del sojuz­gar median­te ham­bru­nas, enfer­me­da­des e incul­tu­ra, o la “gue­rra invi­si­ble” de las paten­tes, y así un etcé­te­ra casi inaca­ba­ble. Esta inhu­ma­na reali­dad que­da fue­ra del con­cep­to ofi­cial de “gue­rra”, de modo que el impe­ria­lis­mo hace lite­ral­men­te lo que le da la gana. Un ejem­plo lo tene­mos en el bochor­no­so espec­tácu­lo de la Cum­bre de Copenha­gue, en don­de las gran­des poten­cias quie­ren mul­ti­pli­car sus fru­tos obte­ni­dos duran­te déca­das de vio­len­cias invi­si­bles con­tra los recur­sos natu­ra­les pro­pie­dad de los pue­blos empo­bre­ci­dos, de gue­rras no decla­ra­das con­tra sus pobla­cio­nes, de saqueos rea­li­za­dos “legal­men­te” median­te el chan­ta­je eco­nó­mi­co y la ame­na­za mili­tar. Las dife­ren­tes com­bi­na­cio­nes entre gue­rras y vio­len­cias logran, ade­más, ocul­tar el pro­ce­so que hace de la gue­rra la con­ti­nui­dad de la polí­ti­ca por otros medios y de la polí­ti­ca la con­ti­nui­dad de la gue­rra en una fase pos­te­rior. Rota la dia­léc­ti­ca entre gue­rra y polí­ti­ca, se rom­pe a la vez la dia­léc­ti­ca entre vio­len­cia y paz, difu­mi­nán­do­se ambas en un abso­lu­to abs­trac­to sola­men­te defi­ni­ble por la cas­ta inte­lec­tual bur­gue­sa obs­ti­na­da en ais­lar total­men­te las tres ins­tan­cias de la tota­li­dad: guerra/​violencia, polí­ti­ca y paz como fases inter­ac­ti­vas de un pro­ce­so per­ma­nen­te. Caer en esta tram­pa es uno de lo mejo­res favo­res que pode­mos hacer al capi­ta­lis­mo.
La con­de­na papal del comu­nis­mo –que enor­gu­lle­ce a los mar­xis­tas– apor­ta dos datos fun­da­men­ta­les para enten­der mejor lo que se ave­ci­na. Pri­me­ro, el Vati­cano sabe que el peli­gro mor­tal para su civi­li­za­ción y sus nego­cios no radi­ca en el supues­to “terro­ris­mo islá­mi­co”, sino en la lucha de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das con­tra la pro­pie­dad pri­va­da. Las bur­gue­sías musul­ma­nas nun­ca serán un enemi­go irre­con­ci­lia­ble para el impe­ria­lis­mo judeo-cris­tiano, como tam­po­co lo serán las bur­gue­sías con otras creen­cias, ya que la ver­da­de­ra reli­gión de todo capi­ta­lis­ta es el dios dine­ro. La trans­na­cio­nal vati­ca­na sabe que las masas explo­ta­das que creen toda­vía en otras dio­sas y dio­ses pue­den desa­rro­llar los con­te­ni­dos socia­les que laten en sus creen­cias, tam­bién en el fon­do del cris­tia­nis­mo en pug­na des­igual con su dog­ma ofi­cial, reac­cio­na­rio y patriar­cal. El Vati­cano, y el fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano en su con­jun­to, nece­si­tan des­truir toda posi­bi­li­dad de acer­ca­mien­to entre las uto­pías que sobre­vi­ven mal que bien en muchas reli­gio­nes, y el socia­lis­mo. La per­se­cu­ción roma­na de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción es un ejem­plo más al res­pec­to. Segun­do, la con­de­na del comu­nis­mo tam­bién está des­ti­na­da a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de los paí­ses impe­ria­lis­tas para fre­nar la ten­den­cia al alza de la lucha de cla­ses y el aumen­to de las inquie­tu­des teó­ri­cas por el mar­xis­mo. El Vati­cano siem­pre ha sido una fábri­ca de alie­na­ción. Lle­va un cuar­to de siglo demo­lien­do lo poco de pro­gre­sis­ta que tuvo el Con­ci­lio Vati­cano II, y aho­ra, pre­sio­na­do por la cri­sis, corre en ayu­da del con­ser­va­du­ris­mo, del neo­fas­cis­mo y del sis­te­ma patriar­co-bur­gués. En el Esta­do espa­ñol ha recu­pe­ra­do el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo y la men­ta­li­dad inqui­si­to­rial, que es un com­po­nen­te gené­ti­co de la ideo­lo­gía del blo­que de cla­ses domi­nan­te.

El impe­ria­lis­mo occi­den­tal se pre­pa­ra para jus­ti­fi­car gue­rras, vio­len­cias y agre­sio­nes futu­ras, bajo el para­guas del paci­fis­mo abs­trac­to y reac­cio­na­rio –en 1917 Lenin dis­tin­guía entre el paci­fis­mo bur­gués, el refor­mis­ta y el paci­fis­mo jus­to – , y median­te una nue­va con­de­na del comu­nis­mo. Todo le vale con tal de ase­gu­rar su supre­ma­cía ante serios com­pe­ti­do­res exte­rio­res, pero sobre todo ante el aumen­to de las resis­ten­cias de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, la reduc­ción de los recur­sos ener­gé­ti­cos y la cri­sis sis­té­mi­ca. Las nacio­nes opri­mi­das y las cla­ses explo­ta­das en las entra­ñas del mons­truo, que nos bene­fi­cia­mos de sus crí­me­nes y expo­lios exte­rio­res, tene­mos la inex­cu­sa­ble obli­ga­ción éti­ca y polí­ti­ca de fusio­nar nues­tra lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo con la lucha inter­na­cio­na­lis­ta. En la medi­da en que avan­ce­mos en nues­tra pro­pia libe­ra­ción nacio­nal, de cla­se y anti­pa­triar­cal, en esa medi­da impul­sa­re­mos la eman­ci­pa­ción huma­na en todas par­tes. Jamás el inde­pen­den­tis­mo ha teni­do un con­te­ni­do inter­na­cio­na­lis­ta tan defi­ni­do, y a la inver­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *