Espa­ñol era todo aquel que no podía ser otra cosa (Cáno­vas del Cas­ti­llo, polí­ti­co conservador)

Anto­nio Cáno­vas del Cas­ti­llo, segun­da mitad del XIX

Lo que se cono­ce como esta­do espa­ñol tam­bién se debe a una defi­ni­ción de Cano­vas del Cas­ti­llo en alu­sión al esta­do de cosas que había en Espa­ña en la segun­da mitad del siglo XIX, y son los res­tos de un vie­jo y cadu­co impe­rio colo­nial fra­gua­do, manu mili­ta­ri y “mer­ce­na­ri”, a raíz del matri­mo­nio de los reyes Isa­bel I de Cas­ti­lla y Fer­nan­do II de Ara­gón, casa­dos el 19 de octu­bre de 1469, dicho sea sin segundas.

Actual­men­te, des­pués de 540 años, el sis­te­ma polí­ti­co se base en otra res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca por el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co que median­te una gue­rra inci­vil espa­ño­la masa­cró la II Repú­bli­ca cuya cor­ta vida, del 14 de abril de 1931 al 1 de abril de 1939, hacen del esta­do espa­ñol uno de los esta­dos de menor, por no decir nula, tra­di­ción demo­crá­ti­ca de todo el mun­do, inclu­so con­si­de­ran­do los casi tes­ti­mo­nia­les meses que duró la I Repú­bli­ca (11 de febre­ro de 1873 has­ta el 29 de diciem­bre de 1874), fecha esta últi­ma en la que el pro­nun­cia­mien­to del gene­ral Mar­tí­nez Cam­po dio comien­zo a la res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca en Espa­ña, casua­li­da­des de la his­to­ria monár­qui­ca por supues­to, que coin­ci­de con la publi­ca­ción en el Bole­tín Ofi­cial del Esta­do de la cons­ti­tu­ción monár­qui­ca espa­ño­la de 1978, una segun­da res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca otro 29 de diciem­bre (el 28 es el día de los inocentes).

Impe­rio aún colo­nial pero sin la colo­nia fili­pi­na, las colo­nias ame­ri­ca­nas, las depen­den­cias colo­nia­les del pro­tec­to­ra­do espa­ñol en Marrue­cos, Gui­nea Ecua­to­rial, ni Saha­ra Occi­den­tal. Tam­po­co el Peñón de Gibraltar.

El 10 de sep­tiem­bre de 1967 se cele­bró un refe­rén­dum en Gibral­tar, cuyos habi­tan­tes debían ele­gir entre dos opcio­nes posibles:

a) Pasar a tener sobe­ra­nía espa­ño­la (0.36 %)

b) Man­te­ner sus víncu­los con Gran Bre­ta­ña (99.19 %)

Los gibral­ta­re­ños dije­ron “No” ¿Qué no? Que no ¿Que no qué? Que no que­rían ser espa­ño­les ¡Vaya por Dios! Por Dios y por la Rei­na,God save the Queen!

Por lo menos no gana­ron por el 110 por cien­to de votos como los refe­ren­dos que orga­ni­za­ba el tam­bién con­ser­va­dor Fra­ga Iri­bar­ne en vida del generalísimo.

En el año 2002 se cele­bró otro refe­rén­dum. Se pro­po­nía la sobe­ra­nía com­par­ti­da, de sobe­rano a sobe­ra­na o vice­ver­sa. Vota­ron 18.176 per­so­nas y, de ellas, 17.900 vota­ron per­ma­ne­cer bajo la tute­la bri­tá­ni­ca, lo que cons­ti­tu­ye el 98.4 por cien­to; 187 opta­ron por ser españoles.

A la últi­ma per­so­na que le pro­pu­sie­ron ser espa­ño­la fue a la saha­raui Ami­na­tu Hai­dar. No fue vía refe­rén­dum, sino por deci­sión del gobierno colo­nia­lis­ta del rei­no de Espa­ña, en la per­so­na del minis­tro de asun­tos exte­rio­nes, el deno­mi­na­do Mora­ti­nos ¿Se ima­gi­nan cuál fue la res­pues­ta de la seño­ra Hai­dar? Pues eso “¡Pre­pá­ra­me la male­ta… que me voy pa’Laiun!”.

Aso­cia­ción por la Memo­ria Histórica

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.