Espa­ñol era todo aquel que no podía ser otra cosa (Cáno­vas del Cas­ti­llo, polí­ti­co con­ser­va­dor)

Anto­nio Cáno­vas del Cas­ti­llo, segun­da mitad del XIX

Lo que se cono­ce como esta­do espa­ñol tam­bién se debe a una defi­ni­ción de Cano­vas del Cas­ti­llo en alu­sión al esta­do de cosas que había en Espa­ña en la segun­da mitad del siglo XIX, y son los res­tos de un vie­jo y cadu­co impe­rio colo­nial fra­gua­do, manu mili­ta­ri y “mer­ce­na­ri”, a raíz del matri­mo­nio de los reyes Isa­bel I de Cas­ti­lla y Fer­nan­do II de Ara­gón, casa­dos el 19 de octu­bre de 1469, dicho sea sin segun­das.

Actual­men­te, des­pués de 540 años, el sis­te­ma polí­ti­co se base en otra res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca por el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co que median­te una gue­rra inci­vil espa­ño­la masa­cró la II Repú­bli­ca cuya cor­ta vida, del 14 de abril de 1931 al 1 de abril de 1939, hacen del esta­do espa­ñol uno de los esta­dos de menor, por no decir nula, tra­di­ción demo­crá­ti­ca de todo el mun­do, inclu­so con­si­de­ran­do los casi tes­ti­mo­nia­les meses que duró la I Repú­bli­ca (11 de febre­ro de 1873 has­ta el 29 de diciem­bre de 1874), fecha esta últi­ma en la que el pro­nun­cia­mien­to del gene­ral Mar­tí­nez Cam­po dio comien­zo a la res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca en Espa­ña, casua­li­da­des de la his­to­ria monár­qui­ca por supues­to, que coin­ci­de con la publi­ca­ción en el Bole­tín Ofi­cial del Esta­do de la cons­ti­tu­ción monár­qui­ca espa­ño­la de 1978, una segun­da res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca otro 29 de diciem­bre (el 28 es el día de los ino­cen­tes).

Impe­rio aún colo­nial pero sin la colo­nia fili­pi­na, las colo­nias ame­ri­ca­nas, las depen­den­cias colo­nia­les del pro­tec­to­ra­do espa­ñol en Marrue­cos, Gui­nea Ecua­to­rial, ni Saha­ra Occi­den­tal. Tam­po­co el Peñón de Gibral­tar.

El 10 de sep­tiem­bre de 1967 se cele­bró un refe­rén­dum en Gibral­tar, cuyos habi­tan­tes debían ele­gir entre dos opcio­nes posi­bles:

a) Pasar a tener sobe­ra­nía espa­ño­la (0.36 %)

b) Man­te­ner sus víncu­los con Gran Bre­ta­ña (99.19 %)

Los gibral­ta­re­ños dije­ron “No” ¿Qué no? Que no ¿Que no qué? Que no que­rían ser espa­ño­les ¡Vaya por Dios! Por Dios y por la Rei­na,God save the Queen!

Por lo menos no gana­ron por el 110 por cien­to de votos como los refe­ren­dos que orga­ni­za­ba el tam­bién con­ser­va­dor Fra­ga Iri­bar­ne en vida del gene­ra­lí­si­mo.

En el año 2002 se cele­bró otro refe­rén­dum. Se pro­po­nía la sobe­ra­nía com­par­ti­da, de sobe­rano a sobe­ra­na o vice­ver­sa. Vota­ron 18.176 per­so­nas y, de ellas, 17.900 vota­ron per­ma­ne­cer bajo la tute­la bri­tá­ni­ca, lo que cons­ti­tu­ye el 98.4 por cien­to; 187 opta­ron por ser espa­ño­les.

A la últi­ma per­so­na que le pro­pu­sie­ron ser espa­ño­la fue a la saha­raui Ami­na­tu Hai­dar. No fue vía refe­rén­dum, sino por deci­sión del gobierno colo­nia­lis­ta del rei­no de Espa­ña, en la per­so­na del minis­tro de asun­tos exte­rio­nes, el deno­mi­na­do Mora­ti­nos ¿Se ima­gi­nan cuál fue la res­pues­ta de la seño­ra Hai­dar? Pues eso “¡Pre­pá­ra­me la male­ta… que me voy pa’Laiun!”.

Aso­cia­ción por la Memo­ria His­tó­ri­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *