Argen­ti­na: Por el cie­rre de los pros­tí­bu­los…

689749

“Que se cum­pla la ley.” Bajo esa con­sig­na, más de 200 orga­ni­za­cio­nes se movi­li­za­ron para denun­ciar el fun­cio­na­mien­to en la ciu­dad de Bue­nos Aires de más de 600 pros­tí­bu­los, don­de se explo­ta a muje­res, posi­bles víc­ti­mas de la tra­ta de per­so­nas. Los mani­fes­tan­tes mar­cha­ron des­de Callao y San­ta Fe has­ta la Pro­cu­ra­ción Gene­ral de la Nación, don­de entre­ga­ron un peti­to­rio. Los pros­tí­bu­los están prohi­bi­dos en la Argen­ti­na por la ley nacio­nal de pro­fi­la­xis –Nº 12.331– des­de 1936. “Pero debi­do a la com­pli­ci­dad de la poli­cía, muchos con­ti­núan en pie”, ase­ve­ró Vivia­na Cami­nos, inte­gran­te de la Red Alto al Trá­fi­co y a la Tra­ta (RATT). La reco­pi­la­ción de las denun­cias estu­vo a car­go de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes socia­les, “aun­que es un tra­ba­jo que debe­ría hacer la Poli­cía jun­to con los orga­nis­mos de ins­pec­ción”, afir­mó Gus­ta­vo Vera, de la Fun­da­ción La Ala­me­da, una de las enti­da­des con­vo­can­tes. “Si la Jus­ti­cia nece­si­ta­ba prue­bas para actuar, aho­ra las tie­ne. Ya no hay excu­sas”, agre­gó. Con ese fin, se pre­sen­tó al pro­cu­ra­dor gene­ral el lis­ta­do de dis­tin­tas casas de pros­ti­tu­ción en la ciu­dad, para exi­gir su cie­rre y el res­ca­te de las víc­ti­mas de tra­ta.

Las casas de pros­ti­tu­ción “son el cal­do de cul­ti­vo del cri­men orga­ni­za­do”, sen­ten­ció Vera. Ade­más de la tra­ta y del trá­fi­co de per­so­nas some­ti­das a la escla­vi­tud sexual, en ellos se come­ten otros deli­tos, “como la explo­ta­ción de meno­res, la reduc­ción de per­so­nas a la ser­vi­dum­bre, el nar­co­trá­fi­co y el pro­xe­ne­tis­mo”, advir­tió Juan Gra­bois, docen­te e inte­gran­te del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Exclui­dos. Estos hechos “se están pro­du­cien­do bajo la vis­ta de todo el mun­do. Todo bajo el ampa­ro de un sis­te­ma de coimas que lo res­guar­da, y ocul­ta un gran nego­cio sobre la base del sufri­mien­to de muje­res y niñas”, seña­ló.


La pros­ti­tu­ción como acti­vi­dad por elec­ción per­so­nal no está prohi­bi­da; sí lo están los pros­tí­bu­los en todas sus for­mas. Estas casas o depar­ta­men­tos en los que se ejer­ce la pros­ti­tu­ción, como tam­bién el pro­xe­ne­tis­mo, están prohi­bi­dos por los artícu­los 15 y 17 de la Ley 12.331.

Según Vera, “el sis­te­ma pros­ti­bu­la­rio fun­cio­na debi­do a la com­pli­ci­dad de la poli­cía, los orga­nis­mos de ins­pec­ción y el poder polí­ti­co tan­to a nivel nacio­nal como muni­ci­pal”. En la mis­ma línea, Cami­nos afir­mó que “la poli­cía es cóm­pli­ce nece­sa­rio para la exis­ten­cia de esta acti­vi­dad. Si no, no se expli­ca cómo muchas veces los pros­tí­bu­los están ubi­ca­dos a la vuel­ta de algún depar­ta­men­to poli­cial”, agre­gó la repre­sen­tan­te de la RATT.

El pro­cu­ra­dor Gene­ral de la Nación, Este­ban Righi, orde­nó en agos­to últi­mo a todos los fis­ca­les pena­les del país que bus­quen y libe­ren a las víc­ti­mas de la tra­ta en los pros­tí­bu­los y que cie­rren los loca­les invo­lu­cra­dos. Es decir que esta reso­lu­ción pre­ten­de hacer cum­plir la Ley 12.331. Con ese mis­mo obje­ti­vo se movi­li­za­ron las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes socia­les, polí­ti­cas, veci­na­les, femi­nis­tas y reli­gio­sas, acom­pa­ñan­do la pre­sen­ta­ción de las 613 denun­cias a la Pro­cu­ra­ción, a fin de que se pro­ce­da al cie­rre efec­ti­vo de esos loca­les.

Sin embar­go, “se plan­tea una dico­to­mía por par­te del Esta­do”, ya que por un lado se insis­te en el cum­pli­mien­to de la ley, por lo que se exi­ge que los fis­ca­les clau­su­ren los pros­tí­bu­los, pero por el otro, en algu­nas pro­vin­cias se inten­ta esta­ble­cer un mar­co regu­la­to­rio para la acti­vi­dad y per­mi­tir así la exis­ten­cia de estos loca­les, expli­có Vera. “Tal es el caso de la pro­vin­cia de San­ta Cruz, don­de el gobierno se mos­tró par­ti­da­rio de regla­men­tar la pros­ti­tu­ción”, afir­mó. “La ins­truc­ción no debe ser letra muer­ta, tie­ne que tener eco en todo el país”, des­ta­có Cami­nos.

El lis­ta­do con los 613 pros­tí­bu­los, en el que se adjun­tan las direc­cio­nes, los telé­fo­nos y en algu­nos casos los nom­bres de los pro­pie­ta­rios de las casas, fue­ron reco­pi­la­dos a par­tir de las denun­cias que pro­vie­nen de la socie­dad civil, los cla­si­fi­ca­dos de los dia­rios y los avi­sos y volan­tes en la vía públi­ca. Liniers, Flo­res, Con­gre­so, Cons­ti­tu­ción, Micro­cen­tro y Once son los barrios por­te­ños don­de se regis­tra la mayor can­ti­dad de denun­cias por el fun­cio­na­mien­to de las casas de pros­ti­tu­ción. Ade­más de ser entre­ga­das a la Pro­cu­ra­ción Gene­ral, fue­ron envia­das a la agen­cia de con­trol comu­nal y a la jus­ti­cia con­tra­ven­cio­nal.

Este mis­mo tra­ba­jo “será exten­di­do a dis­tin­tas pro­vin­cias, como Bue­nos Aires, Cór­do­ba y La Pam­pa”, ade­lan­tó Vera.

El recla­mo de los mani­fes­tan­tes estu­vo sin­te­ti­za­do en uno de los estan­dar­tes: “Apa­ri­ción con vida para las víc­ti­mas de la tra­ta y cas­ti­go a los res­pon­sa­bles y los cóm­pli­ces”. Por su par­te, Vera ase­ve­ró que “fren­te a la cons­ta­ta­ción de las prue­bas, el Esta­do no pue­de hacer otra cosa que actuar. Y aho­ra sí se verá cuál es su ver­da­de­ro rol” en este tema.

Infor­me: Rocío Ila­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *